Metalord Revolution 223 ENTREVISTA CON LA DEIDAD (Parte 1)

Modo noche

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

—“Eres tú, portador de la marca de Astado”.

 

Una luz me cegó por completo, cuando la Dalhani Aloduf Shuh´det, me brindo su poder mágico para convertirlo en PSI y usar “Materialización”, una angustiante percepción se manifiesta en mí, una voz inhumana me habla y una enigmática luz me priva temporalmente de mi visión. Mi vista se recupera en cuestión de segundos, pero me hallo a mi mismo en un sitio completamente diferente.

 

—¿Dónde diablos acabo de terminar?.

 

Un cielo surrealista totalmente purpura, un suelo arenoso rodeado de abundante vegetación, el lago en el centro señalaba a este sitio como un oasis, pero lo más llamativo e incluso ilógico, era ver una palmera situado en medio de ese Oasis sobre el agua, sus hojas eran de color purpura. Por si fuera poco, en frente de aquella extraña palmera, se encontraba una cama de púas que flotaba sobre el agua con alguien encima.

 

Un hombre yacía sentado en dicha cama de púas, con sus manos juntas y sus ojos cerrados daban a entender que meditaba, físicamente aquel individuo tenía una piel morena, cuerpo tonificado, tanto cabello como barba de color blanco. Llevaba únicamente un largo pantalón, sus pies estaban descalzo y sobre su frente denotaba un punto purpura.

 

—Bienvenido, hijo de Astado.

 

Aquel hombre me saludo, su voz sonaba extraña, como si dos voces hablaran a la vez, una suave y otra grave, al abrir sus ojos estos estaban completamente en blancos, no tenia pupilas, solo era de un color exacto.

 

—¿Tu eres…?

 

—Mi nombre es Erha, la mano guiadora de los Qusatjiat.

 

Erha, el dios de los Qusatjiat, ¿¡es este tipo!?, ¿¡acaso acabo de terminar en algún plano en frente de un dios en persona!?.

 

—¿Por qué me has llamado “hijo de Astado”? -Fue mi siguiente incógnita.

 

—¿De verdad quieres saber la respuesta?.

 

—Quedarme con la duda, solo sería más incómodo.

 

El tal Erha exclama en voz baja “ya veo”, cierra sus ojos un momento y luego vuelve a abrirlo.

 

—Hace muchos siglos atrás, un extraño fenómeno causo que varios dioses de Avalia terminaran encarnando en cuerpos mortales de carne y hueso, Astado fue uno de ellos -Revelo Erha.

 

¿¡Los dioses encarnaron al mundo mortal hace siglos!?, nunca jamás he leído sobre ello en alguna bibliografía o escuchado mencionar de alguien, ¿¡acaso tal secreto fue escondido del mundo entero!?.

 

—Los dioses encarnados en cuerpos mortales, entraron en guerra entre ellos, todos murieron, aunque regresaron a sus respetivos planos divinos -Relato Erha —Pero un dios, antes de su fin mortal, jugo un último truco, creo un poderoso hechizo sobre un punto especifico, para permitirle resucitar su encarnación física siglos después, aunque tal resurrección tenía un tiempo límite, un día entero y volvería a su plano divino, para nunca jamás tocar Avalia físicamente.

 

Por lo que entiendo, ¿dice que Astado (el dios de las bruja) dejo en Avalia un seguro para manifestarse tiempo después en nuestro mundo una ultima vez más?, pero… ¿dónde?, ¿cuál es el “punto especifico” que Astado escogió como su sitio para resurgir temporalmente de nuevo a nuestro plano?.

 

—El lugar que Astado escogió como el “punto especifico” de su resurrección temporal, fue aquel sitio que ahora es conocido como “Windaz”.

 

Tal revelación sacudió mi ser, ¿¡el mismismo Astado surgió en el pueblo de Windaz!?, ¿¡cuando… cuando fue que “resurgió”!?.

 

—Eso fue… ya hace trece años.

 

¡No podía creer lo que estaba escuchando!, ¿¡esto realmente tiene sentido!?, ¡es absurdo de solo pensarlo!, todas las pistas que esta tirando, ¿acaso me está diciendo que yo…?

 

—Astado encarno nuevamente su cuerpo físico hace treces años, en un pueblo llamado Windaz, allí conoció a una mujer, de la cual se enamoró, la repentina pasión de aquellos dos, dio como fruto meses después, el nacimiento de un hijo de aquella mujer -Conto el tal Erha —Dime joven, ¿sabes quién era ese niño?.

