You dont have javascript enabled! Please enable it!

Metalord Revolution 281 EL PACTO DE THYSIA

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Cada una de las brujas deposita su mana al contacto de su propia sangre sobre la inmensa jaula de cristal que albergaba a una entidad monstruosa en su interior, aquel acto era denominado como “el ritual”.

 

—El sello se ha estabilizado, la “abominación de Astado” seguirá en su “prisión eterna”, gracias a todas por su tiempo, por su sangre y por su “pacto” -Hablo la mujer de cuernos de ciervo.

 

La magia penetra sobre la cristalizada estructura de la jaula absorbiendo todo el mana obtenido de cada una de las brujas, la reacción reafirma las palabras de la mujer con astas de ciervo, el “ritual” había sido un éxito, reforzando la existencia de aquella prisión hecha para mantener a aquella criatura de inmenso poder que se encuentra en su interior. Con aquella “ceremonia” completada, cada una de las integrantes deja de tocar la jaula de cristal y utiliza el fortalecimiento mágico para sanar el corte de su mano.

 

—No hay otra opción, si “esta cosa” quedara libre por Avalia, sería el fin del mundo, incluyendo a los nuestros -Hablo una de las brujas invocadas.

 

—Tampoco es que tuviera opción, fue gracias a ese “pacto” que aun sigo con vida, este “ritual” es un precio menor, si lo considero realmente -Opino una segunda.

 

—Mi familia ha servido por generaciones a voluntad hacia el “Pacto de Thysia”, es un honor para mí estar aquí -Expreso la tercera.

 

El “Pacto de Thysia” requería como máximo a cuatro brujas, cada una tenia sus motivaciones, trasfondo o razones para haber terminando jurar hacia la enigmática mujer de astas de ciervo. Aquel juramento enlazado con sangre y magia, tenía un propósito con aquella prisión de cristal que contenía en su interior a un poderoso monstruo, que de conseguir su libertad según se cree, seria el fin de Avalia.

 

Las cuatro brujas tenían el deber primordial de realizar aquel “ritual” para reforzar la jaula mágica del monstruo cada cierto tiempo, serian llamadas y eventualmente convocadas por la propia entidad femenina de astas. Otro deber obligatorio, es mantener el secreto de la existencia del “Pacto de Thysia”, se cree que existen individuos o grupos tentados a liberar a aquella monstruosidad sellada, en un intento por “poseer” su descomunal magia.

 

Evidentemente controlar tal poder es imposible, quien lo intentara fallaría, aquella criatura le destruiría y una vez liberado de su sello, desataría la destrucción a su antojo, es por ello que la discreción del “Pacto de Thysia” es una regla vital. Solo las brujas conocen de su existencia en forma de un mito denominado como “La leyenda del pacto de la abominación de Astado”, pero la gran mayoría lo ve como un mito falso sin fundamentos o creencia de que sea algo autentico.

 

Pocos aquelarres en sí, están al tanto “real” de que existe, algunos por voluntad aceptando aportar su “ayuda” a la causa de esta o manteniendo el secreto para que no llegara a oídos de “ciertas personas de malas intenciones”. Es aquí donde Riza Gramwind, quien llevaba más de una vez realizando aquel “ritual” obligatorio del pacto, se armo de valor suficiente para hacer una petición.

 

—Hay alguien a quien aprecio, alguien a quien quisiera contarle sobre este secreto -La Gramwind confeso ante todos los presentes.

 

Tanto las brujas restantes de los alrededores y la propia muchacha de astas, veían a aquella joven de cabellera naranja como una ingenua o ilusa, incluso dos brujas murmuraban entre ellas burlándose despectivamente de la Gramwind.

 

—Riza Gramwind, sabes más que bien la razón por la que es necesario mantener en secreto este pacto -Deja en claro la fémina de astas.

 

—Lo sé, pero no es un inconveniente si a quien se lo revele sea alguien del aquelarre, alguien que comparte la sangre de los nuestros -Argumento ella.

