You dont have javascript enabled! Please enable it!

Metalord Revolution 301 CMAA

Modo noche

[A partir de este capitulo en adelante, todo será narrado y descrito en “TERCERA PERSONA”].

 

Rodeados por incontables criaturas, los Insmoth asesinados son resucitados por el humanoide hablante Anq y cuya magia era capaz de defenderse de las balas de las armas de fuego. Desde la abandonada ciudad una bandada de monstruosidades voladoras con aspecto de protuberancia carnosa se acercaba, eran capaces de disparar un rayo que paralizaba de un solo impacto.

 

Pero lo más alarmante eran los tres gigantes de entre 7 y 8 metros, sus cuerpos eran como los Insmoth, pero su cabeza era de una sanguijuela cuya boca se podían observar cantidades de dientes desproporcionados y babeaba un líquido incoloro. Las criaturas se aproximaban lentamente junto a los seres voladores a su lado.

 

El grupo estaba rodeado, por un lado, estaba Anq y los Insmoth resucitados y del otro las monstruosidades aéreas y los gigantes, en eso una de las cabezas de sanguijuela comienza a inflarse y de su interior produce una abundante baba que la mantiene en la boca. Acto seguido dispara aquella baba como un proyectil que termina cayendo sobre el marinero del navío que había sido alcanzado por un rayo paralizante.

 

Aquel hombre termina dentro de aquella baba incolora que parecía gelatina a la vista, tenia el tamaño suficiente para atrapar a varios individuos en su interior, sus propiedades eran pegajosos con la finalidad de mantener atrapados a sus víctimas, lo más impresionante es que sus prisioneros no se ahogaban en su interior, eran capaces de respirar a pesar de lucir como algo hecho de líquido.

 

La misma boca que disparo aquella baba a manera de proyectil, lanza ahora de su boca una especie de red de telaraña hecha de la misma baba, esta se “ancla” con aquella que impacto y atrapo al marinero. Luego toda esa baba es arrastrada y llevada de vuelta hacia la boca del gigante, quien “devora” todo desde aquel liquido y al marinero en el proceso.

 

—Estas cosas pueden atraparnos a la distancia, estamos expuestos aquí -Dijo Rozuel en voz alta.

 

—¿Alguna sugerencia? -Crok pregunta.

 

—El camino que esa “voz” nos dijo, es la única posibilidad que tenemos -Aleab afirmo.

 

Rozuel y Aleab habían sido comunicados por una enigmática voz que les brindo “instrucciones” de como lidiar contra los Insmoth, aunque todo parecía una posible trampa, dada a la situación, no tenían alguna segunda alternativa.

 

—Si pudiéramos despistar a estas criaturas… -Rozuel dijo.

 

—Creo que puedo ayudar con eso -Aseguro Jhamel —Todos mantengan contacto conmigo, usare mi magia.

 

El Vigidente era un mago con la habilidad especial de invocar densas cortinas de humo del cual era capaz de ver a través de esta, pudiendo compartir aquella misma visión a través del obstáculo con quienes hagan contacto con él. Aquel poder toma tiempo cargar, pero el Vigidente ya estaba preparándose desde hace un rato su magia, solo esperaba el momento de utilizarlo.

 

—¡Aquí vamos! -Avisa Jhamel.

 

Choca las palmas y al separarlas crea esferas de humo en cada una, la cual arroja en el suelo y desata aquellas cortinas humeantes que envuelve a toda el área, todos hicieron contacto con Jhamel para ver a través de este, excepto Tayra, ya que su naturaleza como Sargaria rechaza la magia de todo tipo, se aferro a ellos para seguirles el paso.

 

—Adelante, guíanos cuanto antes.

 

Aquella cortina de humo no duraría para siempre, Rozuel y Aleab indicaron la dirección en la cual debían marchar, señalando hacia una de las casas de aquella ciudad abandonada. Los Insmoth empezaron a disparar chorros de su agua viscosa capaz de derretir todo lo material, como no podían ver al grupo, sus disparos eran en direcciones al azar.

 

Los tres gigantes inflan sus cabezas de sanguijuela y disparan aquellos proyectiles de babas con el fin de atraparles, todos logran llegar hasta las puertas de una de las casas abandonadas, habían conseguido salir del rango de alcance de los monstruos y sus ataques a distancia. La casa en cuestión estaba hecha de duras piedras que pese al demasiado tiempo que llevaba abandonada, mantenían firme la estructura.

 

—Esta allí dentro -Dijo Rozuel con su mano en la manija de la puerta —No abre… ¡la maldita puerta no cede, está fuertemente cerrada!.

 

—Con permiso -Digo Tayra usando su descomunal fuerza de Sargaria para derribarla de una tacleada —Ahora está abierta.

 

Todos se metieron en el interior del edificio justo en el momento exacto en que la magia de Jhamel se disipa, en el interior del hogar estaba rebosante de telarañas y oscuridad, el Vigidente guardaba consigo una antorcha la cual encendió con una piedra mágica de fuego de esencia pura.

 

—Por allí.

