Metalord Revolution 219 LEVE ESPERANZA

Modo noche

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

—“Te daré dos horas para pensarlo, si te rindes, tus amigos y tú vivirán, si luchas, tu podrías sobrevivir, pero ellos morirán” -Reitero el investigador —“Escoge sabiamente, Rozuel Drayt”.

 

Un ejercito de 1002 unidades, el Muhaqdad no se andaba con rodeos, mi rendición evitaría las muertes según sus propias palabras, ¿pero quién confiaría en un desquiciado con fetiches por el conocimiento extravagante?. Dos horas sería el tiempo en que este sujeto llevaría sus fuerzas hacia el interior de su propia guarida, contra una gran cantidad, era difícil y hasta imposible salir victoriosos de esta.

 

No solo la cantidad de munición, las mejores bazas en el armamento con una escopeta y una ametralladora de propósitos general, quizás conseguiríamos eliminar a una docena, dos, tres o seis como mucho, si llegaremos a un centenar seria de pura suerte, pero nuestra munición llegaría a su fin. Dos horas me daría tiempo para crear una cierta cantidad, pero aun es insuficiente, seguiríamos en una terrible desventaja, el numero y los estrechos espacios le dan a esos Afligidos bastantes ventajas.

 

—“Quizás hay algo más que deba enseñarte” -Alnayits hablo interrumpiendo mi meditación —“Mira a la esfera”.

 

La esfera que antes era de cristal y adopto la forma de una cristalizada, responsable de emitir como una cámara de seguridad el exterior, mostrando el ejercito que acompañaba y estaba al servicio del Muhaqdad. El hombre de cabello gris y gafas de metal, quien actualmente había perdido su brazo derecho, quedando manco, levanta su brazo restante.

 

—“Obsérvame fijamente, y no desvíes la mirada, te daré otra sorpresa” -Dijo el investigador acercándose lo suficiente a la vista del cristal, para ser mejor visto por mí desde este lado.

 

El cuerpo de Alnayits se estremece, como si padeciera convulsiones, de repente se expande inhumanamente y adopta una forma monstruosa, una criatura de piel verdosa y blanca de 3 metros de altura, su aspecto recordaba a una mezcla de ciclope y reptil, con un solo ojo cuya iris recordaba a los típico de dichos seres de sangre fría. Sus escamas le daban el aspecto de que su torso vestía una armadura pesada.

 

—¿Polimorfismo? -Cite enseguida el nombre de tal habilidad.

 

Aquellos magos con la habilidad de adoptar cambios en su cuerpo, transformarse en animales, bestia, o incluso seres inorgánicos como gólem o constructos, a ese tipo de habilidad es llamada “Polimorfismo”. Pueden ser parcial, en el cual solo una parte del cuerpo padece dicha transformación, o total cuando lo es todo en sí, al mirar lo que el investigador fue capaz de hacer, ¿es esta su habilidad oculta?, ¿adoptar la forma de un gigante con un posible cuerpo blindado?.

 

—“Aun no es todo” -Una voz gruesa e inhumana me hablo, era el mismo Alnayits, pero hablando tras adoptar dicha forma monstruosa.

 

El cuerpo del Muhaqdad comienza a estirarse, estaba manifestando otro cambio, adoptando otra forma, adquiriendo en este caso, el aspecto de un escorpión gigante, con dos o tres veces el tamaño de un elefante. Poseía tres aguijones, e incluso alas que le brindaban la capacidad de elevarse por los cielos, hizo una demostración de su poder, disparando de sus aguijones una ráfaga de proyectiles ácidos.

 

—“Aun no es todo” -Vuelve a hablar con un cambio de voz.

 

El investigador vuelve a alterar su cuerpo, este se estremece y se observa de emanar considerable poder mágico, en este caso, adopta una forma que deja las otras dos como alfeñique.

 

—¿Incluso puede convertirse en un…?

 

Un dragón, un auténtico dragón adulto, de unas escamas rojas, tan gigante, tan colosal, tan peligroso, para alguien como yo, ver a un dragón sería el equivalente de observar a un tanque de guerra con las capacidades de vuelo y desplazamiento de un helicóptero. Una bestia que se alcanzaba en el pináculo de los monstruos mágicos, con una ridícula ventaja, matar a una de esas ya era un prodigio digno de un héroe, y ese maldito investigador, demostró poder convertirse en una de esas cosas.

