Metalord Revolution 218 PROPUESTA DE RENDICIÓN

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

—Un intento inútil -Opino Ezequiel —No importa que artilugios uses contra mí, jamás conseguirás atravesar…

 

Un sonido sospechoso se oye a sus espaldas, de repente ruidosos disparos provienen de su retaguardia, acto seguido, sus brazos, piernas son acribillados, pulverizados por una fuerza descomunal que perfora tanto su armadura como carne. Su espalda tiene recibe el mismo grado de daño, solo su cabeza permanece intacto, una inusual sangre gris es expulsada de sus heridas, sus tejidos por dentro tenían un color rojo y blanco (más lo segundo), pero su sangre tanto interna como la perdida, eran de un fuerte gris. Rozuel Drayt se había desplazado por su retaguardia, y armado con la ametralladora PK, disparo sin contenerse contra un desprevenido Ezequiel.

 

La espada y escudo del ejecutor desaparecen (al igual que el escudo de energía), el plateado ser cae rendido al suelo en posición boca arriba, con una mirada de estupefacción, pese a la gravedad de sus heridas, el escurrir de su sangre con la tos, aquella desgarradora emoción de asombro carcomía su cabeza.

 

—Ilógico… mi defensa… ¿derrotado?… -Hablo un moribundo Ezequiel.

 

El responsable de tal magnitud de daño, era el mismo Rozuel Drayt, aquel joven se había movido a sus espaldas sin que el propio Ezequiel se diera cuenta, luego miro el “Escudo Búnker” desde la posición en la que se encontraba. Observando un poco más arriba de dicha estructura, a 3 metros y medio de altura, había un agujero en su dichosa pared de metal.

 

—“¿Se escabullo a mis espaldas por ahí?” -Pensó el ejecutor —“Entonces… ¿cómo pudo usar su otra arma a la vez?…”

 

Miro el agujero en donde el cañón del vacío AK-47 le apuntaba, aquella arma disparaba sin piedad contra su persona, pero para que tal hecho ocurriera, era necesario que alguien operase de esta, a no ser…

 

—Usaste aquella arma como un señuelo… te escabulliste a mis espaldas mientras esta actuaba contra mi defensa… y me tomaste desprevenido… -Dedujo el ejecutor moribundo.

 

—Tu defensa parece casi invencible, pero solo lo es desde un ángulo -Declaro el esper —Tu frente está bien protegido, pero tu retaguardia y costados son otra historia -Explico —Desconozco si eres capaz de invocar ese escudo tuyo desde otras direcciones o de manera omnidireccional, opte por un ataque desde donde no pudieras verme.

 

A riesgo de que su oponente pudiera invocar aquella problemática defensa desde otras direcciones, Rozuel enfoco todo un movimiento en un solo intento, la maniobra del señuelo solo fue factible gracias a su don como esper.

 

Fue solo en cuestión de segundos, cuando el “Escudo Bunker” salió en escena y consiguió repeler la espada cargada de magia del ejecutor, en ese preciso instante, fue que su plan se puso en marcha. Dentro de su equipamiento, además de armas y munición, cargaba también (en forma de canicas) con una cierta dotación de metal extra en caso de usarse para situaciones de emergencia (la creación de munición era solo el ultimo uso de este).

 

Mientras se encontraba atrás del “Escudo Bunker”, hizo dos creaciones con un par de trozos de metal, del primero creo un soporte que llegara a la altura de sus brazos al sostener un rifle de asalto, con este lo adhirió a su AK-47. Su segunda creación fue una cuerda hecha de metal, una que desde un lado ato al gatillo del rifle, mantuvo la modalidad del rifle en automático, checando que el cargador estuviera completo y luego creo un agujero que abarca el cañón del rifle AK-47 y ser visto fácilmente por su oponente.

