Metalord Revolution 251 TURBULENTO DESEMBARCO

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

Más de un mes habían transcurrido desde los acontecimientos en “la Apostata” de Alnayits, desde entonces y con la muerte de dos Muhaqdad a manos de los rebeldes, la voz de los hechos se hizo oír en los alrededores del reino de Quíatar. Ya fueran como rumores que circulaban entre viajeros y comerciantes, llegando a oídos y bocas la nobleza de alta cuna, a la de más baja categoría e incluso a plebe en su totalidad

Esto intensifico la popularidad como el temor hacia el apodado “Mensajero del Reino de la Agonía”, del ghrayb Rozuel Drayt, a quien se atribuyó los méritos de eliminar a las dos figuras militares de renombre, además de hacerse conocer de manera aún más oficial su vinculación con la facción de los rebeldes ante los ojos de casi toda la nación.

 

Lo que se desencadeno una alianza de docenas de aventureros que hace un tiempo (un mes atrás aproximado) en un intento de confrontarle para cobrar la gran recompensa por su cabeza, el resultado termino en masacre para los aventureros, los pocos que lograron sobrevivir y se les permitió marcharse, retornaron al gremio para relatar los hechos.

 

Con la descripción brindada en amplios detalles por uno de los aventureros sobrevivientes, Alguien llamado Malkha, cada gremio de aventureros de Quíatar de inmediato fue informado de tales acontecimientos. Se catalogo al “Mensajero del Reino de la Agonía” como un trabajo de “Muerte asegurada” y se recomendaba no interferir con dicha persona, dado a su participación con la facción rebelde, hasta entonces todo aventurero evita a toda costa encontrarse con él.

 

Pero un cierto linaje de aventureros, el clan “Nezaria”, estaba decidido a darle caza, uno de los suyos, Dulnara Alnacu, había sido eliminado por el ghrayb, y dado que para el reino de Quíatar, los rebeldes y el “Mensajero del Reino de la Agonía” eran considerados por ley como “criminales”. Este linaje de una larga estirpe de guerreros con siglos de generaciones como aventureros, los mejores en dicho oficio en el reino, no tenía en mente darse por vencido, y Rozuel Drayt, se convirtió en su objetivo principal.

 

Con las enormes cantidades de dinero obtenido en “la Apostata”, los rebeldes utilizaron parte del fondo para comprar mejores equipamientos para sus hombres, y, además, contrataron mercenarios del “reino de Varagaz”. Una tierra conocida como “reino de los mercenarios”, donde sus principales dirigentes, exmercenarios, con toda una nación entera repleta de una poderosa fuerza militar que, bajo sus liderazgos, están decidido a vender sus servicios bélicos al mejor postor a otros reinos.

 

Aleab retorno al palacio de los Afigad, en la ciudad de Naar´thue, donde consiguió convencer al mismismo Muer Afigad sobre las circunstancias de su inmediata desaparición.

 

—¿¡Ese maldito de Alnayits conspiraba contra mí!?.

 

La Trotamundos franco-americana logro convencer al Azim Alnabil de que el propio Muhaqdad conspiraba en secreto, creando un ejército inhumano y confabulando con un enigmático grupo Ghrayb denominado “el Nexus”. No fue difícil dado a que el propio Alnayits ocultaba su guarida a los ojos de todo el reino, tenía secretos que él ocultaba a toda costa, incluso al propio Muer Afigad.

 

Muer toleraba que Alnayits no le diera la ubicación de su guarida o incluso no compartiera parte de aquellos “secretos únicos” del cual se dice guardaba en la biblioteca de dicho sitio. Pues era consciente del poder de dicho hombre, de su inteligencia como tal y preferiría tenerlo de aliado como enemigo.

 

Pero al tener un enemigo demasiado listo y con muchos secretos, parte del Azim Alnabil, desconfiaba del Muhaqdad y temía que le ocultase algo desagradable que pudiera causarle algún “inconveniente” en el futuro, cuando Aleab reapareció y relato a detalles los hechos de su retorno, descubrió que, en parte de esos secretos, el investigador, realizaba experimentos horridos con todo el que fuera secuestrado por él, para luego ser convertido en un monstruo capaz de luchar con lealtad a su lado.

 

Aleab fue secuestrada porque según sus palabras, había “averiguado” de más sobre él, utilizando el collar metálico dorado en su cuello, quien fue una creación del propio Alnayits, planto discretamente en dicho artefacto, un control más poderoso de la voluntad de la joven a su dominio absoluto. Despertó en la guarida del propio Alnayits, el cual era llamado “La Apostata”, y descubrió que también el propio ghrayb, Rozuel Drayt, había sido atrapado por el Muhaqdad.

