Metalord Revolution 224 ENTREVISTA CON LA DEIDAD (Parte 2)

Modo noche

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

—Entiendo que no sea un sueño ordinario, ¿pero a que quieres llegar con esto? -Pregunto Vizario.

 

—Vizario, ¿te gustaría convertirte en un dios? -Fue la poderosa pregunta directa planteada por el ente Erha.

 

Una abrumante interrogante, el rostro del hombre se lleno de una inmensa sorpresa, incluso al tragar su saliva su perplejidad tanto física como emocional era tan notoria.

 

—Oye… no bromes conmigo Erha, te has vuelto bastante bromista últimamente.

 

—No es una broma, tu mismo lo has dicho, el final de tu vida se acerca, tu funesto desenlace mortal puede ser impedido -Erha expuso.

 

—Jeje… ¿acaso dejare de ser un mortal y me convertiré en un todopoderoso dios?, suena bastante irreal.

 

—Tu carne y sangre seguirán siendo mortal, pero un poder se despertará en tu interior en consecuencia -Explico el ente —Depende de ti, como dirigir ese poder, ya sea el bien, el mal o ambos.

 

Un gran poder, Vizario tomo asiento y con los brazos cruzados se quedo pensativo varios minutos, cerro sus ojos como si meditara profundamente sobre ello.

 

—Tal poder tiene un precio, ¿no es así? -Pregunto él —Algo tan maravilloso, no puede ser entregado a la ligera, sin pagar por ello a futuro.

 

—Has acertado -Erha con sinceridad le contesto -Tu esperanza de vida, se verá reducida drásticamente.

 

La propuesta de Erha era fusionar su ser con el alma de Vizario, de esta manera los dos se volverían un ser, Vizario seguiría tomando las riendas de toda la voluntad, pero ahora tendría acceso a un increíble poder mágico. Por supuesto, tal cantidad de magia seria algo que un humano no podría manejar, puesto que Vizario nació sin el don de la magia, que de repente grandes cantidades de mana circulen por su cuerpo, era como si tolerara la presencia imaginaria de grandes pesos en torno a sus hombros.

 

—Sabría que tarde o temprano sucumbirías por la naturaleza de tu mortalidad, ya fuera por una enfermedad natural o la propia vejez -Erha argumento —Pero al ver que un veneno se ha empeñado en acelerar dicho destino, entonces he escogido intervenir de manera innatural.

 

—Erha, si yo muriera ahora de repente, ¿qué sería de ti?.

 

—No lo sé…

 

Ya fuera que la propia naturaleza mortal o el veneno mataran a Vizario, el destino del ente era incierto, ¿volvería a esa penumbra eterna?, en el fondo de su ser, quería evitar regresar a ese lugar. Por eso que intervenir de esta manera, aseguraría por más tiempo su existencia en este plano.

 

—Dices que seremos uno, pero seguiré siendo mortal, incluso viviré menos que una persona ordinaria, si muero estando enlazado contigo, ¿qué será de ti?.

 

—Cual sea el destino que me aguarde, los dos estaremos allí para atestiguarlo, amigo.

 

Sus almas estarían enlazadas, en cuerpo un gran poder seria manifestado, Vizario se puso a reír luego de escuchar la declaración de su insólita amistad, que no tardo en estrechar su mano con la mano incorpórea de Erha.

 

—Entonces amigo mío, forjemos nuestro legado en este mundo, juntos.

 

Vizario y Erha se funden como un ser, el cuerpo del humano recibe grandes picos de energía mágica, el mana fluye sobre su organismo a grandes cantidades, fortaleciendo su propio cuerpo con tal rebosante poder, escala una resistencia sobrehumana y elimina todo rastro de veneno en su interior. Pero esto es solo el comienzo.

 

Su gran poder llega a ser ejercido a favor de su gente, con el mana revitaliza el oasis haciendo que su tamaño creciera y el agua volviera a fluir con mayor volumen, volvió la tierra más fértil para que toda clase de cosecha pudiera ser sembrada sin el más mínimo problema, curo a los enfermos y sano a los guerreros heridos de gravedad, pero sabiendo que tales lesiones podrían volver si los causantes siguen suelto, solo había una forma de asegurar la vida de aquellos luchadores de su pueblo y la paz de sus residentes no combatientes.

