Pequeña Quin Capítulo 78

Modo noche

– ¿Eh? – desprevenido – mmm… es una pregunta curiosa… ¿estás intentando saber más de mí? ¡Bien! – animado – veamos… bastante fácil… El pantano abisal… Hug… – gesto desagradable – Uno de los sitios más poco elegantes y grotescos que estos ojos jamás hayan visto. Definitivamente, bajo ningún concepto, deseo repetir esa experiencia – asintió con vehemencia.

Lehm movió su mirada hacia Tiana, quién entendió rápidamente.

– Es uno de los caminos hacia el bosque eterno, en Telonia – explicó.

Lehm escuchó pacientemente, mientras su sonrisa se ensanchaba poco a poco. Sus ojos brillaron suavemente y, luego de un breve lapsus, levantó su mano en dirección a Jhona.

Como sintiendo peligro, los ojos de Jhona, antes vívidos y apasionados, se estrecharon de golpe en completo terror.

– Waaa… Wa wa wa… – un pequeño cuerpo saltó de repente y se colgó del brazo de Lehm – ¡Señor molesto! ¡Huye! No podré detenerlo mucho tiempo… – en tono valiente – maestro, no debes… él ha sido un buen chico… – explicó, mientras colgaba graciosamente de su brazo.

Lehm solo la miró en silencio… Sacudió la cabeza, aparentemente divertido… Y luego lo retrajo.

– Ma-maestro… – murmuró Jhona – así que tú eres «ese» maestro… Por supuesto… Por supuesto… – asintió para sí mismo. Asociando los hechos pasados con el presente, parecía comprender que acababa de escapar del desastre – Jhona Hilgart, a su servicio – saludo formalmente – me pregunto si puedo saber su agraciado nombre.

– … – pausa – ¿Aun estás aquí? – dijo Lehm, ignorando completamente su presentación.

Fue una simple pregunta, pero un escalofrío recorrió su cuerpo.

– Jeje… yo… creo que debo reunirme con mi gente… – excusó torpemente – espero que podamos encontrarnos de nuevo. Por cierto, pequeña cruel, cuida esa bestia… es sencillamente exquisita – admiró.

– ¡Por supuesto!… – confirmó, satisfecha.

Entonces saludo a Tiana y salió despedido sin pausa por el camino hacia la zona norte.

– Ufff… eso estuvo cerca – se quejó Tiana – debe perdonarlo, señor Lehm, su personalidad es algo irremediable.

Lehm solo la miró sereno, sin darle importancia al tema.

– Un acto espontaneo, vale mucho. Un acto egoísta… es escaso – declaró.

– Esto… – algo desprevenida – esta princesa lo entiende. Lamento no haber sido muy respetuosa en nuestro anterior encuentro – se disculpó.

– No hay falta en la ignorancia, ni acierto en la hipocresía. Habla.

Tiana tragó saliva… en realidad tenía un deseo, algo que tal vez un experto capaz como Lehm podría solucionar… y algo que su padre no haría. Era el momento de la verdad.

– Se que solo puedo pedir un pequeño favor… pero cualquier cosa será mejor que nada -explicó –  Hay algo que deseo saber… yo… – pausa – …quiero encontrar a mi madre, o cualquier información al respecto… – dijo, con una mirada esperanzada y algo dolida.

Silencio.

Lehm solo la miró tranquilo, y comenzó a frotarse el mentón, como analizando el tema.

– No estoy pidiendo demasiado – agregó, dudosa – cualquier información o pequeña pista… estaría bien.

Lehm la ignoró y miró a Quin. Ella pareció entender algo y levanto ambos pulgares, con una sonrisa cómplice. Luego le guiñó un ojo a la princesa. Por su parte, Bran solo lo miró he hizo un vago gesto de asentimiento… Lo suficiente, para sus estándares.  Básicamente daban su aprobación.

– Mmm… parece que ha cumplido con los niños… – asintió – pero, es un pedido algo curioso… – dijo, misteriosamente – en varios sentidos.

– ¿Entonces?… – preguntó, algo ansiosa.

– Veré que puedo hacer – concedió vagamente.

– ¡Gracias! – más animada – aunque tal vez no tenga nada para pagarle, recordaré este favor grandemente.

– Tonterías… – subestimó – recibirá la respuesta en su debido tiempo – pausa – Más importante… – se giró para mirar a Violet – tan agradable de ver como siempre… algo que alegra mi vista… – elogió.

Violet frunció el ceño, algo molesta, pero ya no podía verlo como un simple erudito pervertido… no solo por la princesa, sino porque en base a lo que sabía, era un personaje mucho menos simple de lo que aparentaba.

– Yo… agradezco sus palabras – un poco tensa.

– Mhm… eso está mejor… – la observó un momento – sería una pena que alguien arruine algo tan agradable… – le lanzó una pequeña gema – puedes buscarme, si lo deseas.

Ella tomó la gema y la miró confundida. Finalmente, bajo la mirada intensa de Tiana, la guardó en su anillo.

– Bien. Éxito en su aventura – sin más, apartó la vista. Como entendiendo el momento, ellas también se despidieron y prepararon la comitiva para partir.

– Nos vemos de nuevo, mayor Lehm – Vetana había estado observando todo, y decidió que era su oportunidad de saludarlo.

– Mmm… Así es. Éxitos para ti también – animó.

– ¿Eh? Buuu… Tania ¿no vas a ir con nosotros? – se quejó Quin.

– Esto… lo siento… yo… – quiso explicar.

– Tiene sus deberes, como tienes los tuyos…

– Buu… pero, nos veremos luego ¿Sí? – insistió.

– Claro… – asintió – cuenta con ello… – entonces miró a Lehm – por cierto…

– No soy quién debe responder eso – cortó sus palabras – trabaja bien y algún día lo averiguarás.

Vetana quiso decir algo más, pero decidió no insistir.

– Yo, lo entiendo. Cuídate, Quin… Y cuida a tu hermano también – agregó.

– Tal vez pronto estaré sacándote de apuros… quién sabe… – dijo Bran.

– Ja… quisiera ver eso… – rechazó.

– Solo espero que puedas sobrevivir… teniendo tan poca experiencia… me daría pena por mi hermana… – se encogió de hombros.

– ¡Puedo darte un poco de “experiencia” ahora mismo! – replicó.

– Veo que se llevan bien – sonrió Lehm – espero que sigan haciéndolo en el futuro.

– ¡¿Quién se lleva bien con quién?!… – exclamó Vetana.

Bran solo hizo una mueca burlona.

– Suficiente. Pequeños, estamos partiendo…

– Si, si… – cedió Quin. Se acercó a Vetana y la abrazó fuerte – Adiós Tania, nos vemos pronto… no puedes herirte… ¿Lo entiendes? – remarcó.

Vetana abrió las manos y, torpemente al principio, respondió al abrazo.

– Cuenta con ello – asintió, mientras se separaban.

Sin más, ante la mirada de Vetana, comenzaron a caminar hacia el sur. Draga los siguió a paso lento. Todos los demás, Vetana incluida, a su tiempo, avanzaron hacia el norte a través de “la cadena”.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
Please disable your adblock and script blockers to view this page