You dont have javascript enabled! Please enable it!

Metalord Revolution 279 ENCUENTRO DE MAL AUGURIO

Modo noche

PERSPECTIVA: Riha Sharpsteel

 

Una vasta pradera se hallaba a mi alrededor bajo el manto de la noche, iluminado por una resplandeciente luna llena, sentía la brisa en mi rostro, me deje llevar por la calma de este panorama con los ojos cerrados, ni el tiempo o las preocupaciones no existían en este sitio, pero… aun así, no puedo dejar de extrañarle.

 

Abro mis ojos y a los lejos le veo, ese muchacho de cabellera marrón, a quien conocí años atrás y desde lo más profundo de mi ser, sentí que había algo más allá de la admiración hacia él. Mis sentimientos e instintos me llevaron a caminar hacia donde se encontraba, avanzaba lentamente pero deseoso de llegar a su lado, hasta que de repente noto otra figura manifestarse.

 

—¿Que está ocurriendo?.

 

Una figura surge de repente al lado de ese muchacho, su rostro estaba cubierto por una extraña bruma, pero podía distinguir algo notorio, se trataba de una chica joven que a juzgar por su aspecto tenía su misma edad, poseía un largo cabello de un color bastante inusual… un color naranja.

 

—¡…!

 

Mis piernas actuaron al instante, corriendo como si no hubiera un mañana, incluso fortalecimiento mágicamente mis extremidades, quería llegar a su lado, y al ver a esa enigmática chica a su lado, sentí mi corazón acelerar con demencia y mi sangre hervir con un intenso sentimiento de… ¿ira?.

 

—¡…!

 

Intente que mi voz llegara hacia él, pero las palabras no salían de mi boca como si mi voz estuviera silenciada, cuanto más rápido creía que avanzaba, no sentía que me acercara, sino lo contraria, la distancia hacia él se hacía más lejano, podía ver su figura desaparece y perderse en una densa niebla. Todo a mi alrededor con el incluir de la luna, es devorada por aquella imprevista niebla, me quedé sola y el paisaje se torna desolador, sentí una inmensa sensación de soledad, una angustia y desesperación.

 

—Rozuel…

 

Cuando pronuncié su nombre con fuerza, desperté en un sitio completamente distintos que reconocí de inmediato, era una habitación en “El Corazón del Oasis”, no tarde en darme cuenta que me encontraba recostado en una cama con mi cuerpo cubierto de vendas.

 

—Ahora lo recuerdo.

 

Luche contra ese mago que iba por Roz, fue un oponente formidable por su manera de luchar sin exponerse directamente ante las armas de fuego que portaba conmigo, pero eventualmente encontré la manera de llegar hasta él y abatirle, fue mi victoria, pero en consecuencia fui bastante herida.

 

—«Perdí el conocimiento, entonces… alguien debió encontrarme, mis heridas fueron tratadas y terminé en esta habitación» -Fue mi conclusión.

 

Una muchacha llega a la habitación, por su vestimenta simple de camisa y pantalón supuse que era una sirvienta, tal parece que fue atraída cuando pronuncié el nombre de Rozuel al despertar. Ella me habla, pero era incapaz de entender su lenguaje, se retira dejándome sola y al cabo de unos minutos la misma propietaria, Amira Yuzquell se aparece.

 

—Has despertado, es una buena señal, ¿cómo sientes el cuerpo?, ¿aun te duele mucho?, ¿estas cansada? -La propia Amira intentaba corroborar mi condición.

 

—Estoy bien, el dolor ya casi es leve y ya no tengo sueño -Conteste

 

De entre todas las lesiones que padecí tras mi combate con ese mago, el peor fue en el brazo derecho donde recibí un fuerte ataque y fue fracturado, la buena noticia era que ya podía mover algo ese brazo, pero no utilizarlo de manera eficiente aún. Los Lupian como semihumanos pueden recuperarse más rápido de heridas de fracturas, pero sobre todo los del clan colmillo de acero, las lesiones en los huesos sanan con más rapidez en comparación al resto de los clanes, la razón tenia que ver con nuestra habilidad especial.

 

—¿Cuántos días he estado en cama? -Pregunte.

 

—Dos días.

 

—¿Dónde está Rozuel?.