 

Busco y encontró la guarida de los bandidos, acabo con docenas de ellos fácilmente sin asesinarlos, para enfrentarse cara a cara con su mismismo líder, este con cobardía mando un pequeño escuadrón de guardias personales que resultaron ser magos. Vizario los venció sin necesidad de matarlos, y luego capturo al líder, el resto quienes aún no habían levantado una hoja contra él, pero viendo lo poderoso que era, se rindieron.

 

Obligo a todos sus subalternos a situarse en un sitio en concreto, para ser testigo de como el propio Vizario con sus manos, asesino lentamente al líder bandido, arrancando su piel, a la vez que usaba su mana para sanar sus heridas una y otra vez, solo para repetir el proceso nuevamente. Cuando el líder criminal estaba moribundo, el propio Vizario se encargaba de suministrar mana a su cuerpo para sanar esas heridas y volver hacer que recuperara la salud y consciencia.

 

Por varias horas, le arranco la piel y le rompió numerosos huesos, los gritos del líder forajido resonaban frente a sus subalternos, quienes observaban tal escenario con un rostro teñido de miedo. Les temblaba brazos y piernas, titiritaban como si el mismismo diablo estuviera en persona frente a ellos. Eventualmente Vizario parte en varios trozos al líder bandidos y se los arroja a sus subalternos, luego el hombre de gran poder les señala y exclama.

 

—¡Escojan!, ¡unirse a mí y enmendar el mal que han hecho!, o… ¡SUFRIR EL MISMO DESTINO QUE ESA ESCORIA!.

 

Al ver como su líder fue vilmente asesinado, luego de horridas horas de torturas, nadie por lógica quería pasar por ese infierno de suerte, incluso pensaron que morir de sed en pleno desierto seria una muerta más pacífica. Todos al unisonó se arrodillaron, rogaron clemencia y prometieron servirle para expiar todo mal que llevaron a cabo.

 

Vizario erigió entonces como el nuevo líder de su comunidad, con el pasar de algunos años, más personas llegaron a la región para establecerse, luego de escuchar sobre el rumor de un “poderoso mago con dones milagrosos semejantes a los de un dios”. Con los años, Vizario se hizo con un leal grupo de seguidores, quienes oyeron por boca de su propio líder, el origen de su gran poder.

 

Relato sobre el sueño en donde conoció a Erha, los años en compañía de dicho ser en los planos oníricos, la vez que fue envenenado en su lucha contra los bandidos y casi muere, la solución del propio Erha para fusionarse con su cuerpo y ser la persona poderosa que es actualmente. Cuando confeso aquello, uno de sus seguidores se le acerco y se rodillas pregunto.

 

—Gran Vizario, ¿es usted acaso un dios en persona?.

 

Cuando esa pregunta le llego a sus oídos, no pudo evitar sentir asombro y perplejidad, él desde un principio, solo quería ayudar a su gente, crear una comunidad segura y lo suficiente autodependiente, porque cuando él muera, ellos quedaran por su cuenta. Nunca se vio o reflejo a si mismo como un dios, siempre pensó en si mismo como el mortal que era, solo tuvo la suerte de contar con la ayuda de un gran amigo.

 

—No, Erha es el verdadero dios, yo solo soy… el “Dalhani” -Contesto Vizario.

 

—¿”Dalhani”?.

 

—“Guía espiritual” -Concluyo Vizario —Sirvo como un recipiente para el espíritu del dios Erha, y con ello puedo guiarlos con seguridad a ustedes bajo esta tranquila comunidad -Aclaro —Pero… no estaré aquí por siempre, es necesario que en mi ultimo día, haya dejado las bases necesarias para que ustedes puedan continuar sin mí.

 

—Gran Dalhani, ¿cómo será llamado esta comunidad?.

 

—Es cierto, este sitio comenzó como un simple pueblo carente de nombre, una comunidad sin una identidad propia, con solo un puñado de gente decididos a vivir y cooperar juntos -Dijo Vizario —Creo que es hora de darle un nombre apropiado a esta comunidad, desde hoy en día seres conocido como la “tribu Qusatjiat”.

