Metalord Revolution 216 EJECUTOR PLATEADO (Parte 1)

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Un enigmático enemigo se cierne sobre el trio, portando una pesada armadura de plata de cuerpo completo, un llamativo casco de querubín con orejas diseñadas al aspecto de alas angelicales y hablando con una distorsionada voz masculina, revelando su facción y sus intenciones al hacer presencia de acto.

 

—Finalmente nos conocemos cara a cara, Rozuel Drayt, enemigo del “Nexus” y amenaza, por lo tanto, de “Madre”.

 

—Lo ultimo que necesitaba, un lamebotas de esa “Madre” -Suspiro el esper con pesadez.

 

—¿Un conocido? -Pregunto sarcásticamente el hombre amazona.

 

—El metal de su armadura… desprende un aroma que me resulta asqueante a mi olfato -Expreso la Lupian con una mirada hostil hacia el ser de armadura plateada y con sus manos sobre las Beretta 92.

 

Un silencio en el ambiente y el chocar de miradas rebosantes de hostilidad, hacían de la tensión un punto estresante ante tal situación, el enemigo en cuestión no era alguien ordinario, Rozuel lo conoció a la perfección. El ser de la armadura plateada, cuya imagen recordaba a la de un clásico caballero, formaba parte del “Nexus”, grupo o entidad a la que el propio esper juro enemista. Pero este enemigo en cuestión, no era como los Afligidos, era más fuerte que ellos.

 

—En el pasado enfrenaste a mi hermano, ¿lo recuerdas?, Rozuel Drayt -El ser de armadura le pregunto.

 

—Luzbel, lo recuerdo perfectamente, para mi desgracia -Contesto el Trotamundos.

 

—Si, te has enfrentado a mi hermano, Luzbel, el ejecutor de la sombra.

 

—¿Ejecutor?, ¿es así como se autonombran?, bueno, en realidad no tenía idea de lo que eran ustedes, puesto que es evidente que son diferente de los Afligidos.

 

—Nuestra existencia esta por encima de los que catalogas como “Afligidos”, somos los “Ejecutores”, la mano extintiva de “Madre”, el azote y el castigo de sus enemigos -Describió el tal ente de la armadura plateada —Soy Ezequiel, soy el “Ejecutor de Plata”.

 

Si los “Afligidos” representaban las fuerzas de mayor numero ejerciendo el rol primordial de ser tanto la vanguardia, el asalto y la defensa, los “Ejecutores” serian el equivalente de los “comandantes”. Emanaban más poder mágico que el Afligido promedio, con la capacidad de hablar e interactuar con inteligencia, contaban con los dotes necesario para liderar grupos o escuadrones de estos seres a su mando.

 

—La presencia del Nexus en el continente de Sharya, ¿hace cuanto que operan aquí? -Pregunta Rozuel.

 

—¿De verdad crees que te daría esa información?, soy un EJECUTOR, mi deber es erradicar a los enemigos de “Nexus”, tú, debes ser erradicado, y tus aliados deben correr con el mismo destino -Declaro entonces el ejecutor de plata.

 

Crok y Riha apuntaron con sus armas a Ezequiel, luego de que este hiciese tales declaraciones, su hostilidad estaba más que confirmada, era un enemigo y no uno cualquiera, Rozuel no podía evitar sentirse nervioso. El esper pensó que, si tuviera que enfrentarse a un “pez gordo” del Nexus, preferiría hacerlo contando con su equipamiento original, aquel que perdió cuando fue teletransportado de la zona prohibida hacia el reino de Quíatar.

 

—“Si llegara a enfrentarlo, ¿podría vencerlo con solo con lo que cuento de armamento?” -Se pregunto el ex-traficante de armas.

