You dont have javascript enabled! Please enable it!

Metalord Revolution 284 REDENCIÓN QUSATJIAT

Modo noche

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Luego de aquella inesperada visita al dios Erha, Adil lo recordó todo, miro al papiro de oro “aliento de los reyes” y luego a la estatua gigante dedicado al dios de su tribu.

 

—Ahora lo entiendo todo, por eso selle mis recuerdos -Dijo Adil en voz alta.

 

—¿Qué?, ¿sellar recuerdos?, ¿le hiciste algo a tus propios recuerdos? -Arpue le pregunto.

 

—El sello se ha roto, he recuperado TODOS mis recuerdos.

 

El “aliento de los reyes” guardaba en su interior los recuerdos de Adil, con ayuda de Muaqhad Al-dub II Kalize, el padre de Alistary, pudo “ocultar” todas las memorias en relación al mismo artefacto mágico dorado y el “deber” que tenía para cumplir, conocía entonces sobre aquel “hechizo” que activaría el verdadero poder del pergamino.

 

—Si, es un “hechizo”, es la única pista que el anterior sultán dejo sobre el “aliento de los reyes” -Arpue declara.

 

—Muer Afigad tenía espías en el palacio real, que incluía a miembros del “Consejo de la duna”, logro averiguar en parte sobre ese hechizo, creyendo que se trataba de un arma de inmenso poder -Adil Expuso —Pensó que era un hechizo destructivo creado por el sultán Muaqhad Al-dub II Kalize y que tal poder se me fue confió a mí, la mitad es cierto y la otra es errónea.

 

Lo que era erróneo es que Arpue pensara que el “hechizo” tenía propósitos bélicos, pero es cierto que su utilización y activación solo podía darse por una persona, el propio Adil, por ello se le fue conferido la “autoridad” para llevarlo a cabo.

 

Cuatro requisitos fueron impuestos en Adil para que tuviera las condiciones necesarias para activarlo: 1) Adil debe estar vivo, 2) Muaqhad Al-dub II Kalize ha de estar muerto, 3) Alistary Al-dub III Kalize debe haber asumido el trono como el nuevo sultán y 4) Adil y el “aliento de los reyes” deben estar en el salón subterráneo secreto. Cuando estos requisitos se cumplan, el propio líder rebelde debe hacer contacto con el “aliento de los reyes” y este romperá el sello que devolverá sus recuerdos, incluyendo TODO el conocimiento en torno a dicho “hechizo”.

 

Solo podía activarse UNA VEZ, por eso era primordial ocultar toda prueba que condujera a como llevarlo a cabo, la inminente crecida de popularidad de Muer Afigad entre varios Azim Alnabil llevaron al propio Sultán a sospechar que algo planeaba entre manos. Pero de haber utilizado su autoridad para poner fin a Muer con su arresto o eliminación, sin haber obtenido prueba de ello, podría haber ocasionado que todos esos nobles que le apoyaban, vieran a su sultán como un tirano y forjaran motivos suficientes para crear discordia interna con futuras revueltas a gran escala.

 

Eventualmente Muaqhad Al-dub II Kalize caería enfermo y moriría, sin manera de demostrar la culpabilidad de alguien en concreto, Muer Afigad se convertiría en la figura antagónica del reino, y solo después de su derrota, Adil podría llevar a cabo su deber encomendado por su difunto amigo Muaqhad.

 

—Por eso el anterior sultán te pidió que se me fuera convocado aquí con el “aliento de los reyes”, era la única intuición para devolver mis recuerdos -Adil concluyo.

 

—Entiendo que el anterior sultán y tú tomaran todas las medidas necesarias para evitar que este “poder” cayera en malas manos, pero… ¿cuál es el propósito de este “hechizo”? -Arpue fue directo al punto.

 

—Liberar a Vizario.

 

Su respuesta dejo perplejo a Arpue, pero tal perplejidad alcanzo a la propia Dalhani Malika e incluso a Berat, Alistary y mis compañeros ghrayb eran los únicos que no comprendían la respuesta dada por el líder rebelde.

 

—¿Eso… eso es verdad? -La Dalhani estaba aún abrumada con tal revelación.

 

—¿Realmente… el fallecido sultán Muaqhad Al-dub II Kalize logro crear un hechizo que permita tal poder? -Arpue pregunto sin quitarse ese rostro rebosante de estupefacción.

