Metalord Revolution 253 LUCHA & ADVERSIDAD

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

—¡Ríndanse o sufrirán las consecuencias!.

 

Fue la declaración a todo volumen de un guardia que guiaba a 6 más a sus espaldas, los ghrayb estaban a tan solo unos 50 metros de ellos, por obvias razones lingüísticas ellos no podían entender los que dijo aquel hombre, solo Jhamel fue la excepción.

 

—Para abreviar, dicen que nos rindamos o nos mataran -Tradujo el Vigidente.

 

—Cuanta elocuencia -Opino la Sargario.

 

—No estarán considerando rendirse, ¿verdad? -Pregunto el maleante delgado de la cicatriz oblicua en la nariz.

 

—¿Puedo darles nuestra respuesta? -Riza pregunta.

 

—No veo porque no, adelante -Allum dio el visto bueno a la petición de la bruja.

 

La bruja guardo la escopeta en una funda ubicada en su espalda, procedió a acercarse a una distancia de 50 metros y detenerse ante el aviso del guardia, del cual no entendía, pero dado a la atenta mirada hostil de ellos era fácil intuir por los gestos. Acto seguido, levanta su palma izquierda en el cual mostraba un pequeño corte, una minúscula gota de sangre sale de allí, dicha gota se imbuye en magia.

 

Luego se convierte en un diminuto brillo de luz que flota para adoptar la forma de un círculo mágico el cual actúa como un portal e invocando de su interior una criatura, un Espírano. El ser invocado tenía la forma ardilla de ojos azules, pelaje rojizo y la punta de su cola poseía una flama, y emitía además un aura en forma de diminutas chispas.

 

La criatura se ubica en la palma de la mano de su invocadora, luego se convierte en una bola de fuego y este es arrojada a los pies del guardia líder que guía al resto, al impactar se produce una gruesa cortina de fuego de 4 metros de ancho y 5 metros de altura. El guardia líder solo es chamuscado un poco por el calor, se tropieza en el suelo a 2 metros de la cortina de fuego.

 

Tanto su líder como los guardias que le siguen son intimidados por las llamas invocado de manera abrupta y retroceden, la cortina ígnea desaparece y regresa a su aspecto de ardilla, la cual salta a gran altura aterrizando en el hombro de su invocadora.

 

—¿¡Alguien más quiere preguntarnos lo mismo de nuevo!? -La bruja exclamo.

 

—Cielos que chica, y eso que apenas es una mocosa -Opino el maleante delgado de la cicatriz en voz baja.

 

—Escuche eso, ¿quieres que le diga a la “mocosa” lo que has dicho? -Tayra comento.

 

—Por favor… piedad… no lo hagas…

 

Los guardias no se darían por vencido, aquella retirada advertiría al resto del tipo que amenaza con el que lidian e idearían una mejor contraofensiva.

 

—¡Que traigan a las unidades contramagos! -Ordeno el guardia que lideraba.

 

—¡Señorita Riza!, ¡tenga cuidado han llamado por unos esfuerzos denominados “unidades contramagos!” -Exclamo el Vigidente traduciendo aquello para que están a su alrededor.

 

—¡Entendido! -La bruja asiente con la cabeza.

 

—El resto es hora de movernos y deprisa, estén alerta a su alrededor por cualquier movimiento o proyectil arrojado – Jhamel aconsejo.

 

La bruja tenía la atención de los guardias, mientras el resto se movilizaba, Allum noto en el cuartel construido en el puerto, sobre el techo algo salió del interior del edificio, era un cañón mágico manipulado por dos hombres. El cañón apuntaba hacia Riza, la magia emanaba de esta, la bruja estaba lo suficiente concentrada con los guardias a su alrededor que no parecía notar la presencia de tal arma mágica.

 

Uno de los hombres se posiciona en el arma de tal manera que esta comienza a cargar, el slime ya no podía quedarse solo viendo al ver que Riza no era consciente de tal peligro.