 

Ezequiel reaccionaria poniendo a la defensiva e invocando su escudo, Rozuel salta y se adhiere a la escultura metálica a una altura de tres metros, mientras crea un segundo agujero el cual usaría para escabullirse, jala de la cuerda metálica y acciona el gatillo del AK-47. El segundo agujero se forma, el rifle de asalto dispara, adhiere la cuerda sobre la pared del “Escudo Bunker” manteniendo la presión sobre el otro extremo de la cuerda al gatillo.

 

Eventualmente es escabulle y mientras el ruido de los disparos del rifle persistía, consigue en sigilo saltar y aterrizar a espaldas del ejecutor, Ezequiel estaba tan concentrado sensorial, visual y auditivamente en su frente, que jamás sospecho que su rival se dirigía a su retaguardia, dado a que en todo momento siempre pensó que era él quien dispara del arma tras el “Escudo Bunker”. Con la ametralladora PK acoplada en su espalda, la desenfunda, apunta al distraído ejecutor y dispara.

 

Además de la debilidad de invocar su defensa casi perfecta para una dirección, Rozuel se percata de que el ejecutor cuando debe defenderse para manifestar dicho escudo, debe cesar toda ofensiva. Mientras se defendiera, estaría únicamente concentrado en ello y no habría tiempo para una reacción a un ataque por la espalda, el esper uso aquellas dos debilidades del ejecutor a su favor.

 

—Esa puerta… -El esper mira fijamente la puerta de blanco profundo.

 

Dos puertas muy alejadas entre sí yacían en la habitación, la de blanco profundo y la segunda de azul, aquella segunda al esper le recordó la puerta doble de la mazmorra, ¿podría llevarle a donde se encuentran Riha y Crok?.

 

—No te mereces tal honor, pero en vista de los hechos, dejare que la conozcas… -Hablo el derrotado ejecutor.

 

—¿Eh?, ¿de quién hablas?.

 

—De “Madre” -Expuso Ezequiel —Si cruzas la puerta de blanco, podrás estar ante su gran presencia, tus ojos no merecen tal placer, pero esta será una excepción hacia ti, Rozuel Drayt.

 

—Oh, esa tal “Madre” es quien lidera al “Nexus”, ¿no?, que este aquí en persona…

 

—Humano incrédulo, Madre está aquí, “pero no realmente aquí”.

 

—Ya veo, con que solo es una mera manifestación suya.

 

Rozuel recordó a la “proyección mágica” que Lecius utilizo para infiltrarse al núcleo de la reliquia del “Corazón del Oasis”, podría la tal “Madre” encontrarse allí mismo de la misma manera, presente en imagen, pero no físicamente en cuerpo. Pero sin duda, conocer la cara de la regente y líder del “Nexus”, era sin duda algo tentador, por su mente, el joven pensó en que muchas dudas podrían ser contestadas por la boca de la tal “Madre”. Además de que, si tal figura hostil se encontraba allí, sin duda entonces daría con el “Taller” donde fabrican a los Afligidos en este reino.

 

—“No puedo negar que sería bastante interesante saber cómo es esa tal Madre” -Pensó el esper —“Pero lamentablemente tendré que dejarlo para después”.

 

Su prioridad ahora eran Riha y Crok, aunque el ejecutor fue vencido, el Muhaqdad Alnayits sigue vivo y en las cercanías, solo su derrota garantizaría el bienestar de todos, solo entonces, podría cruzar aquella puerta blanca y conocer a la tal “Madre”.

 

—Tendré que dejar ese “honor” de conocerla para después, no puedo permitirme morir aquí, ese Muhaqdad es el siguiente, en cuanto a ti, muérete de una vez y no vuelvas a incordiarme, fenómeno de hojalata plateada -El esper se burla de su derrotado enemigo.

 

—Ser primitivo… la muerte para tu raza será algo permanente, pero en mi caso, solo es un “estado”, volveré por la mano de “Madre” -Afirmo Ezequiel.

 

—Espera, me estás diciendo que a pesar de vas a morir AHORA, ¿igual puedes regresar como si nada DESPUÉS?.

