Metalord Revolution 210 ¿ALIANZA ESPER?

Modo noche

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Una llamada imprevista, de una persona enigmática, pero una cosa era sospechosa y cierta, el medio por el cual intentaba comunicarse conmigo, una esfera de cristal, emitía una forma de energía del cual reconocía con familiaridad en mi anterior vida.

 

—Sincronía.

 

Había rastros de energía ESP en cantidades superficiales, tal percepción en torno a dicha presencia de energía no se hizo notorio hasta que aquello voz hablo sobre el cristalizado objeto. Tomé la esfera y me dispuse a intentar comunicarme con la misteriosa entidad femenina, incluso si eso supone una potencial trampa de por medio.

 

—Aquí Rozuel Drayt, ¿quién eres realmente?, Esper…

 

Un silencio incomodo inundo toda la habitación, fue tal la incomodidad que me quito considerablemente el sueño.

 

—Rozuel Drayt, eres tú, “Mensajero del Reino de la Agonía” -La voz me hablo —No hay duda alguna, dijiste “esper”, ¿no es así?.

 

—Si, ¿eso te dice algo?.

 

La misteriosa mujer queda en silencio ante mi pregunta, pasan varios segundos, hasta que finalmente vuelve a hablar.

 

—Los casquillos encontrados, la posibilidad de la presencia de armas de fuego modernos en este mundo, no había duda alguna… -Manifestó la mujer del cristal —Tal caso solo es posible con una habilidad ESP, ¿eres un esper?.

 

—El hecho de que conozcas sobre ellos, ¿qué te hace a ti en todo esto? -Pregunte.

 

—Si gozas de una buena percepción en torno al PSI, ya debería haberlo notado como un esper, el objeto con el cual te comunicas, esta imbuido discretamente con energía ESP -La mujer revelo.

 

Como era de esperarse, el objeto cristalizado en cuestión ha sido tocado por los poderes de un esper.

 

—¿Eres tu la esper responsable de hacerlo? -Fue mi siguiente pregunta.

 

—Si, soy la esper responsable de la habilidad con la cual nos comunicamos -Confirma la enigmática mujer —Permíteme presentarme, soy Aleab, he esperado este ansioso momento para comunicarme contigo, Rozuel Drayt.

 

Por su tono parecía ser una persona que se guardaba planes en la manga en torno a este encuentro, pero también, de ser una farsa para llevarme a caer en una trampa. Incluso si es un esper, no puedo confiar al 100% en alguien de inmediato, Crok es un reencarnado y me tomo su tiempo intentar confiar mínimamente en él.

 

—Respóndeme esto, si eres un esper, eres un Trotamundos, ¿no?, ¿de que tipo eres?, ¿reencarnado o invocado?.

 

Alguien que murió en su mundo natal y traslado aquí con un nuevo nacimiento (pero conservando su consciencia original), y el segundo tipo, de alguien que es traído a este mundo por poderosa magia de espacio y tiempo.

 

—soy del tipo reencarnado, Monsieur Drayt -Aclaro mi duda.

 

—“¿”Monsiur”?” -Replique aquella frase que dijo en mis pensamientos —¿Eres francesa?.

 

—Franco-americana -Corrigió ella —Nací en un poblado llamado Barfleur, pero pasé casi toda la mayor parte de mi vida en Estados Unidos, prácticamente me crie más con el sistema americano que el francés.

 

De modo que me he encontrado con un segundo trotamundos yanqui, aunque técnicamente es de origen francesa, parece tirar más por su lado americano que lo otro, pues su tono al hablar es más “americano”.

 

—Debo suponer que también eres un Trotamundos reencarnado, según las descripciones en torno a ti, eres un niño -Dijo la tal Aleab.

 

—Adolescente -Corregí de inmediato.

 

—Era de esperarse, ningún “adolescente” de tan joven edad, mostraría tanta capacidad destructiva con una habilidad ESP, y mucho menos causar una masacre sobre una fortaleza prisión, al menos que seas alguna clase de psicópata en potencia -Opino la enigmática Trotamundos.

