Werewolf & Assassin CAPITULO 4

Modo noche

Con sus desnudos cuerpos tocándose entre sí, Peter hundió sus dedos índice y medio de su mano derecha en la vagina de Amy, agitándolos en el interior de la muchacha, ella gemía con locura ante los hábiles movimientos del chico.

 

—Esa manera de usar los dedos, no es tu primera vez, ¿cierto? –Pregunto Amy.

 

—No es mi primera vez, ni segunda o tercera u octava vez –Respondió él.

 

— Mmm… que excitante, ¿cuánto años se supone que tienes con toda esa experiencia?.

 

—18.

 

— ¿Tienes 18?, pensé que tenías aún más, como 20 o 21.

 

—Estoy jodidamente seguro, de que no viniste solo a hablar.

 

Presiono aún más con sus dedos repercutiendo con un gemido aún más fuerte en ella.

 

—Así está mucho mejor.

 

En el instante en que retiro sus dedos de la vagina, esta empezó a chorrear sus lujuriosos jugos, el muchacho se situó encima de Amy quien se encontraba boca arriba esperando este momento, Peter acerco su erecto miembro sobre la feminidad de la joven.

 

— ¡Hazlo!, no me hagas esperar –Insistía ella ansiosamente.

 

De un solo empuje hundió su pene en el interior de Amy, empujando constantemente con fuerza a la vez que la muchacha aferro sus piernas sobre la cintura de su compañero y extendió sus brazos envolviéndolos en su cuello, con solo haber comenzado a coger apenas un minuto en la posición del misionero, Amy se sentía extasiada antes los estímulos que experimentaba.

 

Pero Peter en medio del libertinaje experimento otras percepciones de extraña índole, rodeado de la oscuridad del cuarto y entre los gemidos de Amy, en solo un parpadeo sintió ser abrazado por brazos inhumanos cubierto por un denso pelaje de blanco con gris con largas y filosas garras, la cara de la muchacha se envuelve en sombra y al aclararse el aspecto de su rostro la imagen de un tétrico lobo se manifiesta en su lugar lanzándose con un mordisco al hombro derecho de Peter.

 

Todo había sido producto de una alucinación, pues tal mordida nunca sucedió, el rostro de Amy regreso a la normalidad al igual que sus brazos, pero lo desconcertante de aquello alucinado, era el enorme grado de realismo que sintió al experimentarlo, desde la mordida hasta aquellos brazos que se habían envuelto sobre su cuello.

 

— ¿Qué sucede?, te noto algo distraído –Percibe la muchacha las lentas movidas de su compañero sexual.

 

—Nada importante –Contesta él regresando al ritmo normal de sus empujes.

 

Amy aferro aún más sus brazos y piernas, estaba llegando al clímax, el sonar de sus gemidos levanto volumen, su respiración se hizo más intensa y fue al cabo de un grito de éxtasis que llego al pico más alto de su placer, se había corrido en toda su gloria.

 

Peter por su parte sintió estar llegando al mismo punto y saco su miembro rápidamente de la vagina para eyacular fuera, soltando toda su descarga blanca sobre los pechos y el rostro de la joven quien prueba su sabor al tener parte de ello en sus labios.

 

__________________________________________________________________

 

Tras el placentero acto, el dúo se acomoda juntos en la cama con el aferrar de Amy a un costado de Peter.

 

—Mejor que usar las manos, eso sin duda –Opino la muchacha.

 

—Me encanta haber cumplido con las expectativas –Se elogia el joven peliblanco.

 

—Oye, cuando llegues a la ciudad, ¿tienes en mente ser cazador?.

 

Era como si hubiera leído su mente, lo que Peter tenía pensado hacer para ganarse la vida cuando Nora le pregunto sobre como lo haría, era hacer uso de aquella espada de plata el cual era un Gear y cazar aquellas criaturas para obtener su sustento en la vida.

 

—Lo sabía, en verdad lo harás –Comenta Amy.

 

—En este mundo no tengo a nadie, no conozco nada, ni un sitio al que volver, tan solo me queda la idea de un propósito, es todo lo que hay para mí –Expreso Peter.

 

—Podrías quedarte conmigo y la abuela –Le propuso ella —No me importaría tener que compartir mi cuarto contigo todas la noches –Le susurró al oído con un tono erótico.

 

—Tentador, pero desgraciadamente tengo razones personales para llevar a cabo lo que tengo en mente, si esas cosas se pueden matar y lucrar de ello, es lo más idóneo para mí.

