You dont have javascript enabled! Please enable it!

Metalord Revolution 282 SECRETOS Y REVELACIONES

Modo noche

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Un círculo mágico surge en medio de la nocturna jungla, partículas negras se manifiestan a montón y al unirse surge de esta la propia Riza Gramwind, había vuelto a reaparecer desde el mismo punto en donde fue transportado desde el principio, aquel en donde había tenido su primer encuentro cara a cara con la Lupian.

 

La bruja tenía buen sentido de la orientación, recordando el camino por el cual había llegado, solo le tomo en cuestión de minutos regresar, no era difícil no ver las luces mágicas y antorchas encendidas en las noches en el área edificada. Allí mismo fue encontrado por sirvientes y guardias, quienes aun sin entender su habla, por medio de señales le indicaban que le siguieran hacia el interior del edificio principal.

 

Rozuel junto al resto se alivian al ver que Riza había regresado sana y salva, la bruja nota que la Lupian se encontraba en la misma sala, totalmente calmada, por la reacción del resto que parecían no tener absolutamente idea de donde estaba ella, concluyo que la semihumana no había contado nada de aquel encuentro que tuvieron las dos.

 

—¡Los guardias y sirvientes dicen que te vieron entrar a la selva tu sola y llevan un considerable rato buscándote! -Rozuel declaro —Estábamos por ayudar también, aun incluso si no pidieron que nos dejaran el asunto en sus manos, Riza, ¿dónde has estado y porque te encaminaste tu sola a tal peligroso lugar en plena noche?.

 

La preocupación del sangre de bruja no era para menos, incluso Allum, Tayra, el propio Jhamel se mostraban también alarmados y también se preocupaban por la joven de cabellera naranja. Cuando estuvo viajando con Allum y el resto hacia el reino de Quíatar, Riza fue convocada para el ritual en medio del viaje de la embarcación, pudiendo evitar llamar la atención y sospechosas innecesarias. Pero ahora le era bastante difícil inventar alguna excusa, es por ello que pensó muy bien sus palabras antes de hablar.

 

—Muchas cosas sucedieron durante mi estadía en la academia mágica del reino de Zaragos -Confeso la bruja —A decir verdad, solo puedo decírtelo a ti, Rozuel, pero no ahora, no es porque no quiera… estoy OBLIGADA a solo poder decírtelo bajo ciertas CONDICIONES, y solo podre revelártelo pronto, lo siento por hacer que se preocupen… sé que es egoísta de mi parte, pero no puedo mentirles ahora, pero tampoco decirles la verdad, es bastante frustrante si me lo preguntan.

 

Rozuel, como Allum y compañía se mostraban en buena parte asombrados por la justificación de la bruja, Crok y Riha se mantenían al margen con expresiones neutrales dado a lo poco que conocían sobre la joven de cabellera naranja. Amira y Adil llegan para saludar a Riza, los dos no intervienen en los asuntos de los ghrayb, y una vez que todos estaban juntos, un festín se celebró en honor a ellos y la victoria contra el tirano Muer Afigad.

 

Después de tantas batallas y tantos obstáculos, los ghrayb, los rebeldes y los habitantes de “El Corazón del Oasis”, podían celebrar en plenitud con total felicidad, no era una celebración parcial como lo fue en la derrota de los anteriores Muhaqdad. Con la muerte de Muer, el linaje Afigad desaparece, su tiranía y su plan de destruir la distancia de la familia real como gobernar toda la nación es frustrada, los conspiradores eventualmente serian acabados y la calma como la paz podrían retornar al reino, en especial para la tribu Qusatjiat.

 

La celebración duro horas, cada uno de los ghrayb quedaron satisfechos y con el estómago lleno, otros a la vez se llenaron en buena cantidad con alcohol, se les tenía en mente preparar dos habitaciones distintas, una para las mujeres (Riza, Tayra y Riha) y otra para los hombres (Allum, Rozuel, Jhamel y Crok). Pero Riha objeto que preferiría dormir como siempre en la misma habitación en donde Rozuel y Crok estaban, por lo que todos optaron en dormir en camas separadas en una misma habitación, la más grande del lugar.