 

Incluso, el Muhaqdad intento hacer un trato con el ghrayb, una alianza, Alnayits no solo conspiraba con derrocar a Muer, sino también anhelaba hacerse con todo el reino para sí mismo. El ghrayb rechazo la alianza, confronto al investigador, y le derroto, matando a Alnayits en el proceso, salvando a todos los prisioneros capturados por el Muhaqdad, incluyéndola a ella.

 

—¿¡Estuviste en su guarida en persona!?, ¿¡sabes en donde se encuentra!?.

 

Cuando Muer le planto directamente aquella interrogante, Aleab ya tenía la coartada necesaria para cubrirla, ella conto que después de que el Muhaqdad fuera vencido, todos los prisioneros liberados, fueron ayudados por el ghrayb y un grupo de rebeldes que estaban con él.

 

—Prepararon carretas con provisiones para todos los prisioneros que eran aldeanos, granjeros o algún comerciante del montón, nos vendaron los ojos en todo momento, nos escoltaron por horas hasta llegar a un pueblo al anochecer -Cuenta Alea —Desde allí, nos permitieron sacarnos las vendas y más rebeldes ayudaron para que todos pudieran llegar a su hogar, sanos y salvos.

 

La muchacha expreso que intento descubrir la dirección por la cual las carretas vinieron desde “La Apostata”, pero sin éxito alguno, pues las huellas fueron borradas, y los demás prisioneros liberados, quienes agradecieron a sus salvadores, divulgarían sobre sus heroicos actos, de ese modo los rebeldes comenzarían a ser visto son mejores ojos, y tendrían más apoyo por parte de los plebeyos del reino.

 

Muer maldecía la astucia de esos rebeldes, salvaron comerciantes que extenderán las obras de tal facción como “benévolas” y conseguirán apoyo en el proceso, sino además también se hicieron con la guarida de Alnayits, “La Apostata”. El Azim Alnabil, quien deseaba fuertemente en secreto conocer tal guarida, los posibles secretos y tesoros que aguardan en su interior, ahora tal lugar no solo seguía siendo desconocido de ubicar, sino que, además, les pertenecía actualmente a sus enemigos.

 

—“Ese maldito ghrayb…”

 

La muerte de Alnayits podrá ser en parte reconfortante dado a los planes ocultos que conspiraba contra su persona, pero al comprender que dos de los tres Muhaqdad habían sido eliminados, ira y temor se gestaba del propio Muer.

 

—“¡Todo por ese maldito ghrayb!”…

 

En sus pensamientos, la sola mención del nombre “Rozuel Drayt” o “ghrayb”, le generaba inquietudes, estrés y rabia, ya que, desde la aparición de aquel muchacho, de aquel ghrayb y con la muerte de Yusuf Ahja Zad´tyk donde se dio a conocer su identidad, sus planes empezaron a entorpecerse desde allí en adelante.

 

—“Los ghrayb… son una calamidad…” -Fueron sus pensamientos cargados de incertidumbre e impotencia.

 

__________________________________________________________________

 

1 semana después – Puerto Jeda…

 

Las embarcaciones provenientes de otras naciones son destinadas a este puerto, ya sean con propósitos comerciales o de viaje, un control se hace necesario para todo barco que provenga de tierras extranjeras, en el caso de comerciantes, corroborar los productos que trae consigo y la autenticidad de su presencia de interés comerciales. En cuanto a forasteros con otros propósitos…

 

—Atentos, nos acercamos al puerto -Avisa un hombre moreno.

 

Un barco galeón se acercaba al puerto, aquella nave transportaba a únicamente a 7 personas en su interior, 3 de ellos eran hombres adultos de tez blanca, dos eran fornidos de pie a cabeza y el tercero de una constitución delgada con una cicatriz oblicua de corte en su nariz, otro era un hombre adulto de tez morena, y los últimos tres ocultaban su aspecto bajo gruesas túnicas, el mayor de ellos resaltaba una altura promedio de 185 centímetros y pies de caracteres semihumano con presencia de pelaje blanco en ellas.

 

Uno de los tres sujetos de tez blanca se acerca al trio de encapuchados con un mensaje importante.

 

—El viaje llega a su fin, caballeros, recuerdan el trato, ¿no? -Hablo el hombre de constitución delgada del corte en la nariz —Nuestro jefe les aseguro un viaje hacia este reino a cambio de tener prestado su “seguridad”, por fortuna nuestro trayecto ha sido tranquilo, pero una vez haya concluido, no hay retorno, deberán buscar por sus medios la manera de regresar.

 

Después de hacer aquel comunicado el hombre se retira junto a los dos fortachones, el hombre de piel morena se acerca al trio de encapuchado.

