Metalord Revolution 212 CONTRAESPIONAJE Y REACCIÓN

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

El fuego inundo buena parte del campamento militar, algunas tiendas fueron alcanzadas por las llamas, pero la mayor parte de estas, aunque cerca, no estaban en contacto y pudieron evitar convertirse en combustible para el fuego. Los soldados de las fuerzas militar de Muer Afigad por su parte, eran otra historia

 

—¡Quema!, ¡quema!, ¡que alguien por favor me arroje agua! -Suplico el oficial superior.

 

El líder del campamento había sido alcanzado por el fuego, sus brazos y una pierna estaban cubierto por las llamas, un mago en las cercanías con una piedra mágica de agua de esencia pura, hace uso de ella por su oficial superior. Invoca agua a través del ítem mágico que arroja hacia el mandamás, solo para observar abrumado como el agua apenas había conseguido apagar la mitad de las llamas, y pronto en cuestión de segundos, esta vuelve a extenderse en el cuerpo del oficial.

 

—¿¡El agua es poco efectivo!?, ¿es alguna clase de fuego maldito? -El mago con la piedra mágica se pregunto aterrado —Momento… no… no detecto nada de magia en ese fuego, ¿¡esto es fuego ordinario!?.

 

El “Tafna”, la forma en que el petróleo es conocido en Avalia, es altamente inflamable, pero con una propiedad de combustión casi comparable al napalm, arde con gran intensidad que precisa ser apagado con grandes concentraciones de agua. Los soldados del campamento poco o nada podían hacer con sus limitados recursos contra el fuego.

 

Mientras algunos trataban de contenerlo, otros de apagar las llamas cercanas a ellos y algunos ya extendidos a alguno de sus miembros, los rebeldes hicieron uso de sus arcos, acabaron primero con todo potencial tirador del bando enemigo. Acto seguido, fueron directo al resto, si las llamas no los mato aun, las flechas de los rebeldes lo harían antes.

 

El plan era simple, eliminar a todo el enemigo y saquear sus suministros, es por ello que para tener una ventaja bélica sobre el ejército de Muer Afigad (y mermar las bajas rebeldes), se recurrió a la utilización del “coctel molotov”.  Una bomba incendiaria de fabricación casera, el Tafna jugó un papel fundamental en su elaboración y se utilizaron botellas de arcilla, dado a que la producción de su versión de cristal en los tiempos actuales de Avalia es más complicado de producir y obtener.

Leer en tunovelaligera.com

 

Para fortuna de los rebeldes, El Corazón del Oasis contaba con un deposito de arcillas en uso, con personas que poseen el conocimiento necesario para moldearla y convertirla en los recipientes necesarios para el coctel molotov. En cuanto a la tela, la proporción para utilizar como mechero para cada botella es relativamente poca y ropa de que disponer, hay más que suficiente.

 

Y finalmente, el no menos importantes, el objeto necesario para regenerar la flama que prendera la tela y dará rienda suelta a que el coctel molotov haga su trabajo, el cuchillo imbuido con magia de fuego. La magia aplicada en los cuchillos es del tipo “encantamiento”, pero en su forma más débil, no para generar fuego, sino para que la hoja del cuchillo se caliente a una temperatura lo suficiente para encender la tela de la botella. De esta manera, es factible y más fácil producir en masa cuchillos encantados de este tipo, pues su uso no esta destinado para luchar, sino para cumplir la función de ser un medio para encender la “mecha” (tela) del arma arrojadiza en cuestión.

 

El objetivo de erradicar a los enemigos del campamento militar fue cumplido satisfactoriamente, pero el problema era esperar a que el fuego se consumiera, utilizando las propias herramientas de los abatidos objetivos, los rebeldes evitaron con piedras mágicas de agua las llamas llegaran a las tiendas aun intactas. El perder algunas tiendas, supone también perder los recursos que saquear, la combustión del Tafna tardo su tiempo en culminar, y dio rienda suelta a los rebeldes victoriosos de tomar todo objeto de valor en el lugar.

 

Los habitantes del pueblo cercano al campamento militar de las fuerzas de Muer sintieron curiosidad por el humo avistado sobre el sitio, pero al percibir la presencia de rebeldes en el área, optan entonces por no involucrarse. Poco o nada tienen de aprecio a los soldados de Muer Afigad, por su vulgar comportamiento ante la población local, hace que por excelencia tengan mejor afecto por los rebeldes mismos.