 

—Debo actuar RÁPIDO -Fue su conclusión

 

Tomo el Colt Python de la cintura y apunto rápidamente hacia el hombre que manipulaba el cañón, jala del gatillo efectuando el disparo, a una distancia de 117 metros, el modelo de revolver empleado tenía un alcance efectivo de 100 metros, superando ese alcance el proyectil tenía posibilidades de fallar cuanto mayor era la distancia de diferencia.

 

El cañonero del cañón mágico siente un intenso dolor en el torso, sangre se salpica ante sus ojos, una herida letal se siente en el estómago, no contaba con ninguna vestimenta defensiva más que una camisa de tela ordinario. La bala consiguió asestar y penetro con potencia en la zona estomacal, al punto de hacer que el propio hombre escupiese sangre de su boca.

 

Sucumbe a sus heridas cayéndose boca arriba, el segundo hombre que estaba a su lado intenta en vano comprender lo ocurrido y ayudar a su compañero, luego se enfoca en el cañón. Su objetivo principal era disparar a la bruja, con la rabia acumulada por la muerte de su compañero, tenía más que motivación suficiente para cumplir con su labor.

 

¡BANG!

 

El cañonero suelta el arma mágica, mira en dirección de donde provino aquel ruido que pudo oír con claridad, observa al slime apuntándole con un objeto del cual desconoce lo que era, pero la forma en que lo sostenía y apuntaba, le recordaba a la manera en que se manipulaba una ballesta ligera. Cuando sintió un dolor intenso más fue su certeza para concluir que aquello era un arma, llevo sus manos a su pecho y al mirarse las palmas, estas yacían cubierta de su sangre a montón.

 

Había sido herido seriamente en el pecho, el dolor se manifestó con gran intensidad entonces, su mirada se tornaba borrosa, volvió al objeto que el slime sostenía en su mano, luego a la herida y por último a su compañero. No tardo en comprender que le causo tal mortal lesión, y que mato a su amigo, quería avisarles a sus compañeros guardias de alrededor sobre tal descubrimiento, pero ya era tarde, se deja caer de espalda y el cielo es lo último que atestigua con su aliento final.

 

Mientras la bruja trataba de mantener a raya a los guardias, noto que a uno de ellos se le cayó algo mientras emprendía la retirada, era un pergamino con el dibujo de alguien allí, era un cartel destinado a tachar un nombre, un rostro y una cifra de dinero. Un cartel de búsqueda para una persona en concreto, con una recompensa por su captura vivo o muerto, la bruja sintió curiosidad y le hecho un vistazo rápido.

 

—“Allum… ¡tenía razón!” -Concluyo en su mente la joven de pelo naranja al ver ese pergamino.

 

—¡Rápido están por aquí!.

 

Un guardia se acerca a la bruja y da un aviso para alguien a todo volumen, entonces la bruja reacciona, guarda el pergamino y al estar a 10 metros de su posición de aquel hombre, le lanza un corte de viento que hiere en el pecho del individuo dejándole una lesión abierta con sangrado. El guardia coloca su mano para mitigar la hemorragia, luego retrocede hasta ponerse a cubierto detrás de una pared, un compañero se le acerca para corroborar su condición y con talento mágico para la curación procede a atender su herida con su magia. La bruja se cubre su cabeza con la capucha, luego se acerca a ellos e interrumpe la curación del guardia a su lastimado compañero.

 

—Rozuel Drayt… -Pronuncio dicho nombre.

 

Enseño el cuartel de búsqueda de sus manos, aquel que era de Rozuel Drayt, apodado como el “Mensajero del Reino de la Agonía”, y cuya cabeza valía unos 400 mil Rubres.

 

—Rozuel Drayt, ¿¡donde esta!? -Exigió con seriedad y animosidad.

 

Pero de pronto se hace para atrás con un rápido movimiento sobrehumano logrado a través de fortalecimiento mágico, esquivo un proyectil que apuntaba a su cuello con hábil precisión. Miro en dirección de donde provino tal ataque, allí se encontró con un grupo de 5 individuos equipados con armaduras metálicas de peso medio desde las piernas hasta el cuello, en sus cabezas portaban cascos y ambas manos sostenían sus principales equipamientos para luchar.