 

—No ha sido la mejor idea recurrir a la “familia Bonavesse” para conseguir una manera de viajar hacia el continente de Sharya -Suspira el hombre de piel morena —Pero… no había otra opción, era una oportunidad tan perfecta y única, supongo…

 

—No importa, mientras lleguemos a nuestro destino, es lo que vale -Hablo uno de los encapuchados denotando una voz joven femenina.

 

El barco en cuestión a pesar de poseer poco personal, tenia la ventaja de que sus suministros de comida y agua podían durar más tiempo para largos viajes, el movimiento de aquel navío dependía tanto del viento como de remos para moverse, pero habiendo pocos para utilizar la fuerza en los remos, había una solución mágica de por medio.

 

Los remos eran manipulados por un objeto mágico denominado “Porta-Remeros”, tenia la forma de una cabeza humana hecha de metal con el doble de tamaño de una, en su estructura se observaba en la parte superior la presencia de 7 tubos semejantes a los cuernos soplados en batallas, tales tubos liberaban un aire cargado de magia con el cual estaban enlazados a los remos. De esta manera estos son movidos por una magia de viento proveniente del objeto de dicha naturaleza, aunque la desventaja es que su velocidad máxima es inferior comparado a la fuerza brindada por mano de obra física, además de que, para cambiar la dirección de los remos, era necesario que alguien manipulara el objeto con su magia para controlar a voluntad del rumbo.

 

El galeón cargaba en la bodega cantidades descomunales de cajas que guardaban en su interior plantas molidas guardadas en botellas de vidrio, aquello era conocido como “Betheleño”, una planta proveniente de ciertas regiones del continente de Gresswold. Al mezclarse con sustancia alcohólicas y dejar pasar una hora, se obtiene un líquido bebible que, al consumirse, induce en la persona un estado de euforia y alucinaciones. Según alquímicos, esta planta contiene pequeñas propiedades mágicas, y parte de aquellos efectos causados en su consumo, causaran que la persona este imbuido con un pequeño porcentaje de magia en su organismo por un tiempo moderado.

Leer en tunovelaligera.com

 

—“A pesar de que no nos han dicho nada, es fácil suponer que luego de bajar todas sus “mercancías”, luego de provisionarse, cargaran toneladas de opio para llevar de regreso a Gresswold, ya que es una planta que solo puede obtenerse en Sharya del sur” -Concluyo el hombre de tez morena en sus pensamientos con cierta decepción.

 

—Señor Jhamel -Otro de los encapuchados hablo denotando una voz masculina joven.

 

El hombre de tez morena identificado como Jhamel, atento al encapuchado que le hablaba, oye las palabras de sumo agradecimiento viniendo del enigmático joven.

 

—Ha decidido acompañarnos, tomar más riesgo de lo necesario, en verdad, muchísimas gracias.

 

—No es necesario tanta gratitud, considerando lo que el chico hizo por nosotros en todo este tiempo, la “Ordinen Deam” estará dispuesto a ayudarlo en todo lo posible -Aseguro Jhamel —Además, soy el único quien habla el lenguaje del reino de Quíatar en la organización, al final de cuenta, ese sitio fue mi hogar antes de que fuera vendido como esclavo al continente de Gresswold.

 

[Ficha de Jhamel]

 

NOMBRE: Jhamel

EDAD: 38 Años.

CARACTERÍSTICAS: Piel morena, cabello corto negro y marca de esclavo en espalda lado izquierdo.

RANGO: Vigidente (Ojo Mayor).

ANTECEDENTE: Procedente del reino de Quíatar, fue esclavizado y su destino hacia Gresswold lo llevo eventualmente a terminar en “Ordinem Deam”, puede hablar tanto la lengua de su tierra natal como también la lengua predominante de Gresswold.

 

La ayuda de “Ordinem Deam” ha sido un elemento de vital importancia para el trio de encapuchados que tenia como destino el reino de Quíatar.

 

—No esperábamos que el reino de Galet nos atacara en nuestro viaje, el “reino de los no magos” mostraban un interés total en hacerse con las creaciones de mi amo -Hablo el encapuchado de voz masculina joven.

 

—No solo eso, no fue un encuentro hostil casual, ellos ya conocían sobre su existencia con anterioridad -La muchacha encapuchada hablo —Alguien se los dijo, quizás con poca o varios detalles, saben en el fondo su característica más fundamental, un arma “sin dependencia de la magia”.

 

Un reino donde los no-magos gobiernan y son el principal poder militar de tal nación, el pensamiento de todos los llevo a intuir que, si existía un arma poderosa que no dependía de la magia, su existencia era poco conocido (en especial que no dependen de magia para funcionar realmente) y solo un cierto grupo los empuñaba, estarían interesados en hacerse con unas muestras, o quizás… la fuente de su creación.

