Pequeña Quin Capítulo 142

Modo noche

Ante esta imagen, ella no tuvo más remedio que seguir la corriente y colocárselo en su brazo.

– Bien. Hagan lo que tengan que hacer, y desaparezcan de mi vista…

Leto sacudió su mano, queriendo desplazar a la distancia un problema molesto e irritante.

– Por aquí, por favor… – indicó la guía.

Violet saludó con la cabeza y Lehm puso sus manos detrás, para seguir obedientemente a la mujer.

Pronto, sólo quedó Leto con unos pocos subordinados.

Swish

En una repentina bruma oscura, una figura difusa se hizo presente a su lado.

– ¿Cómo piensas proceder? ¿Realmente cederás y los dejará marchar con esa información?

Él sacudió la cabeza.

– No debes preocuparte, conozco mis responsabilidades. Las consecuencias serían impensables. ¿Qué sabes sobre el estado de EON?

Su tono era mucho más contenido al tratar con esta persona, aunque no ocultaba su humor ennegrecido.

– Hasta donde sé… se ha convertido en una sombra sin influencia, que sólo mantiene un poco de su antiguo poder… pero, incluso así, no es algo con lo que podamos jugar descuidadamente… – pausa significativa – … no aún.

– Pero… entonces…  ¿Qué crees que debería hacer con ellos…?

– Por supuesto, aunque no puedas matarlos… eso no significa que puedas dejarlos irse sin más… – la figura se mantuvo en silencio un tiempo, pensativa – … toma… esto debería funcionar en niños tan débiles.

Leto vio aparecer un extraño artefacto, y en cuanto obtuvo los detalles pertinentes, su rostro mostró signos de sorpresa… como también, alivio.

 

 

Fueron llevados hasta un largo pasillo bien iluminado, en clara pendiente.

Anh’ea miraba emocionado, encontrando todo tan nuevo y sorprendente que estaba falto de palabras. Tenía la esperanza de que todo este viaje lo llevara nuevamente a los brazos de su hermana, y pudieran disfrutar de esta prosperidad juntos.

– Felicidades… estás llevándolo excelentemente… como tu jefe, estoy muy orgulloso… – comentó Lehm, con una sonrisa sarcástica.

– ¡Un jefe completamente inútil!… ¿Qué son estos brazaletes?… no tengo un buen sentimiento acerca de esto… – exclamó, mirándolos con sospecha.

– Mmm… algo que no debería estar en este sitio. Mejor dicho, sólo una cosa más fuera de lugar… – agregó, misteriosamente.

– ¿Y eso que significa?… ¿No puedes ser un poco más específico al hablar?

– Un disgregador aeónico.

– ¡¿Y eso que significa?!

El extendió los brazos.

– No puedo ser más específico que eso.

– ¡Sólo dime si es algo bueno o malo!…

– Mmm… básicamente… es algo que, llegado el caso, odiarás con toda tu alma…

– ¡Lo sabía!… ese bastardo está tramando algo… ¿Debería quitarlo?… – comenzó a forcejear con el objeto.

– Puedes intentarlo… – sonrisa burlona, golpeteando el brazalete – … siempre que puedas destruir artefactos pico con tus manos desnudas.

– ¡¡Artefacto pico!!… ¿Cómo es posible?… definitivamente, no lo parece…

– Subestimas la importancia del argono. Puedes viajar toda una vida sin encontrar un solo gramo procesado. El más burdo tratamiento convertiría un palo tosco en un arma suprema. No puedes culparlos por esconderlo tan férreamente…. – explicó sereno – … por supuesto, incluso en el mejor de los casos hay un gran costo para obtenerlo.

– ¿Eso significa que vamos directo a una trampa?… ¿Qué sucederá con Anh’ea?… – mirada dudosa – … ¿Realmente vas a quedarte sin hacer nada?…

– Oye… ¿Dónde quedó esa convicción de independencia?… has arrastrado a tu jefe al peligro, lo has esposado y hay varios supremos rodeándonos… – expresión tensa – … es realmente atemorizante.

Ella apretó sus dientes, ante su acto incisivo.

– Bien… bien… es mi culpa… ¿Satisfecho?… estoy segura de que tienes alguna idea… ¡Te conozco!…

– Vaya… parece que me observas con interés… – sonrió complacido – … gracias a tu pequeño acto, están conteniéndose… por el momento. Tal vez pueda intentar algo, pero… no tengo demasiada motivación… – estiró sus brazos con pereza – … necesitaría algún tipo de… incentivo… mmm… – frotando su mentón.

– ¿Incentivo?… ¿Qué es lo que quieres en un momento como este?…

Él se acercó e inclinó su rostro hacia ella, frunciendo juguetonamente sus labios.

– ¿Un beso apasionado?…

¡Tock!

Ante ese rostro pretencioso, Violet se puso de frente y le dio un puntapié en el tobillo.

– ¡Toma tu beso!…  – resopló, incapaz de lidiar con este nuevo “jefe”.

– Oye… esa fue mi mejor oferta… luego podría ser otro precio… – sonrisa cómplice.

– Oh… ¡Por favor!… – ojos en blanco – … realmente eres como un niño irremediable… ¿No puedes actuar normalmente por una vez?… – refunfuño molesta, ignorándolo.

– “Señora, ¿Por qué se pelea con el señor?”

Habló finalmente el niño, viendo la interacción.

– “No te preocupes por ello Anh’ea. Y, puedes llamarme Violet”

– “Señora Violet… ¿Sabe si encontraremos a mi hermana?”…

Ella puso una expresión complicada, el tiempo que lo rodeaba con sus brazos.

– “Aún no lo sé, pero haré lo posible para que todo salga bien”

Mientras intentaba consolar al pequeño, y a ella misma, llegaron al final del camino.

Tras varios bloqueos, accedieron a lo que podría considerarse un mundo subterráneo. Un ambiente de enormes proporciones, donde, efectivamente, podían verse deambular una multitud de enanos.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.