 

—¿Ese niño es…?… ¿ese niño es…?

 

—Si, ese niño era el único varón nacido en ese pueblo, ese niño demostró actitudes y cualidades más extraordinaria que nadie, ¿lo sientes joven? -Hizo una breve pausa —¿Sientes… como en tus venas corre algo inexplicable?, no te llame “Hijo de Astado” a la ligera, ya que tu eres realmente en carne y sangre propia…

 

—¿Su… hijo…?

 

—Si, nuevamente te saludo, “Hijo de Astado”, dime, ¿cómo te sientes al descubrir el origen de tu verdadero padre?.

 

Estaba atónito, me costaba creer que tales declaraciones fueran ciertas, ¿¡yo el hijo del dios de las brujas!?, la sola mención era una broma de mal gusto, pero… viniendo tal verdad en boca de un dios lejano a mis tierras. Que el dios de los Qusatjiat me lo contase, que tal revelación me llegase a mis oídos aquí, me siento emocionalmente confuso, puede que alguna vez me halla planteado y puesto en duda sobre la identidad de mi padre, más nunca le di más importancia de la necesaria, y ahora esto…

 

—¿Cómo es que…?… ¿eh?…

 

Mire repentinamente al dios cara a cara, note como esta tenía inflado sus mejillas, como si aguantara la respiración, pronto abre la boca y una fuerte carcajada se hace resonar en todo el lugar.

 

—¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!…

 

Se reía tan fuerte, que llevo sus manos a su estómago como si le doliera, las lágrimas salían de sus ojos blancos, este tipo estaba llorando de la risa, llevo con dicha carcajada por alrededor de casi 1 minuto, entonces me di cuenta…

 

—Acaso todo lo que dijiste… ¿¡ERA UNA JODIDA BROMA!? -Exclame indignado.

 

—¡Jajajaja!… lo siento… ¡jajajajaja!… en serio… jajaja… era demasiado bueno para dejar pasar tal oportunidad… para disfrutar de unas buenas risas…

 

—Entonces resumiendo, todo lo que dijiste realmente era…

 

—Si, me disculpo por ello -Deja de reírse y una sonrisa se torna en su rostro —Lo de “Los dioses encarnados en cuerpos mortales” nunca ocurrió, mucho menos lo de Astado, los dioses no pueden manifestarse físicamente en el plano mortal, es algo totalmente IMPOSIBLE -Revelo entonces —¡Jajaja!, pero en serio… ver la reacción que tuviste cuando te conté sobre lo de ser “hijo de Astado”, en serio que no tuvo precio.

 

Acabo de llegar a un extraño plano, con un dios autentico en persona, ¿¡y lo primero que hace es jugarme una maldita broma solo por diversión!?, ¡era imposible no mostrar una faceta llena de ira contra este tipo!, ¡que irritante!. Mi primera impresión de este sujeto en este instante es que para ser una “divinidad”, tiene una forma de comportarse bastante inmadura.

 

—En verdad lo siento joven, no planeaba ofenderte, solo quería jugar una pequeña broma inofensiva -El hombre junta sus manos, agacha la cabeza con los ojos cerrándose, haciendo lo que parecía una pose de disculpa.

 

—Para ser una “broma inofensiva”, ¡en verdad casi me das un infarto cuando pensé que era real! -Opine.

 

—Oh, dime, si en verdad fueras el hijo de Astado, ¿te verías a ti mismo de otra manera o seguirías siendo quien has sido todos estos años? -Me pregunto Erha.

 

Viví 13 años siendo yo mismo, incluso aunque lo anterior contado fuera cierto, ¿qué se supone que cambiaría?, no habría razón para dejar de seguir siendo “yo” como lo he sido hasta ahora, incluso si por mis venas hubiera corrida una sangre de procedencia “divina”, seguiría siendo quien soy, Rozuel Drayt.

 

—Yo soy “yo”, nada más y nada menos.

 

—¡Ese es el espíritu! -Declara el dios levantando el pulgar de su mano izquierda hacia arriba, mientras acompaña con una sonrisa —Nunca debes olvidar quien eres, siempre valoras tus raíces.