 

Cuando el nombre de la comunidad fue establecido oficialmente por las propias palabras de Vizario, él mismo en persona sintió en el fondo de su ser, de su propia alma, la manifestación de algo que desconocía. Su consciencia pronto se reencuentra en aquel oasis onírico de sus sueños de antaño, frente a su incorpóreo amigo.

 

—Lo has conseguido, mi amigo -Le dijo Erha.

 

—¿Erha?, ¿qué está sucediendo? -Pregunto el hombre confuso.

 

—Todo esta bien Vizario, pues has conseguido algo grandioso -Le cuenta el propio Erha —Has establecido un hogar para tu gente, has hecho que la comunidad prosperara y recibiera con los brazos abierto a otros, pero lo más importante, eres visto y reverenciado por esta gente como su “salvador”, su apreciado “líder”, y por ello, un “lazo” se ha formado entre tú y ellos.

 

—No lo entiendo del todo, ¿qué significa este “lazo”?, ¿qué será de ellos?.

 

—No te preocupes, el “lazo” significa que nuestro legado finalmente ha sido establecido -Afirmo Erha —Aun quedan algunos años, para que tus últimos días en el plano mortal desaparezcan.

 

—Cuando desaparezcamos juntos, entonces nosotros…

 

Una serie de imágenes llego a la cabeza de Vizario, el propio Erha le compartió ese plan.

 

—Ahora lo entiendo, la “tribu Qusatjiat” nacerá con una identidad propia -Concluyo Vizario contento —Pero hay algo que necesito pedirte amigo mío.

 

—Que puedo hacer por ti, mi amigo.

 

—Cuando ese día finalmente llegue, cuando mi existencia mortal desaparezca y nuestras almas enlazadas ascienda a un destino incierto, toma mi cuerpo y la esencia de mi propia alma, consúmeme y crea el “plano ideal” para ellos.

 

Las imágenes cambian, relatando como la comunidad crece con los años siguientes, una ciudad es erigida, el reino de Alshabhala nace y la primera ciudad tiene bautizado su mismo nombre. El último día de vida de Vizario llego, su cuerpo se mostraba demacrado, en un periodo de 7 años, aquel joven muchacho se veía como un anciano en sus 70.

 

Vizario levanto sus manos, la gente a su alrededor se arrodillo ante él, y luego fueron testigo de como el cuerpo de su líder, se convertía cientos y cientos de particular de mana. De las partículas se forjan unas cuerdas místicas de color purpura que flotaban en el aire, las cuerdas se extienden y comienza a atravesar el cuerpo de cada de sus seguidores, no les hacia daño, sin embargo, cada uno de ellos sintió algo.

 

Una vitalidad como nunca emergió en ellos, un punto purpura se manifestó en su frente, desde ese día, cada habitante de Alshabhala fue enlazado con Vizario y el dios Erha, así nació lo que ahora es la tribu Qusatjiat.

 

__________________________________________________________________

 

La serie de imágenes concluyen, vuelvo a encontrarme en aquel oasis, cerca de la palmera de hojas purpuras, sentado sobre una cama de púas, se encontraba el dios Erha.

 

—Cumplí la petición de mi amigo Vizario, absorbí su cuerpo y alma, como tal el dejo de existir y me hice a su imagen como semejanza -Relato Erha con melancólico sentir —Al enlazarme con la gente del reino de Alshabhala, con el nacer de los Qusatjiat, me erigí como su deidad principal, permitiéndome entonces crear un plano dedicado a ser el “paraíso de los Qusatjiat”, de esa manera, evité regresar aquella infinita oscuridad.

 

Luego de oír su historia, me atreví a hacerle la siguiente pregunta.

 

—¿Accediste ayudar a Vizario por tu amistad con él o quizás… para no volver a esa oscuridad eterna?.

 

Temía que tal interrogante le molestara, pero Erha en lugar de mostrar signos de indiferencia, se hecho a reír y con una sonrisa me dijo.

