You dont have javascript enabled! Please enable it!

Metalord Revolution 278 REENCUENTRO PRESAGIADO

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Riza Gramwind en compañía de Allum, Tayra y Jhamel, logran llegar hasta el palacio de los Afigad, toda resistencia que apoyaba al Azim Alnabil cesan su hostilidad y se rinden ante la petición en persona del propio príncipe (actual sultán) Alistary Al-dub III Kalize. El grupo se reúne cara a cara con Crok y Namida.

 

—Esas armas que poseen… -La bruja hizo hincapié directamente en las ametralladoras que ambos poseían —¿Dónde las obtuvieron?.

 

El hombre amazona era el único que podía responder, dado a que Namida no podía entender el idioma de la bruja y mucho menos hablarlo, el propio Crok era consciente de que mentir no era opción, la escopeta que la muchacha sostenía en sus manos era suficiente para optar por la verdad.

 

—Ella no puede entender ni hablar el idioma de Gresswold, por lo que responderé en su nombre también -Aclaro Crok —Ambos obtuvimos las armas de la misma persona…

 

—Rozuel… Drayt… -Pronuncia Namida aquel nombre.

 

Tanto Crok como la bruja quedan atónito, la forma en que le costaba citar aquel nombre acorde a la pronunciación de la tierra nativa de los ghrayb, para el grupo le fue fácil darse cuenta que la semihumana realmente era una local.

 

—¿Esta aquí?, ¿¡mi amo está aquí!? -Allum se acercó preguntando con exaltación.

 

—“Amo”, ¿Rozuel acaso tiene esclavos? -Crok pregunto.

 

—¿Esclavos?, no soy un esclavo, soy Allum, un slime del metal.

 

El propio Allum enseña la forma autentica de uno de sus brazos y demuestra que no era un humano sino una criatura mágica, estaba enlazado a su amo Rozuel Drayt como un familiar, el nivel de aquel lazo era lo suficiente fuerte para que el slime pudiera fortalecerse y adquirir eventualmente una forma humana que imitaba casi en apariencia al propio Roz.

 

—«Ahora que me fijo mejor… ciertamente se parece a Rozuel, el diseño del rostro es casi igual, con la diferencia de que este slime tiene un cabello de un inusual y llamativo color gris» -Resalto el hombre amazona en sus pensamientos.

 

—Ustedes… ¿cuánto tiempo llevan con Rozuel? -Pregunto la bruja.

 

—Hace más de un mes, termine en este continente por esclavistas, y eventualmente me tope con él.

 

El hombre amazona resumió el propósito de que él y la semihumana portaran creaciones del esper, junto a Rozuel y rebeldes que estaban luchando contra la tiranía de Muer Afigad, asaltaron el palacio del propio Azim Alnabil. Crok especifica que tanto ella y él se quedaron para ganar tiempo y que aquel escuadrón de soldados blindados no llegara hacia Roz.

 

—Entonces él se encuentra…

 

—Si, allí adentro -Señala Crok hacia el interior del palacio.

 

Riza y Allum se encargarían de buscar a Rozuel, Tayra y Jhamel se quedarían con el resto, Crok y Namida también se quedarían allí, Crok sin un arma de fuego a mano prácticamente era bastante vulnerable a encuentros con magos hostiles dedicados a atacar a la distancia y Namida debía descansar por su adolorido cuerpo ante los ataques recibidos durante todo el combate, había resistido todo este tiempo ante la dolencia que padecía para no caer y terminar perdiendo.

 

La bruja y el slime se adentraron rápidamente hacia el primer piso, lo primero que notaron fueron un rastro de manchas de sangre que se dirigía hacia una columna, avanzaron cuidadosamente hasta llegar donde terminaba aquel camino hecho de esencia vital.

 

—No hay nadie.

 

Los ojos de la bruja y de Allum solo ven un pequeño charco rojo allí, pero no había nadie, sin duda aquella pérdida de sangre era de alguien que se encontró allí en algún momento, alguien que quizás confronto contra el propio Rozuel y resulto herido, pero no había rastro de hacia dónde se marchó aquel individuo herido, confirmando que no estaba muerto y que de alguna manera, no dejo más rastros de sangre al marcharse.