 

No contaba con granadas, o armas que pudieran categorizarse como “pesadas”, entre su arsenal actual, lo más poderoso serian la escopeta Tavor AS12 y la ametralladora PK, pero aquellas dos, ¿serian suficiente contra este “ejecutor”?. En sus recuerdos, su lucha contra Lecius no fue cosa sencilla, la manifestación de Myldark jugó un papel crucial a la hora de “vencer” a dicho oponente.

 

—“¿Qué harás mocoso?, ¿recurrirás a vencer a quien tienes frente a ti de la MISMA MANERA?” -El dragón hablo en su cabeza y le planteo aquella pregunta.

 

—“Je, quieres sacar provecho de la situación, ¿eh?, ¿Myldark?”.

 

—“Solo te ofrezco una buena alternativa, para equilibrar la balanza a tu favor” -El dragón oscuro argumento —“Si no crees poder lidiar con lo que tienes, ¿estás seguro de que es racional enfrentarlo en dichas condiciones inferiores?”.

 

El dragón tenia un fuerte punto, luchar con una oponente fuerte y no tener todo el equipamiento acorde para garantizar una lucha en condiciones de igualdad, podría resultar en consecuencia salir mal parado, o en defecto, morir. La muerte es de por sí, la más grave de los finales, el esper sabía que escoger entre alternativas que evadan aquel resultado sería lo más lógico. Pero se plantea entonces, “¿de verdad debo ceder mi voluntad al dragón oscuro?”, contaba con buenos aliados (Riha y Crok), si perdiera el control, aunque consiguiera vencer al ejecutor, si ellos fueran alcanzados por el “fuego cruzado” de tal estado, ¿seguiría siendo una victoria?.

 

Él estaría vivo, cierto, pero sus aliados a los que ha logrado entablar cierto grado de confianza al punto de permitirle empuñar sus creaciones (con cierto estimado de riesgo), podrían perecer. Perder aliados o compañeros para un aventurero no seria nada raro, pero para Rozuel es distinto, la Lupian y el hombre amazonas eran amistades difíciles de conseguir. No puede en toda Avalia encontrar con tal facilidad, personas con las que puede compartir sus armas de fuego, necesita confianza, necesita auténticos camaradas que cubran sus espaldas con la misma potencia en manos que él.

 

La Lupian es una adquisición sublime, sus habilidades en torno al acero, su capacidad de aprendizaje para empuñar las pistolas y el historial de sus acciones como aliada, era demasiada valiosa para perderla, y Crok, sería muy DIFÍCIL lograr encontrar a otro como él, no por su estatus como hombre amazona, sino como un Trotamundos capacitado profesionalmente en excelencia para empuñar armas de fuego. Es por ello, que sus aliados tenían un valor considerable, proteger su propia vida era lo primordial, pero también quería asegurar el bienestar de aquellos compañeros que le siguen.

 

—“¿Qué harás mocoso?, tu enemigo no aguardara a esperar tu elección por siempre” -El dragón volvió a plantearle la misma cuestión.

 

—“Jejeje… eres incorregible, Myldark” -Opino su usuario —“No puedo arriesgarme a perder más de lo necesario, mi vida esta en juego, pero eso no significa que no de la pelea necesaria para mantener su pulso latiente”.

 

—“Oh, ¡Jajaja!… eres un engreído, mocoso, pero me agrada tu espíritu de perseverancia” -El dragón oscuro le elogio —“Pero no creas que te dejare morir tan fácilmente, si pierdes y yaces al borde de la muerte, entonces tomare el control, ¿lo sabes?” -Myldark le advierte —“No puedo permitirme caer en manos de estos a quienes llamas el Nexus, no me convertiré en un juguete para sus fines, sea cual sea”.

 

El esper apunto con el rifle de asalto a la hostil figura del ejecutor, Ezequiel, a pesar de tener a los tres con sus armas apuntando a su persona, no se inmutaba en lo más mínimo.

 

—Lo que mi hermano no pudo, yo lo hare, me encargare de eliminarte personalmente, Rozuel Drayt -Aseguro Ezequiel.