 

Con los soldados eliminados, varias carretas cargadas con camellos se acercan, eran compañeros de los rebeldes esperando el momento para llegar al campamento y cargar en estas, todos los recursos del vencido enemigo. El resultado fue más que excelente, el bando enemigo tuvo todas las bajas totales, y del lado rebelde, solo un herido moderado por una flecha (pero sobreviviría).

 

Con la aplastante victoria de más de cien soldados de Muer Afigad contra solo tres docenas de efectivos rebeldes, el poder del coctel molotov no tarde en ser reconocido por las fuerzas de Adil y el resto. La producción de esta bomba incendiaria no tardo en multiplicarse, en secreto solicitaron el uso de otros depósitos de arcilla, fabricando más botellas, elaborando más cuchillos encantados con débil magia de fuego que por consejo de Crokrengunn lo llamaron “encendedor”.

 

El coctel molotov se ganó una inmensa popularidad entre la facción rebelde, ¿pero que lo hacia especial?, en Avalia ya hay registros de objetos incendiarios arrojadizos que existen desde hace décadas, pero he aquí la diferencia. La mayoría de esos objetos arrojadizos en su mayoría emplean magia, ya fueran creados mediante herrería arcana (mediante cristales de mana o elemental de fuego) o alquimia (utilizando ingredientes mágicos inflamables naturales como el aceite de rana Fira).

 

Otro detalle es la complejidad en su elaboración, ya fuera por herrería arcana o alquimia, se necesita un cierto grado de experiencia para poder elaborar tales productos, y es aquí donde el coctel molotov tiene su gran ventaja. Es tan sencillo de producir que no requiere casi nada de aprendizaje, su combustión puede superar con sencilla relatividad a la mayoría de los producidos mágicamente (pero no a bombas incendiarias mágicas que concentran gran poder de estallido).

 

Claro que todo es gracias a la Tafna, sus propiedades inflamables la hacen prácticamente la esencia primordial de esta arma arrojadiza, lo que hace que los rebeldes protejan celosamente su ubicación y mantengan desde ahora una cantidad considerable de guardias apostadas cerca de la entrada a la cueva donde yace el pozo del valioso “oro negro”.

 

En los siguientes días, más asentamientos fueron atacados por los rebeldes, mediante el “Red Dasmo” y las esferas de cristales entregados por la sirvienta de Aleab, ambos elementos aportaron una inmensa fuente de información que filtraba las ubicaciones de las fuerzas de Muer Afigad. A través de tácticas de emboscadas y con el coctel molotov produciéndose en masa, por cada dos rebeldes abatidos, el enemigo perdía cerca de 100 de sus tropas.

 

Los soldados que lograron sobrevivir y escapar para contar sobre esta nueva arma a los suyos, les permitió entonces planificar una estrategia para lidiar con tal problemático fuego. Sin embargo, dado a la fuerte concentración del Tafna encendido, los soldados de Muer tenían que recurrir a utilizar poderosos hechizos de agua manifestados en pergaminos mágicos y eso aumentaba en creces su demanda.

 

Los hechizos probaban ser exitosos para lidiar contra el fuego del coctel molotov, pero crear tales pergaminos en masa suponía un problema de producción, esto hacía que pocos escuadrones pudiesen hacerse con uno, y con pocos magos que contaban con habilidades propias centradas en el arte del agua, el resto debía bastarse solo con piedras mágicas de agua. Sin embargo, el coctel molotov siguió sembrando un terror considerable sobre sus enemigos, la moral de las fuerzas de Muer, aunque provocada, seguían en su buen punto aun firmes, brindando una tenaz lucha contra Adil y sus hombres.

 

__________________________________________________________________

 

Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) – Habitación de Aleab en la medianoche…

Fue que un día, en una sola noche, el Muhaqdad conocido como “investigador Alnayits”, descubrió que Aleab trabaja en secreto con los rebeldes. Colándose a escondidas a la habitación de la Trotamundos, no tardeo en someter a la espía, mediante el brazalete dorado de su cuello, un fuerte dolor repercute en ella, quedando sumida en una sensación de debilitamiento físico.