 

Lleva una de sus manos a sus ojos, con el cual se cubre, acto seguido, al retirar dicha mano, sobre sus mismos ojos se muestran ahora poseer pupilas en esta, lo que antes eran globos oculares puramente blancos e intimidantes, ahora mostraban un aspecto más humano con el agregar de las pupilas en su fisonomía.

 

—Así no luzco tan tétrico, ¿verdad? -Me pregunto él.

 

—¿Sabes?, para ser un “dios”, te comportas casi como un…

 

—¿”Humano”?.

 

El mismo termino de formular la última palabra de mi frase, y no era para menos, su conducta, su forma de actuar, es casi como la de cualquier ser humano, o ser racional con personalidad propia (los elfos, Enanos, semihumanos son ejemplo de otros seres racionales a aparte de los humanos).

 

—Hmmm… cuando la gente piensa sobre un “dios”, es inevitable que lo primero que tengan como imagen de ellos, es a un ser con una apariencia “seria”, alguien “bello”, “poderoso” a la vista, alguien “perfecto” -Afirmo Erha —¿Acaso los dioses no pueden tener emociones?, ¿opiniones propias?, ¿gustos y disgustos?, ¿imperfecciones?.

 

Un dios preguntando si la divinidad puede ser imperfecta, era algo surrealista de oír, nunca he hablado con un dios en persona, en la vida real cuando se habla sobre dioses, la inmensa mayoría solo los describes con el típico arquetipo en torno a ellos. Seres trascendentes, seres de poderes que van más allá de la imaginación, seres inalcanzables para los mortales tanto física como espiritualmente, seres que dictan “una verdad”, su “verdad”, su “visión de la vida o sentido de esta”, o… la transmitida por sus creyentes y seguidores.

 

—A todo esto, ¿este sitio seria tu…? -Pregunte, por consiguiente.

 

—Oh, este lugar es solo una “manifestación temporal”, fue creado únicamente para tener un encuentro privado contigo, para aclarar, además, tú no estás aquí físicamente, sino solo en alma o… ¿prefieres que diga “consciencia”? -La deidad explico —No te preocupes por el mundo real, mientras tú te “encuentras aquí”, en el plano real el tiempo se ha detenido, para cuando regreses, es como si hubiera ocurrido solo 1 segundo.

 

—Que conveniente -Opine —¿Acaso mi llegada a este “plano temporal” fue gracias a la Dalhani?.

 

—Si, pero en parte, también gracias a la “marca” que yace impregnado en tu alma.

 

—¿Mi “marca”?, ¿no hablaras por casualidad de…?

 

—Esa misma, la “marca de Astado”.

 

Las brujas portan en percibir del flujo de su magia, la llamada “bendición de Astado”, sus congéneres masculinos, sin embargo, no poseen el don de la magia, son considerados “no magos”, pero de manera discreta ellos portan una habilidad pasiva llamada “Afinidad de Astado”. Los “sangre de bruja”, son capaces de empuñar artefactos mágicos o encantados, con una efectividad semejante a los magos, sus propios cuerpos se fortalecen sobrehumanamente en contacto con un objeto mágico y pueden exprimir el potencial de este, cosa que un no mago ordinario no podría.

 

Aquí resta una importante diferencia, mientras la “Bendición de Astado” puede ser sentido sensorialmente por otros lo que delataría a una bruja por lo que es, la “Afinidad de Astado” no puede ser percibido, fácilmente los “Sangre de bruja” pueden mezclarse entre la gente y ocultar dicho linaje.

 

—En el instante en que la actual Dalhani hizo contacto contigo, pude sentir la “marca” de Astado en ti, como también la presencia de otra forma de energía ajena a la magia -Revelo Erha.

 

—¿Pudiste ver…?

 

—¿Debería ser una sorpresa para ti? -Dijo la deidad de los Qusatjiat —Así como has descubierto que un “dios” no es como la gente intuye que es en imagen, no deberías de sorprenderte que pueda ver más allá de lo que eres, joven Trotamundos.

 

—Viste mis recuerdos también.

 

Cuando me jugo la broma sobre lo de “hijo de Astado”, supo el nombre del pueblo en que nací, de que desconozco quien es mi padre, incluso si pudiera percibir o ver el PSI, es obvio que también hay otros factores que le llevaron a concluir a descubrir lo que soy.

 

—Estas en lo correcto -Dijo un sonriente dios con los brazos cruzados —He visto algo de tus recuerdos, te tengo envidio muchacho…

 

—¿Un dios sintiendo envidia de un mortal?, ¿es acaso otra de tus bromas?.