 

—Lo harás sobre mi cadáver, engendro -La loba proclamo.

 

—Que sean sobre dos -Crok expreso.

 

—Hazlo -Ordeno Ezequiel.

 

Ante tal orden emitida, los tres se muestran confuso, porque no había nadie a su lado y evidentemente no fue pronunciado para ellos, entonces la pregunta es, ¿a quién dirigió aquella palabra?.

 

—¿¡Pero de…!?

 

El esper lo nota enseguida, bajo sus pies se había manifestado un circulo mágico, de la misma forma y tamaño, se convoca uno también sobre Ezequiel, los dos emiten grandes concentraciones de energía y provocan un haz de luz. Crok y Riha con cegados momentáneamente, al retornar su vista a la normalidad, se percatan de la ausencia de Rozuel y el ser de la armadura plateada.

 

—¡No esta!, ¡Roz ha desaparecido por completo!, no puedo percibir rastro de su presencia en las cercanías… simplemente, desapareció en un instante -Clamo una angustiada Riha.

 

—También lo hizo el rarito de plata, estos son graves problemas -Opino un preocupado Crok.

 

—¡Tenemos que buscarlo!, tiene que haber sido llevado por esa dirección.

 

La Lupian señala la puerta doble azul, misma por el que Ezequiel llego, era fácil intuir que estaba conduciría fuera del pasillo de la mazmorra dado a la diferencia en aspecto con las demás puertas. Cuanto la loba estaba próxima a correr hacia dicha dirección, cesa toda intención, cuando oye sospechosos sonidos provenir de allí mismo.

 

—Se acerca… no uno, ¡varios! -Advierte ella.

 

Seres de armaduras de carnosos aspectos rojizos, brazos y piernas fornidas de músculos que palpitaban como un corazón, un inhumano cráneo era su cabeza, fauces de bestias amarillentas y en su rostro denotaba un ojo color negro con numerosas venas alrededor suyo. Sus manos y pies, tenían garras tan largas y afiladas, que nada tenían que envidiar a hojas de espadas o cuchillas, llegaban en números de 5, luego 9 y una docena de ellos hizo acto de presencia en su totalidad.

 

—Buscarlo no va a ser una tarea sencilla, desgraciadamente -Suspiro el hombre amazona con exasperación —Ya has enfrentado a esas cosas antes, ¿no?.

 

—Si, son duros, pero no invencibles.

 

—¿Algún consejo para lidiar mejor contra estas cosas?.

 

—Tienen una especie de “núcleo” dentro de su cuerpo, casi ubicado mayormente en el pecho, si este es destruido, ellos mueren en el acto.

 

—¿”Núcleo”?,  ¿será esa cosa con un aspecto de un corazón cancerígeno?, bueno… eso me bastara para no derrochar más munición de la necesaria.

 

Un fuerte rugido se oye provenir también de la misma dirección de donde tales Afligidos salían, de repente la criatura responsable de emitirlo no tardo en manifestarse ante la Lupian y el hombre amazona. Un ser de cuatro metros, tenia un torso con la apariencia de una armadura carnosa tonificada rojo y negro, como miembros superiores e inferiores de musculatura exagerada, no tenía garras presentes en manos o pies, pero lo más llamativo era su cabeza.

 

Aquella monstruosidad tenía el cráneo de un bovino, con tres pares de ojos ennegrecidos separados entre sí, cada ojo tenía dos pupilas rojizas, todas se movían a un ritmo anormal y miraban fijamente al dúo armado con armas de fuego. El techo del pasillo de la mazmorra tenia una altura de 5 metros, la criatura ocupaba 4 de la distancia necesaria y se situó a espaldas de las demás monstruosidades, erigiéndose como el líder de ellos.

 

—Y yo creyendo que no podría haber algo más horrible que una araña -Manifestó el hombre amazona con aversión hacia dicho ser.