 

—¿En serio creías que no iba a descubrir tu pequeña “alianza” con los rebeldes? -El investigador pregunto con una sádica expresión en el rostro.

 

—¿Cómo… como lo averiguaste?… -Una adolorida Aleab pregunto.

 

Alnayits señalo el brazalete dorado, Aleab recuerdo que tal objeto le fue colocado por el mismo Muer Afigad, como un “seguro” para que ella no escapara de su palacio. Sin importar a donde fuera, si se alejaba lo suficiente o no pedía permiso para salir (con alguien vigilándole), el objeto mediante magia la sometería y de ser necesario la mataría. Prácticamente, era una sirvienta con un instrumento utilizados en esclavos.

 

—Imposible… este brazalete me fue dado por Muer… ¿cómo es que tu…?

 

—Tonta, ¿quién crees que fue el responsable de su creación? -Fue la incógnita de evidente respuesta arrojada por el Muhaqdad.

 

Alnayits no solo era un guerrero, sino principalmente un erudito, sus conocimientos abarcaban la alquimia como también la herrería arcana, no seria extraño que él fuera el responsable de producir tal artefacto mágico en cuestión. Él mismo Muhaqdad no tardo en contarlo, que Muer Afigad le pidió personalmente un brazalete para mantener a raya a una sirviente suya, pero Alnayits pensó en alto. En lugar de crear un tradicional brazalete mágico, creo un inusual “brazalete” del tamaño para un cuello humano femenino, según sus palabras; “el dolor propio en dicha área le mostrará mejor como ser alguien obediente”, enfatizando que la desobediencia será menos probable si se aplica el hechizo de sometimiento en tal parte.

 

—Esta cosa solo somete mi voluntad… ¿cómo podrías haberlo descubierto a través de esto…? -Fue la interrogante de Aleab.

 

—En verdad eres una tontita, siendo mi creación ese artefacto, yo mismo he dedicado con ferviente devoción, ha añadir una cierta “cualidad” el cual solo yo puedo sacar provecho de este -Dejo en claro Alnayits —Un hechizo que me permite oír todo lo que dices a través de mi propia esfera de cristal.

 

En sus manos, el Muhaqdad tenia una esfera de cristal que había sido enlazado mágicamente al brazalete del cuello de Aleab, su principal característica, es pronunciar en tiempo real, toda palabra que la joven diga (mientras se encuentra a una distancia estimada del objeto).

 

—Todo este tiempo… ¿me has estado escuchando?… -Una inquieta Aleab pregunto.

 

—No, era aburrido espiarte todo el tiempo, solo empecé a hacerlo de nuevo cuando observé que un día, tu sirvienta personal, salió del palacio de Afigad discretamente hacia una ubicación desconocida y sospechosa -Explico el Muhaqdad de cabellera gris y gafas de metal —Luego tu misma empezaste a delatarte en tu propia habitación, “espero que las esferas de cristal lleguen a salvo a Rozuel Drayt”.

 

Aleab estaba abrumada, sin darse cuenta, ella misma era espiada por un Muhaqdad, utilizando una esfera de cristal como un medio para oírle, algo hilarante, considerando en la manera en que era usado su poder ESP. Pero para fortuna, él no oyó su conversación personal con Rozuel Drayt (donde revelaba su identidad como Trotamundos). Aquel hechizo para espiarle solo funciona si Alnayits se encuentra tocando la esfera de cristal, y solo empezó a volver a mostrar interés cuando su sirvienta personal, Irza, fue al Corazón del Oasis, a hacerle entrega de las esferas de cristales a los rebeldes, necesario para que estos espiaran a las fuerzas de Muer Afigad.

 

—Ya seas que me mates o me delates a Muer… de todas maneras ya estaba condenada al principio -Dijo Aleab —Solo era cuestión de tiempo para que ese gordo me apuñalara por la espalda entregándome a la Tartib-Qaede.

 

—Muy inteligente, de modo que preferías anticiparte y dar la puñalada primera -Le elogio Alnayits.

 

—¿Acaso tu estas al tanto de que ese maldito de Muer trabaja para esa organización?.

 

—Je, se mucho más de lo que crees, por algo soy un “investigador”.