 

—¿¡Tres formas!?, ¿¡una habilidad de polimorfismo para adoptar tres formas!? -Exclame en voz alta —“La del dragón es la más problemática de todos…” -Oculte tal temor en mis pensamientos.

 

—“Puedo adoptar las formas que deseo, es mi habilidad primordial” -Aclaro Alnayits

 

—Eso es ridículo, un mago con polimorfismo no puede adoptar lo que le antoje, su habilidad de transformación esta centrada de a cuerpo al desarrollo en que se baso -Expuse de mi parte —Por ejemplo, un mago con un polimorfismo centrado en la transformación de un ser elemental, no podría por obvias razones, adoptar luego el aspecto de un Wyvern, pues desarrollo su habilidad para lo primero -Reitere e hice pausa un breve momento —Aunque existen magos con múltiples polimorfismo, por lo general al desarrollar más de un tipo de transformación, aunque le da variedad, pierde potencia a diferencia de una transformación pura.

 

Seria como el caso de un mago que ha desarrollado magia elemental, alguien capaz de manipular dos elementos (tierra y fuego), contra alguien que ha desarrollado el dominio de un elemento (fuego). Por regla general en la magia elemental, las personas que dominan más de un elemento, disminuyen la potencia o eficacia de los elementos que dominan, si ese mago de doble elemento usara su fuego contra uno que domina puramente dicho elemento, ganaría el usuario elemental de fuego puro. La ventaja de dominar más de un elemento, es utilizar la variedad que dispone como una ventaja, la estrategia y las tácticas son el mejor recurso ante una confrontación directa.

 

—Que poseas tantas formas, un polimorfismo tan avanzado, en consecuencia, ¿qué tan fuerte son las criaturas adoptas?.

 

Alnayits posee tres formas, tuvo que ser muchísimos años para conseguir adoptar tales cambios, sin embargo, como me explique anteriormente, “muchos” no es sinónimo de “poder absoluto”. El dragón al cual cuya imagen adopto, ¿podría entonces ser inferior en poder a un auténtico?, bueno, por lógica, en principio es ridículo que un polimorfismo de dragón, pudieran rivalizar contra un autentico, a no ser que sea una habilidad producto de un mago de nivel S.

 

—“Te equivocas si crees que las fuerzas de mis formas son inferiores al poseer más de un cambio” -Aclaro Alnayits tras regresar a su forma humana —“Tal restricción no me afecta, y tres formas no es el número definitivo”.

 

—¿Qué?, no, tratas de hacerme un faroleo, un burdo engaño para intimidar -Opine —Ya tienes un ejército de fenómenos, ¿para que seguir presumiendo aún más?.

 

—“Oh, Rozuel Drayt, mi estimado muchacho, no estoy bromeando con tal declaración que le he hecho”.

 

Alnayits pronto adopta otras formas, de un caballo en llamas con cuernos de demonio, de un ave de plumaje de metal, de un tigre con el tamaño de una camioneta e incluso la forma de un gato atigrado de pelaje naranja. El investigador salió a un relucir un formidable dominio del polimorfismo, uno del cual parecía ilógico, tantas formas, tantas imágenes, ¿cuántos años se moldeo como mago para adquirirlas?.

 

—“Como te he dicho antes, puedo adquirir las formas que desee, no poseo restricción alguna, las fuerzas de mis transformaciones se adoptan como si fuera única, mi polimorfismo es único en su tipo” -Declaro él —“Aunque otros han tenido antes este poder, sin embargo, solo uno a la vez puede poseer tal don”.

 

Con su ultima declaración, no pude evitar levantar sospechas de lo que hablaba, tales pistas, era aun más ridículo, ¿¡entonces es posible!?, para que tuviera tal dominio de polimorfismo, “que solo uno puede poseer dicho don a la vez”.  No había duda, lo que este desgraciado desquiciado amante del conocimiento me está diciendo, es…

 

—¿Eres un Vanish? -Fue la interrogante que plantee en base a dichas pistas.

 

—“Portador del cuarto don: Metamorfosis” -Cito a modo de respuesta mi pregunta.

 

Nameless, el dios sin nombre, la excéntrica deidad que le concede a un humano sin magia, la probabilidad de convertirse en mago al portar uno de sus diez dones, cada una con una habilidad especifica. Ya tuve el encuentro con dos Vanish de dones diferentes, “Portador del séptimo don: Llamas del purgatorio” y “Portador del décimo don: Nueve vidas”. Ahora ante mí, se hallaba un portador del cuarto don de ese excéntrico dios.