 

Cuatro de ellos llevaban en su mano derecha una ballesta adherida a la extremidad del portador, y en su mano izquierda un escudo de metal, el quinto llevaba el mismo escudo que el resto, pero en lugar de una ballesta tenía en cambio una lanza. La dirección en donde se encontraban dichos sujetos, era la misma a la que aquel hombre exclamaba a todo pulmón la posición de los ghrayb revoltosos.

 

Uno de ellos cargaba un virote a su arma, era quien había hecho aquel disparo se hace un momento, la bruja concentra su magia y arrojo un proyectil de viento hacia el atacante. El guardia de armadura y ballesta no muestra preocupación alguna, no se mueve de su posición, cuando el proyectil le alcanza se revela la razón de su serenidad.

 

El ataque de la bruja es repelido sin necesidad de que el hombre se moviera, una especie de escudo de energía apareció frente a él y recibió el proyectil de Riza, siendo disipado al instante, la bruja se sorprende de ello, pero insiste con otro ataque. Su Espírano ardilla invocado al situarse en la palma derecha de su usuaria, adopta la forma de una bola de fuego.

 

Riza la lanza potenciándolo con su magia de viento, arrojando una poderosa bola de fuego hacia el mismo hombre que ataco anteriormente, este seguía en total tranquilidad esperando aquel proyectil ígneo. El escudo de energía vuelve a manifestarse, recibiendo de lleno la bola de fuego potenciada, y repeliéndolo sin problema, el proyectil regresa a su forma de espírano y es empujado por dicha defensa hacia atrás como si recibiera un golpe.

 

La criatura se recupera rápidamente, aterrizando a escasas distancia de su invocadora, Riza por su parte tras haber presenciado ese segundo intento fallido por atacar al guardia, comprendió entonces la naturaleza de aquella defensa que logro contrarrestar dos de sus ataques mágicos.

 

—“No me extraña que sea capaz de repelerlo con relativa facilidad…”

 

Leer en tunovelaligera.com

La pieza defensiva de la mano izquierda del grupo de cincos hombres de armadura, aquel escudo que llevaban no era ordinario, era un artefacto mágico, porque cada vez que era manifestado aquella defensa capaz de repeler la magia de Riza, ese escudo reaccionaba.

 

—“Ese tipo de magia de protección colocado en ese escudo como un artefacto mágico, lo he visto en la academia mágica del reino de Zaragos”.

 

Un artefacto mágico creado para emitir un poderoso escudo de energía centrado principalmente en lidiar contra ataques de naturaleza mágica, dependiendo de su diseño en su creación, esta puede activarse automáticamente para defender a su portador de ataques sorpresa, siempre y cuando sean ataques cargados con magia que la naturaleza del objeto en cuestión sentiría para “activarse”. Dicha protección contra magia puede fortalecerse cuando es empuñado por un mago, lo que hace que su valor aumente en manos de un usuario mágico.

 

—“Bloqueador de magia” -Cita la bruja en sus pensamientos.

 

Aquello era el nombre de la magia colocada en dichos escudos, y eran artefactos mágicos en sí, dado a que tal técnica implementada en objetos no podía aplicarse en encantamientos (artefactos encantados) debido a la complejidad de este.

 

—“Ya veo, entonces esos cinco deben ser esos refuerzos llamados unidades contramagos” -Concluyo Riza —“Le hacen honor a su nombre”.

 

Los proclamados contramagos con ballestas apuntan su arma a distancia contra la bruja, pero no eran los únicos, en posiciones elevadas, dos arqueros y cuatro ballesteros se habían posicionado, estaban para brindar apoyo a los contramagos, la bruja noto a los tiradores y la incertidumbre se manifestó en su ser.

 

—“Lidiar contra tantos tiradores es problemático, además de que esas ballestas que cargan esos contramagos, definitivamente no son ordinarios”.

 

El ataque que Riza había evadido, pudo sentir magia emanar del virote lanzado, evidencia de que el proyectil estaba potenciado con la magia que sin duda provenía del arma del portador. Pero el problema ahora radicaba en que le seria sumamente difícil, por no decir casi imposible poder lidiar contra tantos ataques a distancia de manera consecutiva.