 

Alnayits tenias todas las cartas a favor para de manera verídica demostrar la labor de espionaje de Aleab y denunciar sus acciones como una traidora, a lo que el Azim Alnabil no tardaría en dar su sentencia. Los sucesos desembocarían en que Aleab sea ejecutada, pero el Muhaqdad aprovecharía para pedir un permiso oficial para “leer” los recuerdos de la traidora.

 

—Como no eres de mi “propiedad”, es necesario que digas la frase “Te concedo mi permiso” en una sola oración, sin añadir otra palabra aparte antes o después, de esa manera tendré todos los requisitos para leer tus recuerdos -Dejo en claro el investigador.

 

—Eso no va a ocurrir, si voy a morir, será llevándome todos mis recuerdos conmigo al reino de la agonía -Aseguro Aleab —Aunque sea propiedad de ese gordo miserable, aunque él pida permiso por mí, tu poder no funcionara, tiene que salir de mi boca o nada.

 

Alnayits se hecha a reír, dando unos sarcásticos aplausos a la sirvienta del Azim Alnabil, luego este chasqueo los dedos y el dolor de la esper desaparece, para acto seguido, moverse contra su voluntad. El cuerpo de la muchacha se pone de pie por cuenta propia, y comienza también a pronunciar palabras sin que ella tuviera control alguno de sus acciones.

 

— Te concedo… mi… permiso… -Fueron las palabras declaradas de la esper.

 

Cuando Aleab recupero el control de su cuerpo, sintió un asqueante escalofrió en sí misma, que le hizo ponerse de rodillas y abrazarse con horror, porque había descubierto, que no solo Muer tenia dominio absoluto de su voluntad. Aquel Muhaqdad de imparable sed de conocimiento y curiosidad, también hacia de titiritero y ella, era la marioneta del cual tiraba esos hilos.

 

—Uh, olvide añadir que también tengo la “autoridad” de controlar tus acciones -Aclaro Alnayits.

 

El brazalete tenia como efecto principal “someter” su cuerpo a intensos dolores y debilitarle, cualquier bajo las ordenes de Muer, al ver a Aleab en actitud sospechosa o rebelde, tenia la autoridad de activar tal poder del collar y someterla al instante, o se haría automáticamente, si ella se alejaba del palacio (sin el permiso necesario para salir y supervisada). Pero solo una persona, contaba con la “autoridad” de manifestar la habilidad del artefacto mágico de controlar las acciones de Aleab, originalmente era Muer Afigad. Pero nuevamente, el Muhaqdad hace de las suyas y en secreto, él también contaba con la misma autoridad añadido en el artefacto mágico.

 

—Tan sencillo, tan fácil -Acerco su mano izquierda a la frente de Aleab.

 

Estaba en completa merced del Muhaqdad, cada recuerdo y conocimiento, el investigador solo tenia que hundir sus dedos y entonces todo ese saber formaría parte de su conocimiento también, pero entonces…

 

—No, seria una oportunidad desperdiciada… -Alejo su mano de la esper.

 

—¿A qué te refieres con “oportunidad desperdiciada”? -Una inquieta Aleab pregunto.

 

—Rozuel Drayt está implicado directamente en esto -Expuso él —Tengo mejores planes, unos que no involucran a Muer Afigad.

 

Sus intenciones eran evidentes, desde un principio, antes de que capturase al “Mensajero del Reino de la Agonía” y se lo entregara al Azim Alnabil al que servía, primero quería saciar su sed de conocimiento en torno al muchacho. Los extraños artefactos empleados por sus manos, aquel enigmático poder de la niebla blanca con la capacidad de aniquilar fácilmente un ejército de 3000 hombres. Su instinto como investigador le obligaba a investigar, descubrir e incorporar a su saber todo aquello que atestiguo.

 

—Lo presiento, lo siento y lo sé, ese ghrayb tiene conocimientos… inusuales -Afirmo el Muhaqdad con una sonrisa eufórica —Lo quiero… lo quiero TODO…

 

Su mirada luego se posa sobre una aterrorizada Aleab, los ojos del investigador denotaban una perturbadora felicidad, lentamente se acerco a ella hasta estar centímetros cara a cara.

 

—¡Y TUUUUUU!… vas a ayudarme a llegar a él.