 

__________________________________________________________________

 

Rozuel despierta en un paisaje natural de árboles que superaban los cien metros, de un cielo totalmente cubierto de niebla, pero completamente de día y visible a su alrededor, bajo sus pies pisaba un arroyo, pero no hacía contacto con el agua. Aquel sitio era un plano creado por Myldark como un sitio de interacción entre los dos, el esper llego allí luego de que cerrara sus ojos y se durmiera.

 

—Vaya, un “rostro nuevo” -Dijo el esper con un tono burlista.

 

A solo unos pocos metros se encontraba un joven de tez morena, cabellera gris corto y unas inusuales gafas de metal, quien con buenos ánimos estaba leyendo un libro sentado y con la espalda recostada sobre uno de los árboles de gran tamaño.

 

—Hola -Saludo el peliblanco con el cerrar del libro y acompañado de una sonrisa.

 

—Alnayits -Pronuncio el Trotamundos su nombre —No estoy aquí solo de visitas, ¿no es así?, y bien, ¿por qué fui llamado?, Myldark.

 

El gran dragón negro de ojos rojos y largos cuernos se encontraba a pocos metros de Alnayits, recostado placentera, el único que tenía la “autoridad” para llevar a Rozuel a ese mismo plano, era el propio Myldark.

 

—Yo solo te traje por petición de este blancucho -Señalo con una garra el dragón al peliblanco.

 

—Jajaja… si, perdón por las molestias, pero hay algo que deberías saber.

 

Cuando Alnayits se puso, aquella sonrisa desaparece de su rostro para expresar una mirada seria.

 

—Es sobre la bruja, Riza Gramwind -Fue directo al punto.

 

—¿Qué sucede con ella?.

 

—Cuando la tocaste por un momento, su mana fue percibido por nosotros dos, pero yo pude sentir algo de naturaleza… “extraña” en su poder mágico.

 

—Define “extraño”.

 

—Como un poder mágico proveniente de una fuente ajena a un ser humano, es decir, magia en su cuerpo ajena a ella.

 

El propio Alnayits hizo una comparación de dicho punto con los miembros de la tribu Qusatjiat, el “enlace” mágico de un dios a quien está “enlazado” a un grupo especifico de individuos, es una habilidad rara, solo unos pocos entre millones en Avalia podrían alcanzar un considerable grado “sensorial” para sentir a profundidad y con detalle sensorial dicha “esencia mágica” de alguna persona atada a una entidad ya fuera del tipo divino u de otra naturaleza.

 

—Podría tratarte de la “bendición de Astado”, las brujas existen por su dios, Astado, así como los Qusatjiat existen por su dios, Erha -Afirmo Rozuel.

 

Sensorialmente algunos individuos son capaces de sentir en las brujas su “bendición de Astado” para confirmar la identidad de ellas como tal, pero la manera de “percibir” de Alnayits sobre la magia le permitía indagar más allá y llegar a sentir incluso a la mismísima deidad por un breve momento.

 

—¿Acaso Astado transmite un poder mágico con un aura tan “siniestra”? -Pregunto Alnayits —Solo pude “sentir” ese poder mágico por unos segundos, en mi sincera conclusión, me sentí intimidado como si hubiera percibido la presencia de un monstruo de titánico poder, pero la esencia de ese poder mágico… se percibía como si fuera de naturaleza divina como es en el “enlace” de los Qusatjiat con Erha, yo… no tengo idea de lo que significa, no tengo mucho conocimiento en torno a las brujas y la deidad que veneran.

 

Parecía sonar bastante descabellado al ser aquella anécdota venir de la propia Riza, a quien conoció desde que era un niño, pero luego de aquella declaración que había hecho la propia bruja luego de su extraño comportamiento al encaminarse ella sola a la selva en la noche, le dio entonces al esper mucho en que pensar.

 

—Quería que lo supieras, depende de ti sacar tus propios conclusiones -Dijo Alnayits.

 

—Myldark, ¿tú también sentiste esa presencia? -Rozuel le pregunto.

