Pequeña Quin Capítulo 231

Modo noche

Tras probar un poco más la actitud del guardián moviendo su “mascota”, Dea finalmente la bajó frente a ella sin descuidar su atención.

– ¿Eh?… ¿Ya puedo bajar? – aparentemente disfrutando de su repentino paseo – Hola… emm… Fogi… ¿Podrías dejar pasar a mi amiga? ¿Qué dices?

~Fuu

Llegándole apenas a la altura del hombro, él inclinó la cabeza observando atentamente el rostro debajo de la capa, actuando de manera similar que hace un momento con la misteriosa joven.

– ¿Realmente fue hasta allí para tocar a alguien?

– ¿Veremos a dos elegidos en un día?

– Esto sí que es digno de contar.

Incluso Dea se preguntaba si obtendría aquello que ella nunca podría. El reconocimiento del único individuo con acceso a las zonas prohibidas.

Sin embargo, esta vez no se acercó a la pierna ni asintió en aprobación. Logrando que sus dorados ojos demuestren por primera vez una genuina emoción de sorpresa, la bestia extendió ambos brazos y se acercó a Quin para darle un abrazo.

– Wa…

– ¡………!

– Esto…

– ¡Increíble!

– ………

Muchas reacciones mixtas surgieron del reducido grupo que retrasaba su paso, siendo testigos de un acto del cual no se tenía registros hasta el momento.

Pero tal vez la reacción más extraña de todas fue la de la propia Dea, quien puso una amplia sonrisa hasta ahora desconocida y palmeó el hombro de Quin efusivamente.

– Ju ju… hermanita, después de tanto esfuerzo… ¡Lo has logrado!

Quin había comenzado acariciar la cabeza el oso y se giró hacia ella con expresión extrañada.

– ¿Sí?

– Shh… – murmuró por lo bajo, con su habitual tono – … sígueme el juego y te daré un gran regalo…

– Oh… gran regalo. – visiblemente interesada – ¿Es el juego de actuar? Soy buena en eso…

– Eso es… – asintió emocionada, para seguir en voz alta – … pensar que esta vez ha salido a recibirte. Debe estar ansioso por que entremos para continuar tu entrenamiento, lástima que hoy sólo vengas a acompañarme.

~Fuu Fuu

El oso interrumpió su afectuoso saludo y se separó un poco para mirar sospechosamente hacia Dea, quién sonriente había apoyado sus manos en los hombros de Quin, actuando como una hermana mayor cariñosa.

– No te preocupes, iré a todos esos lados que tanto quieres visitar para asegurarme que sean segur-…

– ¡Tú!

De repente una femenina voz juvenil interrumpió la escena con un tono autoritario. Desde la salida, una rojiza capa señalaba sin ningún disimulo directamente hacia la pequeña Quin.

– ¡Identifícate!

Tomada por sorpresa en medio de su actuación., ella inclino la cabeza.

– Emm…

|| Advertencia. Has iniciado un evento fuera del rango permitido. Alta probabilidad de interferencia drástica. Condiciones insuficientes. Se recomienda abortar cualquier interacción a la brevedad ||

¿Eh?…

|| Iniciando medidas. Liberando funciones.

Soporte pasivo: Alta temporal.

Análisis Nv3: Alta temporal.

Velo establecido.

Prediciendo ruta ||

¿Ehhhh?…

– Imagino que hay una lengua en tu boca…

Insistió impacientemente, mientras el anciano se ponía al día detrás de ella con una expresión irritada, y Dea fruncía el ceño ante la inoportuna interrupción.

– Yo soy…

|| Adulterar información.

Sugerencia: Catrapacia ||

¿Weeeee? ¿Quieres que me llame Catrapacia?

|| Es tan válido como Lily ||

 ¡Ese no es nada lindo! Oh… espera…

Yo… kuhum… mi nombre es… Lily.

– ¿Lily?

– Sí. Lily Parametral.

|| ……… ||

– Es el nombre más estúpido que haya oído. ¿Qué opinas El’hof?

– ………

El anciano no parecía tener ningún interés en la conversación, pero les dirigió a Quin y Dea una fría mirada siendo la reacción de la primera particularmente evidente, retrocediendo un paso de manera involuntaria.

– Ohh… ¿Qué es esto? ¿Le has hecho algo sin mi conocimiento?

– Jamás la he visto antes. – rechazó indiferente.

– Eso es extraño pues. Lily… pareciera que no te agrada mi acompañante.

|| Procede ||

– Mhm… – asintió tímidamente.

– ¿Lo conoces?

– Nhn… – negó con la cabeza.

Silencio.

– P-Ptfffffff… ha… ha ha ha… – la joven de repente se tomó el estómago y comenzó a reír desenfrenadamente – No te conoce, pero sabe que eres desagradable… ha ha ha… su inteligencia debe ser tan alta como las estrellas. Tal vez por eso al hibrido le agrada tanto… – señalándolo.

El oso se había mantenido al lado de Quin observando con duda a las jóvenes encapuchadas.

– No me utilice para justificar su molestia…

– ¿Qué has dicho? – estrechando sus ojos carmesí.

||

– En realidad… a Fogi le gusto porque soy muy talentosa.

Silencio.

– Oh… ya veo… ya veo. Tiene sentido…

Todas sus risas habían cesado y su tono se había vuelto terriblemente neutro.

||

– Mhm… y también le gustas, porque tienes un poco de talento. Eso es bueno… – levantando el pulgar.

– ………

El ambiente alrededor de la joven se volvió tremendamente tenso, e incluso Dea, que se mantenía vigilante en silencio, frunció el ceño por la actitud peligrosamente inocente de Quin.

De repente, sin decir una palabra la joven levantó sus manos y retiró lentamente su capucha hacia atrás, dejando al descubierto finalmente su particular apariencia.

No parecía ser mucho más grande que Quin, con unos cabellos rubios recogidos en su frente por una banda de pelo negra, dejando sobresalir un flequillo hasta la altura de sus cejas también doradas.

Sus cabellos caían libremente hasta la altura de los hombros y tenía dos pequeños aretes circulares negros apenas visibles entre ellos. En su bonito rostro infantil destacaban sobremanera los ojos, ya no atípicos por lo particular de su tonalidad, sino porque carecía de la apariencia o rasgos marcadamente humanos.

Eran pura y profundamente de un completo rojo carmesí.

Esos misteriosos ojos estaban estrechados e intentando activamente descubrir cuál era la apariencia exacta de su interlocutor, pero extrañamente encontraba dificultades al hacerlo.

– Revélate. – extendiendo su mano con elegancia.

||

– Nhn… – negó con su cabeza.

Silencio.

– Te he dado el honor de contemplar mi semblante. ¿No crees que es tiempo?

||

– Negativo…

Silencio.

Tras un momento de rigidez, la expresión de la niña se relajó y mostró una sonrisa amigable.

– Bien… bien. ¿Qué más da? Estamos yendo… espero que hayas disfrutado tu visita.

– Mhm…

En ese momento la niña se inclinó en saludo, manteniendo su sonrisa.

– Entonces… – inmediatamente extendió su índice y un punto de energía rojiza se formó al instante – … adiós.

 

NOTA

Pueden obtener una referencia visual aproximada de su apariencia buscando este video: Wondrous Battle Music | The Comrade’s Song

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.