You dont have javascript enabled! Please enable it!

MTSR Capítulo 7 Viejos y nuevos conocidos

Modo noche

Al verme Drom me saludo con la mano, cuando era niño muchas veces jugué con su hijo y me senté a escuchar sus historias. Aunque su apariencia era ruda y más de una vez lo vi partirle la madre a alguien que lo molestara, Drom era un buen tipo.

– Qué pá en el mondo pá que el cara sucia de Ale me llae a su casa como eos muchachitos ricachones.

– Un gusto verte Drom ¿Cómo esta Fali? – Le respondí

– Ahí ta el Fali, apena aguanta pero mi cría es dura y sé que va a aguantar- A pesar de que su voz era firme, sus ojos demostraban miedo. Fali era su hijo y de cierta forma mi amigo, hace años unos imbéciles le dieron hierba de dragón a Fali, lo que causo que adquiera la enfermedad del Dragón. Drom se encargó de esos tipos ¿Matarlos? Na, los secuestro, lleno de feromonas femeninas y los lanzo a la jaula de los gorilas blancos, aguantaron seis días antes de morir a causa del amor excesivo de los gorilas. Aun así la vida había sido dura para Drom, tuvo que vender casi todas sus pertenencias para comprar el mitril para su hijo y aun así no fue suficiente. Yo solía meter a escondidas mitril a su casa para Fali. Cuando me descubrió me prohibió ir nuevamente a su casa y me regaño diciendo que debería preocuparme por mí mismo.

– Entonces Drom ¿Tienes algo bueno?

– Si, cara sucia Ale, aunque la eñorita que mandaste ya los vio y eligió. Cinco cachorros de Lobo sombra ¿Pero podrás pagarlo?

Saque las monedas y se las pase, un total de 27 monedas de oro. Podía ser caro, pero un lobo sombra bien entrenado podía ser excelente perro de seguridad. Podían fundirse en las sobras y realizar ataques sorpresas desde la oscuridad, algo realmente aterrador. Me paso los papeles de los lobos mientras Nadja sacaba los cachorros del carro. Cuando todo el trámite termino me acerque a Drom y le pase una bolsa.

– ¿Qué e esto Cara sucia?

– Un regalo para Fali, me dijiste que no le diera ningún regalo a menos que pudiera cuidarme a mí mismo y creo que ahora lo estoy haciendo.

– Así veo cara sucia Ale, no, ya no ere na cara sucia, ahora ere el señorito Ale Guld – Me respondió dándome una sonrisa, abrió la bolsa y casi se desmayó, me miro, miro nuevamente la bolsa y me abrazo mientras lloraba- Ere un hijo de [email protected] cara sucia

– Dijiste que no me llamarías más así – respondí molesto mientras me lo quitaba de encima- Fali es mi amigo, quizás uno de los pocos que tengo, es lo menos que puedo hacer.

Drom me siguió abrazando durante un buen rato y cuando se subió al carruaje no paraba de reír mientras se marchaba ¿Qué había en la bolsa? Bolitas de mitril, obvio. Casi 400 dosis y la promesa de darle más cuando se acabaran. Fali me dio de su pan cuando yo tenía hambre y esas deudas nunca se olvidan.

Mientras seguía pensado en Fali, Ada me llamo a comer, la comida era deliciosa. Laura ayudo a comer a Lowe mientras Nadja me pedía varias cosas para poder criar en óptimas condiciones a los perros, al final me aburrí de escucharla y le pase dos monedas de oro para que comprara lo que necesitaba, cuando lo hice tanto Myrd como Lowe me regañaron por darle tanto dinero a una esclava, me encogí de hombros y use la excusa de que era por la seguridad de la casa.

Al terminar de comer fui a mi estudio y comencé a preparar la miel para el oso que quería capturar, pero no necesitaba solo miel, necesitaba un arma definitiva que le diera el golpe de gracia, saque mi colección de metales y comencé a hacer una bola de casi 10 kilos de un mineral llamado “Corazón de dragón” , en realidad no era el corazón de un dragón, si no, más bien eran enormes piedras que se formaban en el corazón de los dragones menores a veces llamados Wyrm, era un mineral que se trabaja en frio y requería un artesano realmente bueno para ser refinado y trabajado. . Mientras terminaba de hacerlo Nadja apareció en la ventana

– Amo señorito, un tipo con cara de loco viene corriendo hacia nuestra casa ¿Lo mato?

– No, pregúntale lo que quiere y si es del taller Laster tráelo al estudio. – Al parecer mi oso había probado la miel.