 

—Disculpen…

 

Una voz les habla a los dos a pocos metros, era una muchacha de piel morena, cabello castaño con una cola de caballo y cuya vestimenta era una gruesa túnica marrón con blanco, sobre su cuello llevaba adherido un collar metálico dorado.

 

—No… enemiga… yo aliada… -Hablo la mucha como si le costara pronunciar las palabras.

 

Su piel morena dejaba en claro ser una local del reino para los dos, su forma de hablar delataba un pobre intento de comunicarse en su idioma, le costaba pronunciar varias palabras haciendo oraciones breves.

 

—No hablar… del todo… su natal… lengua… estudiar… solo… poco…

 

—Un momento… -Riza se percató enseguida.

 

La bruja noto enseguida que la voz de la muchacha, le sonaba casi parecida a la voz femenina que se escuchaba de la esfera de cristal que el principie utilizaba para hablar con alguien, solo que esa conversación se llevaba a cabo en el idioma nativo del reino.

 

—Yo… ser… quien hablar… con principie… yo aliado… de… Rozuel Drayt…

 

Aquellas ultimas palabras confirman entonces aquel hecho, según Jhamel quien hizo de traducción cuando hablaba a través de la esfera de cristal, aquella mujer se llama Aleab y apoyo como una espía al bando rebelde que lucha contra el tirano Muer Afigad, estando del mismo bando que Roz.

 

—¿Dónde esta Rozuel? -Pregunto Riza.

 

—Arriba… muy arriba… -Señala Aleab hacia lo alto.

 

La propia joven guio a los dos por las escaleras que llevaban hasta la terraza del palacio en donde a quien buscaban se encontraría allí, mientras subían piso por piso, se encontraron con cuerpos en su trayecto, evidencia de luchas sostenidos por el avance del esper, era el mejor indicador de que iban por el camino correcto.

 

En el tercer piso se encontraron con un gran agujero, el responsable apuntaba a un grifo una criatura alada mágica, sobre la espalda de la criatura cargaba un destruido carruaje, aquella bestia estaba domesticada, la domesticación de un grifo era sumamente difícil pero no imposible. Aquel agujero llegaba a extenderse hasta la azotea y allí observaron un cuerpo colgado, era el cadáver de un hombre gordo estrangulado por unas cadenas gruesas, su fina ropa, aunque sucia dejaba en claro que era alguien de considerable estatus de nobleza.

 

—Muer Afigad… -Pronuncia Aleab la identidad de aquel cuerpo.

 

Los agujeros en el tercer y cuarto piso causados por el grifo, la muerte del propio Azim Alnabil, la propia Aleab se llenaba de regocijo al ver que finalmente la tiranía de aquel villano había concluido al ver su cadáver.

 

—Estamos… cerca… seguir… avanzar…

 

Habían llegado entonces hasta el cuarto piso, el ultimo que conducía hacia la terraza por unas escaleras, los tres subieron hasta llegar a su destino, mirando atentamente la distancia observaron el gran agujero y cerca de allí, un adolescente de cabellera marrón recostado de rodillas en el suelo.

 

—«Es… es él…» -La bruja sintió un fuerte palpito al ver aquella figura masculina.

 

—Recomiendo… dejar… hablar… primero… con… Rozuel…

 

Ante toda la situación de adrenalina que el propio Rozuel vivió, era más que probable que aquel joven aun se encontrara en cierta manera alerta, le costaría creer que los auténticos Riza y Allum estuvieran allí sin sospechar que podría tratarse de alguna artimaña de algún enemigo aun en las sombras. Dejar que la “espía” calmara las inquietudes del propio Rozuel y confirmara las identidades de sus amistades quizás sería una mejor opción.

 

Los tres observaron como Rozuel se pone de pie, pero su cuerpo empezaba a tambalear de inmediato y acto seguido se tropieza para caer de espalda hacia el suelo, hasta que es atrapado a tiempo por la propia Aleab.

 

—¿Aleab? -El esper le reconoció de inmediato —Crok… los demás… tengo que llegar a ellos…

 

—Está bien, tanto Crok y Namida se encuentran bien -Afirmo con total seguridad la Trotamundo Franco-americana.