 

 __________________________________________________________________

 

El Corazón del Oasis – Herrería – 02:00 AM…

A altas horas de la noche, Rozuel Drayt se encontraba dándole mantenimiento al rifle AK-47 y el M89SR, luego de haber repuesto la munición utilizada la ultima vez, como también agregar un poco más al inventario, en especial para la ametralladora PK. De pronto la puerta es abierta, con el ingreso de alguien al lugar.

 

—Riha, si eres tú, ya te dije que estoy bien, terminare enseguida con esto y me iré a dormir -Aseguro el Trotamundos con el acompañar de un bostezo.

 

—Tu amiga semihumana se encuentra durmiendo profundamente.

 

Quien había ingresado a la herrería no era la Lupian, era una mujer con cabeza de chacal, y manos envuelto en pelaje, pero el resto de ella era totalmente humano, una Anubian. Su prenda era una especie de túnica que dejaba su torso al descubierto, donde vendas estaban envueltas sobre dicha parte, producto de las heridas de perdigones que anteriormente ella recibió de una escopeta de dos cañones.

 

—Eres la protectora de Amira -Dice Rozuel recordando a la mujer de cabeza de chacal.

 

—Namida -Replica ella su nombre —Hace unos días que ya puedo salir de la cama, pero por desgracia mi condición aun es algo… “frágil” para poder combatir de nuevo, puede que en una semana o dos ya esté completamente recuperada.

 

—Tienes suerte de que tu lado de semihumana te ayude, la mayoría de los que reciben una herida semejante a la tuya, tardan meses en recuperarse por completo, o mueren por defecto -Con honestidad él chico declaro.

 

—Je, sin rodeos, ¿eh?, bien, soy de los que prefieren oír las cosas directamente.

 

La Anubian toma asiento, con deseos de llevar una charla con el Trotamundos.

 

—Amira me conto sobre lo ocurrido después de que termine… incapacitada -Espeto ella.

 

—Más que incapacitada, yo diría moribunda -Corrigió el esper —Tu “protegida”, me convenció de mala gana para hacerte un intento de cirugía, retirarte los proyectiles del arma con el que te dispare -Relato haciendo pausa un breve momento —No bromeo cuando digo, que estas viva de maldito milagro, en parte gracias a tu resistente biología como Anubian, de seguro si hubieras sido humana, habrías muerto.

 

—Pero sobreviví, es lo que me importa -Expreso la Namida —Se que ayudaste a Amira en todo este tiempo… pero la herida en su ojo…

 

—Fue cosa de Riha, en cuanto lo de ayudar a tu protegida, hice un trato con ella, mi ayuda, por su ayuda, es la única justificación por la que colaboro con Amira -Explico Rozuel.

 

—No era necesario lastimarla, ¡eso fue un acto cruel! -Protesto ella con notoria disconformidad sobre la herida dejada a Amira —Ella… ya ha sufrido bastante.

 

La mirada baja y los ojos de la Anubian expresaban una trágica melancolía, una dolencia emocional que yacía en lo más recóndito de sus recuerdos.

 

—Quéjate lo que quieras, pero Riha no va a pedir perdón, menos yo, en lo que a mi respeta, hubiera hecho lo mismo, a alguien que me esclavice por un jodido mes entero -Opino el esper con un tono desdeñoso.

 

La cara de la semihumana se tiñe de una faceta de indiferencia que dirige en su totalidad contra el Trotamundos.

 

—Si supieras lo que ella tuvo que vivir hace 10 años… -Dijo la Anubian a medias.

 

—Oh, los trágicos recuerdos del pasado -Replico el esper con desinterés —No es la primera historia oscura y lleno de infortunio que oigo, si quieres que empatice, cuéntala de una vez o déjame terminar lo que estoy haciendo en paz.

 

—¿Cuál es tu problema? -Una enojada Namida pregunto.

 

—¿Mi problema?, ¿cuál es el tuyo?.

 

Una tensión se manifestó entre los dos, el esper seguía mostrando total desinterés en la conversación, pero la Anubian sentía con irritante sentimiento, una indignación sobre la persona que tenia en frente de sus ojos.

 

—Vienes aquí quejándote, “mi Amira no merecía ese golpe, buaaa… eso fue innecesario” -Repitió Rozuel con un paródico tono —¿En verdad crees que me importa lo que piensas?, no voy a pedir perdón, y Riha te daría un puñetazo si le lo pidieras.