Me senté en mi silla, mande a llamar a Ada y le pedí que prepara té y bocadillos  para nuestros invitados. También le pedí a Myrd que tuviera listo a Lowe, ya que pronto lo mandaría a llamar. Saque un par de cajas que tenía preparadas y sonreí. Cuando estaba por ir a ver que ocurría alguien golpeo mi puerta, les dije que pasaran, frente a mi había un anciano de cabellos grises, su barba y cabello estaban cortos y su cuerpo lleno de músculos te hacían pensar ¿De verdad es un anciano? Vestía un traje de trabajo lleno de manchas y con algunos hoyos, olía a metal. Junto a él había un hombre de unos treinta, cabello cortó sin barba, rasgos finos y afilados, vestía un traje simple impecablemente limpio.

– Buenas tardes señor Guld, soy Alestro asistente del maestro Laster.- Dijo el hombre bien vestido con una voz plana.

– Calla esa mierda Alestro ¿Realmente tienes acero mágico y metal de roca de alta pureza? Mira que si me mientes te matare – Exclamo el anciano.

– Así es señor Laster – puse cuatro esferas sobre la mesa, dos de acero mágico y dos de metal roca- aquí una muestra de lo que tengo.

El anciano tomo las esferas y comenzó a palparlas, golpearlas, lamerlas y verificarlas a través de diversos métodos mágicos y alquímicos, pasada casi una hora donde el único ruido provino del anciano, él dijo:
– Si, es tan puro que me da escalofríos ¿Qué quieres por ellos? ¿Tienes más? Te daré 200 monedas de oro.

– Gracias por el ofrecimiento pero no, lo que quiero vale más que doscientas monedas y estoy dispuesto a pagar por ello, incluso suministrar los materiales para ello.

Leer en tunovelaligera.com

– ¿Qué quieres? Habla- respondió el anciano.

– Antes de responder eso déjeme hacerle una pregunta ¿Qué materiales necesitaría para hacer la mejor armadura de combate del mundo?

– Ja, eso es fácil, un montón de materiales.

– ¿Cómo cuáles?

– veinte kilos de acero mágico.

– Los tengo – Respondí y puse sobre la mesa varias esferas de acero mágico, el anciano se sorprendió.

– Quince kilos de Metal de roca, treinta  kilos de Mitril, seis de Roca Rosa, Siete de Acero negro, cuatro de Alcem, dieciocho de Orch y doce de Plata sagrada de Norving .

– Los tengo – Respondí mientras ponía varias esferas sobre la mesa, el anciano y su asistente me miraban con asombro-  pero saben, pensé que pedirían minerales más caros o raros. Como Nova luna –  Puse una esfera en la mesa- o Piedra de santuario – otra esfera – o quizás un poco de Lazaría – otra esfera – e incluso pensé que necesitaría Lagrima verde – otra esfera, ellos me miraban anonadados, en anciano piñizcó su brazo y luego lentamente toco las esferas.

– Maestro, con esto podríamos cumplir su sueño – Dijo de la nada Alestro.

– Si Alestro, con esto podríamos hacer la mejor armadura que mis manos podrían fabricar – me miro – señorito Guld, si lo que usted quiere es mi vida a cambio de estos minerales se la daré, le daré todo lo que tengo y lo que tendré pero déjeme usar estos minerales.

– No es necesario señor, si le mostré estos minerales es para que los use. Quiero que forje la mejor armadura de batalla que pueda para uno de mis esclavos.

– Por supuesto señor Guld lo hare – Dijo el anciano.

– Y yo lo ayudare – Respondió Alestro con una voz llena de emoción.

-Yo no los ayudare, pero échenle ganas – Dijo Nadja ¿De dónde salió? Aprendiz y maestro la miraron asombrados.

– Ignórenla por favor- dije.

– Esto es excelente señor Guld, con esas cosas mi maestro podrá hacer una verdadera obra de arte, si tan solo su esclavo estuviese dispuesto a abandonar sus brazos y pies.- Dijo Alestro mientras movía sus manos por todos lados

– Ese no es un problema –Respondí- Myrd , Lowe pasen – Cuando dije eso Myriam apareció llevando en su silla de ruedas a Lowe –El Hombre león de la silla de ruedas es para quien harán la armadura.

Los gritos de felicidad de los artesanos  se escucharon por toda la casa. Mientras celebraban y tomaban medidas a Lowe, Laster dijo a modo de broma:

– Ahora solo faltaría una gran pelota de Corazón de Dragón.

– Pensé que nunca lo pedirías- Respondí mientras ponía la esfera de 10 kilos sobre la mesa, Laster y Alestro se desmayaron. Así es como se caza a un oso.

 

 

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!