Pequeña Quin Capítulo 164

Modo noche

– ¡Ni siquiera se quién eres!… ¿Y para qué demonios has venido a esta isla si no quieres entrenar?…

El hombre la reprendió, mientras volteaba para enfrentar a la bestia. Ocupaba unos guanteletes con tres grandes púas y un grueso protector en su antebrazo.

Sus músculos se tensaron al chocar de frente con una enorme garra, pero su aura se sostuvo firme y ambos fueron obligados a retroceder hacia atrás.

Había repetido este pleito por un largo recorrido, esperando que el perseguidor desista, o bien encuentre una apertura para herirlo.

La mujer por su parte continuaba corriendo y quejándose en el proceso.

– ¡Yo no quería venir!… ¡Rayos que no!… Yo debería ser una cantante famosa, que se reúna con sus amigas… hablar sobre última moda… conocer un hombre galante y atento… – se volteó un momento, para ver la situación en la que se había metido – … buaaaaaaaaa… padre ¡Te odio!… hermana ¡Te odio!…

Él aprovechó el impulso para retomar la huida.

– Cierra la boca y muévete, si quieres sobrevivir…

El dúo siguió avanzando, acercándose a la ubicación de otro dúo que observaba desde lo alto, ocultando su presencia.

Bran se mantenía vigilante, con sus brazos cruzados, mientras comía un poco más de fruta.

– Mmm… – murmuró con interés – … ese joven no está nada mal…

– Kuhum… – Vetana tosió, malinterpretándolo. Según ella, los gustos ajenos no eran su problema.

– Pero… esto también podría ser interesante… – prosiguió, enfocándose en la mujer, con mayor énfasis.

– Oh… eso es inesperado… – declaró Vetana, con cierta sorpresa.

– ¿Cómo?… – sin dejar de observar a la pareja.

– No sabía que podías tener algún interés en las mujeres…

– ……… – pausa – … voy a ignorar lo que acabo de escuchar… – tomando otro bocado de fruta.

– No puedes culparme… he observado desde las sombras a muchas personas. Se cómo los jóvenes miran a las mujeres. Pero, tú no muestras ningún interés al verlas. Creí que… kuhum… que ya te habías decidido por el otro camino.

– Pfffffffff… – Bran se volteó de golpe, tras escupir lo que estaba comiendo – … ¡¿Qué otro camino?!…

– Bueno… ya sabes… – dudosa – … ese que no es… aquel… esto… quiero decir…

– Suficiente… – interrumpió – … ¡Soy un hombre perfectamente normal!…

~Crack

La persecución había llegado a unos 30 metros de su posición, y pasarían de largo en breve.

Tras un instante de meditación, él estiró la mano con su palma abierta.

– ¿Qué?… – confundida.

– ¿Planeas devolverme mi arma?…

– Oh…

Vetana había mantenido el arma consigo, jugando distraídamente con ella mientras se mantenía atenta a la acción debajo. Con cierta reticencia, la tomó del filo y la lanzó de regreso.

– Bien…

Poniéndola en su cintura, un juego de agujas metálicas apareció entre sus dedos.

– ¿Qué planeas?… ¿Realmente vas a ayudarlos?…

No podía decir que lo conociera perfectamente, pero, no creía que fuera del tipo de buen corazón. Lo sentía más como alguien que tomaría cualquier riesgo, sólo si obedecía a sus propios intereses.

– ¿Tienes objeciones?…

– Bueno… algo así… – él ya debería saberlo. No se sentía a gusto con desconocidos. Sólo seguía a Bran por ser hermano de Quin, y su afinidad en el cultivo – … en cualquier caso… no dañarás a una bestia sagrada con eso.

Se enfrentaban a una bestia tipo oso, de pelaje rojizo y grandes garras. Tenía tres franjas negras en su frente, y un núcleo verduzco entre ellas. Se paraba en sus patas traseras para atacar, superando los 3 metros de altura.

Para soportar de frente, la fuerza del hombre se equiparaba al menos con un dominio temprano.

– No necesito dañarlo realmente…

Con una sonrisa confiada, se balanceó hacia un costado, dejándose caer libremente de cabeza.

La bestia había vuelto a alcanzarlos, y el hombre se volteó para otra ronda. Al preparar su golpe, sintió una presencia acercándose rápidamente.

~Swish

Bran había se había impulsado hacia ellos a media caída, golpeando el tronco, y lanzó con precisión varias agujas a los ojos y núcleo del oso.

– ¡…..!

Ante esta sorpresiva irrupción en la escena, la bestia reaccionó por instinto y desvió su brazo para bloquear.

– ¡Ahora!…

El hombre escuchó una voz apremiante, pero no fue necesaria. Al instante en que notó la apertura, sus ojos se encendieron y concentró toda su fuerza en un brazo.

– ¡Haa…!

Atacó sin contenerse la articulación de una de sus patas. Las púas en su guantelete penetraron varios centímetros y obligó a la bestia a desplomarse, perdiendo la estabilidad.

– ¡Groaaa…!

Un grito furioso resonó por el bosque. Sacudió violentamente su otra garra hacia él enemigo, mientras caía.

Preparado para ello, lo recibió de lleno, con sus brazos cruzados. Fue lanzado varios metros, hasta golpear un árbol, pero logró resistir firme el embate.

Un instante antes, Bran llegó al suelo y giró sobre sí mismo, mientras sacaba un juego de tres agujas más gruesas.

~Swish

Aprovechando el momento en que la bestia golpeaba, lanzó todas hacia su herida. Una de ellas logró clavarse en la carne lastimada.

– ¡Groaaaaaaaa!…

La furia del animal estaba en su máximo, pero, no podría darles caza en esas condiciones. Lo cual sólo aumentaba la rabia en sus ojos.

Todo había sucedido en cuestión de unas respiraciones.

Cuando la mujer sintió el cambio, se volteó y frenó su carrera. Ya varios metros por delante, le tomó un momento darse cuenta que alguien había intervenido para ayudarlos.

Juntó sus manos brevemente y murmuró por lo bajo, como recitando una oración.

– Por favor… que sea apuesto y galante… que sea apuesto y galante…

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.