 

Tanto las tres brujas como la entidad de astas se tornaron pensativas ante las palabras de Riza, la propia entidad con su mano en el mentón se planteo a profundidad su declaración sobre la cooficialidad del pacto ante alguien de sangre del aquelarre.

 

—¿Quién es esta bruja la que hablas?.

 

—No es una bruja, es un sangre de bruja.

 

Todos interpretaron al instante que Riza mencionaba a una bruja, pero se sorprendieron cuando de quien se trataba en realidad, era la contraparte masculina de “su sangre”, aquellos en muchos aquelarres son vistos con discriminación.

 

—Oh, un sangre de bruja, interesante -Expreso la muchacha de astas —¿Sabes su nombre?.

 

—Su nombre es Rozuel Drayt.

 

Cuando ese nombre llego a oídos de una de las tres brujas, su cuerpo reacciona con perplejidad al instante, ella se acerca a Riza con evidente interés en sus declaraciones sobre aquella persona que había mencionado.

 

—¿Escuche bien?, ¿Drayt? -Pregunta la bruja con gran interés.

 

Aquella persona era una mujer en sus 20 y tantos años, vestía una gruesa tela que cubría todo su torso, resaltando su notable busto en su vestimenta y en su cintura utilizaba una larga falda que les llegaba hasta los tobillos. Pero lo más llamativo de ella, era el peinado corto de una caballera de inusual color verde.

 

—Ese color de cabello… ¿eres una Khuja?, ¿una guerrera del aquelarre Walgis? -Riza reconoce de su etnia el nombre de su hogar de bruja.

 

Las “Khuja” son la rama guerrera en la sociedad del aquelarre Walgis, todos sus miembros enfocados en convertirse en combatientes para servir a su hogar, son sometido a un entrenamiento y al “graduarse”, se convierten en “Khuja”, su cabello es teñido de verde como símbolo de su estatus.

 

—Oh, conoce sobre mi gente, entonces sabes que no tomamos a la ligera a quienes nos “interesa” -Declaro la Khuja —Dime, ¿el apellido de ese chico es realmente “Drayt”.

 

—Si, Rozuel Drayt, hijo de una bruja llamada Marian Drayt.

 

—¿¡Es realmente su hijo biológico o ese “Rozuel” es adoptado!?.

 

—¡No es adoptado!, ¡Rozuel es genuinamente un sangre de bruja!, ¿¡porque insistes en querer confirmarlo con tanta certeza!?.

 

La insistencia de la Khuja al corroborar la identidad biológica de Rozuel como un “sangre de bruja”, hizo que en su rostro reluciera una sonrisa de satisfacción y luego comenzara a reír. Tal gesto resulto totalmente confuso para la Gramwind dado a que era un comportamiento raro que la bruja no entendía en lo más mínimo.

 

—¡Por supuesto!, Rozuel Drayt… ya sabía que ese nombre me sonaba de alguna parte.

 

Una segunda bruja se acerca a Riza, aquella era aun mayor que la Khuja, físicamente se veía como alguien en sus 30 años, una bruja pelinegra de vestimentas más finas se presenta ante la Gramwind.

 

—Ese sangre de bruja, Rozuel Drayt, causo bastante de que hablar en la “Competencia Juvenil entre aquelarres” que se celebró hace tres años en Macur -Relato aquella bruja —Yo estuve allí cuando ocurrió todo el jaleo.

 

—¿Fuiste una participante de la competencia? -Pregunta Riza.

 

—No, solo fui para apoyar a mi aquelarre, el aquelarre Zadas -Resalto ella el nombre de su hogar —Por desgracia el equipo de mi aquelarre fue derrotada en la segunda ronda contra los de Wicau.

 

La propia bruja cuenta que aunque su aquelarre fue derrotado, no se marcharon de Macur, pues tenían bastante interés en ver el progreso del primer sangre de bruja que había entrado oficialmente a aquella competencia. Hasta que luego ocurrió la “revuelta de los sangre de bruja” y la aparición de la “Yudaz” Alice Kyte, irrumpieron en Macur ocasionando disturbios en la ciudad.