 

—Es una pena –Suspira la muchacha de decepción—De modo que tendré que volver a usar las manos para cuando te hayas ido.

 

—Cierto –Le dice Peter para luego tomarla de la cintura y levantarla hasta tenerla arriba suyo —Hasta entonces creo que deberías aprovechar la ocasión, si tú me entiendes.

 

Amy besa apasionadamente sumergiendo su lengua en la boca del chico peliblanco.

 

—Mmm… ¿eso responde a tu pregunta?.

 

Y los dos se dejaron llevar por su libido con su segunda ronda…

 

__________________________________________________________________

 

Para el amanecer del siguiente día, el abrigo marrón y la camisa blanca son arrojados al rostro del durmiente chico por Nora quien había ingresado a la habitación encontrándose a los dos desnudo en la cama sin inmutarse un poco, Peter despierta al ver sus prendas arregladas por la costura de la mujer mayor.

 

—Muy buenos días, chico lobo, ya son las 10 de la mañana, tu ropa esta lista y hace un buen clima nublado como siempre en esta región –Le notifica Nora —Cuando los dos estén vestidos, Amy te guiara a la ciudad de Brahim.

 

—No parece importarle verme en una cama desnudo con ella –Comenta el chico peliblanco.

 

— ¿Acaso tengo cara de ser una maldita puritana?, he vivido mucho tiempo y ver dos cuerpos jóvenes desnudos es un bostezo para mí, además aunque ella me diga abuela, en realidad no estoy emparentada sanguíneamente con esa chica, dicho esto, te aconsejo prepararte cuanto antes, un largo día te depara hoy, lo presiento.

 

Con la salida de Nora en el cuarto, Amy despierta de un fuerte bostezo estirando sus brazos y saludando cordialmente al joven a su lado, quien le explica de la reciente visita hecha por la mujer mayor, los dos vistiendo con sus respetivas ropas, salen del cuarto ya listo, en donde Peter recoge la espada de plata y el bolso con todo el dinero que traía adentro así como la pistola (vacía de munición).

 

—Amy guía bien a nuestro invitado a su destino –Le encomendó la mujer mayor.

 

—¡Si abuela!.

 

—En cuanto a ti chico, buena suerte buscando tu lugar en este mundo.

 

—Je, lo tendré.

 

__________________________________________________________________

 

La guía de Amy por el bosque llevo a un recogido de una hora y media de caminata llegando hasta su esperado destino, entre los límites que salían de la zona forestal, a unos 500 metros a su frente en terreno de campo, se hallaba una enorme puerta que era la entrada a la ciudad de Brahim.

 

Enormes muro de 5 metros cubrían los alrededores, siendo la única entrada visible a la ciudad solo una a la vista, había guardias apostados tanto sobre los muros armados con fusiles mosquetes y torres de vigilancia con cañones de artillería como de las épocas coloniales apostadas en ellas.

 

—Supongo que esta es la despedida –Dijo Amy entre suspiros —Antes de separarnos, quisiera darte un consejo, los cazadores suelen frecuentar bares para reunirse, te aconsejaría ir allí para pedir algunos consejos y saber a fondo del oficio que quieres ejercer, el más popular de esta ciudad si mal no recuerdo es un sitio llamado “La Osa Golosa”.

 

— ¿Y se supone que un montón de rudos hombres te tomaran la molestia de ayudar a un recién llegado como yo?, je, si claro –Pensó el chico en voz alta.

 

— ¿”Montón de rudos hombres”?, creo que te equivocas, en realidad vas a encontrar más bien a un montón de rudas mujeres –Le corrige la muchacha.

 

—¿Eh?.

 

—Es lo natural, al fin de cuentas al ser el oficio de cazador un trabajo muy peligroso, las mujeres son las hábiles para ello.

 

—Creí haberte escuchado mal, ¿dijiste que las mujeres son las más capacitadas en este trabajo?.

 

—Pues claro, las mujeres son biológicamente más fuertes que los hombres, es algo de sentido común.

 

Peter recordó que los primeros cazadores que vio, eran cuatro mujeres, tomando en cuenta ese punto, pensó que las palabras de Amy podrían no ser tan falsa y exageradas como sonaba.

 

—Oye, ¿lo dices en serio, acaso realmente…?

