Pequeña Quin Capítulo 266 – Especial: Los problemas de ella. Parte 2.

Modo noche

“… era algo que esperaba con ansias. No sé si alegrarme o no por el joven Marco, pero su aventura con él significa varias semanas de libertad para mí. Finalmente podré estar en paz alejada de esas perversas manos…”

Silencio.

– Uffff….

El pequeño An’hea lo está haciendo bien, pero es hora de que reciba una mejor educación. He visto a Tiana ocupar su tiempo instruyéndolo, tal y como alguna vez hice con ella. Aún me cuesta dejar de verla como la joven princesa bajo mi tutela. Aunque ella es quien más sufrió en este cambio, parece haberse adaptado mejor que yo…”

~Toc

Dejó la pluma en el escritorio y levantó sus cabellos para terminar de peinarlo. Decidió usar una prenda casual que había comprado en algún lugar desconocido, una de los pocos gustos que reconocía de su trabajo. Dejó su traje formal colgado y los anteojos guardados, a los que dio una mirada final antes de salir de la habitación.

 

 

“… esta semana he estado investigando los alrededores. Aunque no creo que haya una reserva natural de piedra cósmica, la energía es muy pura aquí. Mi cultivo se ha beneficiado gracias a eso, y gracias a…”

Silencio.

“… esa mujer sigue enviando trabajos. Es difícil creer que alguien pueda ordenarle a ese hombre y él lo acepte. Si existe algún método me gustaría descubrirlo, pero suele ser muy esquiva en mencionarlo, y si lo hace sus palabras muestran un aire hostil. No puedo culparla…”

~Toc

Estiró los brazos y desató sus cabellos. Desde que estaba allí se había acostumbrado a dormir con más frecuencia. Algo irónico considerando su reciente avance y saludable condición. En el movimiento, rozó uno de sus pechos e hizo una extraña expresión antes de continuar su rutina.

 

“… aún no hay noticias de su regreso… lo cual es algo bueno. En realidad, hay algo extraño al respecto. Tiana ha mostrado recientemente cierta afición por el joven Marco, pero no parece notarlo. No sé cómo sentirme al respecto. Le pregunté si comenzaba a extrañar su presencia, pero claramente es inexperta y no supo reconocerlo.

El pequeño An’hea parece lleno de energía, y muy ocupado para extrañar sus tierras. Con la alimentación y cuidado adecuado, se lo ve más grande y saludable, aunque no ha podido abandonar su costumbre de pasar tiempo en brazos ajenos, sobre todos los míos y los de la reina…”

Silencio.

Últimamente, ciertos contactos me producen un extraño cosquilleo. No recuerdo haber sentido eso antes, y tal vez haya algo mal con mi cuerpo de nuevo. Debería preguntarle cuando vuelva… pero, sin duda él aprovecharía eso para…”

Estrechó sus ojos frenando la pluma. Recostada en la cama, miro hacia la ventana y sus pensamientos vagaron libremente. Lo que fuese que estaba recordando o imaginando su mano viajó distraída por debajo de las ropas.

– ¿……?

Tardó minutos en percatarse y su mente volver a la realidad. Retrajo la mano con presteza y entonces percibió cierto fenómeno extraño en ella.

– ………

Silencio.

– Kuhum… d-debe hacer mucho calor hoy. Debería bañarme.

 

 

Los días continuarán pasando, y el viaje parecía haberse extendido una semana más. En algún momento sus ropas habían vuelto al traje formal, que se adaptaba perfectamente a su cuerpo.

– Violet…

Con su vista y pensamientos perdidos en la distancia, fue incapaz de escuchar el llamado de Grace. Lejos de sorprenderse, ella mostró una sonrisa astuta al ver la expresión de Violet e interrumpió su visión.

– Querida, te ves muy distraída últimamente… ¿Necesitas algo?

– ¿Eh? Oh, lo siento, estoy bien. Perfectamente. – recalcó.

– Eso es bueno. – asintió en tono casual – Parece que el señor Lehm ha ido por un buen tiempo esta vez. Uno comienza a extrañarlo…

– ¡De ninguna manera! Está bien, donde sea que esté… – rechazó inmediatamente.

– Vaya… yo… sólo hablaba por mí. – aclaró con rostro inocente.

– Esto… sí. Disculpe, no debí…

– Está bien… – tranquilizó gentil – Pareces tener problemas para lidiar con él…

– ¿Problemas? – tono irónico – Eso es un decir. Es más fácil cuidar a un niño. No toma en serio su trabajo, y siempre termina jugando con todo. ¿Acaso haría algo sin nadie que lo vigile?

– El señor Lehm realmente es un hombre sabio.

– ¿Sabio dice? – incapaz de relacionar ambas cosas.

– Lo suficiente para reconocer sus falencias y saber clase de persona necesita a su lado…

Silencio.

– Él… me necesita… – murmuró, ante esa lógica inesperada – No lo creo. Él sólo disfruta molestarme cuando está aburrido…

– Y sin embargo… le sigues…

– Yo… no es tan fácil rechazarlo…

– Mmm… – asintió pensativa – No parece alguien que puedas vencer rechazándolo…

– ¡Es cierto! Siempre encuentra alguna excusa “honesta” para hacer sus fechorías. Es en lo único que gasta sus energías seriamente. Es muy difícil vencerlo.

– ¿No has probado… cambiar el enfoque?

– ¿Eh? – desprevenida, pero interesada.

– Como yo lo veo, si no puedes evitar el juego… tal vez puedas vencerlo jugando…

– Vencerlo… en su propio juego. ¡………!