 

—Odio admitirlo, pero en mi estado actual solo pude sentirlo con ayuda de este blancucho, no sé qué era esa presencia, desconozco lo que es percibir poder mágico de naturaleza divina, pero una cosa es cierta… esa presencia transmitida por ese breve tiempo proveniente de tu amiga bruja, era “malévola”.

 

Con el propio dragón brindando su declaración del tema, era más que evidente que aquella enigmática “presencia” siniestra con cierta naturaleza divina, tenía en cierto modo relación con el secreto de la bruja. Solo había conjeturas, pero el propio Rozuel sabía que tarde o temprano las respuestas llegarían, la propia Riza lo manifestó con sinceridad, que solo él podría saberlo. La conversación concluye y el esper desaparece dejando al dúo en el plano.

 

—¿Realmente crees que esa cosa era un “dios”? -Le pregunta Myldark al peliblanco.

 

—Quizás, pero tengo la certeza de que es más probable que también se trate de algo relacionado a los vestigios de una deidad, o algo así.

 

—¿Qué quieres decir?.

 

—Hmmm… olvida lo que dije, solo son ideas alocadas mías, disculpa la extraña conclusión.

 

—Si que eres raro, blancucho.

 

__________________________________________________________________

 

Al día siguiente un carruaje llega al “Corazón del Oasis”, era tirado por seis equinos, aquel vehículo de tracción animal era lo bastante espacioso por albergar varias personas en su interior como equipaje y la musculatura de los animales responsable de moverlo dejaban en claro que estaban acostumbrado a movilizar mucho peso. El cochero se baja del carruaje para hacer entrega de un importante mensaje, se encuentra con la propietaria a quien le comunica dicho mensaje de suma importancia.

 

—Vengo en nombre de su alteza, Alistary Al-dub III Kalize, se solicita su presencia, como la de Salah Ayub y los héroes Ghrayb.

 

El transporte por el que vino era el que llevaría a los mencionados hacia su destino, el cochero quien también era mensajero aclaro que donde serian llevados no era el palacio real, dado a que uno es lo que pensaría al ser pronunciado el nombre de Alistary y un vehículo preparado por la familia real. El propio mensajero desconocía el nombre de la ubicación y dijo que “Arpue estará allí”.

Leer en tunovelaligera.com

 

Los ghrayb fueron despertado con el notificarles del mensaje enviado junto al carruaje que los esperaba afuera, tanto la propietaria y Adil estaban más que listos, el vehículo a tracción animal contaba con suministros suficiente para el viaje, pues tardarían algunos días en llegar.

 

—«Esto de estar pasando viajando continuamente por días en carruaje se está haciendo molesto» -Pensó el esper guardándose aquella opinión para sí mismo.

 

Pero el hecho de que el propio Alistary quien era sultán y principie, junto al propio Arpue eran quienes estaban allí esperando, entonces era algo importante, además estaba el tema del retorno a su continente. Rozuel en su siguiente reencuentro con el principie/sultán le pediría una embarcación para viajar hacia el continente de Gresswold. Considerando todos los eventos ocurridos en el reino, sin duda aquel muchacho monarca real estaría más que encantado de ayudar a los Ghrayb con un transporte apto para cruzar al mar.

 

Una vez que todos se encuentran preparados se suben al carruaje, tanto la propietaria Amira y su protectora Anubian Namida, el líder rebelde Adil, Allum el slime, Tayra la Sargaria, Jhamel el Vigidente, Riza la bruja, Riha la Lupian, Crok el hombre amazona y sin olvidar a Rozuel Drayt “Metalord”.

 

El cochero del carruaje tomo las riendas y el viaje se emprendió, como eran de esperarse, dicho viaje tomaría alrededor de días en llegar finalmente a su destino. Rozuel cargo su AK-47, como la Lupian sus armas principales, lo mismo con el hombre amazona, Allum y Riza, aunque estos dos últimos conservaban poca munición para las suyas. Roz aprovecharía para reponerles de más balas, nunca estaba de más contar con más apoyo de fuego por si el camino se tornaba de obstáculos.