 

—Guárdate tu análisis psicológico, ¿y dijiste masacre en la fortaleza prisión?, ¿lograron averiguar que fui el responsable de lo ocurrido en la fortaleza de Hayat?, ¿pero? ¿cómo?, todos murieron y quienes pudieron verme están aún más muerto -Expresé con incertidumbre.

 

Los únicos que podrían haber sobrevivido, son aquellos que estaban fuera de la fortaleza, el ejército de 3000 hombres del fallecido Yusuf, aquello que me encargue utilizando Fosforo blanco gracias a “Materialización”. Dudo que haya acabado con todos, alguno ha de haber evitado el humo blanco y huir, pero, aun así, nadie pudo haberme visto, ¿cómo se enteraron entonces de mi identidad?.

 

—El responsable de que tu identidad saliera a la luz ante Muer Afigad es el Muhaqdad conocido como el investigador Alnayits -Confirmo la mujer esper.

 

Lo que me faltaba, mato a uno y en casi nada, ya tengo a un segundo Muhaqdad rastreándome, que maldito problema, pero ese nombre, ya lo he oído antes. Claro, el semihumano Beremita que conocía acerca de una “instalación secreta de investigación”, pero murió a manos de Yusuf antes de que pudiera contarnos algo del tema.

 

—¿Cómo diablos averiguo mi nombre y aspecto?, ¿con alguna habilidad mágica? -Pregunte.

 

—Tal y como dices, es con la ayuda de una habilidad mágica -Aleab corrobora ese punto.

 

Aleab me cuenta que el Muhaqdad Yusuf contaba con una montura hecha para su persona, era un Anjaib, “camello-hiena demoniaco”, recuerdo haberlo visto montar en ese ser bípedo con cabeza de hiena, pelaje pardo con manchas junto a escamas y dos protuberancias en su cabeza en forma de cuerno. Según la mujer, el Anjaib de Yusuf es único en su tipo, porque era un Anjaib creado por este tal investigador Alnayits, eso me recordó algo dicho por las propias palabras de Yusuf al momento en que lo vencí.

 

“—Creía que Alnayits era un monstruo inigualable… pero tú… -Expreso el moribundo Yusuf —Jamás… había sentido tanto dolor… desde que ese enfermo “investigador”… puso sus manos sobre mi… fue un dolor que jamás olvidare… ¡pero esto!…”

 

El elemental de arena que formaba parte de él, según sus palabras, pudo ser obra ese Alnayits, de modo que trato con una clase de científico loco o algo por el estilo, pero lo que más me preocupa, es su habilidad especial.

 

—¿Dices que ese tipo es capaz de meterse en la mente de alguien y leer todos sus recuerdos? -Pregunte.

 

—Si, es la razón del como averiguo sobre ti, primero del Anjaib creado para el Muhaqdad Yusuf y después están dos sobrevivientes de su ejercito que consiguieron huir -Conto ella —Su habilidad le permitió ver sus recuerdos, de esa manera te “vio”, conoce tu nombre y lo que eres capaz.

 

Ese Muhaqdad Alnayits es un problema serio, si cuenta con la habilidad de acceder a la memoria de alguien y ver todo lo que la persona conoce, eso representa un inmenso problema para nosotros. Las posibilidades de que atrape a un rebelde y consiga averiguar sobre su escondite en “el corazón del Oasis”, son bastantes altas.

 

Si no han atacado este sitio, es por la medicina “milagro Yuzquell”, saben lo valiosa que es, y acabar con el linaje que cuenta con la capacidad de producirla seria perder totalmente tal valioso recurso, por no mencionar que de la familia de Yuzquell cuenta con cierto apoyo de la familia real. Pero si llegan a averiguar con pruebas de que aquí se esconden los rebeldes, no dudaran en actuar, dado a que el “corazón del oasis” se encuentra en un área cerca de donde la política Afigad se aplica, incluso ni la familia real podrá intervenir, si saben que Amira ayuda a “criminales insurgentes”. Posiblemente no la maten, quizás la esclavicen para evitar perder la medicina.

 

—Por tu silencio, deduzco que sabes lo amenazante que es el investigador Alnayits por su habilidad -La mujer comento.

 

—Lo bastante como para entender que ese tipo de morir cuanto antes -Concluí.

 

—En ese caso, tenemos algo en común, también necesito que él muera, de hecho, me he comunicado contigo porque necesito un favor de ti.