 

Su magia de viento le confería cierta ventaja como un medio defensivo para tratar contra proyectiles de peso liviano, pero dos de los ballesteros apostados en posiciones elevadas, usaban ballestas del tipo pesado. Con suerte y gastando mucho mana, podría crear un viento que pudiera lidiar contra un virote pesado si llegara alcanzarle, pero sin duda alguna dejaría su defensa debilitada contra otros ataques consecutivos.

 

Esquivarlo podría ser la opción más idónea, pero los tiradores sabrán como lidiar contra una maga, no disparan todos a la vez, algunos atacaran, esperaran a que la bruja esquive con el apoyo de su magia y calcularan la posición a la que se desplazara. Entonces atacaran tan rápido como para permitirle poder moverse a tiempo una segunda vez para esquivar.

 

Tratar de correr tampoco sería buena idea, tanto fortalecimiento mágico como la magia de viento con la que Riza se apoyaba no podía brindarle un aumento en términos de velocidad que superen la rapidez del desplazamiento de proyectiles pesados e incluso mágicos (tomando en cuenta las armas de los contramagos).

 

De repente los pechos de los ballesteros pesados situados en posiciones levantadas se revientan, en conjunto con el sonido de un fuerte estruendo, los demás tiradores en posiciones elevadas son distraídos por tales acontecimientos, lo suficiente para enfocar su atención en ello e ignorando a la bruja por un momento.

 

—¿¡Pero qué demonios esta…!?

 

Uno de los arqueros recibe un golpe poderoso en el pecho que le deja una herida considerable, la bruja no tardo en reconocer la causa de aquella agresión que abatía a los tiradores, pues el sonido le daba una pista certera. Desde la distancia, Allum había disparado con la Colt Python, antes de que alguno de los arqueros o ballestero pudiera notarle, había logrado asestar un tiro en cada uno de ellos, pero tuvo que realizar ocho disparos de los cuales dos fallaron.

 

—“A pesar de la escasez de munición, no dudo en usar las pocas balas que le quedan de su arma con tal de ayudarme, gracias Allum” -La bruja agradeció en sus pensamientos el gesto del slime.

 

Los tiradores en posiciones elevadas fueron eliminados, pero aun quedaba pendiente la amenaza de los contramagos, cada una de sus ballestas manifestó cargas de mana en alrededor del virote.

 

—“Sabia que no eran ballestas ordinarias”.

 

Dos contramagos disparan primero, la bruja utiliza fortalecimiento mágico y su magia de viento para realizar un brinco sobrehumano de 4 metros de altura, luego un tercer contramago realiza su disparo. Acto seguido Riza invoca hacia arriba un fuerte viento con ambas palmas apuntando hacia el cielo con el fin de lograr ser impulsada de golpe a paso veloz contra el suelo.

 

Consigue su objetivo de esquivar el tercer virote el cual estaba a escasos centímetros de alcanzar su rostro, pero aterriza en el suelo impactando contra este con cierta fuerza, pero mientras caía, la escopeta que llevaba en su espalda se suelta de ella, cayendo a unos metros a su derecha, mientras se recuperaba de su aterrizaje forzoso, el cuarto contramago disparo.

 

—“¡No me da tiempo para para defenderme…!” -Pensó ella con angustia.

 

Pero inesperadamente, la ardilla rojiza de ojos celeste y cola de punta flameante, su espírano invocado, intercepta el cuarto virote, su pequeño cuerpo golpea contra el proyectil y estalla en llamas sacrificándose para causar una explosión puramente ígnea. La explosión de fuego desata una fuerza lo suficiente para cambiar un poco la trayectoria del virote, donde su trayecto iba enfocado a asestar en el pecho de la bruja, cambia para rozar sobre su hombro izquierdo, dejándole una herida leve sangrante. Dolía, pero era un malestar insignificante y evito el costo de un daño que podría haber puesto su vida en peligro o morir directamente.