 

—Ellos sabían que ustedes portaban esos “artefactos” -Hablo Jhamel —Y ese encuentro fue una emboscada, fue planeado, como si los hubieran estado vigilando… o esperando que pasaran por allí, sabiendo que tarde o temprano, allí transitarían ustedes.

 

El barco llega al puerto Jeda, donde es asegurado y fijado en el sitio en cual se detiene, la rampa es colocada para permitir bajar como subir del navío, los dos fortachones de la “familia Bonavesse” son los primeros en bajarse, hasta que son detenidos por cuatro guardias quienes bloqueaban su paso.

 

—¿Guardias del puerto?, ¿no habías dicho que su barco evitaría ese tipo de control?.

 

Cuando Jhamel le planteo aquella inquietud al hombre delgado de la cicatriz en la nariz, este sorprendido vio a los guardias que habían detenido a los dos fortachones que pertenecían al mismo grupo que él.

 

—¡Esto es una mierda!, un contacto de la Tartib-Qaede nos estaría esperando aquí, ¡se supone que tendrían todo preparado para evitar este tipo de inconvenientes!, ¡no debería haber guardias esperando para detener este barco ni exigiendo un control! -Afirmo el sujeto de la cicatriz.

 

Aquel hombre de la cicatriz conocía la lengua del reino de Quíatar, como también lo hablaba, como los fortachones que se bajaron primero eran incapaces de comunicarse con los guardias, dado a su total desconocimiento del idioma del lugar, él tuvo que acudir a ayudar a sus muchachos. Trato de calmar la situación, dialogar con los guardias, e incluso, entregarles una bolsa con dinero en su interior para que “mirasen a otro lado”, sin embargo, el sujeto de la cicatriz solo consigue recibir un golpe fuerte en el estómago, y es apuntado con espadas junto a los suyos.

 

Más guardias llegan al lugar, un total de 9 de ellos venían con órdenes de detener al barco, quien se erigía como el líder del grupo, les ordena a 5 de ellos vigilar y mantener cautivo a los tres que habían bajado de la rampa. Mientras el resto sube a la embarcación para encontrarse con Jhamel y el trio de encapuchados.

 

—Oh no, problemas… -Expuso el miembro de la Ordinem Deam con nervios.

 

Los guardias desenfundan su espada y se detienen a solo dos metros de ellos, el guardia líder les habla, pero dado a que utilizaba el idioma del reino, el trio de encapuchados era incapaz de comprenderle. Jhamel habla con él, pero este le responde con un tono agresivo, luego el miembro de la Ordinem Deam toma el arma que llevaba en su cintura y la arroja al suelo.

 

—¿Qué es lo que han dicho? -Pregunto la fémina encapuchada.

 

—Exige que tiremos nuestras armas, ¡todas ellas!…

 

El guardia señala al trio de encapuchados, Jhamel vuelve a hablar con ellos, una serie de diálogos se intercambian entre los dos, y el guardia apunta su espada contra el propio miembro de la Ordinem Deam. A este punto, el trio de encapuchados intentaban mantener la compostura, pero la muchacha era la que mostraba más indicios de querer perder los estribos.

 

—Dice que, bajo una ley reciente, todos los “ghrayb” que lleguen al puerto, no deben resistirse y están obligados a acompañar a los guardias, serán revisados de pie a cabeza, se les quitarán todo objeto que traigan consigo y luego serán llevados a ver a un tal “Muer Afigad” -Fue la interpretación de Jhamel.

 

—¿Qué demonios es “ghrayb”? -Pregunta la encapuchada.

 

—Es la manera en que estas tierras llaman a los forasteros.

 

El guardia se acerca hacia la encapuchada femenina, y a la fuerza le quita la capucha de su túnica para revelar su rostro, mostrándose como una joven de piel blanca y larga cabellera naranja. El guardia forcejea para quitarle la túnica, pero la muchacha entre enojos, le propina un puñetazo cargado con “fortalecimiento mágico”. El guardia retrocede adolorido y furioso, exclamando órdenes a los hombres que le acompañan y señalando a la muchacha de pelo naranja.

 

—Riza, ¿entiendes lo que acabas de hacer? -Le pregunta el encapuchado de voz masculina.

 

—Allum, ¿estas dispuesto a dejar las creaciones de tu amo en manos extranjeras y vulgar? -Fue la respuesta de la muchacha de pelo naranja.

 

—De NIGUNA MANERA.

 

—Entonces…

 

La muchacha desenfunda de su túnica un arma, cargándola con ambas manos, una escopeta SPAS-12.

 

—Enseñémosles que los “ghrayb” no se dejan mangonear tan fácilmente.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!