 

—Temía miedo de volver, pero nunca deje de ver a Vizario como un amigo, lo extraño, cada día… es gracias a él, que ahora puedo experimentar como son exactamente estas emociones como la felicidad y poder reírme sintiéndome a gusto de ello, por supuesto, eso implica percibir también el lado negativo de esas mismas emociones, ¡pero siempre me mantendré mayormente contengo y riendo!, ¡jajajajaja!.

 

—¿No puedes traerlo de alguna forma?.

 

—Ser un “dios” no significa que todo este a mi alcance, Vizario es Vizario, no existe forma alguna de que pudiera “replicar” a alguien como él, al entregarme su cuerpo y alma, me dio la libertad y la capacidad para convertirme en lo que soy ahora -Argumento la deidad —Un autentico “dios” solo existe, cuando su influencia yace consciente y existente en sus seguidores.

 

—En pocas palabras, existes porque Vizario estableció tu identidad como la de un “dios”, formando a los seguidores quienes son los actuales Qusatjiat -Concluí —El dios “Erha”, el dios de los Qusatjiat, enlazaste tu existencia a Avalia, de esa manera conseguiste un seguro para no retornar a esa oscuridad infinita, aunque desconoces si pudieses haber vuelto otra vez, no te arriesgaste, y tu mejor amigo, logro encontrar la manera, de crear una comunidad para su gente, y mantener a salvo a su mejor amigo deidad, luego de perecer, el punto purpura de los Qusatjiat, es la “marca” con su dios, su “marca” contigo.

 

—Tu capacidad de razonamiento es asombrosa, ¿así son todos los Trotamundos?.

 

—Quien sabe, pero hay algo que me intriga, ¿cómo conoces al dios que esta ligado a mi gente?.

 

“Dioses”, “Fe” y “religión”, tales conceptos erigieron la base de muchas culturas, así funciono en mi mundo natal en los años de su historia universal, en Avalia la cosa no dicta de ser diferente. Los Qusatjiat nacieron de Erha, las brujas del dios Astado, cada uno con sus propia cultura y creencias, eso es aquel “lazo” que permite a un dios existir en este mundo de fantasía, dejando sus seguidores la “marca” de una bendición como prueba de su existencia. ¿Pero como Erha conoce sobre Astado?

 

Mientras los Qusatjiat residen en el continente de Sharya, las brujas con originaria del continente de Gresswold, se sabe que varios reinos y regiones de dicho continente albergan numerosos Aquelarres. Pero poco se ha confirmado de brujas establecidas fuera de dicho continente, ¿hay aquelarres en Sharya o quizás también en Orianta?.

 

¿Cómo podría Erha entonces conocer sobre “Astado”?, podrá haber leído su “esencia” en mi “alma”, es posible que haya leído de mis recuerdos, pero tal lectura de memorias solo pudo ser posible cuando fui traído hasta aquí. Cuando toque a la Dalhani por primera vez, Erha pronuncio el nombre de “Astado”, no hubo lectura de memoria, tengo la corazonada, de que le conoce de antes, muchísimos antes.

 

—Conozco a Astado -Erha comenzó a responder mi pregunta —Recuerdo aquel encuentro por primera vez entre nuestra “gente”, hace ya unos 94 años atrás.

 

—¿¡94 años!?.

 

Fue en una noche nublada, un grupo de 4 brujas habían venido de un barco de Gresswold al continente de Sharya, ¿sus razones?, quien sabe, fue en ese momento que un grupo de tres individuos de los Qusatjiat se cruzaron con ellos. Sus miradas chocaron un momento a tan solo una distancia de 2 metros, un incomodo silencio inundo el ambiente, y de repente una lluvia se desato.

 

En reinos con climas generalmente desérticos, existen las posibilidades de que llueva, sin embargo, son sucesos muy escasos (pueden pasar años para que llueva en regiones desérticas como tales), muchos alegan que la lluvia es una señal de buena suerte o de eventos inesperados.