 

—Nunca antes había visto a ese tipo de criatura antes, pero tiene el mismo tamaño que ese ser del martillo pesado descomunal… -Aclaro la Lupian

 

—Este no tiene ningún arma en sus manos, o garras en su defecto como los demás, ¿no es eso algo bueno? -Añadió Crok.

 

De repente, la criatura de cráneo de bovino abre la palma de su mano derecha, un liquido grisáceo surge de esta, se extiende como si gelatina fuese y adopta una forma, un látigo de descomunal tamaño adoptado para el monstruo de seis ojos, quien lo empuña con ambas manos. La cuerda tenia incrustados numerosos pinchos metálicos en esta.

 

—En serio me estoy planteando a empezar a no abrir la boca de más, de veras… -Se mofa Crok de sí mismo.

 

El ser gigantesco ataca con el látigo, este se mueve en línea recta arrastrándose por el suelo hacia Riha y Crok, los dos fácilmente con hacerse a un lado consiguen evadirlo, solo para observar como aquel látigo deja un camino de fuego por donde pasa. La cuerda retorna a su usuario, de la punta de los pinchos sobresalían llamas en esta, era el origen del fuego que dejaba dicha arma en su avance.

 

Tal demostración de poder de aquel Afligido, hizo que el dúo estuviera bajo presión, no solo tenían que lidiar con una docena de la versión regular de aquellas abominaciones, sino también, de aquel látigo de daño ígneo de la criatura con cráneo de bovino y múltiples ojos.

 

__________________________________________________________________

 

Rozuel miro confuso a su alrededor, se encontraba en una extensa área totalmente vacía, de cada lado había puertas, por la distancia se calculaba que estaban distanciadas unos 100 metros, incluso la distancia del techo de la habitación llegaba a medir 12 metros de altura. En frente suyo, se encontraba Ezequiel, mirándole fijamente inmóvil.

 

—Me separaste de los demás, ¿este era tu plan desde el principio? -Pregunto él.

 

—Esta zona fue creada con la finalidad de lidiar con los intrusos, personalmente bajo mi hoja -Revelo el ejecutor —En cuanto a tus aliados, me he asegurado de que sean eliminados por mis subordinados.

 

—Y quien ejecuto aquella magia que nos teletransporto, ¿fue ese desquiciado de los lentes de metal?.

 

—“Adoro el mérito, pero yo solo lo utilice, la fuente que hizo posible ese hechizo es gracias a mis preciados aliados” -Aclaro Alnayits con su voz resonando en todo el lugar.

 

No era difícil intuir que la orden de Ezequiel “Hazlo” había sido dirigido al Muhaqdad, pero tal obra mágica era posible gracias al Nexus, “la apostata”, la guarida personal de Alnayits, había sido lo bastante moldeada por tales “aliados”. Rozuel le hecho un vistazo a las dos puertas muy alejadas entre sí que había en la habitación, una tenia un color azul igual a la puerta doble de la mazmorra, la otra era de un blanco profundo.

 

—Todo intento de escape es inútil, las puertas han sido bloqueadas con magia para que nadie pueda entrar o salir -Aclaro Ezequiel —El hechizo de bloqueo solo puede ser removido cuando uno de los dos muera.

 

No por nada el mismo ejecutor dejo en claro que tal habitación fue creada para la erradicación de los intrusos, cortar todas sus vías de escape era de un pensamiento lógico. El esper no tenia otra opción, la lucha era inevitable, y toda el área a su alrededor, era en si un campo de batalla preparado con anticipación.

 

—Prepárate, Rozuel Drayt.

 

El ejecutor al proclamar aquella declaración, manifiesta un escudo plateado cuyo diseño recordaba a un pavés, pero su tamaño y grosor eran mayor, pese a ello, aquel ser lo sostenía con solo su izquierda. En su mano derecha, crea una espada plateada con un exagerado tamaño de 4 metros y un groso de ancho de 50 centímetros, empuñándola con relativa facilidad con solo esa misma mano.