 

—Se marcho hacia el palacio de los Afigad.

 

Mi rostro se torna en perplejidad cuando Amira me cuenta que Roz partió hacia dicho sitio junto a Crok y Namida, la Anubian fue un reemplazo necesario para asegurar que el asalto tuviera las mejores posibilidades de triunfar. Me sentía frustrada, no porque el hecho de que Namida tomara mi lugar, sino que, por mi propia debilidad, no pude apoyar a esa persona que tanto aprecio en un momento esencial.

 

—Rozuel estaba bastante preocupado cuando te visito encontrándote en tal condición, pero a la vez le aliviaba saber que aún seguía viva -Aseguro Amira —Cuanto más pronto te recuperes, sus inquietudes se calmaran y podrás volver a su lado.

 

No fingiré saber que me sentía dichosa de escuchar que Roz me visito y se preocupo al verme en tal estado, necesitaba recuperarme, seguir postrada en esta cama no era la mejor idea. Ya estaba despierta, el dolor ya no me molestaba y no me sentía cansada, era momento de levantarme, mientras estaba descansando me habían puesto una tela blanca ligera que cubría mi pecho y cintura, no tarde en removerla junto a algunas vendas.

 

Le levante de la cama buscando mis prendas de vestir usuales, por suerte estas se encontraban a mi lado colocadas ordenadamente sobre una silla de madera, era mi camisa corta marrón que dejaba parte de mi vientre al descubierto, un pantalón largo del mismo color y un cinturón de cuero con numerosos bolsillos, me alegra saber que los dos Beretta 92 y la Desert Eagle estaban bajo dichas ropas con los seguros de cada arma puesto por prevención.

 

—¡Deberías tomarte con calma tu recuperación! -Me aconsejo ella —Aun es algo pronto para salir de la cama, y tu brazo con la fractura…

 

—Estuve dos días postrada en una cama, además como dije ya no tengo sueño y los de mi raza sanan rápido las heridas de fractura, si me quedara quieta por más tiempo, no le haría ningún bien a mi cuerpo el holgazanear demasiado -Deje en claro.

 

Necesitaba acompañar mi recuperación con algo de actividad física, caminar y estirarme un poco me haría bien, mis heridas recuperándose cubiertas por vendas ya no sangraban, algunas las removí porque ya no eran necesarias, pero otras colocadas como en mi hombro aun necesitaban estar cubiertas por dos o tres días más. Mi brazo derecho pese a que aun necesitaba sanarse del todo, su recuperación acelerada no se vera entorpecida incluso si me mantengo en movimiento.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Con la muerte de Muer Afigad y los “guardia real dorada” rodeando el palacio de los Afigad, este conflicto interno del reino entre el tirano y rebeldes llega definitivamente a su fin. El cuerpo del Azim Alnabil es bajado cuidadosamente por varios hombres con ayuda de sirvientes del palacio, serviría como prueba principal para los conspiradores aun ocultos en el reino de desistir todos sus intentos de continuar dichos planes malévolos, luego de que confirmaran con sus propios ojos la muerte de su principal “patrocinador”.

 

Los Alnabil “leales” a Muer no tardaron en ser arrestados y llevado para ser juzgado por la familia real y los nobles fieles a su causa, algunos sirvientes tuvieron la misma suerte, pero otros fueron o podrían ser perdonados luego de estrictos interrogatorios.

 

—«Ahora que lo recuerdo, Arpue hablaba sobre “una poderosa magia” que salvara al reino de Quíatar de los enemigos del exterior, del cual solo puede ser activada con la familia real».

 

Por un momento creí que, si el príncipe Alistary despertaba, quizás entonces podrían usar esa magia para aplastar a Muer Afigad y con ello terminara esta lucha cuanto antes, pero tuve que hacerlo directamente a mi manera.

 

—Sultán Alistary… -Le hable dirigiéndome a él con el mayor título que poseía.

 

—“Héroe Ghrayb de Quíatar” no es necesario ser tan formal, por favor solo llámame por mi nombre -Pidió el propio príncipe y/o sultán.

 

—De acuerdo, pero por favor ya dejé de llamarme “héroe ghrayb”, estoy bien solo con mi nombre, Rozuel, o Roz para abreviar.