 

Los grupos se marcharon en silencio, no intercambiaron palabra alguna, pero en el breve momento en que estuvieron mirándose cara a cara, las dos deidades lo hacían también. Desde un plano lejano, fuera del alcance mortal, ambos dioses se vieron mutuamente a la misma distancia que la que se encontraban sus seguidores.

 

—Aunque debo confesar, que no es la primera vez me encuentro con él -Revelo Erha.

 

—¿¡Hubo un caso anterior!?, ¿hace cuando fue?, ¿un siglo?, ¿dos?.

 

—Mucho más antes…

 

Aquellos recuerdos datan de cuando Erha no tenia cuerpo propia, flotaba en la oscuridad absoluta como una forma de energía consciente, desde su perspectiva, dice que fue solo en una fracción de pocos segundos que lo vio. Un hombre desnudo flotando en esa misma penumbra con sus ojos cerrados como si durmiera o estuviera inconsciente, sobre su cabeza tenia un par de cuernos de ciervo, tan pronto apareció, desapareció y nunca más volvió a verlo.

 

—No lo he vuelto ver, desde aquel encuentro entre esas brujas con un grupo de mi gente -Afirmo la deidad —Intercambie algunas palabras con él, nos presentamos y hablamos un rato, debo decir… ¡que es un tipazo de lo más simpático! -Opino con el levantar de su pulgar para arriba.

 

—¿Un tipo simpático?, ¿eh?.

 

—A primera vista, pensé que era alguien reservado o introvertido -Dijo con sinceridad —¡Pero he aprendido la lección!, ¡si señor!, ¡nunca juzgues a un dios por su portada!.

 

—Eso es un libro.

 

—¡Lo que sea!, la cuestión es… que el dios que vela por las brujas, es un sujeto agradable.

 

El dios de los Qusatjiat, tiene una imagen positiva de la deidad de las brujas, ¿es Astado tan amistoso como dice ser?, después de la “graciosa” broma que me jugo al principio, no puedo decir que su opinión sea algo que pueda tomar en cuenta, la única forma de que concluya si es un “buen tipo” o “mal tipo”, depende únicamente de mí, pero eso implicaría entonces, tener que encontrarme con él, cara a cara alguna vez.

 

—Supongo que ya va siendo hora de culminar esta conversación, es agradable, pero ya casi no queda tiempo -Dijo Erha —Por desgracia este tipo de encuentro, tiene un tiempo limitado -Suspira con decepción.

 

—Dime dios Erha…

 

—No es necesario añadir “dios”, basta con solo llamarme señor Erha o el buen tipazo Erha -Añadió posando con una de sus manos sobre su mentón como si luciera como alguien para una foto memorable.

 

—Eres demasiado “sociable”, ¿sabes? -Comente con sinceridad sintiéndome algo incomodo —Que tal si solo te digo Erha.

 

—Oh, me encanta tu confianza, no hay problema por mí, después de todo, esta es una charla amigable -Dio su permiso sonriendo con total optimismo.

 

—Erha, ¿por qué la actual Dalhani es una no maga? -Le pregunte.

 

Mi interrogante hizo que su optimista sonrisa cambiara a una incómoda y nerviosa faceta, la pregunta sin duda no era de su agrado, pero tengo que saberlo, luego de oír la historia de Vizario y sus capacidades al poseer tal magia en su poder, ¿qué sentido tendría hacer que los actuales Dalhani no puedan usar magia?.

 

—Esa pregunta, ya deberías conocer la respuesta o intuir de ello -Hablo Erha con un rostro serio —Un Qusatjiat cualquiera que esté bajo la presión de tanto poder mágico, un poder que viene de un dios, es algo que no puede controlarse, es algo inestable y con más riesgos que beneficios.

 

—Te refieres a lo de acortar su vida útil, ¿no es así?.

 

—No, no solo es eso.

 

Erha me explico, que en varias ocasiones, Vizario estuvo a punto de morir mucho antes de que su esperanza de vida reducida culminase, era la causa de poseer una vasta cantidad de poder mágico de origen divino, pues su cuerpo estaba sometida a tanta presión física. Frecuentemente él enfermaba, con fiebre alta y a veces entumecimiento temporal con dolores insoportable, si pudo resistir hasta su hora final, es porque era alguien excepcional.