 

El ejecutor en silencio cerro sus ojos, de su cuerpo de repente empezó a surgir numerosas grietas, tanto sobre la armadura como su parte orgánica, las grietas pulverizaban todo su ser y lo convertían en partículas luminosas que flotaban unos pocos metros en el aire y desaparecían por completo sin dejar rastro alguno. Incluso aquella inusual sangre gris suya, también termino convertido en partículas y desapareciendo, literalmente, borro toda existencia física suya al morir. Aquella pregunta plantada por el esper, nunca fue respondida.

 

—Parece que, si volverá a reaparecer más adelante, maldita sea… empiezo a sentir más lastima por el Rozuel del futuro que del presente -Suspira el esper con cierta decepción.

 

El ejecutor desapareció, Rozuel tenia la vía libre, dos caminos estaban en frente de él, el primero a la puerta azul que podría llevarle con sus compañeros, el segundo, la puerta de blanco profundo, que según en palabras de Ezequiel, podría conocer aquella a quien proclamada como “Madre”, le eminencia líder del Nexus.

 

—Tengo que ayudar a Riha y Crok.

 

Al escoger su opción, retira el Intense Iron Modo Juggernaut de su cuerpo, al ser la armadura con mayor protección y quien le propina más aumentos sobrehumanos de cualidades físicas, también es la que consume más ESP en su mantenimiento. El esper guarda la ametralladora PK y la escopeta Tavor AS12, al retornarla a la dos en forma de canica dentro de uno de los bolsillos del cinturón de cuero, acto seguido, toma el AK-47 retirando tanto la cuerda y el soporte (convierte a ambos elementos en una canica que guardar en uno de los tantos bolsillos).

 

Con el AK-47 en manos, la recarga, pero había un problema, el “Escudo Bunker” para convertirlo en canica, le toma más de diez minutos (la ultima vez le tomo 17), lo que le haría perder considerable tiempo. Pero sabiendo que después regresaría allí para conocer a esa tal “Madre”, entonces confiaba en que lo recogería más tarde.

 

Mientras se marchaba, al otro lado de la puerta blanca, desde aquel lado, era posible ver a través de este, la puerta actuaba como una especie de espejo unidireccional, mientras de afuera se observaba la puerta, por dentro, se la veía como una ventana abierta con la vista de la habitación en frente. De esta manera, con incauta ignorancia, nadie sospecharía que, desde el otro lado de la puerta, alguien podría estar observándoles.

 

En este caso, había alguien, una silueta se acerca armado con un arco, pronto la figura se revela como una muchacha de una cabellera verde oliva, vistiendo un traje de tela ligero. El oído izquierdo de la muchacha, estaba vendado, el orificio totalmente cubierto, producto de una lesión acústica severa.

 

—“¿Por qué esta aquí?” -Pregunta alarmada la joven —“¿dónde está Ezequiel?… ¿acaso pudo derrotarlo?”.

 

La muchacha había aparecido segundos después de que el ejecutor “muriera”, ella conocía bastante bien al joven esper, pues ya tuvo la ocasión de su reencuentro no hace mucho, el resultado de aquel ultimo acontecimiento, dejo al Trotamundos con un brazo izquierdo artificial y en la muchacha una lesión acústica grave en su oído izquierdo. La joven mantenía la posición, al ver como el muchacho se marchaba por la puerta azul, su intranquilidad disminuye de a poco.

 

—“Esta marchándose, pero tengo un presentimiento, él volverá” -Aseguro la joven en sus pensamientos —“Por la ama Alice, y esta alianza, debo proteger este lugar”.

 

 __________________________________________________________________

 

Al cruzar la puerta azul, dio con un estrecho pasillo con unos cortos escalones para dar con otra puerta del mismo color, al atravesar esta, fue que dio con una habitación diferente a la anterior. Muchas estanterías se encontraban apilados sobre la pared, una fina mesa hecha para la escritura como lectura, a su lado se encontró con numerosos pergaminos colocados sobre un soporte, el lugar era bastante espacioso, por el decorado recordaba a una biblioteca.

 

—Para ser un erudito loco e inteligente, sabe darse el gusto con la decoración -Opino Rozuel.