 

Las armas invocadas por Ezequiel irradiaban una notoria cantidad de magia, el ejecutor como tal era un ser con una gran reserva de mana, como era de esperar, se podría conjeturar que la tal “Madre” creo a entidades como él, para ser por excelencia seres dotados de gran magia. El esper con su AK-47 en manos, se dispuso ir con todo, equipándose con la mejor armadura posible.

 

—¡Intense Iron – Modo Juggernaut!.

 

Una gruesa armadura negra cubre al muchacho, su corpulencia se manifestaba en torso, cintura y extremidades superiores e inferiores, el casco adopta la forma del diseño del casco militares de su mundo moderno natal, las iniciales “ML” se graban en la frente. El ejecutor adopta una postura, poniendo un pie en frente y otro atrás, con el escudo adelante y la espada en alto atrás.

 

En solo segundos, Ezequiel toma la iniciativa y se lanza al ataque a una sobrehumana velocidad, pero Rozuel responde en el acto y dispara con el rifle de asalto en modalidad automática. El ejecutor se detiene en un parpadeo, su gran escudo emite mana a grandes a grandes concentraciones, un muro de energía se manifiesta en su frente cuyo rango cubría todo su cuerpo.

 

Las balas golpean el muro, pero estas eran rechazadas por tal por tal protección de naturaleza mágica y desviada hacia otra dirección con casi todo su poder cinético disminuido. Todo el cargador es disparado hasta quedar vaciado, ninguna bala había conseguido atravesar su defensa mágica, tal grado de poderío defensivo capaz de resistir las balas del AK-47 le recordó a alguien.

 

—“Es como mi enfrentamiento contra Aarón Ainz Rysther” -Pensó el esper.

 

El mago SS era capaz de crear escudos de mana lo suficiente concentrados para repeler las balas del rifle de asalto, y este ejecutor tampoco era la excepción, sin problemas, pudo lidiar contra un cargador entero del AK-47, demostrando la fiabilidad de su defensa sobrenatural.

 

—Tal artefacto, sin duda su poder es considerable, pero no bastara para acabar conmigo -Declaro Ezequiel.

 

El muro de energía invocado por Ezequiel desaparece y el ejecutor vuelve a continuar su avance, el esper intenta recargar su arma, pero el tiempo no estaba a su favor, su oponente estaba próximo a alcanzarle.

 

—“¡Maldición!, su velocidad fácilmente supera al Modo Juggernaut” -Pensó con inquietud el esper.

 

El Modo Juggernaut era su armadura de mayor protección y con la cualidad de aumenta aún más sus capacidades físicas como su fuerza, pero en términos de velocidad, era el más lento y menos ágil. El ejecutor desplaza su espada con el gesto inminente de utilizarla, Rozuel se percata de que este miraba fijamente al rifle de asalto.

 

—“¿Apunta para destruir mi arma?” -Exclamo en sus pensamientos analizando las intenciones de su inhumano oponente.

 

Mientras retrocedía, llevaba el rifle a su espalda para evitar ser alcanzado por Ezequiel, pero el ejecutor le sorprende, llevo su hoja en realidad para apuntar a su cuello.

 

—“Era una finta…”

 

Una acción de amago con la intención de engañarle, le hizo creer que apuntaba a destruir el AK-47, haciendo que el propio Trotamundos mientras intentaba evadirle, prestara atención en alejar su creación de la espada. Pero en realidad, el ejecutor iba por una zona vital del Trotamundos, no su corazón o cráneo o sus pulmones, eligió en este caso su cuello.

 

—“No tengo forma de evitarlo… ¡va a alcanzarme!”.

 

Era inevitable, la distancia y la velocidad de reacción estaban en su contra, la espada impactaría contra su cuello.

 

Continuara…

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.