 

—“Tienes una mente aguda, y buenos conocimientos sobre los Vanish” -Dijo el investigador —“El cuarto don confiere la capacidad de adoptar la forma que desee y sin la restricción del polimorfismo base de los magos” -Explico —“Por supuesto, hay un límite, no es como si pudiera tomar el aspecto de un ser gigantesco que cubriera cielos y montañas, ya sea el tamaño, la forma, estructura y cualidades de lo que deseo adoptar, deben ser bien definidas por el usuario, y por supuesto, deben existir por lógica”.

 

Cada forma que adopto, aunque algunos eran monstruos que no existían en sí, las características que poseían, alguna criatura las posee, desde múltiples aguijones, un torso acorazado, un plumaje tan duro como el metal. Existen muchas criaturas mágicas en la fauna fantástica de este mundo, alguno de esos seres ni siquiera surgen de manera natural, es allí donde el “cuarto don” saca provecho.

 

—“Ahora, ¿considerarías mi oferta de rendición?” -Volvió a plantearme aquella pregunta.

 

Con tal revelación hecha por el Muhaqdad, ahora no solo tenia que lidiar con una fuerza militar de Afligidos terrestres, criaturas aladas y dos barcos de guerra volador, sino incluso un Vanish, con el poder de adoptar múltiples formas de monstruos, que incluye un dragón. Mis chances mínimos de una posible victoria, se han reducido a números negativos, ninguna de mis armas puede lidiar contra la transformación más problemática del Muhaqdad, aunque menos podría hacer algo tampoco contra esos navíos aéreos (y aun esta el tema de los seres alados que le apoyan).

 

—“Aun en silencio, ¿eh?, muy bien, te quedan 1 hora y 50 minutos, medítalo y toma una decisión, Rozuel Drayt”.

 

La esfera de cristal enseguida deja de transmitir las imágenes en tiempo real del exterior, esta regresa a su forma de piedra.

 

—“Parece que se la ha acabado el suministro de mana” -Notifico el investigador —“Como sea, medita el tiempo que dispones joven, solo hay una forma de evitar el derramamiento de sangre, MEDÍTALO con sabiduría” —Volvió a reiterarme dicho mensaje —“Oh, a propósito, no te molestes en buscar otra forma de salir, veras, la única entrada como salida de la Apostata, se encuentra en la plataforma que esta frente a ti” -Afirmo haciendo directa referencia a la plataforma de metal con la rueda de hierro con un cristal azul incrustado en el centro —“No hay escapatoria, es luchar o rendirse”.

 

Luego de que hizo aquella declaración su voz callo, abandone la habitación, corte toda charla con el desquiciado Muhaqdad (por ahora), volví a la sala principal con pinta de biblioteca, volviendo de la puerta amarilla, tenía dos rutas a elegir, por consiguiente, una verde y la otra azul. Mi corazonada me llevo a escoger la azul, aquella me llevaría con los demás, espero que estén bien.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

El hombre amazona y la Lupian del clan colmillo de acero, combatían contra el ultimo afligido en pie, tras una prolongada batalla, los monstruos menores fueron erradicados, pero el más fuerte de ellos aun prevalecía. Un ser de cuatro metros, cuyo torso deleitaba una apariencia de armadura carnosa tonificada rojo y negro, con miembros superiores e inferiores exagerada musculatura. Su cráneo de bovino lo conformaban tres pares de ojos ennegrecidos separados entre sí, cada ojo tenía dos pupilas rojizas y manifestaban un movimiento anormal que fijaba en torno al dúo al que enfrentaba.

 

Sobre el suelo se apilaban cadáveres de Afligidos abatidos, los disparos de una M16 y una Desert Eagle, resonaban en el pasillo, balas impactaban sobre el cráneo de la criatura perforándole, pero aun manteniéndose en pie. El sangrado producto de las heridas del cráneo era poco e insignificante.

 

—¡Le hemos dado una cantidad de balazos en la cabeza!, ¿¡cómo puede seguir vivo!?, ¿¡acaso no es una zona vital en esa cosa!? -Un abrumado Crok exclamo.

 

—Esta criatura es bastante formidable a comparación de las anteriores, no parece que vaya a morir por algo tan simple como una bala en la cabeza, su núcleo es su punto débil, no debe estar en su cabeza sino en otra parte de su cuerpo -Dio su punto de vista la Lupian.

