You dont have javascript enabled! Please enable it!

Metalord Revolution 266 BRAZO IZQUIERDO

Modo noche

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Hatim-Alev está muerto y con ello el ultimo Muhaqdad es derrotado, o eso pensé, hasta que un ifrit, una criatura mágica de este reino intento poseerme y este fue detenido por un rostro que no esperaba volver a ver otra vez.

 

—Nos volvemos a encontrar, Rozuel Drayt.

 

Alnayits, el investigador, a quien consideré oficialmente muerto luego de la nuestra confrontación y posterior trato, le mostré a través de mis recuerdos mi mundo natal y él información crucial que me permitió regresar a el “Corazón del Oasis” con abundantes recursos tanto para mí como para la causa rebelde.

 

—¿¡Alnayits!?… ¿pero cómo?… tu estas…

 

—Muerto, y lo estoy, técnicamente hablando desde un punto de vista físico -Fue la respuesta de Alnayits.

 

—¿Como es posible que estes aquí?, ¿qué pretendes?.

 

—En vista de tus dudas… e inquietudes, lo mejor será conversarlo, Rozuel Drayt -Propuso el investigador —Antes que nada, ¿no has notado algo en tu brazo izquierdo últimamente?.

 

La extremidad izquierda, aquella que perdí y reemplacé con un intento de prótesis mágico de hierro, del cual, para poder moverla, es necesario brindar una minúscula parte de mi concentración para permitir su movimiento a través del uso de energía ESP.

 

—«Un momento…»

 

Durante mi batalla contra Hatim-Alev, en esos lapsos que utilice la “Cryo-Thrower GLACT2”, mientras luchaba para derribar su defensa ígnea, ahora que me percato, yo ignore por completo aquella “concentración” mínima que debía darle al brazo izquierdo. Sin esa concentración, la más pequeña que precisa, es solo un pedazo de hierro inútil.

 

—«Y sin embargo… sin darle esa “concentración” para moverlo con ESP, ese brazo de hierro aún se movía por cuenta propia».

 

Estaba tan concentrado en la pelea, tan empleado en vencer al Muhaqdad, que no me di cuenta de ello sino hasta que el propio Alnayits me planteo aquella cuestión.

 

—Asumiré que recientemente lo has descubierto -Dijo el investigador.

 

—¿Esto es obra tuya? -Deduje.

 

—Si, hace una semana pude “restaurarme” lo suficiente para influir en tu brazo izquierdo, convertirme en un “medio” para que puedas ejecutar su uso y movimiento, sin necesidad de tu propia intervención mental.

 

Básicamente, el propio Alnayits aquí mismo confiesa que desde hace una semana, ha podido darme la capacidad de mover mi brazo artificial sin necesidad de que yo me “concentre” para poder hacerlo con mi energía ESP. La conversación se ve interrumpida con unos fuertes pasos de algo gigante aproximándose, algo que provenía a espaldas del investigador.

 

Un dragón oscuro de largos cuernos y ojos rojos, Myldark se manifestó en el lugar, Alnayits con un rostro sumido en el terror, volteo lentamente su cabeza y cuando su mirada choca contra la de él, cae al suelo con el cuerpo temblándole.

 

—¿¡Que parte de “propiedad privada” no entiendes!? -Le exclamo el dragón enfurecido —Tal vez algo de dolor de unas cuantas pisadas te hagan ENTENDERLO mejor.

 

—¡N-n-no es ne-ne-necesario, oh gran y poderoso Myldark “Acero de las Sombras”! -Dijo en su defensa el investigador de cabellera gris.

 

—Myldark, espera un momento…

 

El dragón se disponía a pisar a Alnayits, pero al oír mi pedido, se detuvo de inmediato y su pata toco el suelo, luego exclamo “como quieras” y se recostó en el suelo con su vista pegada sobre el antiguo Muhaqdad.

 

—Uff… realmente habría sido mi fin, gracias por eso -Agradeció aliviado con una mano en el corazón.