 

El diseño de las paredes delataba un trabajo hábil por parte del artesano responsable, estatuas pequeñas y grandes yacían decoradas sobre la propia pared o colocadas sobre un pilar, querubines, gárgolas y dragones eran el tema escogidos en las estatuas. Cuadros pintados de ilustres figuras decoraban la habitación, Rozuel desconocían quienes eran, supuso que quizás eminencias o personajes históricos del reino de Quíatar.

 

Había un cuadro más grande y mejor detallado que al resto, en él, se encontraba pintado el retrato de un hombre de avanzada edad, de un inusual cabello gris con bigote del mismo color, ese mismo color de cabellera era el que tenía también el Muhaqdad Alnayits. Pronto, la puerta por donde Rozuel ingreso se cierra por si sola, y una estantería la cubre automáticamente, ocultando toda evidencia de que hubiera una allí.

 

—¿Aquello era una habitación escondida? -Se pregunto el propio Rozuel Drayt.

 

Buscando otras puertas, encontró con tres de ellas, una de azul, una de amarillo y la tercera de verde, la de azul supuso que llevaría a la mazmorra por excelencia, en cuanto a las demás, lo sabría a su tiempo. Cuando se dispuso a ir por la puerta escogida, un repentino dolor se produce en torno a su ojo derecho.

 

—Arde… duele como si fuego envolviera mi ojo…

 

Un gran ardor se manifiesta sobre su globo ocular derecho, como si este fuera victima de un intenso calor, la pupila enseguida adopta un cambio, tomando una forma de hendidura vertical.

 

—¿¡Que demonios me pasa!? -Exclama adolorido y Desosegado.

 

La visión de su ojo derecho cambia, observando partículas de mana en el aire, aquella forma de visión era exactamente igual a la de la vez en aquella ocasión que le fue prestada por el mismo Myldark, en su batalla contra el Muhaqdad Yusuf Ahja Zad´tyk.

 

—¿¡Myldark!?…

 

—“No he sido yo” -Declaro el dragón —“¿Cómo has manifestado mi visión sin mi permiso?, ni yo puedo entender que está ocurriendo”.

 

Los sentimientos de confusión del dragón eran auténticos, el propio esper estaba abrumado por tal fenómeno, en su combate contra el ejecutor sucedió algo similar, salvo su vida, pero no deja de ser extraño e incómodo. La visión le revela que el estante que escondía la puerta a la habitación en donde lucho contra Ezequiel, era escondido mediante magia.

 

Uno de los libros emitía un notorio brillo en forma de aura, dicho objeto estaba enlazado con toda la estantería en sí, lo que al moverlo o accionarlo como si de una palanca se tratara, este haría que la estantería se hiciera a un lado. Tal enlace del libro, incluso se extendía desde el otro lado, más concreto sobre la manija de la puerta, de modo que si estaba cerrada, al tocar la manilla esta haría mover la estantería automáticamente.

 

—¿Qué es eso?…

 

La vista pronto le mostraría un punto interesante, una cantidad de magia era emanado de manera sutil y oculta detrás de una estantería, pensó al instante que podría tratarse de otra habitación secreta, pero en esta no había libro anclado a dicho estante. Las partículas de magia concentradas fuertemente, formaban una pared, una puerta escondido, pero de diferente forma.

 

Utilizaba más magia que la puerta de la habitación que conducía hacia la posible guarida de la tal “Madre”, era obvio la prioridad de querer ocultar dicha habitación, a pesar de que utilizaba una mayor concentración de mana, no podía ser percibido por el muchacho, pero si visto gracias a la visión de dragón manifestado involuntariamente. Pero una pregunta es planteada a la mente, ¿qué era lo que escondía detrás de aquella habitación secreta que parecía darle más importancia en su mecanismo de ocultación que a la propia puerta donde yace la habitación con el camino hacia el “Taller” del Nexus?.

 

—Lo que sé que esconda allí debe ser valioso, pero no tengo tiempo para corroborar que es, Riha y Crok son la prioridad ahora.