 

—Jajaja… eres alguien modesto, eres un tipo bastante agradable, Roz -Opino el propio Alistary en torno a mi —Parece que quieres tienes algo importante para decirme, adelante soy todo oídos.

 

—Si, ¿Arpue le ha mencionado acerca de “una poderosa magia” que solo puede ser utilizado por la familia real? -Pregunte —Uno de los motivos de salvar su vida, era una magia que según entiendo, servirá para combatir a los “enemigos externos” del reino.

 

—Lo siento Roz, pero no tengo idea sobre esa “poderosa magia” de la que hablas, de hecho, estoy tan asombrado como tú, ¿mi familia ocultaba algo así?.

 

Las palabras del propio príncipe y/o sultán revelaban que incluso él desconocía en absoluto la existencia de aquella pregunta “poderosa magia”, se que Arpue era un amigo cercano del anterior sultán y guardaba todos sus secretos. ¿Podría ser que aun no tuvo la ocasión de contarla a Alistary sobre ese tema?, Muer Afigad ya esta acabado, ¿entonces cuando activara esa poderosa magia?.

 

Mientras bajamos por las escaleras de entre pisos hasta llegar al salón principal, me encontré no solo con Crok y Namida, allí estaban el resto de los integrantes del grupo que acompañaron a Riza y Allum en este largo viajo a otro continente, reconocí a solo uno de ellos.

 

—¡Tayra! -Exclame al verla.

 

—Nos volvemos a ver, Rozuel Drayt -Expresa la semihumana contento de este reencuentro.

 

—No es que agradezca el inmenso gesto de ayudar a Riza y Allum, pero… ¿qué hay de tu Dolafh?, ¿de tu familia?.

 

—Has hecho mucho por mi Dolafh, mi hermana lo entiende como también mi gente, por mi honor, pagare la deuda por toda la amabilidad que has bridado a los míos.

Leer en tunovelaligera.com

 

Todo parece ser una cuestión cultural de la manera en que los Sargarios muestran su gratitud, como una raza guerrera, ofrecer su fuerza a quienes consideran sus amigos es la única forma en que sienten que pueden recompensar tal amabilidad hacia los suyos. No mentiré que tener un aliado Sargario es algo bastante interesante, pese a que no pueden ejercer magia ni artefactos u objetos mágicos de ningún tipo, lo compensan con una fuerza hercúlea de proporciones ridículas.

 

El otro integrante era totalmente desconocido para mí, un hombre de tez morena y corta cabellera negra, a pesar de que venía de Gresswold, su piel era no solo similar sino casi igual a la etnia de los habitantes principales de este reino.

 

—Me llamo Jhamel, un placer conocerte en persona, Rozuel Drayt -Me saludo amablemente y revelando su nombre.

 

Fácilmente puedo suponer que conoce mi identidad a través de Allum o Riza, pero emitía un aire de cierta familiaridad, como si ya me conociera desde mucho antes.

 

—Einquel te manda saludos.

 

Cuando comunico aquella oración, inmediatamente supe de donde lo había visto antes, fue cuando estaba el “cuartel general subterráneo” de Ordinem Deam, el corazón de la base principal de la organización. Salvo Allum, los demás (incluyendo a Riza) desconocían sobre ese nombre que Jhamel pronuncio.

 

—Con razón me eres bastante familiar.

 

—Cuando nos vimos en aquel entonces solo era un “Protecto”.

 

Supongo que en todo este tiempo escalo posiciones hasta llegar al rango que posee hoy en día, de modo que la “Ordinem Deam” incluso me brindo ayuda uniéndose al grupo de Riza y Allum. Lo mejor era que había terminado en un reino, mismo del que Jhamel había nacido y criado en parte de su vida, conociendo el idioma lo que facilitaba la comunicación del grupo en estas tierras con los locales.

 

Allum, Taya y Riza dieron comienzo a este grupo de “búsqueda y localización” para llamarlo de una forma, Jhamel bajo las órdenes de la organización se les uniría en algún momento, pero la duda aquí es: ¿Cómo sabían dónde encontrarme?.

 

—Por los sueños… -Allum conto.