 

—¿Un favor?, ¿que clase de favor estamos hablando?, no puedo aceptar cumplir algo a la ligera, así como así, menos de alguien que acabo de conocer.

 

—Necesito irme de este continente -Fue su favor principal.

 

Aleab explico que estaba siendo perseguido por la Tartib-Qaede, una poderosa organización criminal de gran renombre cuya influencia y negocios está extendida en toda Sharya.

 

—Actualmente trabajo como una “fiel sirvienta” de Muer Afigad, quien ha ocultado mi identidad a ellos -Relato —Pero… es obvio que solo era cuestión de tiempo, Muer solo me ve útil gracias a mi “don” que el piensa que es una magia única y especial, una lo suficientemente extraña para no ser percibido como tal.

 

De esa manera ella oculto su habilidad ESP, disfrazándola como una habilidad mágica incapaz de ser percibida sensorialmente por nadie, pese a sus razones para querer pedir tal favor, me inquieta saber que trabajaba para ese Muer Afigad, nuestro objetivo principal.

 

—Trabajas para el tipo cuya cabeza es nuestra meta prioritaria, ¿por qué debería seguir confiando en ti y no cortar toda comunicación contigo luego de habérmelo dicho? -Pregunte.

 

—Porque si hubiera querido dar contigo desde un principio, habría llevado al investigador Alnayits en donde te encuentras, en “el corazón del Oasis”.

 

Cuando pronuncio con correcta afirmación el lugar exacto donde me encontraba, sentí ciertos escalofríos.

 

—Tú… ¿cómo lo averiguaste…?

 

Pronto me di cuenta de ello, la misma esfera de cristal con el que me comunicaba, no solo actuaba como un medio de comunicación, también tenía cualidades de ser un rastreador.

 

—Mi habilidad ESP me permite “marcar” objetos con mi PSI, y convertirlos en dispositivos de telecomunicación personal de larga distancia, así como también, puedo rastrear la localización de cada uno de los “dispositivos” -Confirmo ella.

 

En pocas palabras, su habilidad puede convertir objetos inanimados en aparatos que cuentan con su propia frecuencia de telecomunicación semejante a un teléfono, además de ser capaz de rastrear la ubicación de tales dispositivos, una habilidad bastante conveniente para la logística, en especial militar.

 

—Cuando descubrí la presencia de casquillos utilizados en la fortaleza Hayat, mi corazonada me llevo a sospechar sobre otro posible Trotamundos, uno que contaba con armas de fuego -Relata Aleab —Tu te llevaste uno de los “dispositivo” marcado por mi PSI, sin darte cuenta me diste tu localización en todo momento, pero nunca te delate.

 

Según parece, al descubrir que fui capaz de eliminar a un Muhaqdad y contando con la potencia de armas de fuego moderno, me vio como un boleto de salida para este continente. Ella me confirmo con sus propias palabras que Tartib-Qaede y Muer Afigad están colaborando en secreto, de allí que ese gordo cuente con tantos recursos, Muer quiere hacer con el control del reino de Quíatar, y Tartib-Qaede contaría entonces con el control directo de toda una nación a través del Azim Alnabil.

 

—Caramba, esto se ha vuelto más complicado de lo que esperaba -Opine.

 

—Cuando Muer Afigad termine ganando, es más que probable que me entregue a Tartib-Qaede, ¿ahora entiendes porque estoy apostando por ti?, ayúdame, y yo te ayudare a ti, como a tus rebeldes -Propuso ella.

 

—No son “mis rebeldes”, pero dime, ¿cómo puedes brindarnos tu ayuda? -Pregunte.

 

—Muer Afigad y los suyos desconocen cierta “parte” sobre mi habilidad esper.

 

El ejercito de Muer Afigad hace uso de muchas esferas de cristales marcados por el poder de Aleab, cuentan con la ventaja de una rápida comunicación entre las cadenas de mandos y sus principales bases militares como líderes. Pero he aquí la parte “oculta” que no dio a conocer a los demás, Aleab puede oír en su cabeza todas las comunicaciones llevada a cabo en dichos dispositivos, o, mejor dicho, espiar todas las telecomunicaciones llevada a cabo. Lógicamente, ella actúa como una especie de antena humana, su habilidad ESP permite que las esferas de cristales comuniquen entre si a través de ondas magnéticas, y ella es capaz de ser receptora de tales ondas, permitiéndole oír en secreto todo lo que dicen la fuerza militar de Muer en todo momento a través de los cristalizados objetos.