 

—«Había escuchado solo conjeturas sobre esos “disturbios” que ocurrieron en la “Competencia Juvenil entre aquelarres”, pero desconocía que Rozuel hubiera participado» -Dijo la joven de cabellera naranja en sus pensamientos.

 

Lo ultimo que se supo de aquel sangre de bruja, es que fue expulsado de la competencia de Macur, se le prohibió al aquelarre Windaz a nunca más participar en una “Competencia Juvenil entre aquelarres”. Uno de las metas que Riza tuvo alguna vez fue la de participar en dicha competencia, pero perdió total interés luego de los eventos transcurridos en la academia mágica.

Leer en tunovelaligera.com

 

—Como saben quien es, entonces reconocen su identidad como sangre de bruja, no debería haber problema en que…

 

—¡El no debería saber nada de esto! -Exclamo la cuarta bruja restante.

 

Dos de las brujas presentes habían dado su opinión en torno a Rozuel, pero aquella restante que permanecía detrás de la jaula de cristal, estando de espaldas a un costado de esta y con los brazos cruzados, entre las sombras ocultaba su rostro y la mayor parte de su cuerpo. Ella expreso con sinceridad con una tonalidad iracunda su deseo de que aquel sangre de bruja, no supiera en lo más mínimo sobre el asunto del pacto.

 

—¿Por qué? -Pregunta Riza.

 

—Ya lo has oído, con lo ocurrido en Macur, deja en claro que ese chico es un problema, así que no, no queremos problemas que estorben el pacto -Dio la bruja su punto del tema.

 

Riza apretaba los puños con frustración, sintiendo un considerable menosprecio por aquella bruja que opino en contra de su petición, cuando estaba por levantar su voz y argumentar con palabras soez, entonces la bruja del aquelarre Zadas se hecha a reír y señalo a aquella fémina que se ocultaba tras la jaula.

 

—¡Por supuesto!, con razón es que esa es tu respuesta -Dijo la bruja de Zadas —Tu eres una bruja del aquelarre Wicau, ¡tiene sentido que alguien de Macur pensara de esa manera!, jejeje…

 

La bruja no respondió ante aquella declaración, confirmando la procedencia de su aquelarre y con ello su actitud de indiferencia hacia el sangre de bruja, pero aquello no iba a detener a Riza.

 

—Ni tu ni yo estaremos de acuerdo -Dejo en claro la Gramwind mirando con desdén a aquella bruja —Es una perdida de tiempo tratar de hablar contigo.

 

—Y para ti es una perdida de tiempo convencernos de que ese sangre de bruja se le confié el secreto del pacto, demasiado riesgo con alguien problemático, sigue mi aconsejo y mantente alejado de ese…

 

—¡Cierra tu maldita boca! -La Gramwind le exclamo interrumpiéndole.

 

Riza miro con intensa apatía a aquella bruja, al interrumpir su “consejo” y callarla en medio de su oración, la misma mujer de Wicau mordió sus labios con rabia.

 

—Ya cometí el error de despreciarle una vez, no volveré a cometer la misma idiotez DE NUEVO -Dijo Riza con franqueza —Ahora escucha bien mujerzuela de Wicau, solo porque tu maldito aquelarre tenga algo contra todo sangre de bruja que respire cerca de ti, no signifique que tus “consejos” valgan para todos, además porque habría de escuchar a alguien quien ni tiene las agallas de mostrarse, al menos dímelo a la cara, ¿he sido lo bastante clara?.

 

La bruja de Wicau mordió sus labios con más fuerza, hasta el punto de que broto algo de sangre de este, no le contesto a la Gramwind, permaneció oculta tras la jaula de cristal sin mostrarse en total silencio y contuvo aquellos deseos rencorosos de agraviar a la joven muchacha de cabellera naranja.

 

—Hay dos opiniones que chocan entre si -Afirma la fémina de cuernos de ciervo —En ese caso, lo dejaremos a votación, dado a que Riza Gramwind es quien ha hecho la petición, la decisión final recaerá en la elección tomada por el resto de los integrantes del pacto de Thysia.