 

Mi propio Slime me revela que pasado un tiempo en que me separe de él luego de los acontecimientos en la “Zona Prohibida”, empezó a tener unas series de sueño en donde me observaba, incluso llego a sentir mi posición como si fuera una brújula viviente. Yo mismo experimente también unos extraños sueños sintiendo a Allum en ellos, pero a diferencia suya, no sentía su ubicación de la misma forma que él.

 

—«¿Tendrá que ver con el lazo entre “Amo y Familiar”?» -Me cuestione en mis pensamientos.

 

De cualquier manera, solo gracias a los sueños que Allum experimentaría, es la forma en que tendrían la única pista para localizarme, literalmente, el grupo no habría llegado a nada si no fuera por aquellos fenómenos oníricos.

 

—El malo maloso ya está muerto, los buenos ganaron, ¿y ahora qué? -Pregunto el hombre amazona.

 

Esa cuestión fue respondido casi al instante cuando una carreta fue preparada para todos nosotros, con el príncipe y/o sultán Alistary aquí junto a la “guardia real dorada” ya todo estaba bajo control y el resto se encargarían ellos. Con Muer Afigad muerto y sus seguidores en el palacio de los Afigad detenidos, nuestro trabajo estaba concluido en la ciudad de Naar´thue.

 

—Han hecho bastante por este reino, vuelvan al “Corazón del Oasis” y descansen, cuando terminemos aquí, pronto nos comunicaremos con ustedes -Aseguro el propio Alistary.

 

Alistary y las autoridades a su lado estaban más que seguro en que en solo cuestión de días, los conspiradores y traidores del reino serian atrapados, entonces luego un mensajero serio enviado para traernos una invitación, querían recompensarnos a todos los ghrayb por nuestra colaboración para poner fin a este intento de derrocar a la familia real Kalize.

 

Antes de subirnos a la carreta, le quite a Crok y Namida aquella armadura pesada los cuales no serian posibles retirar sin el uso de mi habilidad ESP, cada pieza fue guardada en la misma carreta. Luego nos despedimos de Alistary, el vehículo se puso en marcha con destino al “Corazón del Oasis”, le tomaría alrededor de tres días en llegar, además de contar con un cochero capacitado, disponía de una cantidad de provisiones más que suficiente para lo que tomaría el viaje.

 

En lo que dura el trayecto, sería un momento ideal para que el grupo de Allum y Riza me contaran todo su viaje hasta su llegada hacia el palacio de los Afigad, pero aun era pronto, aun no quería me contasen su “historia”, yo tampoco lo haría con la mía, porque necesitábamos que todo el grupo estuviera completo.

 

—Oh, falta ella, ¿no? -La Anubian supo al instante a que me refería.

 

—Te comprendo Roz, no seria justo “compartir historias”, sin nuestra simpática lobita por aquí -Crok opino.

 

Tayra y Allum sabían de quien se trataba dado a que ya la conocían, solo Jhamel y Riza desconocían de quien se trataba, el slime hablo sobre ella a la Gramwind, describiéndola en específico que era.

 

—Ella es una semihumana, ¿no?, una Lupian -La bruja hablo —¿Cuánto lleva viajando con ustedes?.

 

—Mucho pero mucho más de un mes -Conteste de inmediato —Me reencontré con ella este año al volver a reanudar mi trabajo como aventurero.

 

—Espera… ¿ya la conocías de mucho más antes? -Riza pregunto con cierto interés.

 

—Si, fue hace cinco años.

 

Allum solo le había contado a Riza sobre Riha en torno a nuestro reencuentro y trayecto como aventureros hasta la “Zona Prohibida”, omitiendo todos los hechos ocurridos en el Pueblo de Arkay. El rostro de la bruja aunque delataba real interés en torno a la Lupian, también parece sentirse algo… ¿molesta?.

 

—«Pasaron AÑOS desde la ultima vez que vi a Riza, debieron de pasar muchas cosas en esa academia de magia del reino de Zaragos».

 

Había mucho de lo que hablar, seguro que Riza tiene más de una anécdota que compartir, pero no con todo el grupo sino en privado, sin duda ella esperaría lo mismo de mí, ¿pero seria capaz de revelarle mi identidad como Trotamundos?. Allum no lo sabe aún, Riha se entero al oír a escondida una conversación que tenia con Crok, dos conocían mi identidad de reencarnado y dos la desconocían.