 

—Iré al grano, ¿cómo termínate apareciendo aquí?.

 

—Bueno… digamos que en nuestro último encuentro, mientras me mostrabas con tus recuerdos una reconstrucción de tu mundo, puede que yo… haya… filtrado… parte de mi alma… en tu brazo de hierro…

 

Cuando escuché su explicación, lo primero que hice fue poner una cara de indiferencia y materializar en este plano no físico, una palanca (o barreta) a mis manos, lo cual fue posible.

 

—Debería destrozar las piernas primero y luego la duramadre -Declare mis intenciones violentas.

 

—¿Tú puedes golpearlo y yo no?, eso es injusto -Protesto el dragón.

 

—Bien, puedes comértelo después de que lo linche.

 

—No es lo que esperaba, pero estaré satisfecho.

 

—¡Por favor espera!, ¡puedo explicarlo!, solo dame un momento… -Asegura el investigador entre nervios y notorio miedo.

 

Opte entonces por permitirle dar una explicación más detallada, como el propio Alnayits dejo en claro, fragmento una parte de su alma y la coloco en mi brazo izquierdo artificial, fue lo suficientemente discreto para no levantar sospechas y no ser detectado ni por mi o Myldark.

 

Tal parece que esta habilidad de “partir una porción de su alma” fue un hechizo que pensó al instante en el momento exacto en que, a través de mis recuerdos, veía dicha recreación de mi mundo.

 

—Esto es absurdo -Opino Myldark —Tu… ¿creaste un hechizo para depositar una porción de tu alma en su brazo izquierdo allí mismo?, ¿¡simplemente lograste desarrollar uno en ese instante!?, ¡es totalmente ridículo!, ¡ningún humano ordinario podría hacer tal cosa!.

 

—Por suerte no era alguien que considerarían como “ordinario”, en parte aquel hechizo fue un éxito gracias al cuarto don de Vanish que poseía “Metamorfosis” -Afirma Alnayits —Existen criaturas mágicas con habilidades para proyectar su alma o espíritu fuera de su cuerpo, generalmente usan tal habilidad para evitar encuentros fortuitos con depredadores, cosas de la naturaleza con especies mágicas.

 

Con “Metamorfosis” uso aquella habilidad para proyectar parte de su alma hacia el brazo izquierdo, escribiendo toda una formula arcana allí mismo, sin embargo, el “Alnayits” con el que hablo, es solo una porción de un alma debilitada del original. Quiere decir que el “verdadero” realmente ya está muerto, y que, según el propio investigador, aquel que se encontraba ante mí, él se consideraría como una “copia de la consciencia del Alnayits”, o un “clon” solo que, en lugar de ser biológico, es meramente de espíritu o alma.

Leer en tunovelaligera.com

 

Según parece, tal hechizo no era seguro, existía la posibilidad de que fallase en un 50% de margen y toda esa porción de alma fragmentada en mi brazo izquierdo, se volviera inestable y luego se destruyera al instante, para su fortuna, no fue el caso y pudo “gestar” su nueva existencia en mi extremidad de metal.

 

—Al ser el hechizo un éxito y realizarse la conexión con tu brazo izquierdo, entonces solo quedaba esperar un tiempo para que mi nuevo “ser de alma” se “recuperase”, así obtendría la forma que ves ante ti con la capacidad de hablar e interactuar y de esa manera poder entablar contacto contigo -Explico.

 

Le tomo alrededor de más de un mes el que esta “copia de alma” se restaurara a un nivel en que pudiera adoptar su forma humana.

 

—¿Cuál es tu propósito? -Le pregunte.

 

Alnayits se puso de rodillas y agachando su cabeza, declaro sus intenciones.

 

—Quiero unirme a ti.

 

Su declaración me dejo impresionado y el dragón oscuro tuvo la misma reacción de asombro, no pude evitar sentir tal petición como una trampa, pero la manera en que manifestaba sus palabras y la sumisión acompañado por ello, no sentía que mintiera, ¿realmente expresa con sinceridad su “alianza”?.