 

—¿Qué?… ¿realmente están bien?… no supimos nada de ti desde que comenzó el asalto al palacio de Muer…

 

—Disculpa por ello, estuve ocupada manteniéndome “comunicada” con alguien de mucha importancia para los rebeldes, alguien vital para que esta victoria sea definitiva, y eso no es todo… ¡también se encuentra aquí! -Expreso una emocionada Aleab.

 

—No lo entiendo… ¿de quién estás hablando?.

 

El aun cansado esper de pronto oye unos pasos venir de la misma entrada a la azotea.

 

—Oh, es cierto, ese “alguien importante” venía acompañado con un pequeño e inusual grupo, uno de ese grupo parece conocerte bastante bien -Comunico Aleab.

 

El esper con la duda voltea al oír otros pasos de alguien más acercándose, su cara de tiñe de inmensa perplejidad al ver de quien se trataba, al ver ese largo cabello naranja familiar.

 

—Esto… ¿es real?… -Se pregunto el Trotamundos con cierto shock.

 

4 años habían transcurrido desde la ultima vez que se vieron en su pueblo natal Windaz, que la siguiente vez que se volvieran a ver fuera en otro continente, jamás se lo planteo ni por asomo, es por ello que procesar quien estaba ante sus ojos le costaba de creer, hasta que la propia Riza lo demostró. Sobre su cuello, oculto bajo su túnica, mostro un rosario de color blanco y negro que tenía incrustado en el centro una piedra preciosa roja con forma de lágrima.

Leer en tunovelaligera.com

 

—El rosario de Lacrimosa.

 

Rozuel lo recuerda, aquello fue el obsequio que Liha, hermana mayor de Riza le entrego a ella antes de partir a la competencia entre aquelarre de Macur, la ciudad de las brujas. Pronto un Allum emocionado sale corriendo, abrazando a Rozuel y aferrándose a su hombro entre lágrimas.

 

—Finalmente… ¡finalmente pude llegar a usted!…

 

La emoción del slime al reencontrarse con su amo, era tan notable como la presión de fuerza que ejercía para aferrarse al hombro del esper, como si dentro de su mismo ser temiera que fuera a alejarse nuevamente y por ello no quería soltarle.

 

—All…

 

Ni bien propio Roz llega a terminar de pronunciar el nombre de su fiel slime, es abrazado por una segunda persona desde su hombro restante, por la misma bruja de cabellera naranja, quien no oculto su deseo profundo de llorar en este momento que tanto esperaba, el reencuentro presagiado que había esperado por tantos años.

 

Tenía tantas dudas, tantas incógnitas de cómo era posible este reencuentro, pero Rozuel ignoro todas esas interrogantes y se dejó llevar por aquel agradable momento, cerrando sus ojos, agachando un poco su cabeza y llevo a sus brazos a esas preciadas personas, acompañado de una sonrisa.

 

—Me alegra saber que aquella última vez, no fue un “adiós” -Expreso Rozuel.

 

—Tú mismo lo dijiste, era solo un “hasta luego” -Dijo la bruja.

 

—Que los dos estén… realmente aquí… gracias…

 

Una chispa de felicidad se encendió en el interior de aquel Trotamundos, aquel abrazo la avivo en una cálida llama, el concepto de afecto era algo que no conoció hasta sino en su segunda vida, amigos y familia, confianza y lazos. ¿Cuánto dinero, cuantas armas y balas no pudieron llenar aquello que en su humanidad se conoce gratamente como autentico “amor”?.

 

—Su brazo… -El slime noto enseguida alarmado el brazo izquierdo hecho totalmente de metal de su amo —¿Qué le ocurrió?.

 

—Larga historia… -Contesto Rozuel para luego ver la escopeta que Riza cargaba en su espalda con ayuda de una funda de tela y cuero —Y seguro ustedes también tienen su propia historia para contar.

 

El reencuentro es interrumpido por la aparición de un joven de elegante conjunto de ropa blanca con un turbante tricolor que tenía una pluma, era el príncipe y actual sultán Alistary Al-dub III Kalize, quien se encontraba al borde del agujero observando el cadáver de Muer Afigad.