Sus ojos de repente se llenaron de vida como si hubiera obtenido una gran revelación, o encontrado las huellas de un camino completamente nuevo.

Tenía sentido, después de todo ella no era alguien que esquivaba una batalla. En vez de intentar resistir el conflicto, había una forma de ganarle a este hombre sin forcejear contra la corriente.

Aunque esa lógica tenía sus lagunas, por algún motivo su mente se encargó de “excusarlas” cuidadosamente. Saludó a Grace y se retiró murmurando por lo bajo con una expresión de intenso análisis.

Aunque no escucho la conversación, Rohan sacudió la cabeza al ver la reacción de ambas desde la distancia, convencido de que su esposa acababa iniciar otra de sus travesuras.

 

 

 

“… los últimos días han sido bastante amenos. Mi mente se siente más clara ahora que sé lo que debo hacer. El reinado de maldad ese hombre llegará a su fin… y no sabe lo que le espera…”

Su ánimo parecía estar en un nuevo pico. Aun así, pese jactarse de claridad, en realidad estaba más distraída que nunca y su inquieta mano había tomado vía libre sin consentimiento.

Fue tres días después que la antigua reina salió a recibir a su hijo adoptivo. En los ojos del joven fornido parecían haber pasado años en vez de semanas, y su mirada hacia el hogar era la de alguien que quería aferrarse al tronco más cercano y nunca más soltarse.

– ¿Novedades?

Violet enfrentó el saludo de Lehm con expresión indiferente.

– Mmm… algunas. Te informare en tu habitación…

Entonces se dio vuelta sin más y avanzó ignorándolo.

– ………

La cabaña era grande, pero su habitación estaba en las instalaciones subterráneas. Ella no se dignó a voltear una sola vez en el trayecto.

– ………

Lehm la siguió, encontrando particularmente interesante este cambio de actitud. Al llegar a la habitación ella ingresó y sostuvo la puerta, aunque para él su apariencia era más la de alguien abriendo una trampa.

– ………

Miró hacia adentro con curiosidad y finalmente terminó por ingresar.

~Clank

La puerta se cerró de inmediato a sus espaldas y el comenzó a frotar su mentón pensativo.

– Mmm… esto es intrig-…

~¡Pam!

No tuvo tiempo de terminar la frase cuando su cuerpo fue presionado contra la pared, mientras sus labios eran sellados con otros labios y sus ropas comenzaron a ser abiertas con violencia.

– Woo…

– ¡Silencio!…

Sin dejarle recuperar el aliento, fue acallado otra vez y llevado hasta la gran cama siendo desvestido en el proceso. Si fuese un humano normal, sentiría que había caído en las manos de una bestia hambrienta que no pararía hasta devorarlo.

Cuando ella lo soltó para comenzar a quitar rápidamente sus propias ropas, por fin pudo formular una frase.

– Espera… un segundo…

– ¡No!…

Ella se negó intensamente. No quería dejarle decir nada a esa persona, ya que era extremadamente peligrosa con una palabra en su boca.

Sus prendas se soltaron con sospechosa facilidad y se inclinó hacia él sin pausa, pero cuando vio el gesto dolido en su rostro no pudo evitar frenarse.

– ………

– Lo siento… – se excusó con rostro apenado.

– ¿……?

– No sabía que tenías… esta clase de determinación…

– ¡Tú has empezado con esto!…

– Dices una verdad. Me veo en la responsabilidad de aceptar este deseo. – declaró con honestidad – Desde que has tomado una decisión, no eres alguien que se echará para atrás o desistirá de sus intenciones…

– ………

Ella no entendía a donde iba esto, pero sabía que algo no estaba bien.

– El problema es que… verás, este viaje ha sido muy intenso y agotador. – explicó con expresión grave – Mi espíritu emocional está debilitado…

– ¿Espíritu? ¿Corazón? ¿Emociones? ¿Tienes algo como eso?…

– Eso es cruel. Deberías saber lo difícil que es, mejor que nadie… – argumentó seriamente.

– ………

No quería. No quería aceptar nada de lo que diga. Pero era cierto que solía preguntarse que sentía, aunque él muy difícilmente demostrara ninguna fisura en su fachada.

– Entonces, lo que quiero decir es… sé que debo tomar en serio tu voluntad, pero en este momento necesitaría cierto… estímulo…

– ¿Estímulo? – estrechando sus ojos – ¿Qué se supone que significa eso?

– Bueno, puede que no lo adviertas, pero siempre he sido atento en estimularte. Es lo que corresponde para que las cosas sean fluidas y agradables… – con expresión sincera y seria – No es diferente para el resto, sobre todo en momentos de baja relajación. Al tomar la iniciativa debes entender que es el paso lógico y necesario…

– ………

Estaba sucediendo una vez más. Todo lo que decía tenía perfecto sentido y era debido a eso que sus alarmas se dispararon, pero, habiendo llegado hasta allí, su orgullo tampoco podía retroceder sin un motivo igual de válido.

– Entonces… – apretando sus dientes – De qué tipo de estímulo hablas…

– Mmm… considerando tu falta de experiencia… – extendió su mano con una sonrisa inocente – … déjame enseñarte…

A la mañana siguiente, todos los integrantes de esta diversa familia mantuvieron sabiamente su distancia de ella. La tensión a su alrededor podría cortar el metal, y dejaba claro que estaba nuevamente en “uno de esos días”.

Mientras murmuraba con irritación cosas como “fui engañada otra vez” o “no puedo creer que hice eso”, todos entendieron que su calvario aún tendría muchos capítulos por venir.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.