 

—Si, este hechizo tiene como propósito su liberación.

 

Vizario el creador de la tribu Qusatjiat, había sido despojado de su descanso eterno para ser convertido en un arma mágica por su propia gente ante la ambición de conquistas de estos, eventualmente se convirtió en un monstruo, y de lo que se sabe, es que se encuentra atrapado en una especie de limbo oscuro sin posibilidad alguna de obtener el descanso que se le fue arrebatado. Como el primer Qusatjiat, debería estar al lado de Erha con quien hizo posible el surgir de dicho grupo étnico, pero dado a las circunstancias mencionadas, ahora es un alma torturada por la eternidad.

 

—No fue Muaqhad Al-dub II Kalize quien hizo posible la creación de esta magia, todo se remonta a Muahjadat Barhte Kalize, el fundador del reino de Quíatar y el primer sultán -Afirma Adil.

 

Muahjadat Barhte Kalize encontró aquel salón subterráneo oculto, leyendo todo el contenido que revelaba la oscura historia de la tribu Qusatjiat, pero no sintió aversión hacia ellos, después de todo le debe a los Qusatjiat la principal razón de su victoria en la guerra con Learis y su independencia como actual fundador y gobernante de una nación.

 

El propio primer sultán sintió una enorme simpatía por Vizario y su trágica historia para terminar como un alma en pena eterna, tanto fue su gratitud hacia la tribu Qusatjiat y consciente del daño que la guerra dejo en ellos, que se interesó a profundidad y con la ayuda de algunos Qusatjiat simpatizantes a su causa, idearía en secreto el hechizo “Descanso definitivo”.

 

—Por supuesto, tal poder para conseguir el descanso a Vizario no podría hacerse en un día, ni en una semana, un mes o un año, o incluso una década, no… tomaría mucho más tiempo, demasiado… -Relata Adil.

 

El propio Muahjadat Barhte Kalize y sus seguidores Qusatjiat habían terminado de crear el “aliento de los reyes”, pero esto solo era el principio, el sultán vertió una porción de su alma en el artefacto encantado, y dejo instrucciones escritas en un diario a sus futuros descendientes de continuar la labor, del cual indican que deberán dejar una porción de la suya en el pergamino y que pasaría en secreto a manos de sus propios descendientes para proseguir con dicho deber.

 

—Por supuesto, las preparaciones para este hechizo tienen sus… inconvenientes.

 

Cuando una porción del alma del usuario es dejada en el “aliento de los reyes” tiene como consecuencias que la persona pierda entre 15 a 20 años de vida, por ende, viviría menos de lo estimado, sentiría en los últimos meses los síntomas de malestar que indicarían que su hora de morir a causa de disminuir su expectativa de vida por tal naturaleza.

 

El otro inconveniente es que solo se necesita que uno de los descendientes no siga las instrucciones para arruinar toda la preparación del hechizo, pues esta reacciona en orden de la descendencia, es decir si la generación octava rechaza seguir con el deber de verter parte de su alma, pero la continua la novena generación, el artefacto rechazara el alma y el hechizo quedara arruinado. Por lo que es OBLIGATORIAMENTE que cada miembro de la línea de sangre deba hacer su parte o todo habrá sido en vano.

 

—Tomaría SIGLOS y varias generaciones de la familia real Kalize para preparar el “Descanso definitivo” -Afirma Adil —Costaría creer que todos quisieran seguir el trabajo de su antecesor, y disminuir su expectativa de vida, solo para ayudar a alguien que no conocen y ni siquiera está vivo, pero… a veces los milagros obran cuando menos uno lo espera.

 

Cada generación de Kalize poseía una copia de cada escrito obtenido del salón subterráneo oculto, leyó cada párrafo y palabra, el oscuro pasado de la tribu Qusatjiat, el trágico destino de Vizario y del diario escrito por el primer sultán Muahjadat Barhte Kalize, que relata su sincero interés por liberar a esta alma y mostrar su agradecimiento a los Qusatjiat.

 

Cada Kalize por voluntad propia en los siglos posteriores continúa perpetuando la sangre de su linaje y el deber de su antecesor, el primer sultán, por fortuna aquella tarea no sería eterna. Eventualmente el “aliento de los reyes” se cargaría completamente con todas las porciones de almas necesarias y ya no precisaría la del siguiente en la línea sanguínea.