 

—Moriste como viviste, ahorcado en tu propia ambición -Comento el príncipe para luego voltear hacia los tres -Oh, hola, siento interrumpir su momento.

 

El anillo mágico traductor que Rozuel siempre lleva consigo para hablar con la gente de Quíatar no reaccionaba, al llevarlo consigo por tanto tiempo pudo aprender a sentir cuando este se activaba al momento de traducir el habla de los habitantes del reino, pero ahora este no reaccionaba mágicamente ante el habla de aquel hombre.

 

—¿Está hablando en el idioma básico de Gresswold?.

 

Si el continente de Gresswold tiene algo de extraordinario, es casi todos los países tienen la misma lengua y escritura, solo algunos reinos son la excepción, como Elvaria (Reino elfo), Nagret (Reino Enano), Dragnor (Reino Draconiano) y Druiz (Reino demonio) que cuentan con su propio idioma establecido. Aunque es sabido que estos reinos también platican y hablan también la misma lengua que el resto de las naciones humanas con finalidad comercial, diplomática, ect.

 

—Por supuesto, como futuro líder de este reino, debo aprender a hablar y leer el idioma de otros reinos, para establecer una mejor comunicación -Contesto él joven del turbante tricolor.

 

—Momento, ¿escuche bien claro lo que dijo?… ¿“futuro líder de este reino”?.

 

—Ah, Rozuel, veras esa persona es… el sultán Alistary Al-dub III Kalize -Aleab le revela.

 

Encontrarse con Riza y Allum ya era algo bastante extraordinario, ¿y ahora el mismo líder de toda la nación en la que se encontraba?, el día no hacia sino llenarse de inesperadas sorpresas para aquel Trotamundos.

 

—La verdad es que prefiero considerarme aun un “príncipe”, ya que siento que como “sultán” soy demasiado inexperto -Hablo con franqueza Alistary.

 

—Ahora que lo recuerdo, tenia entendido que se encontraba en un estado bastante grave… -Rozuel hizo memoria de ello.

 

—Oh, lo estaba sin duda, hasta que gracia a ti, he me recuperado.

 

El propio príncipe y/o sultán se acerca al ghrayb, con confianza toma su mano con un fuerte apretón, no tenia delicadeza, ni miedo o prejuicios de hacer contacto y expresar gratitud hacia alguien que era fuera de su reino, incluso le agradeció con una sonrisa al esper.

 

—Escuche grandes cosas de ti por Arpue, y eso que él no es alguien tiende a hablar muy bien de los ghrayb, pero me alegra que hiciera una excepción contigo, sin duda eres alguien increíble, Rozuel Drayt -Expreso Alistary gran agradecimiento.

 

—¿Arpue está aquí con usted?.

 

—No, se quedo en el palacio real para encargarse de algunos “granos de arenas podridas” en el “Consejo de la Duna”, te envía sus saludos y espera reunirse nuevamente contigo para agradecerte en persona todo lo que has hecho por el reino.

 

“El Consejo de la Duna” los principales asesores del sultán y su voz en el pueblo se encontraban bajo estricta investigación por sospecha de participar en una conspiración con Muer Afigad contra la familia real. El propio Arpue Asa Hablu con la autoridad del recuperado Alistary Al-dub III Kalize puso a cada consejero bajo arresto hasta llegar al fondo de dicha investigación y revelar a los auténticos autores maestros detrás de ello.

 

Pronto por las escaleras del cuarto piso que lleva a la azotea se oyen numerosas como fuertes pisadas y en cuestión de segundos soldados de armaduras pesadas color dorado rodean toda la azotea como a todos quienes se encontraban en ella. Desde guerreros con lanzas y escudo, sables, ballestas y bastones conformaban en una organizada fila un escuadrón de combatientes adiestrados y disciplinados.

 

Tanto Rozuel, como Riza y Allum no evitaron sentirse en guardia, la bruja y el slime estaban a punto de desenfundar sus respetivas armas, hasta que Alistary con una actitud tranquila y exasperada se acerca a ellos sin el menor temor.

 

—Oh, por el amor del “Creador del sol y la luna” -Suspira Alistary con molestia.