 

—Vizario tenia tan solo 25 años cuando me enlace con él, en solo 7 años, envejeció atrozmente como si luciera como un senil anciano -Conto la deidad.

 

La presión se siente con cada año, era una suerte de por si que siguiera vivo, eso demostraba lo increíble que era el propio Vizario, cuando su muerte llego y de su despedida de este plano marco el enlace de Erha y el surgir de este como el dios de los Qusatjiat, la esencia del Dalhani no habría desaparecido para siempre.

 

—Mantengo un lazo con cada Qusatjiat existente, pero entre uno de ellos, habrá alguien cuyo “lazo” será más especial -Relata —Esa persona, tendrá una afinidad única hacia mí, única con la capacidad de recibir una gran porción de mi poder.

 

—El Dalhani… -Concluí.

 

—Si, mi “marca” con los Qusatjiat, me permitió brindarles el don de la magia desde su nacimiento, pero el “Dalhani”, es el legado y marca de Vizario -Explico la deidad —Solo puede haber uno y siempre existirá uno, alguien compatible para encarnar en el plano mortal, mi poder, pero ya sabes lo que pasa, cuando sometes un cuerpo mortal a tanto poder, a uno proveniente directamente un dios.

 

El poseer la basta cantidad de magia proporcionada de forma directa por un dios, acarrea consecuencias, el propio cuerpo sufre lesiones físicas debido a la inestabilidad de mantener tal grado de magia. Porque desde un principio…

 

—Los dioses no pueden interferir en el plano mortal de manera directa, eso es atentar contra las propias leyes de lo natural en Avalia y hacerlo solo lleva a desastre -Concluyo la deidad de los Qusatjiat —Nuestra interferencia debe ser sutil y equilibrado.

 

Al hacer que uno de los suyos se convierta en un “recipiente de su poder”, inevitablemente es como si colocara una soga en su cuello, las intervenciones directas de un dios son fenómenos inestables en Avalia. Las limitaciones de ser “sutil y equilibrado”, permitieron a Erha otorgarles como “bendición” el don de la magia en cada uno de sus seguidores, en cuanto al talento de como la desenvuelven, ya dependía en cuestión de cada uno de ellos.

 

Los Vanish, los diez dedos del dios Nameless, podrán ser ejemplos de individuos que han recibido el don de un dios, portando una habilidad mágica y una vasta cantidad de reserva de mana, pero incluso ellos tienen sus límites, lo que sería ajustarse para ser “sutil y equilibrado”.

 

—Sabía que después de Vizario, otros “Dalhani” aparecerían en el futuro, imagina que un recién nacido portara la “marca” como el siguiente Dalhani.

 

La presión de tanto poder mágico en un cuerpo tan joven, seria desastroso, una muerte inmediata, pues Vizario recibió todo ese poder con un cuerpo ya adulto, si un “Dalhani” lo recibiera ya desde su nacimiento como un infante…

 

—Tuve que poner un límite, entonces modifique la marca del Dalhani, su enlace conmigo, le quite la capacidad de usar la magia -Explica Erha —Aunque en su cuerpo posea una vasta cantidad de mana, esta no puede circular en su cuerpo dado a que no posee los canales mágicos estables por el cual fluir de manera continua como un mago en cambio sí posee, podría decirse que es un “recipiente sellado”.

 

—Del cual estoy utilizando…

 

—Si, pero el mana solo fluye de su cuerpo al tuyo, no hay peligro alguno, el recipiente solo se “abre” en ese mismo momento, pero vuelve a “cerrarse” una vez su magia deja de ser utilizada en el exterior.

 

Ahora tiene sentido, mientras la actual Dalhani no sea una maga, su esperanza de vida será normal y no sufrirá por abordar un poder que de principio siempre fue inestable para los mortales. Aunque si buen, puede manifestar esa gran cantidad de mana al exterior, nunca podrá ser ella quien haga uso de esta.

 

—Desconozco la manera en que Astado impartió su bendición como dios a las llamadas “brujas”, o también, los sangre de bruja -Comento Erha —Pero como todo dios, ha obrado de una forma “sutil y equilibrado”, a su propia manera.