 

Tres votos y la decisión que determinara si Rozuel Drayt debería saber sobre el pacto de Thysia, Riza estaba fuera de dicha votación dado a que era su petición, solo la votación de la mayoría daría por aprobar o rechazar su solicitud, entonces cada bruja fue directo al grano.

 

—¡A favor!.

 

—¡A favor!.

 

—En contra.

 

Dos votos a favor contra uno en contra, aquel único voto que anhelaba rechazar la petición de Riza, era de la bruja del aquelarre Wicau, al tener la petición la mayoría de votación aceptando la propuesta de Gramwind, la propia mujer de Wicau apretaba con fuerza sus manos infligiéndose dolor en los brazos para reprimir sus deseos de gritar encoleriza a todo pulmón su desacuerdo del asunto.

 

—Entonces se ha decidido, se le permitirá al sangre de brujas, Rozuel Drayt, conocer sobre el Pacto de Thysia -Aprobó la entidad femenina de astas la petición de Riza.

 

—¡Un momento!, quisiera agregar algo al respeto…

 

Cuando la petición de la Gramwind fue apoyada, la Khuja entonces hablo teniendo la atención de todos los presentes.

 

—Ya que Rozuel Drayt se le será revelado sobre el pacto de Thysia, en ese caso, propongo contárselo de la “mejor manera” -Sostuvo la bruja de cabello verde con una sonrisa con cierta picardía.

 

La Khuja no solo apoyaba con exaltación que el sangre de bruja supiera del pacto, incluso tomo su tiempo para proponer en detalle ante todas la “manera” en que debían revelárselo al sangre de bruja, aquello dejo perpleja a la propia Gramwind.

 

—¿Eso es posible? -Riza pregunta sorprendida.

 

—Solo aquellos con la sangre de los nuestros en sus venas tienen esa posibilidad, y ya se dejó BASTANTE más que claro que él es un “sangre de bruja”, un hijo nacido del vientre de una bruja, si… él es más que apto -La Khuja afirmo.

 

La bruja de Zardas estaba boquiabierta y sin palabra alguna, la del aquelarre Wicau apretaba con más fuerzas sus manos con profunda irritación.

 

—Tsk… que estupidez, el “ritual” se ha completado, ya no tengo razón para estar aquí, ¡me retiro hasta que la siguiente convocación! -Deja en claro la mujer de Wicau.

 

Acto seguido todo su cuerpo desaparece en partículas oscuras, borrando toda su presencia del sitio.

 

—Jeje… que aguafiestas -Opina la bruja de Zardas —Entonces… ¿realmente se hará de “esa manera”?, cuenten con mi apoyo, tengo interés en conocer a ese sangre de bruja.

 

—Ejem… la propuesta de la Khuja es ciertamente bastante atrevida, pero… en vista de que se trata de un sangre de bruja, lo aprobare.

 

La palabra de la entidad femenina con astas da su aprobación definitiva, tanto la bruja de Zardas como la Khuja se mostraban entusiasmadas, Riza estaba emocionada en parte, pero también nerviosa, le preocupaba la reacción que tendría el mismo sangre de bruja cuando llegara el momento de la verdad.

 

—Entonces se da por concluida esta convocación, Riza Gramwind, recuerda que cuando llegue el momento, sabes que debes hacer, ¿no es así? -Le pregunto la entidad de astas.

 

—Si… lo se.

 

—En ese caso, hasta la próxima y manténganse con vida, preciadas hijas de Astado.

 

Cada una de las brujas comienza a desaparece con su cuerpo envolviéndose en partículas negras hasta desaparece por completo de aquel plano enigmático, la entidad femenina de cuernos se queda en solitario flotando con los ojos cerrado en completo silencio por encima de aquella jaula de cristal que aprisionaba al poderoso monstruo.

 

¿Cuál fue la propuesta de la Khuja?, ante la petición de Riza Gramwind aprobada, el sangre de bruja Rozuel Drayt eventualmente conocería sobre el “pacto de Thysia”, ¿pero bajo que términos y manera?.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!