 

—¿El torso?, ya le hemos disparado y dado varias veces, poco le ha hecho daño.

 

El torso carnoso de la criatura revelaba signo de varios disparos, sangre brotaba de tales heridas, aunque en cantidades menores, sus extremidades superiores e inferiores también presentaba los mismos tipos de heridas, la bestia se movía más lenta producto de tales lesiones, pero contaba con el suficiente poder para atacar. De su la palma de su mano derecha expulsa un líquido grisáceo que adopta la forma de un látigo de tamaño exagerado comparable para ser utilizado por alguien de su tamaño.

 

Ataca con el látigo, este se mueve en línea recta arrastrándose por el suelo hacia Riha y Crok, la dirección por la que se desplazaría era fácil de intuir y permitía al dúo fácilmente evadirlo. Pero lo peligroso del arma, era el fuego que dejaba a su paso, aquello era producido numerosos pinchos metálicos que yacían alrededor del látigo, de la punta de tales objetos punzantes, sobresalían llamas que daba origen a dichas llamas dejadas en su desplazamiento.

 

Pero el fuego residual manifestado tardaba algunos minutos en disiparse, limitando el espacio del dúo en un pasillo algo estrecho, el monstruo entonces revelo otro movimiento, volvió a expulsar más de aquel un líquido grisáceo, con ambas palmas esta vez. Junta sus palmas al chocarlas entre sí y crea una espada descomunal acorde a su tamaño, alrededor de la hoja también poseía aquellos pinchos, era fácil intuir que tenían la habilidad de producir llamas y con su roce dejarían un camino de esta.

 

Pero el problema aquí era, que el fuego dejado del anterior ataque por el látigo, aun persistía, el fuego consumía más del 40% del espacio, si aquella criatura atacara con tal descomunal espada y dejara más llama en el lugar, podría arrebatar casi el 80% a 90% o quizás más. Dejaría al hombre amazona y a la Lupian en una situación de muerte, ya que, si la descomunal espada del Afligido no los alcanza en el transcurso de su ataque, el fuego que deja como consecuencia lo hará, ninguno era inmune a las llamas. Los dos fácilmente te dieron cuenta de la estrategia de tal monstruosidad.

 

—¡Tiene que tener algún jodido punto débil!, ¡algo! -Reacciono Crok con el disparar de su arma sucumbiendo a la presión psicológica del peligro.

 

Sus disparos efectuados en automático impactan sobre el pecho, y uno de ellos cerca  del cuello, de repente la criatura suelta la espada con una mano y utiliza esta para cubrir el cuello mismo.

 

—¿Eh?…

 

La sangre que brotaba de la herida dejaba por la bala cerca del cuello expulsaba una cantidad un tanto mayor a comparación de las anteriores dejadas ya fueran el torso, brazos, piernas o incluso el cráneo. El afligido no dejo de cubrirse con una mano, y con la restante, continúo empuñando la espada, preparándose para utilizarla contra los dos.

 

—¡Riha, apunta al cuello! -Fue la orden emitida por Crok.

 

La loba y el hombre amazona disparan hasta vaciar sus cargadores, aunque el Afligido protegía su cuello con una de sus manos de considerable tamaño, poco le sirvió. Las balas 5×56 del rifle de asalto y las .50 del Desert Eagle fácilmente traspasaron la mano del monstruo y perforaron el cuello, un manantial de sangre es expulsada a presión de dicha zona, la espada descomunal desaparece y la criatura tambalea cayendo al suelo.

 

—Su núcleo estaba en el cuello, que ciego fuimos… -Opino la Lupian.

 

—El muy estúpido se protegió en dicha parte cuando recibió un disparo por pura casualidad, que idiota, eso dio una pista tan obvia -Comento Crok.

 

—Ya no hay más Afligidos, hay que ir por Rozuel -Sugirió la Lupian

 

—¡No es necesario!.

 

Una voz familiar resuena de la dirección por la que los Afligidos habían llegado, de la puerta doble azul, Rozuel Drayt se muestra, escalando el cuerpo sin vida del monstruoso Afligido de 4 metros para poder avanzar hacia el dúo.

 

—¿Un nuevo tipo de Afligido?, que mórbido aspecto tiene este, esa tal “Madre” cada vez tiene diseños de gustos más perturbadores en sus horridas creaciones -Opino el esper.

 

—¡Roz!, que alivio, que te encuentres… -Una emocionada Riha pronto comienza a mostrar signos de mareo, pero se recupera y mantiene la espalda apoyada a la pared.