 

Es cierto, cada bruja desde su nacimiento, alberga el don de la magia, los aquelarres que conforman una comunidad de ellas, desarrollan su propia forma de vida, como también técnicas o artes mágicas únicas. Me di cuenta de ellos luego de participar en la competencia entre aquelarres que se llevó a cabo en Macur hace ya unos tres años.

 

Salgo de mis pensamientos cuando de repente noto como todo el plano comienza a desaparecer.

 

—El tiempo acabo, una verdadera lastima -Vuelve la deidad a suspirar con decepción —Ha sido una charla de lo más agradable, agradezco tu tiempo, portador de la marca de Astado, o mejor dicho… Rozuel Drayt, el Trotamundos “Metalord”.

 

—Jeje… incluso leíste esos recuerdos -Tome con cierta gracia su declaración.

 

—¡Jajaja!, no puedo evitarlo, soy tan curioso como un loro.

 

—Eso sería un gato.

 

—¡Si bueno, tu me entiendes!, ¡jajajaja!, ¡adiós chico!, ¡te deseo la mayor de las suertes!, si pudiera te daría una bendición divina, pero reglas son reglas.

 

—Jeje, me conformo con saber que la Dalhani me brinda su ayuda -Dije de mi parte —Esta es la despedida, adiós, señor Erha.

 

—¡Oh, eso me conmueve!, ¡en verdad me conmueve! -Exclama poniendo sus manos en el pecho y agitando su cuerpo con un rostro rebosante de júbilo.

 

Todo el escenario de alrededor desaparece, una luz vuelve a cegarme, había retornado al plano real.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

El Muhaqdad Alnayits seguía esperando en la superficie, acompañado de su ejercito personal de mil, del cual se encontraban Afligidos como tropas terrestres, criaturas aladas como su escuadrón aéreo e incluso contaba con el apoyo de dos barcos mágicos voladores de guerra.

 

—5 minutos, solo le quedan 5 minutos… -El investigador conto el tiempo restante que le quedaban a Rozuel y compañía —Parece que no querrá rendirse, si en 5 minutos no desiste, tendré que someterlo a la fuerza.

 

Al encontrar demasiado interés en el muchacho, realmente quería establecer una relación amistosa con él, pero dada la situación, la única forma de llegar a indagar lo que realmente le interesaba de él, era por medio de la violencia. Como investigador, quería adquirir toda clase de conocimiento, Rozuel albergaba algo que desconocía, pero que quería llegar al fondo para descubrir lo que era.

 

—Lamento tener que ser rudo contigo chico, pero como el investigador que soy, hare todo lo que tenga al alcance, para nutrir mi conocimiento -El propio Muhaqdad estuvo convencido de su determinación —¿Eh?… ¿qué es eso?…

 

De repente el suelo temblaba, un misterioso terremoto empezó a suceder en el desierto, pero aquel fenómeno no era ordinario, magia empezó a emanar de la zona.

 

—¡Esta magia!, ¿¡acaso es…!?

 

Un círculo mágico se manifestó en medio de la arena, un poco alejado de la entrada a su guarida, del circulo brota más y más poder mágico, hasta que de repente algo se materializa en dicho lugar de procedencia de tal fenómeno mágico.

 

—¡No es posible…! -El rostro de Alnayits se lleva de estupefacción e incertidumbre.

 

Ante él, una maquina de metal más grande que una carreta, había sido traído por ese circulo mágico, tal maquinaria enigmática, él la reconocía, pues era aquel VCI severamente dañado e inservible. Ahora yacía arrancando, el rugir de su motor era evidencia que había sido restaurado.

 

—“¡Oye Alnayits!, ¿¡puedes escucharme!?, ¡lo tomare como un sí!”.

 

Una voz resonaba del VCI, era Rozuel Drayt hablando desde dentro del propio vehículo mediante un aparato que emitía y amplificaba su voz hacia el exterior.

 

—“¡Me diste dos opciones: luchar y morir o rendirme!” -Afirmo él —“¡Voy a escoger una tercera opción!… ¡DESTRUIRTE!.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!