 

—“Ignarus… gracias” -Cito la bruja el nombre de su Espírano.

 

La ardilla se sacrifico por su invocadora, no seria una muerte permanente dado a que los espíranos que son “asesinados” en el plano físico, solo regresan a Espiria, su mundo natal, para recuperarse. Pero mientras lo hacen, no podrán ser invocado por un tiempo estimado.

 

—“Tu acto de valentía no será en vano” -Juro la bruja.

 

Un quinto contramago ataca, era aquel que portaba la lanza en lugar de una ballesta, corrió a toda velocidad utilizando fortalecimiento mágico, su arma apuntaba a asestar un daño letal en el pecho, cuello o cabeza de Riza. Contratacar con magia seria un caso perdido, “Bloqueador de magia” aunque era una poderosa defensa contra ataques mágicos, no era indestructible, dependiendo de la calidad de aquel escudo de energía contra magia, con el suficiente poder concentrado en un ataque de tan índole, podría ser contrarrestado.

 

Pero Riza aun era joven, aunque como usuaria mágica era de un buen nivel, le costaría una buena cantidad de mana lidiar contra el “Bloqueador de magia” del contramago lancero, incluso si lo consiguiera, el consumir mucho poder mágico lo dejaría aun más vulnerable contra los demás adversarios restantes que cuentan con el mismo obstáculo con el que lidiar. La bruja no tardo en comprender que solo había una solución lógica ante su situación.

 

—“El escudo “Bloqueador de magia” es poderoso porque está centrado únicamente para lidiar contra ataque del tipo mágico, donde su fortalece radica, allí se encuentra su debilidad…”

 

Rodo hacia su derecha para alcanzar la SPAS-12 con ambas manos, apunto con ella al contramago quien seguía acercándose a un ritmo sobrehumano, y al estar a menos de solo tres metros de distancia, jalo del gatillo del arma que empuñaba y disparo. El fuerte estruendo del cañón de la escopeta siendo disparada, es acompañada con el contramago siendo golpeado por una lluvia de perdigones e impulsado hacia atrás por el impacto.

 

La lluvia de proyectiles del SPAS-12 fácilmente traspasaron la armadura de pecho del hombre, incluso el escudo fue atravesado y dejado inservible, la potencia de los perdigones golpeando al contramago lo manda hacia atrás y cayendo boca arriba en el suelo, moribundo y en un baño de su propia sangre. Los demás contramagos estaban perplejos ante lo que atestiguaron, ¿cómo pudo uno de los suyos quedar en tal condición si contaba equipamiento mágico suficiente para lidiar con magia poderosa?.

 

La respuesta estaba en manos del arma desconocida para ellos que la bruja empuñaba, pues “Bloqueador de magia” no tenía efecto contra ataque carentes de magia alguna, era la debilidad de aquella protección poseía con tal de ser una formidable defensa contra la magia. Riza se levanta, al encontrarse de pie hace tronar su cuello, luego acciona el mecanismo de bombeo de la escopeta hacia atrás y adelante, eyectando el cartucho disparado e introduciendo uno nuevo en la recámara de esta y procede a apuntar a otro contramago.

 

La distancia entre ella y los cuatro contramagos restantes era de unos 80 metros, el alcance efectivo del modelo de SPAS-12 que utilizaba era de 150 metros, Riza apretó del gatillo y otra lluvia de perdigones se desata. Metal, piel y huesos son destrozados por los proyectiles, la sangre fluye y la victima cae moribunda al suelo con solo escasos segundos de vidas.

 

Los contramagos restantes estaban asustados, aterrorizados de lo que acaban de presenciar, la armadura que tenían puesto estaba imbuido con propiedades para resistir magia, el escudo de su mano poseía un “Bloqueador de magia” de buen nivel. Incluso si una magia poderosa lograra superar la defensa contra magia del escudo, esta seria lo suficiente debilitado y su confiable armadura absorbería el resto de la magia hostil de recibirla.