 

El dolor en su ojo desaparece, pronto su pupila regresa a la normalidad al igual que su visión, aun no comprendía porque tal fenómeno ocurrió en su cuerpo sin su voluntad o la del propio Myldark, pero ignoro aquello para dirigirse a la puerta azul.

 

—“Has conseguido vencer al propio ejecutor” La voz de Alnayits resuena en la habitación —“Decir que estoy asombrado con tal resultado, seria quedar corto ante tal abrumador hecho”.

 

La declaración de Alnayits da por lógica, que, aunque no se encontraba presente en las cercanías, era capaz de ver lo que ocurría en su guarida “La Apostata”.

 

—El subnormal plateado es historia, tu sigues -Declaro Rozuel.

 

—“Jejeje, ciertamente Ezequiel era alguien de gran poderío, pero no cometeré ese error, de confrontar de la misma manera contra alguien de formidables artefactos de combate no mágicos”.

 

Rozuel había llegado a la manija de la puerta azul, pero ante tal declaración del Muhaqdad, ceso sus pasos, las palabras del peligroso investigador no eran para menos.

 

—“Me costará varios de mis preciados subordinados, pero valdrá la pena conseguir la victoria, al eliminar a tus compañeros y capturarte con vida” -Expuso Alnayits —“No hay duda alguna, en tu cabeza, en tus recuerdos, puedo sentirlo… alberga un conocimiento único, ¡lo necesito!, ¡lo quiero!, ¡A TODA COSTA!” -Hablo con gran entusiasmo haciendo pausa un momento —“Muerto no puedo hacerme con tal preciado… tesoro”.

 

—No serias el primer desquiciado que quiere algo de mi por la fuerza, antes muerto que dejar que te hagas con ellas -Aclaro Rozuel Drayt.

 

—“Si hablas de tus artefactos de combate, si, son interesante, pero también se que no son la única cosa en temas de conocimientos que posee y son de MUCHO interés para mi” -Explico el Muhaqdad —“Solo miro tu brazo izquierdo, al principio pensé que solo era un ordinario guantelete mágico de hierro, pero al echarle un vistazo detenido, no había duda alguna, ese miembro de metal tiene algo anormal, un fenómeno único…”

 

La declaración de Alnayits hizo que Rozuel se pusiera algo nervioso, pero mantenía la calma, disimulaba esa intranquilidad interna, no por nada lo que el investigador había descubierto era poca cosa. Aquella “anormalidad” a la que él se refería, el propio joven esper ya tenía una ligera idea.

 

—“Ese brazo es producto de magia, pero también… ¡de algo más!, ¡mucho más!, no se que es… pude ver la magia que conforma en torno al objeto, ¡pero también algo incierto la une a esta! -Un exaltado Alnayits hablaba con gran pasión —“¿Qué era eso?… fue lo que me pregunté al instante en que lo vi, no podía sentirla, y tampoco a la propia magia que la une, ¿cómo era posible?, ¡tenia que haber una explicación!, con un gran grado de capacidad sensorial era posible verlo, ¡pero no sentirlo!” -El investigador hace pausa un leve momento —“Fue entonces que pensé y me plantee la siguiente pregunta, ¿es posible que exista otra fuente de energía semejante al mana?”.

 

Al plasmar aquella incógnita, Rozuel se estremeció en lo más recóndito de su ser, la interrogante del Muhaqdad era una clave como pista para descubrir sobre la existencia de otras fuentes de energía con conceptos similares al mana, por ejemplo, el PSI de los esper. Que alguien con la suficiente sed de conocimiento se hiciera con tal descubrimiento, más aun, alguien que colabora con el Nexus, el investigador Alnayits, empezó a volverse en una amenaza lo bastante potencial no solo para el propio Roz, sino también para Avalia.

 

—“Rozuel Drayt, te considero un individuo sumamente valioso, sinceramente, no albergo deseos de hacerte daño, deseo resolver esto sin el innecesario derramamiento de sangre, tanto que quiero hacerte una propuesta”.