 

Dieron con la entrada a un sótano, como la puerta anterior, también se encontraba atorada y bien cerrada, pero la Sargaria reluce una vez más su fuerza semihumana, abriéndola en un instante. Las indicaciones del dúo llevan a que todos se dirijan allí, una vez adentro, con la antorcha iluminan la zona encontrando un sótano estrecho con objetos abandonados deteriorados por el abandono, la suciedad y telarañas.

 

Anq y el resto de los Insmoth llegan hasta la casa por la cual el grupo se metió en su interior, los monstruos le siguen hasta dar con la entrada del sótano abierta y meterse allí abajo también. Su visión en la oscuridad les permitía ver en aquel entorno oscuro, al entrar al sótano, no encontraron a nadie, ni a uno de ellos, solo una antorcha apagada en el suelo.

 

—Esta recién usada -Anq miro detenidamente la antorcha —¿A dónde se marcharon?.

 

No había ni el más mínimo indicio que arrojara una pista de hacia donde habían conseguido escapar, tanto Anq como los suyos estaban perplejos y confusos.

 

__________________________________________________________________

 

Todos reaparecen encima de una plataforma metálica con el circulo mágico grabado en esta, todo estaba en oscuridad hasta que mecanismos de iluminación se manifiestan en la forma de objetos semejantes a bombilla espectral color amarillenta, situadas de manera numerosa en la pared, no era posible tocarla y la luz que emanaba lo suficiente para iluminar el área.

 

El sitio revela un amplio pasillo con solo dos direcciones que tomar, en aquel lugar sobre la pared se observaba una marca, era de un triángulo azul con un círculo negro en su interior con apariencia de ojo y a su vez lo componía otro circulo más pequeño con la diferencia de que en ambos lados poseía unos brazos curvados que simulaban un par de alas y arriba de dicho circulo se encontraba grabado a su vez la imagen de la cabeza de un búho.

 

—La marca de los Logianos… -Riza reconoce la procedencia de aquella marca.

 

—Todo este sitio me recuerda al laberinto de Dnurke -Rozuel opino.

 

—Si, ahora que lo dices, se asemeja bastante -La Lupian agrega.

 

—Y ese sitio también era obra de los Logianos -Expreso Allum por su parte.

 

La marca de la extinta civilización con más de dos milenios no era casualidad, todo el grupo llego a ese sitio a través de magia de teletransportación, recuerdan aquel momento exacto en que estaban en ese sótano, luego un círculo mágico surge bajo sus pies y todos son arrastrados por la magia de dicha manifestación de origen enigmático.

 

—Logramos escapar de esos monstruos, pero… ¿qué o quién nos trajo aquí?, si alguien está detrás de esto, ¿es amigo o enemigo? -El hombre amazona cuestiono.

 

Tal magia no podía haberse manifestado por casualidad o cuenta propia, vino de una fuente, desconocida para todos, ¿quizás de aquella voz?, la mejor pista que tenían sobre quien podría haberlos arrastrado allí.

 

—“Han logrado llegar hasta aquí, me alegro saber que el alcance del nexo de teletransporte pudo llegar hasta la ubicación que les instruí a que fueran”.

 

Rozuel y Aleab volvieron a escuchar aquella misteriosa voz masculina en sus cabezas, solo que ahora ya no sintieron aquella cefalea como lo fue antes.

 

Leer en tunovelaligera.com

—¿Quién eres?, ¿realmente eres tu el responsable de traernos aquí?.

 

Pese a que Rozuel preguntaba en voz alta, el resto salvo a Aleab, no podían oír a aquel que les hablaba a los dos, solo podían hacer silencio y dejar que el esper se comunicara con el enigmático individuo.

 

—“En efecto, he sido yo quien los ha sacado de allí, explicarles QUE SOY llevaría demasiado tiempo, es mejor que se los muestre para que las respuestas a sus interrogantes sean respondidas para TODOS con mejor eficacia”.

 

—Esto no me gusta nada… pero ni modo, al menos ya no estamos rodeados por esos monstruos.

 

—“Aprecio tu confianza, siento mucho que se sientan obligado, puedo entender sus razones y circunstancias para ser precavido, les enseñare el camino por el cual deben transitar para llegar hasta mi”.

 

Sobre el suelo empezó a manifestarse una luz que señalaba un camino en el pasillo, aquello era la indicación de la enigmática voz para que todo el grupo pudiera guiarse, la finalidad era llegar hasta él, sea quien sea o lo que fuera.

 

—Tenemos que seguir la luz para llegar… a quien nos trajo aquí -Aleab le dice al resto.

 

—Supongo que es mejor que lidiar con esas cosas de hace un momento, no podemos bajar la guardia -La bruja opino.

 

Aquellos que portaban armas de fuego mantenían sus instrumentos de combate a la mano y alerta para cualquier acto sospechoso en la proximidad, Jhamel tras perder su espada solo podía contar con una daga que mantenía como un arma secundaria y Tayra lamentablemente aun lamentando perder su alabarda pesada y sintiéndose menor útil para pelear, solo podía valerse de sus manos y abrumante fuerza Sargaria.