 

El ultimo en venir por las escaleras a la azotea era un hombre corpulento de gruesa barba y cabello corto, su armadura estaba adornada con una capa plateada y su arma principal era un hacha gruesa de dos hojas en forma de media luna, aquel hombre se detiene a solo unos metros de Alistary y manteniendo una expresión seria en su rostro hace una reverencia ante el príncipe.

 

—¡Su majestad Alistary!, ¿¡como puede hacer algo tan alarmante e irresponsable como salir sin su escolta!?, ¡nosotros la “guardia real dorada” estamos para arriesgar nuestras vidas para proteger al linaje real Kalize!, ¡como el último en la línea de sangre, debe valorar más su vida, su majestad! -Aquel hombre barbudo corpulento se expreso con gran tristeza y preocupación —Falle en proteger a su padre… el sultán Muaqhad Al-dub II Kalize, es por eso… -Manifestó sus palabras con auténticos sentimientos —¡Que no puedo permitirme fallar otra vez!, antes moriré que dejar que la sangre del legado que forjo este reino desaparezca para siempre.

 

—Vaya… comandante Ahmad, siempre sobre emocionándose -Suspira Alistary con cierta alegría —Aunque es comprensible, mi padre y tú eran tan cercanos que él mismo te consideraba un hermano mayor, aun puedo recordar en mi mente esos momentos en que los espiaba para encontrarlos a los dos bebiendo a medianoche hasta emborracharse y hablar de los “viejos tiempos” cuando luchaban juntos en el campo de batalla, y eran bastante ruidosos, pobre de los sirvientes que tenían que limpiar el vómito.

 

—Su majestad por favor, sea discreto -El comandante Ahmad le pidió en voz baja con cierta vergüenza ajena que no hablara sobre ello.

 

—¿Por qué?, para toda la “guardia real dorada” no era un secreto.

 

Entre las filas que conformaban la “guardia real dorada” había hombres que intentaban aguantarse las risas, pero todos tenían una opinión favorable sobre su comandante a pesar de ello, la confianza entre el anterior sultán y Ahmad no se consideraba para nada un secreto en el palacio real, puesto que los dos se criaron juntos como hermanos en los años donde fueron adiestrados en el arte de la lucha y participaron en numerosas batallas defendiendo los territorios de Quíatar en intentos de incursiones del reino de Learis, como también contra otros invasores.

 

—¿Eh?… ese rostro -El comandante Ahmad miro fijamente a Rozuel Drayt —¿Ese es acaso… el “Mensajero del Reino de la Agonía”? -Dijo alarmado.

 

—Comandante Ahmad, eso fue bastante grosero -Opino un enojado Alistary con los brazos cruzados.

 

—Y-yo… su majestad… ¿qué quiere decir? -Pregunta el confundido comandante.

 

El joven príncipe y/o sultán extiende sus dos manos con la palma abierta señalando a Rozuel y presentándolo ante todos.

 

—Quien se encuentra allí, es el mismo Rozuel Drayt, “El héroe Ghrayb de Quíatar”.

 

El propio Alistary aplaude y este es acompañado por vítores por parte de toda la “guardia real dorada” quienes alaban al nombre de su “héroe”, el propio esper solo podía quedarse allí parado totalmente desconcertado.

 

—«¿Recuerdo cuando dije que no quería llamar DEMASIADO la atención?…  si, soy un asco en ese detalle» -Expreso en su mente el Trotamundos.

 

__________________________________________________________________

 

Mientras tanto en el “Corazón del Oasis” – Habitación de Riha…

Una sirvienta se encontraba allí atendiendo a la inconsciente semihumana recostada en la cama, luego de cambiar sus vendajes, termino de alimentar a la Lupian, pone el plato vacío sobre la bandeja de madera junto a un vaso que anteriormente contenía agua, se retira dejando a la loba descansar a solas.

 

De repente los dedos de los pies de la semihumana comienzan a temblar, seguido de los dedos de cada mano, estas manifestaciones continúan por varios minutos y eventualmente la loba abre sus ojos, acto seguido da una exhalación intensa como si le faltara el aire y pronuncia un nombre acompañado de un fuerte sentimientos de angustia.

 

—Rozuel…

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!