 

—¿Por qué debería creerte? -Exigí por razones de su petición.

 

—Como te lo ha dicho mi “yo verdadero” mientras aún estaba en vida, de haber sabido que eras un Trotamundos, me habría rendido y brindado todo mi apoyo -Expone Alnayits poniéndose de pie —Ahora… solo soy trozo de alma, ya ni siquiera tengo mis poderes de Vanish, mi existencia únicamente se ancla a tu brazo izquierdo, incluso el poderoso Myldark con solo darme una pisada… podría destruirme de manera permanente, es tu decisión.

 

El investigador no se resistiría, aunque comparado a su “original” en vida, el que se encontraba ante mí en términos de poder era endeble, no era para menos, ya que solo era una porción de su alma. Podría simplemente decirle a Myldark que lo aplaste y acabar con esto, pero… que me haya brindado la capacidad de mover el brazo sin necesidad de que me “concentre” para hacerlo.

 

—¿Qué tienes en mente al unirte a mí? -Pregunte.

 

—Tu desconfianza es comprensible, pero has de saber que no puedo “tomar” el control de tu cuerpo, el hechizo que tomo una porción del alma, solo me limitaba a enlazarme a un objeto inanimado, ya sea que me destruyan desde aquí o sea destruido tu brazo de hierro, será mi fin -Aclaro —Las razones que tengo de unirme a ti, Rozuel Drayt, es que quiero conocer más de tu mundo, es lo que mi “yo original” habría querido, por eso como su ultimo “legado”, el ultimo rastro del verdadero Alnayits, quiero conocer el increíble mundo de los Trotamundos. Por supuesto, te brindare mi ayuda como compensación.

 

La “ayuda” que el mismo Alnayits menciona, era más que solo la capacidad de mover el brazo a mi voluntad, sin necesidad de “concentrarme” en ello, había más ventaja de por medio que podría obtener de esta “alianza” y además a futuro tiene en mente “mejorar” dicha ayuda como ventajas.

 

—Myldark el “Acero de las Sombras”, parece estar fuertemente anexado a la zona de tu mente, más concretamente a tus recuerdos, de modo que quien intente entrar a tus memorias, terminara tomando el camino que conduce directo hacia él -Explico el investigador —Sin embargo, la parte de tu “alma” no se encuentra del todo bien protegida, si bien, Myldark puede detectar a los intrusos “internos”, pero le tomaría un tiempo el sentir su presencia y reaccionar a tiempo para llegar hasta su ubicación.

 

—¿¡Me estas llamando debilucho!? -Exclamo el dragón oscuro molesto entre gruñidos.

 

—Cla-claro que no, oh po-poderoso Myldark -Asegura un Alnayits atemorizado, pero conservando su calma —A lo que me refiero, es que Myldark no puede cubrir la protección de tu alma de inmediato, ya que él está instalado en la zona de tus recuerdos, entonces yo me centrare en proteger la zona de tu “alma”.

 

—¿Proteger mi alma? -Pregunte.

 

—¿Recuerdas al djinn de aquel salón subterráneo con la estatua gigante de Erha?.

 

Lo recuerdo perfectamente, aquella criatura de considerable poder mágico, intento poseerme, pero “algo” ajeno a Myldark parece haberse entrometido en su camino, luego una grieta se manifestó sobre la criatura y se lo llevo consigo, el dragón oscuro admitió que nada tenía que ver con él, entonces el responsable de aquella vez…

 

—Fuiste tú.

 

—Si, aun me estaba “recuperando”, mi forma humana era débil y no podía hablar, pero tenía la fuerza suficiente para interferir y crear una “zona aislada” para que pudieras confrontarle, mientras succionaba su poder mágico para debilitarle, de hecho, fue un acierto bastante conveniente, pude absorber bastante poder mágico de ese djinn para acelerar mi recuperación con más prisa.