 

—Paso, ninguna propuesta de alguien tan loco como tú y que colabora con el Nexus, puede salir mínimamente bien, hasta darle mi alma a un demonio por solo un misero Rubre, suena una oferta más tentadora -Opino el propio Rozuel.

 

—“Mi colaboración con el Nexus es solo por mero interés personal, pero en ti, albergo un interés aun mayor, si te dijera que estoy dispuesto a traicionar al Nexus, y permitir a tu gente y a ti sobrevivir, ¿qué dirías?”.

 

—Oh claro, porque si la propuesta me lo dice el sádico sabiondo que puede leer tu cabeza metiéndote la mano en la frente, suena tan creíble y reconfortarte -Con un tono burlón el esper su opino brindo.

 

—“¿Y si te diera un buen motivo para no insistir en confrontarme?”.

 

—Je, claro, ¿qué puede ser peor que someterse a alguien que te ve como un espécimen de experimento?.

 

—“¿Qué tal contra alguien cuya lucha es una derrota segura?”.

 

—Tu amigo el fenómeno de plata pensó lo mismo, mira donde esta, extinguido… por ahora.

 

—“Ya te lo he dicho, no cometeré el error, que el propio Ezequiel pago con su vida” -Replica Alnayits —“Déjame enseñarte a que me refiero, ¿ves la puerta amarilla?”.

 

El Muhaqdad le dio indicaciones a Rozuel de cruzar la puerta amarilla, aquello sonaba como una trampa, aunque el propio investigador declara que no se trataba de ninguna artimaña preparada, eso solo hizo dudar aun más al propio esper.

 

—“Si quieres saber porque luchar contra mi es una causa perdida, lo sabrás

sí cruzas esa puerta”.

 

Después de la platica sostenida con el propio Alnayits, le era difícil no poder ignorar aquello a que se refería, por lo que Rozuel Drayt opto por asumir ese riesgo, armado con el rifle de asalto, se acercó a la puerta amarilla. Se equipo con Intense Iron en “Modo Knight”, abrió la puerta con el rifle apuntando al frente y se adentró a la habitación lentamente con su arma en alto.

 

La habitación a la que termino era más pequeña que en la anterior, a solo unos tres metros había una plataforma de metal, al lado de dicha plataforma (pero fuera de esta) se encontraba una rueda de hierro con un cristal azul incrustado en el centro. Mientras a solo un metro de Rozuel, sobre la pared yacía una estatua de una doncella de túnica que sostenía una esfera de piedra en sus manos.

 

—“Acércate a la estatua de la doncella, toca la esfera de piedra y concéntrate como si activaras un artefacto mágico, incluso con un no mago, se activará” -Fueron las indicaciones das por Alnayits.

 

—¿Se “activara”? -Pensó en voz alta el propio esper.

 

Con sumo cuidado y precaución, Rozuel se acerco lentamente a la estatua de la doncella, y con su mano derecha toco la esfera de cristal, se concentro como si sostuviera un artefacto mágico para “activarlo”. De repente un círculo mágico surge en torno a la dicha esfera de piedra, pronto aquel objeto cambia de estado, deja de verse como una mera esfera hecho de piedra, para cambiar a uno de cristal.

 

—“Observa la esfera, mira atentamente lo que refleja” -Le indico Alnayits.

 

La esfera reflejaba una especie de pequeño oasis, con palmeras a su alrededor, pronto la imagen de esta enfoca a una persona ubicada a varios metros alejada de dicho terreno, estaba parado justo en el desierto, mirando en dirección hacia donde la imagen era mostrada.

 

—“¿Puedes verme?, levantare mi brazo izquierdo”.

 

El sujeto reflejado en la esfera levanta el brazo izquierdo, lo que revela que aquel individuo era el propio Muhaqdad.