 

—«¿Podría ser capaz de contárselo?, tengo la certeza de que eventualmente, ese secreto llegara a su conocimiento, la cuestión es… ¿de qué manera?».

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Tres días después – “Corazón del Oasis”…

La noche había caído y la carreta se adentra en el interior de la jungla llegando a las proximidades de las edificaciones, son recibidos con aplausos y vítores por grupos de sirvientes, guardias y rebeldes que aguardaban su retorno.

 

Al detenerse el vehículo y cada uno bajar, uno de ellos se acerca a Rozuel comunicándoles que Adil y Amira esperaban ansiosos a todos en el interior de “El Corazón del Oasis”. Cuando todos se disponían a entrar, Riza expresa su deseo de quedarse un rato más afuera y le pidió al resto que continuaran sin ella, luego les alcanzaría, un sirviente o rebelde podría guiarles.

 

—Me quedare un rato más afuera, necesito… aire fresco, no me siento bien -Se excuso la bruja de cabellera naranja —Les alcanzare más tarde.

 

La petición de parecía bastante extraña para el grupo con el que había viajado todo este tiempo, más para Rozuel, pero si la misma exponía que no se sentía bien, no querían forzarla. Le dejarían a solas un momento afuera del “Corazón del Oasis”, con los sirvientes, guardias y rebeldes en los alrededores, fácilmente sin necesidad de mucha comunicación, le guiaría hacia los demás.

 

Cuando Riza se separó momentáneamente de ellos, camino hasta situarse en una parte lo bastante oscurecida de entre los numerosos edificios en los alrededores, sin que nadie lo viera, la propia bruja trataba de mantener oculto marcas negras que salían alrededor de su cuello, tomando la forma de un tatuaje con apariencia de espinas que se entrelazaban entre sí, no era la primera vez que tal fenómeno ocurría en ella.

 

—«Puedo sentir como reacciona con una fuerza violenta en mi interior… “El Pacto de Thysia”, aguanté lo posible y mantuve oculto su reacción todo este tiempo mientras estaba en la carreta estos días, pero no me es posible contenerla por más tiempo, se acerca el momento del RITUAL, otra vez…» -Fueron los pensamientos de la bruja suspirando con cierta angustia.

 

Tanto los sirvientes como guardias preocupados por el comportamiento de la joven muchacha al alejarse de ellos, llegan a aquella oscura parte donde la bruja se encontraba, o donde estuvo hace unos momentos, ella ya no se encontraba allí, lo que preocupe más a todos y comenzarían a buscarla, notificando al resto para que otros se unieran en dicha labor.

 

Riza con sigilo y usando fortalecimiento mágico, salió de las proximidades de las edificaciones situándose en el interior de la densa jungla, siendo de noche y con la fauna salvaje acechándose en los densos follajes del nocturno bioma, nadie en su sano juicio caminaría a altas horas completamente en solitario.

 

Pero los depredadores nocturnos por alguna razón evitaban a la bruja, había algo en ella que les inquietaba, pero tal incertidumbre que percibían en la presencia de la muchacha de cabellera naranja, estaba fuertemente relacionado a su mana o poder mágico.

 

—«Esta presencia…»

 

La bruja podía sentir varias presencias provenientes de las bestias que acechaban en los alrededores, pero una en concreto no pertenecía a esa jungla, no era un animal salvaje, esta presencia emitía su propio mana, su propio poder mágico, era un usuario de magia. Riza inmediatamente volteo en dirección hacia aquella presencia, en lo alto de un árbol allí se encontró con una figura humanoide de rasgos semihumano y femenino.

 

De pie sobre la gruesa rama de un árbol, se encontró con una semihumana que vestía una camisa corta marrón con su vientre al descubierto, llevando un pantalón largo del mismo color y un cinturón de cuero con numerosos bolsillos. Era una loba antropomórfica de pelaje grisáceo, cabellera gris media larga y ojos grises, una Lupian del clan “colmillo de acero”. Las miradas de las dos se cruzaron, la bruja se sentía atenta ante una notoria mirada hostil de aquella semihumana lobuna, el ambiente se tornó tenso.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!