 

Muy astuto, me protege del djinn y a la vez se nutre de su mana, pero este punto confirmaba lo que dice, es capaz de crear un medio de “protección” en torno a mi alma, por lo que ataques dirigidos a poseerme, maldecir o quizás destruirla, seria realmente conveniente contar con una contramedida defensiva.

 

—«Seria como tener un “antivirus” contra “malwares” de la mente y del alma».

 

Realmente la “alianza” con Alnayits ofrece ventajas bastantes útiles, desde la capacidad de mover el brazo izquierdo con más facilidad, una protección a mi alma que quedo corroborado contra el djinn y el Ifrit que intentaron poseerme. Por supuesto, está el tema de su “intelecto”, ¿quién garantiza que no me esté ocultando nada?, afirma que no puede tomar el control de mi cuerpo, ¿pero que certeza tendría de que fuera tan cierto su afirmación?.

 

Ese investigador que posee una inteligencia de temer, es la persona ajena a un Trotamundos que más ha conseguido “acercarse” a mi mundo de origen, comparada a Najya Scheer, Alnayits con tal conocimiento a su disposición, es realmente alguien muy peligroso.

 

Me encuentro entre un dilema, no confiar en Alnayits y renunciar a tales ventajas, perdiendo con ello la increíble posibilidad de utilizar el brazo artificial con la misma naturalidad que cuando tuve el auténtico, ¿qué hubiera pasado si en medio de la batalla con Hatim-Alev dicha extremidad no hubiera estado influenciado por el investigador?.

 

Pero de aceptar su “alianza”, existe la posibilidad de que, con tal peligroso intelecto, sea usado en mi contra, quien sabe que podría planear a futuro, prueba de ello fue que pudo depositar a mi extremidad artificial una porción de su alma, sin que yo o el mismo Myldark pudiéramos percatarnos de ello, hasta sino cuando este mismo Alnayits se manifestó en “persona”.

 

—Ya has oído mi propuesta, ahora… mi destino depende de tu decisión -Dice Alnayits tomando asiento —Si no confías en mí, es totalmente comprensible, por lo que puedes proceder a destruirme, no me resistiré, je… de hecho, ni siquiera podría ni aunque tuviera las fuerzas de mi “yo verdadero”, dicho esto…

 

Sentado y con los ojos cerrados, el investigador esperaba en su total vulnerabilidad su “juicio”, cuyo veredicto final sería tomado por mí, ejecutarle o aliarme, hay tantos pro y contra a considerar en ambas elecciones.

 

—Este sujeto me da mala espina… ¡deberíamos destruirlo AHORA! -Aconsejo Myldark entre gruñidos.

 

El dragón oscuro tenía todas sus opiniones en torno a Alnayits en contra, no había un ápice de compasión por el investigador o “copia alma” de este, él no protestaba ante las palabras de Myldark, seguía allí sentado con los ojos cerrados, esperando mi decisión, esperando la elección final que sellaría su destino.

 

—Ya he tomado mi decisión…

 

La barreta materializada en mi mano desaparece, en este plano mi brazo izquierdo esta representado de la misma manera que en el real, con el brazo de hierro, extendí la mano con dicha extremidad artificial a Alnayits, quien, al abrir sus ojos, me da las gracias y extiende la suya, ayudándole a ponerse de pie.

 

—El Muhaqdad conocido como “El investigador” ya no existe, desde hoy, me convertiré en tu “brazo izquierdo”, cuya finalidad será apoyar y asegurar tu supervivencia dentro de las posibilidades permitidas a mi alcance, estoy a tu servicio, Rozuel Drayt, Metalord.

 

No se si fue la decisión correcta o incorrecta, pero mi elección me dio un nuevo “aliado”, un “brazo izquierdo”, ¿qué repercusiones tendría esta resolución en el futuro?, para bien o para mal, solo el tiempo lo dirá.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!