 

—¡Pudieron haber dejado a Amira ciega de ese ojo! -Expreso ella su queja con evidente enfado.

 

—Se nota que “aprecias” bastante a la propietaria, no soy quién para juzgar tu “relación” con ella, sin embargo, mi punto se mantiene firme, acéptalo de mala gana o simplemente, púdrete -Opino el esper —Además de que Amira la tuvo barato, más que dejarle un ojo morado, yo le habría dado un disparo en la pierna o en el brazo, ¡nadie que me convierta en esclavo, debería salir vivo después de lo que hizo!, pero… hice una excepción con ella, vuelvo a repetir, confórmate con lo que hay o púdrete.

 

—¿Es que no tienes un ápice de arrepentimiento en todo este tiempo en que la has ayudado?, es necesario si queremos restablecer en plenitud su confianza por los ghrayb…

 

Rozuel al escuchar la palabra “confianza” salir de la boca de Namida, se hecha a reír fuertemente.

 

—¿“Confianza”?, ¿sabes cual es la mejor parte de dormir en una misma habitación con una Lupian al lado? -Fue la pregunta que planteo —Que, con sus sentidos de una audición más desarrollada, hace que sea más seguro dormir en la noche, ya sabes… por si alguien trata de colarse a la habitación mientras uno duerme, y de la nada, te terminan esclavizando con objetos en el cuerpo que suprimen tu voluntad, otra vez.

 

—¿¡Realmente no confías para nada en Amira o alguno de nosotros!? -Pregunto una molesta Namida.

 

—¿Acaso tu confías “plenamente” en mi o en Riha?.

 

—No, no confió en ti… ni en la semihumana que lastimo a Amira -Declaro con un tono frio que rayaba al menosprecio.

 

—¿Lo ves?, estamos a mano -Dejo en claro Rozuel —Solo asegúrense de cumplir su parte del trato cuando esto acabe, pero si llegan a traicionar su palabra… -Advierte el esper con un rostro serio y apático —Bueno… si puedo joder a ese Muer Afigad, no me importa añadir a los traidores que lo intenten también.

 

—No te atrevas a poner una mano en Amira -Gruñidos salían de la boca de la semihumana.

 

—Y ustedes, no se atrevan a intentar joderme -Fue la declaración dada de su parte.

 

Cuando la tensión de hostilidad se intensifico en la sala, pronto esta se disipa con el abrirse de la puerta repentinamente y entrando un sirviente de Amira, que traía un mensaje urgente para Rozuel Drayt.

 

—¡Rozuel Drayt!, ¡Adil me ha enviado a buscarte! -Explica el sirviente —Dicen que alguien llamada “Aleab” quiere hablar contigo.

 

Rozuel fue llevado al segundo piso del Corazón del Oasis, en la misma habitación en donde hablo por ultima vez con la Trotamundos, nuevamente contacto de manera inesperada con ella, traía una noticia de último momento, una información de gran relevancia para los rebeldes.

 

__________________________________________________________________

 

Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) – Habitación de Aleab – Más de la 2 de la mañana…

 

—Allí estará… en dos días aproximado… -Fue la declaración de Aleab mientras sostenía una esfera de cristal —Debo irme… alguien se acerca…

 

Culmina abruptamente la conversación con el caer de ella de rodillas y soltando el objeto redondo de cristal, a su lado, yacía alguien sentando bebiendo vino de una mano, mientras que, con su restante, apuntaba sus dedos al brazalete del cuello de la joven de cabello castaño y cola de caballo. Era el mismo Alnayits, quien bebía apaciblemente, mientras que, con solo una mano, manipulaba el artefacto mágico de Aleab.

 

—No fue tan difícil, ¿ves? -Comento un satisfecho Muhaqdad —Tu solo tenías que ser la voz, y yo las “palabras”.

 

Aleab estaba desmoronada, física y psicológicamente, la manipulación de Alnayits dejo ciertas secuelas de mucho dolor en ella, sus ojos lagrimaban, a la vez que su cuerpo temblaba. Soldados que hacían uso de un turbante grueso que cubría todo el rostro entran a la habitación, apresando a la muchacha por orden del erudito.

 

—Ahora, tengo un interesante Ghrayb que capturar -Proclamo un emocionado Alnayits.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!