 

El grupo avanzo con cautela guiándose por aquella luz que marcaba el camino por el seguir, cuando llegaban a un cruce con tres direcciones a tomar, aquella guía luminosa les indicaba cual tomar, no había manera de perderse.

 

—«Este sitio realmente es un laberinto» -Pensó el sangre de bruja.

 

Sin una guía, quien sabe cómo podría el grupo haberse valido por cuenta propia, podrían haber quedado varados, peor aun ahora que todos los suministros de agua o comida quedaron en el navío que ahora estaban en manos de los Insmoth y todas las monstruosidades a su alrededor.

 

—“No falta mucho, están cerca de MI”.

 

Luego de haber transcurrido varios minutos, todos llegan hasta un amplio salón, allí se encuentran con cuatro columnas con un aproximado de 8 metros cada uno que llegaban al techo. A diferencia de los pasillos con un techo estrecho, aquel salón era espacioso, y en medio de esas cuatro columnas se encontraba el elemento más llamativo del sitio.

 

—“Siento presentarme tarde, heme aquí”.

 

Un extraño pilar azul con una estructura de apariencia cristaliza se encontraba en medio de aquellos cuatros, media alrededor de 4 metros y podía flotar en el aire a una distancia del suelo de casi 1 metro. Extrañas letras incomprensibles surgían y desaparecían alrededor del objeto, este emitía un pequeño ruido como si una maquina se tratará, la magia que desprendía dejaba en claro su procedencia como una entidad mágica.

 

Sobre el pilar azul surge una forma o entidad hecha de energía que toma la forma de una esfera equiparable a una cabeza con un ojo de aspecto mecánico, alrededor de aquella manifestación poseía aquellas mismas extrañas letras como el pilar. Este se acerca al grupo y emite la misma voz de la entidad que se comunico con Rozuel y Aleab.

 

—“Saludos a todos, es un placer conocerlos, mi nombre designado es SA343”.

 

Todos podían oír y entender a la perfección a aquella extraña entidad.

 

—¿Qué se supone que eres? -La bruja abrumada por su presencia le pregunta.

 

—“Soy un CMAA, Consciencia Mágica Autónoma de Asistencia, creado con la finalidad de asistir, monitorear, cuidar y resguardar este complejo de investigación, o lo fue alguna vez hace mucho tiempo, ahora solo son ruinas y solo quedan unos pocos vestigios presentes, incluyendo lo que es mi CUERPO”.

 

Aquel ser podía hablar y entablar conversación como una persona, pese a que en todo sentido aquello no era un individuo como tal, toda su naturaleza era totalmente artificial y producto de una tecnología mágica compleja, incluso contando con la capacidad de crear una forma de dron hecho de mana para moverse e interactuar.

 

—¿Eres alguna clase de Inteligencia artificial? -Aleab pregunto.

 

—“Inteligencia artificial, fue la misma comparación con la que ÉL se refirió a mí”.

 

—¿“Él”?.

 

—“Se encuentra detrás de aquella columna”.

 

El dron mágico se mueve hacia una de las columnas para señalar cual era, el grupo avanzar para encontrar detrás de esta, los restos de cadáver de un esqueleto con prendas hecha jirones cubierta de mugre, se podía observar una bolsa de cuero atada y llena en su interior de algo.

 

—“Ha llevado aquí muerto por AÑOS, como ustedes dos, comparte en algo en común”.

 

—¿A qué te refieres?.

 

—“La razón por la que pude entablar una comunicación con los dos, se debe a la condición única que poseen ambos”.

 

Cuando SA343 hizo referencia de una “condición única” en torno a Rozuel y Aleab, el propio sangre de bruja empezó a tener sospechosas de que se refería, pues los dos eran los únicos que compartían una cosa en común.

 

—“Él también fue lo que conocen como un ESPER, varios años atrás también termino siendo llevado a esta isla y casi capturado por los Insmoth, fue el ÚNICO en su embarcación que pudo salvarse y logro encontrarme”.

 

—«¿“Esper”?, ¿por qué se refiere a Roz de esa manera?» -Riza se planteo aquella duda en sus pensamientos —«Dijo que era una “condición única” que él y Aleab poseen, ¿qué es un esper?».

 

El cadáver de un esper con mucho tiempo, una enigmática entidad artificial producto de magia y más misterios en torno a este, entre tantas interrogantes, Rozuel se planteo en preguntarle algo que precisaba confirmar cuanto antes.

 

—SA343, dime… ¿quiénes te crearon?.

 

—“Mis creadores fueron los Logianos”.

 

Aquella afirmación dejo boquiabierto a casi todos, siempre se creyó que las reliquias Logianas, aquellas armas extraordinarias eran los únicos vestigios de la compleja tecnología perdida de aquella civilización extinta, que se podría considerar como un “legado” que aun funcionaba en los tiempos actuales de Avalia y era incapaz de poder replicarse o analizar.

 

Rozuel ya se había encontrado con otra “maquina” aun funcional en Quíatar que también era de origen Logiano, pero jamás pensó que podría llegar a descubrir una forma de inteligencia artificial producto de aquella extinguida civilización.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!