 

—¿Riha? -El hombre amazona le habla con preocupación.

 

Rozuel observa que no solo tuvieron que lidiar contra el Afligido de gran tamaño, sino incluso otros aparte, una docena de ellos en total, intuyo entonces la razón del mareo de su compañero semihumana.

 

—Usaste demasiado mana, Riha, sabes por tu “debilitamiento de mana” que eso puede jugarse una fatalidad -Su compañero le regaña.

 

—Estoy bien, en caso de pase lo peor, Amira me dio algo para cuando ocurra -Argumento la Lupian a su favor.

 

—¿Qué sucedió con el tipo que vestía esa hojalata de plata? -Pregunto Crok.

 

—Muerto, por ahora, se hizo el duro, pero pude con él al final.

 

—¿Muerto?, “¿por ahora?”, eso ultimo suena a problemas futuros.

 

—Suponiendo que sobrevivamos, ahora mismo tenemos un lio aún más gordo, seré sincero y voy a explicar lo tan jodido que es la situación actual.

 

Solo bastaron un puñado de minutos para que Rozuel explicara la situación en la que yacían, con el propio Alnayits en la superficie y esperando con un ejército, bridando una alternativa para evitar un derramamiento de sangre, que era la rendición voluntaria. El enfrentamiento en cuyo caso, supondría una derrota inminente ante la abrumadora fuerza del bando adversario, y los pocos suministros de combate que contaban los tres.

 

—Entonces… ¿disponemos de un tiempo para decidir entre rendirnos o enfrentarnos a un ejército de fenómenos inhumano, bichos voladores y dos aéreos acorazonados mágicos con múltiples cañones? -Pregunto Crok.

 

—Si, aunque si no nos rendimos y nos quedamos aquí, los Afligidos vendrán por nosotros, podríamos lidiar con una cierta cantidad, pero con cientos de ellos… es imposible -Fue la sincera afirmación que dio el Trotamundos.

 

—¡Rendirnos no es una opción!, ya ha visto lo que sucedió antes, ¡va a terminar matándote de todas maneras! -Dio su opinión la Lupian.

 

—Nos mataran igual si luchamos -Comento el hombre amazona.

 

—¡Antes muerta que rendirme! -Fue el punto que dio la Lupian.

 

—Si… eso suena también como un plan terrible.

 

—Crok tiene razón, un enfrentamiento directo es un suicidio -Expreso Rozuel —Pero rendirnos tampoco nos dejara en buenas manos, ese desquiciado con un fetiche por el conocimiento, tendrá rienda suelta para hacer lo que quiera con nosotros, en especial conmigo, me tiembla la columna por saber que me mira con cierto… enfermizo interés.

 

—Rozuel, sabes que estoy dispuesta a morir si es para defender nuestras vidas, o la tuya -Proclamo la Lupian.

 

—Seré honesto también, no quiero morir en una lucha evidentemente perdida, pero tampoco quiero terminar rindiéndome para convertirme en un espécimen de laboratorio de un científico loco -Opino el hombre amazona —Viejo, lo peor que podría pasarme es que me use para crear alguna especie de ciempiés monstruoso hecho de humanos… -Un miedo friolento recorrido el cuerpo de Crok tras haber dicho comentario.

 

—“1 hora y 20 minutos” -La voz de Alnayits resonó en todo el salón, notificando del tiempo restante.

 

—¿Es él?, ¿esta haciendo de cuenta regresiva? -Pregunto Crok.

 

—“Si, soy el tal científico loco con un fetiche por el conocimiento del que tanto hablan con aprecio” -Afirmo el investigador con un tono burlón —“A propósito, eso del ciempiés monstruoso hecho de humano, suena como un invento interesante, gracias por la idea”.

 

—¡Aaaaaah!, ¿¡para qué demonios mencione siquiera del tema!? -Un frustrado hombre amazona se quejó pateando la pared.

 

El tiempo se agotaba, las opciones estaban sobre la mesa, luchar o rendirse, cualquier de las dos desembocaría en resultados desfavorable para el trio, ya fuera la muerte o el apresamiento involuntaria con trágicos destinos. Tratando de buscar alguna solución, algún rayo de esperanza, de repente, a la mente de Rozuel llega algo.

 

—“Aquella habitación secreta” -Pensó el esper.