 

Con el retorno de Allum, trajo consigo el cubo metálico, recuperando su amo todos sus objetos anteriores desde vestimenta y armas, aunque ya poseía dos AK-47 en su poder, prefirió seguir usando aquella que porto en toda su estadía en Quíatar. Le daría el uso al resto de las armas recuperadas solo si se presentara la oportunidad.

 

__________________________________________________________________

 

Varios días después, el carruaje finalmente se detiene, el cochero anuncia que habían llegado, observaron la presencia de alrededor de 6 carretas estacionadas allí mismo en las cercanías y una de ellas que era la más pequeña en cuanto a capacidad para pasajeros, tenía el aspecto más lujoso, como para transportar a personas de la talla de la nobleza. Numerosos soldados de la “guardia real dorada” estaban apostados allí haciendo vigilancia en el sitio, uno de ellos se acerca al cochero para comunicarle que “el príncipe los espera dentro”.

 

Al bajarse de su carruaje, para sorpresa de la mayoría, ya conocían este sitio, con excepción de Riza, Allum y el resto de su grupo.

 

—Este lugar… -Dijo la Lupian recordándolo.

 

—Si, no pensé que volveríamos aquí -Comento Rozuel.

 

A la vista se observaba en el paisaje un desierto a su alrededor, lo destacable estaba lo que estaba cerca de un obelisco de mármol dorado inclinado a la izquierda con la mitad de su estructura enterrada. Una entrada llevaba a unas escaleras hacia abajo, aquel camino conducía al inmenso salón subterráneo, con el permiso de los guardias, todos se adentraron en su interior, para fortuna de todo el pasillo estaba iluminado por luces mágicas incrustada en las paredes.

 

Al final llegan hasta aquel inmenso salón con un altar en medio y cerca una estatua gigante que tenía la imagen de un hombre sentado de cuerpo fornido, larga barba como cabello y un punto purpura en su frente, aquello era la imagen del dios Erha. Allí mismo se encontraban aguardando más soldados de la “guardia real dorada” posicionados sobre la entrada al salón.

 

Cerca del altar se encontraban Arpue Asa Hablu, la Dalhani Malika, Berat el hijo de Adil y el príncipe/sultán Alistary Al-dub III Kalize, los cuatro saludan a Rozuel y compañía, Arpue en sus manos llevaba un papiro hecho de oro, una joya con la imagen del sol se hallaba en el centro adherida al objeto, aquel objeto era el “sello” del “Red Damos”.

 

El príncipe Alistary saluda a todos los ghrayb como también a la propietaria Amira y Adil, el líder rebelde le da un fuerte abrazo a su hijo Berat al tener el placer de reencontrarse nuevamente con él después de varios días sin verle. Luego de los saludos y presentaciones de Arpue con los últimos Ghrayb que llegaron de Gresswold, se llevo al tema principal de la razón del porque estaban allí reunidos.

 

—¿Saben que es esto? -Pregunta el canoso Arpue mostrando el papiro de oro en sus manos.

 

—El sello de “Red Damos”, si mal no recuerdo -Contesto Rozuel.

 

“Red Damos” estaba definido como un conjunto de espíritus de la arena “dormidos” secretamente distribuida en todo el reino de Quíatar, estos se “activan” al usar el “sello” del papiro de oro. Con la derrota de Muer Afigad y victoria rebelde, actualmente dichos espíritus se encuentran nuevamente sellados.

 

—Lo cierto es que… es falso -Confeso Arpue —El nombre de este objeto no es “Red Damos”, es falsa información que se dio para que nunca se descubriera su verdadero propósito.

 

—¿Verdadero propósito?.

 

—Si, los “espíritus de la arena” no están distribuidos en Quíatar, TODOS ellos están “anclados” a este mismo papiro, el “aliento de los reyes” como es el auténtico nombre de este artefacto mágico.

 

Aunque aquellos espíritus eran capaces de cumplir como labores de “espías incorpóreos” solo en territorio de Quíatar, el propio Arpue revela que la verdadera naturaleza de su existencia no era esa. La creación de este objeto data de los reyes de Quíatar, y que su “verdadero poder” aun yace sellado, esperando ser liberado.