 

Cuando volteo para mirar nuevamente a la muchacha de cola de caballo, ella había desaparecido por completo, no había rastro alguno de Amy a su alrededor, tras haber quedado solo, el chico sale de los límites del bosque y camina sobre el terreno de campo a la entrada de la ciudad.

 

Es recibido por la guarda que lo custodiaba, mayormente eran mujeres, 4 guardias armados con mosquete en manos y espadas Gear en la cintura le detienen, pero lo más llamativo era el quinto individuo que hacía de vigilante y guardián también, no era humano.

 

Era una especie de golem mecanizado de 2 metros y medio de altura, de robusto cuerpo metálico gris, su cabeza tenía un equivalente parecido a una humana, aunque su rostro se componía de un amplio ojo sintético negro con una luz roja que simulaba una pupila, sus extremidades inferiores las conformaba 8 patas de arañas de acero, en su brazo izquierdo llevaba un cañón de artillería y en su derecha una larga como filosa espada.

 

— ¿Eres un cazador? –Pregunta el guardia a cargo.

 

—Sí, acabo de llegar y me dijeron que aquí podría envolverme bastante bien como cazador –Dijo Peter con total calma.

 

—Mmm… muy bien, todo en orden, ¡abran las puertas!.

 

Con el girar de dos manivelas situadas sobre el muro, las puertas se abren dando vía libre a Peter de entrar, no sin antes, preguntar algo que precisaba saber.

 

—Disculpe, ¿sabe en donde se encuentra un local llamado “La Osa Golosa?, me dijeron que hallara ese sitio apenas llegue, pero no tengo idea de donde está.

 

__________________________________________________________________

 

Finalmente estaba en civilización, aunque mirando sus alrededores percibía una notable diferencia con la de su mundo, presenciando estructuras semejantes a un Londres victoriano, calles transitada por gente vestida con trajes en su mayoría negro con un estilo un tanto gótico.

 

Pese a ser de día, con la escasa luz del sol del nublado cielo, el aspecto de la zona con sus pocos árboles secos en su urbanizada área y la presencia de numerosos cuervos, fomentaban un ambiente lúgubre en el lugar, si tanto era así en el día, el chico ya se daba una idea de cómo sería la noche en estas calles.

 

Siguiendo las instrucciones que la guardia le dio, no fue difícil para el muchacho encontrar aquel local, pues estaba caminando varias calles adelante, hasta doblar a su derecha en la última, allí lo vio.

 

Un gigantesco establecimiento de dos pisos cuya publicidad anunciaba “¿Quiénes gastar tu dinero en un buen servicio?, La Osa Golosa te ofrece; Descanso, Comida, Alcohol y Lujuria”, revelando que no solo era un típico bar, sino un negocio con amplios servicios a su haber.

 

Pero al entrar se encontró con lo que consideraba lo más descabellado hasta ahora, si la existencia de criaturas sobrenaturales, armas tecnológicas únicas e individuos con poderes ya era algo surrealista, lo siguiente que presencio le llego a otro nivel.

 

El local por dentro tenía un claro ambiente de bar y sus clientes en mayoría, eran todas mujeres de diversas edades, algunos en los veinte e incluso treinta (y podría que más), algunas vestían de manera ligera con camisetas en conjunto con pantalones cortos, otros con gabardinas o musculosas y había quienes llevaban puesto protecciones metálicas, armaduras que cubrían un brazo o los dos, el torso o hasta incluso parte de la cintura y las piernas.

 

Pero cada una portaba como mínimo un arma blanca puramente metálica que deleitaba su naturaleza como un Gear, algunos otros llevaban aparte consigo un arma de fuego, desde un mosquete en la espalda o pistola en la cintura.

 

Cada una eran clientes y claramente cazadoras, su manera de comportarse era bastante llamativo a la manera en que Peter lo percibía, observo a varias bebiendo sin modales y charlando con groserías entre camaradas en sus respetivas mesas, a otro grupo observando la pelea entre dos mujeres de brazos fornidos quienes se daban con todo entre puñetazos y había quienes sostenían juegos de azar con cartas de Póker a la vez que fumaban y bebían.

 

Tal manera de comportarse, era como si fueran los “hombres” de este local, ahora Peter comprendió mejor a lo que Amy se refería con su último comentario, fue entonces que llego a una conclusión que le pareció inmensamente desconcertante.

 

—Si las mujeres son más fuerte que los hombres en este mundo, entonces quiere decir que los hombres… ¡son las perras en este mundo! –Fue su perturbador pensamiento en torno a ello.

 

Continuara…

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.