 

Pero ante sus ojos, observaban a un segundo de los suyos, exhalando sus últimos alientos, fácilmente derrotado, fácilmente asesinado, fácilmente eran ignorados aquellas formidables defensas contra la magia de la que tanto se orgullecían en empuñar en cuerpo y brazo.

 

Cuando la bruja volvió a accionar el mecanismo de bombeo y apunto con su arma en dirección de ellos, un inmenso escalofrió les invadió repentinamente, su moral de combatiente fue demolida al instante, porque comprendían que era extraña arma era capaz de volver a atacar de manera rápida. Los lapsos de tiempo entre el primer contramago y el segundo abatido por esa arma, fueron cortos, aquel artefacto podía realizar su siguiente disparo mucho más deprisa a comparación de las ballestas adheridas a sus brazos, que llevaba más tiempo recargar y que debían hacerlo con cada disparo que hicieran.

 

Pero esa arma empuñada por la muchacha de cabello naranja, ¡realizaba disparos más veloces y poderosos que sus ballestas, además de poder realizar su siguiente ataque casi de inmediato!, y, por si fuera poco, estaba también el plus de que no reaccionaba ante las defensas contra magia del escudo ni tampoco tomaba en cuenta dicha resistencia mágica imbuida en la armadura, en su mente concluyeron “¿¡esa extraña arma era realmente mágica!?”. Cuando la bruja les volvió a apuntar con dicha arma, podían intuir que estaba preparado para realizar un tercer ataque, y sospecharon que quizás contaba con la capacidad de replicarlo una cuarta o quinta vez, eran consciente de que no tenían forma alguna de lidiar contra tal artefacto de combate, y entonces su instinto les dito una orden en su psiquis ante tal situación de adversidad.

 

—¡CORRAN! -Exclamo uno de los contramagos.

 

El resto no tardo en seguirle, estaban tan horrorizados y acobardados como el primero que se planto en huir, la bruja no les dejo en apuntar, tenia el dedo en el gatillo, iba a disparar hasta que se planteó que no valía la pena por ciertas razones.

 

—“Están huyendo, ya no tienen deseos de combatir y solo desperdiciaría la poca munición que queda del arma”.

 

Los guardias cercanos en los alrededores que aún estaban presentes y habían atestiguado la derrota de los contramagos, como también se dieron cuenta de que sus tiradores habían sido asesinados con notables heridas y los cañoneros del único cañón mágico en la proximidad también sucumbieron al mismo trágico destino. No habían perdido su intención de luchar contra los ghrayb, pero se dieron cuenta de los poderosos que eran, necesitaban más refuerzos, los que quedaban apenas llegaban a 10 y ninguno era un mago, fácilmente comprendían que no tendrían oportunidad contra un usuario de magia y sus compañeros capaces de abatir a tiradores desde la distancia con considerable poder.

 

—“¿¡Donde demonios esta ese maldito aventurero al que contrate!?” -Se pregunto uno de los guardias entre rabias.

 

De repente tanto la bruja como Jhamel sintieron una considerable presencia mágica acercándose, se desplazaba desde una dirección en específico desde las alturas y descendía rápidamente, hasta aterrizar a solo escasos 4 metros de Riza. Allí hizo acto de presencia un descalzo hombre barbudo de grueso pantalón con el torso desnudo, cubriendo su cabeza con un turbante blanco y de físico en forma.

 

El hombre miro a la bruja, en su mano izquierda empuñaba una espada de hoja curva en forma de “U” o semejante a una hoz, acto seguido manifiesta fortalecimiento mágico y se desplaza a una velocidad que abrumo a la bruja tomándola desprevenida. Riza no podía apuntar a tiempo con la escopeta, solo pudo responder creando un escudo de viento en su mano derecha.

 

Sin embargo, el escudo elemental es rebasado al instante, la capucha de la bruja se hace hacia atrás mostrándose su cara, ella conserva la calma mientras observaba ante sus ojos la presencia de sangre dispersa en el aire y una mano también, ambos de ella. En ese preciso y veloz movimiento del hombre descalzo en el que propino un corte con su espada, no solo consiguió superar el viento defensivo de la bruja, sino también arrebatarle la mano con la que se había defendido.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!