 

—No, es algo que expreso son sinceridad, solo vi un poco de ese mundo tuyo, hay muchas cosas horribles, eso no lo niego -Comento —¡Pero también hay cosas maravillosa y me es imposible no sentir interés por ello!.

 

—¿Es la primera vez que te cruzas con un Trotamundos?.

 

—Es la primera vez, que incluso mantengo una charla cara a cara, con un mortal que no sea alguien de mi gente.

 

Podría ser que, entre los Qusatjiat, ningún Trotamundos ha reencarnado como los suyos, el que mencione que habla con su propia gente, quienes le veneran, puede referirse a aquellos que mueren y llegan a su lado. ¿Qué hay de aquellos que veneran a su contraparte “Creador del sol y la luna”?, el dios de los habitantes de Quíatar ajenos a los Qusatjiat.

 

—Si te preguntas que son de aquellos individuos quienes no me veneran y mueren, no tengo idea -Dijo con sinceridad —Cada Qusatjiat está ligado a mí, y yo estoy ligado a ellos, sus almas inevitablemente se alzaran a mi lado, luego de abandonar el plano mortal, independientemente de las circunstancias.

 

La deidad lo explico al detalle, la razón de como un “dios” existe en Avalia, eso se debe a que su “existencia” este ligado a algo en el plano físico, mientras eso exista, ellos “vivirán”. Los Qusatjiat son el origen de su nacimiento como deidad y el soporte que mantienen esa “existencia” suya, el origen de ellos se remonta al primero de los suyos.

 

—Vizario -Pronuncio el dios aquel nombre —El cuerpo al que estas viendo en persona, y una de las voces que oyes resonar en mi habla, pertenecieron a Vizario.

 

—Vizario, el primer Qusatjiat, si mal no recuerdo, se relata que tu te manifestaste en un sueño suyo, y le contaste un secreto para alcanzar un estado de iluminación.

 

—Jejeje… las historias fácilmente pueden distorsionarse con el tiempo, bueno… nunca me dio importancia del cómo se interpretará en el plano mortal.

 

—Los hechos fueron diferentes en realidad, ¿no? -Pregunte.

 

—Nunca hubo un “secreto” para la iluminación, ese día yo… simplemente aparecí misteriosamente en los sueños de un hombre, quien se convertiría en mi mejor amigo.

 

Antes de convertirse en un dios, Erha recuerda yacer flotando en absoluta oscuridad, casi como un mar teñido de sombras infinitas, allí solo existía el NADA, un vacío absoluto y silencioso. Fue entonces que, de manera inesperada, termino llegando a un plano onírico, al sueño de un hombre en sus años de adolescencia.

 

—No tenia cuerpo, no tenia rostro, no tenia nombre, solo era un alma amnésica que se manifestó en el sueño de ese hombre, ¿cómo?, nunca lo supe -Relata Erha.

 

Imágenes son manifestadas en mi mente, enseñándome a un joven muchacho en medio de un oasis con una palmera de hojas purpuras cerca, una entidad desconocida también yacía en su cercanía, aquel ser que no tenía un cuerpo para mostrarse ante él, tan solo se veía como una pequeña luz flotante esférica del cual su suave voz se manifestaba de su incorpórea existencia. Miro con curiosidad al ente, no le tenia miedo alguno, pese a que era consciente de que aquello era un sueño, tenia el anhelo de hablar con aquello que se había aparecido en frente suyo, se acerco a él y le hablo.

 

—¿Quién eres? -Le pregunto el hombre.

 

—Yo… no lo sé…

 

—¿Sabes cómo te llamas?.

 

—Yo… no lo sé.

 

—¿Recuerdas algo?.

 

—Yo… no lo sé… ¿son recuerdo?… percibo… percibo haber vivido una vida antes… una guerra… una guerra entre dioses… yo… morí… mis recuerdos… ¿quién soy?… he olvidado lo que era… ¿aquello era real?… no lo comprendo… no lo entiendo…

 

—¿Eras un dios?.

 

—Yo… no lo sé… no recuerdo nada… mis memorias… mi ser… todo vacío… solo una vaga sensación… todo es incierto…

 

—Entiendo -Dijo el hombre pensativo con los brazos cruzados —En ese caso, te llamare Erha -El hombre le dio un nombre —Es para poder llamarte de alguna forma, no creo que decirte “cosa flotante” o “fantasma hablador” sonara bien.