 

—Mi padre, fue el último en depositar una porción de su alma, ¿no es así? -Pregunto Alistary.

 

—Eso es correcto, joven sultán Alistary, Muaqhad Al-dub II Kalize fue quien sintió como el “aliento de los reyes” había obtenido la cantidad necesaria de magia con las porciones de almas de todos los sultanes que le precedieron y la suya.

 

En el diario están las instrucciones de lo que se debía hacer por consiguiente cuando el “aliento de los reyes” estuviera preparado, pero antes, era necesario un “catalizador viviente”, pero no cualquiera, debía ser alguien de la tribu Qusatjiat, sin embargo, no podía ser cualquiera, este debía tener “compatibilidad” con el hechizo “Descanso definitivo”.

 

—Cuando puse mis manos en el “aliento de los reyes” por primera vez, sentí su extraordinaria magia en su interior y la esencia de los fragmentos de diversas almas de las generaciones que hicieron posible su creación, la razón que pudiera “sentirlo”, es porque el mismo artefacto mágico tenía compatibilidad conmigo, ya que ningún otro miembro de mi tribu había experimentado tal fenómeno antes -Cuenta Adil.

 

Con el “aliento de los reyes” completamente cargado y el “catalizador viviente” elegido, se explica en el diario que el lugar para activar “Descanso definitivo” debe ser llevado a cabo en el salón subterráneo oculto, sobre el altar donde en otros tiempos fue usado para atroces eventos con vidas de incontables inocentes.

 

—Dalhani Malika y sultán Alistary, siento tener que molestarles, pero es necesario su ayuda para que “Descanso definitivo” pueda llevarse a cabo -Solicito Adil.

 

—Hare todo lo que sea necesario, si con ello Vizario puede descansar en paz -La Dalhani no dudo un segundo en aceptar.

 

—Hay mucho en juego y tomo demasiado tiempo prepararlo todo, siendo un deber que inicio con mis predecesores y mi padre, estaré más que encantado de añadir mi grano de arena y concluirlo -El sultán y/o príncipe acepta brindar su participación a la causa.

 

Los tres se situaron en el altar con el resto de nosotros tomando distancias, Adil estaría posicionado en el centro, mientras que Malika a su izquierda y Alistary a su derecha, el líder rebelde sostendría el “aliento de los reyes” con ambas manos elevándolo a la altura de su cabeza.

 

—“Con la sangre que nos ata al origen de quien nos creó, me ofrezco a voluntad para representar la redención de para enmendar un daño imperdonable”.

 

Adil cito aquellas palabras con el cerrar de sus ojos y con una herida en un dedo de cada mano para que su sangre hiciera contacto con el papiro de oro, de repente sobre todo el altar se manifiesta en energía un círculo mágico. Llegado a este punto, a la Dalhani y Alistary se le fue indicado que debían hacer, ambos se hacen una pequeña herida en la palma de cualquier mano y hacen contacto con esta sobre el circulo mágico.

 

Leer en tunovelaligera.com

La energía del círculo mágico reacciona con más intensidad, sensorialmente aquellos capaces de sentir la magia podían sentir la cantidad de mana en el ambiente concentrado sobre ese altar, eso me incluye también. El “aliento de los reyes” se abre y acto seguido se reduce a cenizas desapareciendo en su totalidad, el circulo se reduce hasta situarse bajos los pies de Adil.

 

Todo el cuerpo del líder rebelde es envuelto en un capullo de mana, la energía es absorbida por el propio Adil, todo su cuerpo comienza a brillar sobrenaturalmente, chispas amarillentas surgen sobre su cuerpo, le daban un aspecto de un ser de tinte espiritual.

 

—Llego el momento de concluir lo que hace siglos inicio el primer sultán, lo que prometí a mi fallecido amigo y… para redimir algo imperdonable que mi gente le hizo al “padre” de nuestra tribu, aunque… quizás no nos merézcanos nunca ese perdón, algo comprensible -Declaro Adil con melancolía.

 

—¿Padre? -Berat le miro con un rostro decaído.