 

—¿Pero con que propósito del “aliento de los reyes”?, ¿y cómo podría liberarse su autentico poder? -Adil pregunto sumamente interesado en las interrogantes.

 

—Por desgracia, desconocemos el propósito real, pero… sabemos de dos personas que sabían su verdadero propósito -El príncipe Alistary halo —El primero era mi padre, el difunto sultán Muaqhad Al-dub II Kalize, y el segundo en conocerlo es…

 

El príncipe levanta su palma y señala con su mano al líder rebelde, Adil.

 

—¿¡Yo!?, ¡pero estoy igual de confundido o incluso con más dudas que todos los presentes aquí! -Aclaro el propio Adil —Desconocía incluso sobre que en realidad se llamaba el “aliento de los reyes”, ¿de dónde sacaron la conclusión de que lo sabría?.

 

—Del propio difunto sultán Muaqhad Al-dub II Kalize -Afirma Arpue —Él me conto sobre el “aliento de los reyes”, pero por cuestiones de seguridad, no me revelo el verdadero propósito de su creación, era información discreta que bajo sus órdenes, solo dos personas podían saberlo, su alteza misma y, tu Adil.

 

El anterior sultán dejo instrucciones a Arpue, que cuando él muriera y su hijo Alistary asumiera el trono, llevara el “aliento de los reyes” al salón subterráneo secreto y que el propio Adil Salah Ayub fuera convocado allí.

 

—Se que tuve el honor de hablar con el difunto sultán de vez en cuando, pero no recuerdo que me haya contado sobre el “aliento de los reyes”, ni una vez he oído su mención de su boca -Adil cuenta.

 

—Oh, pero tú y el sultán no tuvieron pocos encuentros para charlar, de hechos tanto él y tu eran amigos bastante cercanos junto al comandante de la “guardia real dorada”, Ahmad -Aseguro Arpue —Es una pena que el comandante haya tenido que quedarse en la capital para encargarse de ciertos alborotadores que apoyaban a los conspiradores que iban contra la familia real.

 

Tanto el sultán, como el comandante Ahmad y Adil solían reunirse a escondidos, para charlar un buen rato mientras acompañan su reunión con abundantes bebidas.

 

—Esto… yo… recuerdo a Ahmad, pero beber con él y el sultán, yo… no lo recuerdo… muy bien…

 

El propio Adil se sentía inmensamente confundido, cuando empezó a recordar aquellas reuniones con Ahmad acompañados de las bebidas, sentía que esos recuerdos estaban algo “raros”, como si no recordaran que fueran realmente así, se sentía que aquellas memorias estaban “incompletas”.

 

—No lo entiendo… yo… ¡no lo entiendo!, ¿¡que esta ocurriendo!? -Exclamo Adil intranquilo con sus manos en su cabeza como si sintiera un malestar.

 

El papiro de oro comienza a reaccionar emitiendo un aura mágica a su alrededor, el propio Arpue quien sostenía el artefacto estaba desconcertado, porque él no estaba haciendo nada para que tal fenómeno sucediera en dicho objeto. De repente en la mente de Adil voces comienzan a susurrarle, mira fijamente al papiro dorado como si estuviese hipnotizado por este.

 

—¿Lo escuchan?.

 

—¿Escuchar que cosa? -Arpue le pregunto.

 

—Las voces… las oigo… me hablan… me susurran…

 

Todos resaltan con confusión ante la declaración del líder rebelde, pues no escuchaban tales susurros que mencionaba, pronto Adil comienza a moverse hacia el papiro de oro y con una de sus manos la toma, de repente la reacción de magia en el objeto se torna con más intensidad, el aura se manifiesta con más poder.

 

Arpue con miedo suelta el papiro quien termina siendo tomado por ambas manos por Adil, su mirada indicaba estar en un estado de trance con el objeto mágico.

 

—¡Adil suéltalo! -Fue el esper quien reacciono de inmediato.

 

Rozuel corrió hacia Adil y trato de quitarle aquel objeto, pero en el momento en que él hizo contacto con el papiro, una inmensa luz ciega su visión y siente como si su cuerpo fuera desplazado en el aire a gran velocidad.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!