 

La habitación oculta tras una estantería, la que albergaba más mana de forma discreta para proteger su ubicación, la que solo pudo descubrir cuando la vista de dragón se manifestó involuntariamente en su ojo derecho. ¿Qué había tras aquella habitación?, el hecho de que le dedicara más magia para ocultarla era evidencia de la importancia que le tenia para escondernos, Rozuel entonces se le ocurrió que era hora de averiguarlo.

 

—Síganme -Les indico a sus compañeros.

 

—¿A dónde vamos? -Pregunto Crok.

 

—A una leve posibilidad de que salgamos bien parados de esto, pero nada seguro -Contesto el esper con mera sinceridad.

 

La Lupian y Crok expresaron confusión con tal declaración dado por el muchacho, pero no tardaron en seguirle, los tres llegaron a la sala biblioteca, y de allí Rozuel se dirigió a la estantería que ocultaba aquella habitación. Como no había mecanismo para retirar la estantería, procedió con ayuda de los demás a mover dicho mueble por la fuerza y derribarla, todos sus libros se dispersan por el suelo.

 

El dúo seguía sin entender las intenciones del esper, menos aun cuando este miraba fijamente a la pared, Rozuel buscaba algún mecanismo oculto en la dicha pared, pero al ver que no había nada inusual o llamativo, procedió entonces a tocarlo directamente. Para su sorpresa, no toco la pared donde yacía la habitación oculta, sino que la atravesó directamente como si esta no existiera, la pared seguía allí a la vista, pero no tenia contacto con esta, como si fuera una estructura fantasma. Sus dos compañeros quedaron boquiabiertos al ser testigo de ello.

 

—¿Cómo hiciste para atravesar tu mano en la pared?, ¿tienes poderes de fantasmas o algo así? -Pregunto un curioso y sorprendido Crok.

 

—Ya quisiera, pero no, esta pared es falsa, aquí hay una habitación o sala oculta -Explico Rozuel.

 

—Entiendo lo que Roz quiere decir, ¿crees que lo que haya en esa habitación oculta pueda ayudarnos con este problema? -La Lupian pregunto.

 

—Eso vamos a averiguar ahora.

 

Rozuel fue el primero en cruzar la pared fantasma, la magia que mantenía el mecanismo ilusorio en dicha estructura funcionaba en ambos lados, pero no podía sentirse tal mana desde el lado de la biblioteca, solo desde adentro se percató que había un mecanismo oculto que alimentaba de mana dicha “entrada secreta”. Quizás creado por mano propia del investigador Muhaqdad.

 

Riha y Crok fueron los siguientes en cruzar, los tres dieron con un estrecho y corto pasillo, más adelante una puerta de gran grosor les bloqueaba el paso, con dos candados en el centro y sellados con magia, tal obstáculo impedía su avance.

 

—¿Alguien es experto en cerraduras mágicas? -Pregunto un bromista Crok.

 

Rozuel toco la puerta, sintió la magia fluctuar en ella, el grosor que la conformaba estaba creada con la finalidad de resistir hasta incluso un ariete, pero para el esper, no era necesario recurrir a maquinas de asedio para abrirlo. La propia estructura al ser de metal, les dio todo lo que necesitaba al muchacho para abrirse a paso. Manifestó su poder ESP y tomando los minutos necesarios, manipulo la superficie metálica de esta para crear un agujero lo suficiente grande para que los tres pudieran pasar (de a uno a la vez).

 

—Sea lo que haya adentro, estén en alerta -Advirtió Rozuel con su arma preparada

 

Rozuel fue el primero en adentrarse, seguido de Riha y por último Crok, los tres con sus armas en alto y sus sentidos en alerta, habían llegado a una sala casi del mismo tamaño que la biblioteca, pero esta a diferencia de la anterior, estaba completamente vacía. O mas bien, no del todo, había “una cosa”, y era lo único material presente en dicho lugar, estaba en el medio, y los tres fueron testigos de lo que era. No habría palabra para describir lo atónito que el trio quedo, al ver lo que era esa “cosa”.

 

—¿¡Que es eso!?, no sé lo que sea… ¡pero se ve tan… maravilloso! -Expreso una emocionalmente cautivada Lupian ante tal “cosa” desconocida.

 

—Jesús, María y José -Exclamo el hombre amazona con estupefacción —¿¡Esto es real!?, ¿¡realmente es lo que creo que es!? -Con fuerte incredulidad pregunto en voz alta.

 

—Y pensar que algo así, estaba en manos de ese desquiciado adicto al conocimiento -Opino Rozuel por su parte.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!