 

—Les daré ubicación de interés, de las posiciones y estimado de los soldados apostados en determinados lugares y les revelare todos los planes llevado a cabo por ellos -Fue la ayuda que Aleab ofrecía brindar.

 

Según Aleab, hacen un uso indispensable de las esferas de cristal, para dar reportes de las situaciones y llevar a cabo operaciones, permitiendo coordinar con otros grupos a la vez. Tal es la confianza de las fuerzas de Muer en esta ventaja de comunicación, que revelan al detalle sus posiciones, números de efectivos estimados y las maniobras llevadas a cabo.

 

Aunque ya contábamos con el “Red Dasmo” como una red de inteligencia, no venia nada mal, poseer un “infiltrado” entre las filas enemigas, alguien que fuera capaz de informarnos en secreto sobre los movimientos del bando enemigo. Una operación de espionaje esplendida, tal factor de nuestra parte era sin duda algo a considerar bastante.

 

—¿Qué dices?, ¿hacemos una alianza? -Propuso Aleab.

 

Rechazarlo a estas alturas de partido seria un desperdicio, si de verdad fuera capaz de hacer lo que dice, me habría delatado con su “amo”, me da una leve “confianza” en ella por su procedencia de origen, pero nuevamente, no significaba que confiara plenamente en ella. Había riesgos en aceptarlo, consecuencias en confiar demasiado, pero las ganancias de considerarlo una propuesta validad, rendirían frutos considerables para los rebeldes y aumentaría mis posibilidades de conseguir largarme también de este continente.

 

—Necesito hablarlo con los demás, no puedo tomar esta decisión aun -Fue mi respuesta de momento.

 

No podía simplemente aceptar al instante, necesitaba llevar esto a Adil, Amira y el resto, además, si los rebeldes van a hacer uso de su “información”, es necesario dar a conocer de su presencia sobre ellos, para hacer más efectivo esta “colaboración”.

 

—Muy bien, dejare que se los comuniques a tus “aliados” -Ella estuvo de acuerdo con mi condición.

 

—¿Cómo y cuando nos volveremos a comunicar? -Pregunte.

 

—Tanto a la mañana como la tarde estoy cerca de Muer Afigad, y poco es el tiempo que dispongo para alejarme de él, solo cuando anochezca, tendré todo el tiempo para mi y podre comunicarme contigo nuevamente.

 

—Monumento… si pasas casi la mayor parte del día cerca de Muer Afigad, ¿entonces como podrás informarnos acerca de los movimientos del enemigo?.

 

—Jejeje, lo sabrás a su momento, no te preocupes, tengo todo planeado.

 

Con tal afirmación hacia que fuera más difícil de confiar en ella, si me escondía aun esa “planeación” suya, pero no quedaba otra, debo comunicárselo a Adil y al resto. Aunque existe la posibilidad de que al enterarse de que se trata de una “sirvienta” de ese gordo Azim Alnabil, quieran rechazar toda idea de colaborar con Aleab. Lo que me deja tener que poner de mi parte para que intenten “confiar” en ella.

 

—Muy bien, en la siguiente medianoche nos volveremos a comunicar, ¿esta de acuerdo con eso? -Aclare.

 

—Si, estoy de acuerdo -Confirmo la esper femenina.

 

—En ese caso, te estaré esperando nuevamente, esper Aleab.

 

—Lo mismo digo, Monsieur Drayt.

 

Habíamos dado nuestros puntos y llegado a un acuerdo, ahora solo quedaba discutirlo con los demás.

 

—Cierto, solo una cosa más, Rozuel Drayt.

 

—¿Qué cosa?.

 

—“Viva la Resistance”.

 

Cuando exclamo aquella frase, no volvió a hablar, pasaron segundos y luego minutos, finalmente se había marchado, pero volveríamos a comunicarnos en la siguiente medianoche.

 

Continuara…

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.