 

—“Lo que estas observando, es un dispositivo mágico que permite filtrar imágenes en tiempo real a distancia entre dos objetos similares, una esfera yace en tu mano, otra sobre una palmera, gracias a la segunda, eres capaz de observar el terreno a su alrededor desde la primera” -Explico Alnayits —“Lo utilizo siempre como una forma de corroborar quien se acerca a mis dominios, sin necesidad de poner un pie afuera de la Apostata”.

 

Lo que el Muhaqdad acaba de enseñarle a Rozuel, era una especie de cámara de seguridad mágica, la esfera ubicada afuera hacia del emisor y la del interior del receptor. No había sonido en la imagen en tiempo real y la resolución era bastante lamentable, por no mencionar del gran consumo mágico que desprendía en su utilización, la estatua misma estaba cargada de cristales de mana los cuales se ubicaban discretamente en la espalda del mismo, que eran consumidos para mantener activo tal habilidad mágica y siendo fácilmente percibidos mientras eran utilizados.

 

—¿Qué se supone que ibas a mostrarme?.

 

Pronto la imagen capta a un grupo de docenas de individuos movilizarse a espaldas de Alnayits, la esfera pronto refleja su vista en los alrededores, docenas y más docenas de individuos se habían manifestado en los alrededores, pero no era todo. Más de cien criaturas aladas de aspecto reptilitos sobrevolaban la zona, pronto la docena de hostiles terrestre se convirtió en cientos y cientos de ellos, y al cabo de nada, dos barcos voladores de guerra se muestran en los cielos.

 

—¿¡Un ejército!? -Exclamo con incertidumbre el propio Rozuel.

 

No solo terrestre, sino también aéreo, el Muhaqdad Alnayits se encontraba apoyado por una considerable cantidad de fuerzas de combates a su lado.

 

—“Con los barcos de guerra, en total son 1002 unidades de combate, por cierto, mis preciados navíos de guerra cuentan con al menos 4 cañones mágicos, y mis soldados, Afligidos creados personalmente para mi uso y algunas criaturas elaboradas por mí mismo” -Expuso el Muhaqdad la conformación de sus fuerzas.

 

Los soldados ordinarios ya eran una cosa, pero una fuerza de cientos de Afligidos era otra más problemática, sumado a la presencia de hostiles aéreos, aquello que el investigador le revelo, fue la “motivación” para que Rozuel desistiera de toda resistencia.

 

—“Bien, después de haber visto todo esto, ¿sigues decidido en querer luchar contra mí?” -La volvió a plantear el investigador.

 

El propio Rozuel estaba sin palabras, sus manos temblaban, no por miedo, sino de frustración, la fuerza militar del Muhaqdad había rodeado el área del cual él y su grupo necesitaban si o si atravesar para salir de la Apostada. Dicho de otra forma, una confrontación inevitable, en las que las posibilidades de victoria, no jugaban a favor del esper.

 

No podía contar con “Materialización” dado a que necesitaba una gran fuente de mana para que Myldark la convierta en PSI y poder hacer uso de dicha rama de su habilidad ESP. Además de que es consciente del que al campo donde se desenvolvería tal lucha, estaba lo suficiente abierto y expuesto al enemigo, en el caso del ejercito de Yusuf, los muros sirvieron como un medio para ocultar sus acciones, atacar a la fuerza hostil quienes aún se encontraban en sus posiciones y tomarlos desprevenidos con el “fosforo blanco”.

 

Aquí tal táctica no podría funcionar, pues, aunque consiguiera hacer uso de la “Materialización”, el fosforo blanco podría lidiar con buena parte del ejercito terrestre, aunque quedaba el tema de los enemigos hostiles, y por supuesto, del propio Alnayits, ¿podría el Muhaqdad guardar otra habilidad bajo la manga?.

 

—“Tu silencio me dice que necesita tomarte tu tiempo para meditarlo” -Agrego el Muhaqdad —“Dos horas” -Cito un estimado de tiempo —“Te daré dos horas para pensarlo, si te rindes, tus amigos y tú vivirán, si luchas, tu podrías sobrevivir, pero ellos morirán” -Reitero el investigador —“Escoge sabiamente, Rozuel Drayt”.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!