 

—Erha… me gusta… yo soy ahora… Erha…

 

—¡Jajaja!, me alegro que te agradara el nombre.

 

El hombre se presento como Vizario, y sueño tras sueño, él y Erha siguieron en contacto, los años pasaron y ese muchacho se convirtió en un adulto. Fue que, en uno de esos encuentros, un entristezco Vizario le dio una trágica noticia.

 

—Erha, no me queda mucho tiempo -Vizario confeso.

 

—¿Por qué?, ¿ya no nos veremos nunca más?.

 

—Mi gente esta pasando por una terrible situación, sequias han acabado con nuestras cosechas, enfermedades azotan a nuestros ancianos y niños, incluso algunos jóvenes se están enfermando -Cuenta Vizario —El agua, la fuente vital de nuestro bienestar, escasea y no hemos dado con ningún otro lugar donde pueda extraerse más, por si fuera poco, unos miserables bandidos nos roban lo poco que hay, y matan por diversión o placer a otros, arrebatan a nuestras mujeres para quien sabe que aborrecible acto de libertinaje forzoso.

 

Casi todo su pueblo dependía de un gran oasis, mismo que en la actualidad es ahora la capital de Alshabhala, grandes sequias mataban las cosechas y una plaga emergente arrasaba en viejos y infantes. Los criminales aprovechaban la situación, pues los guerreros, principales defensores del pueblo de Alshabhala, estaba en su momento de declive.

 

Vizario era uno de esos guerreros, en su ultima lucha contra un grupo de bandidos, fue herido por una flecha envenenada, la ponzoña poco a poco iba arrebatando su salud, solo era cuestión de tiempo, quizás días, para que sus ojos cerrasen por la eternidad.

 

—¿Y el sueño eterno llega a mí?, ¿podre volver a verte? -Pregunto Vizario —Lo siento Erha… quisiera poder seguir contigo mi gran amigo.

 

La entidad sintió entonces algo, una sensación que no había percibido desde quizás en aquella “otra vida”, era un sentimiento, uno de tristeza y frustración, si ese hombre, ese amigo suyo muriera, entonces él, ya no volvería y la soledad retornaría. Recordó la infinita oscuridad del principio, la NADA absoluta y silenciosa a su alrededor, aunque no lo sabía, tal lugar sembraba continua angustia en su interior, el experimentaba tal sensación sin siquiera saberlo.

 

No quería volver allí, tal horrible sitio era un destino semejante al infierno, quería seguir al lado de ese hombre, quería permanecer al lado de ese hombre que, por años, siguieron viéndose en el plano onírico. De su incorpóreo cuerpo, una mano fantasmal se manifiesta, acercándose a un entristecido Vizario, quien yacía sentado en la arena con la mirada baja, la mano toca su hombro y aquella tristeza desaparece por completo en él.

 

—Vizario, no quiero que mueras, no quiero volver a estar en absoluta soledad… yo… ¡quiero que vivas! -Fue la súplica y petición de Erha.

 

—Para ser solo un sueño… en verdad eres un gran amigo, gracias Erha -Vizario le agradece toda su amistad —No quiero sonar grosero, pero no creo que mi inevitable muerte… pueda ser impedido.

 

—En realidad tal “inevitable muerte”, puede ser evadido -Le conto el ente —Vizario, en todos estos años, ya debería saberlo, yo no soy un simple producto de un sueño.

 

—Lo sé, lo se… fue hace años, pero aun lo recuerdo, dijiste que sientes que tuviste una anterior vida, la cual no recuerdas, pero que percibes que fuiste en antaño un dios -El hombre relata aquellas anécdotas de los primeros días en que conoció a Erha.

 

A pesar de ser solo un sueño, cada vez que Vizario se encontraba con Erha, empezaba a comprender que aquellos encuentros oníricos eran obviamente algo anormal, ¿cómo podría soñar al mismo ente todas las veces cuando iba a dormir?. Una persona ordinaria se asustaría por ello, pero Vizario, en su lugar forjo una amistad con dicho ser. No le importaba lo que ese “ser” era en realidad, le agradaba su compañía y hacia de los sueños, un medio entretenido.

 

—Entiendo que no sea un sueño ordinario, ¿pero a que quieres llegar con esto? -Pregunto el hombre.

 

—Vizario, ¿te gustaría convertirte en un dios? -Fue la poderosa pregunta directa planteada por el ente Erha.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!