 

Las palabras del propio Adil, el principio del hechizo “Descanso definitivo”, su deber ante Vizario y una promesa firme, Berat sospecho de inmediato el destino que conduciría a su padre al llevar a cabo esta decisión, y también lo considere. Rescatar un alma en pena con siglos de atadura en un plano límbico, precisaría una magia poderosa que sin duda exigiría algún que otro “sacrificio”.

 

—Berat Irth Ayub, no hay palabra que describa la felicidad que sentí al volverte a ver, cuando se me dijo que habías muerto, sentí mi mundo y mi sentido por la vida derrumbarse bajo mis pies… entonces cuando descubrí que aun estabas con vida, volverme a reencontrar contigo mi único hijo, me sentí regocijado y ahora puedo partir en paz.

 

Berat corrió hacia su padre y le dio un fuerte abrazo, desahogando aquel dolor anímico en un fuerte llanto, Adil le devuelve aquel abrazo con unas palmadas en la espalda y todo su afecto paternal.

 

—Te amo hijo, agradezco a Erha por permitirme ser tu padre, siempre estaré orgulloso de ti.

 

En el fondo Berat sin duda quería detenerle, sentía que su padre se iría, pero al sitio donde se marcharía, él no podría alcanzarle, además de que exigirle que se detuviera, sería un acto egoísta, Adil por voluntad propia ya sabía lo que le deparaba cuando recupero sus recuerdos, no… él ya tenía conocimiento de que le aguardaba desde el momento en que se aferró a cumplir con aquella promesa a su amigo el fallecido anterior sultán y para el propio Vizario.

 

Adil soltó a su hijo, se despidió de él como de los demás, el último en mirar fue a mí, en silencio asintió con la cabeza con una sonrisa en el rostro, luego camino hacia la estatua de Erha, a medida que avanzaba todo su cuerpo se tornaba trasparente. Llego al punto en que tenía el aspecto de un fantasma, y desapareció completamente ante nosotros, luego de estar a solo un metro de la estatua.

 

—Se ha ido, ha cumplido con su deber -Arpue aseguro.

 

No hubo rastros de magia en todo el lugar, la presencia de Adil desapareció en absoluto, ¿Vizario entonces ya es libre?, quizás solo Adil y Erha lo saben.

 

__________________________________________________________________

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Oscuridad longeva y eterna, un plano teñido de sombras que albergaba un único habitante en un vasto infinito de NADA, un ser humanoide carente de rostro y hecho de energía oscura se hallaba sentado con la mirada baja. Cada segundo de soledad en aquel plano era una agonía, una prisión perpetua de una condena injusta y solo podía hablar consigo mismo, maldiciendo a los responsables de que terminase allí.

 

—¿Una presencia? -Hablo la entidad de oscuridad levantando la mirada.

 

Inesperadamente a solo escasos metros a su frente, se encontró con un hombre calvo de barba corta negra, brazos y pecho fornido y una distinguida marca en forma de punto purpura en la frente, era el mismo Adil quien se había manifestado en aquel plano.

 

—La marca en tu frente… tú… tener que ver a otros de los tuyos de nuevo… te mataría lentamente si pudiera… odio con cada fibra de mi ser corrupto a toda tu tribu… debí dejarlos morir en su ignorancia y sin identidad…

 

Adil podía sentir el odio exorbitante de la criatura que estaba a escasas distancia de él, tal malicia y desdén, era el cumulo de siglos de un rencor que nunca antes había presenciado en toda su existencia.

 

—Tienes derecho a odiarnos, no merecemos perdón alguno, lo que te hicieron… no, lo que te hicimos, es innegable que es una crueldad imborrable a quien le debemos el “nacimiento” de nuestra gente -Expone Adil con penuria —En nombre de todos los ingratos, de todos los pecadores y cada hombre, mujer, niño, anciano, en vida o muerte… lo siento tanto, y por favor, descansa en paz Vizario.

 

Adil se arrodillo ante la figura humanoide de oscuridad, hablando por toda Qusatjiat le deseo el descanso eterno que merecía, de repente el cuerpo de oscuridad de la entidad comienza a emitir pequeños brillos de luz.

 

—¿Qué es esto?… ¿qué clase de artimaña planean ahora?… malditos … ¿¡que estás haciéndome!?…

 

—Corrigiendo los errores de mi gente, por favor, descansa en paz Vizario, nuestro dios te espera, ya no tienes que seguir más en este lugar.

 

La entidad de oscuridad quien resaltaba ser Vizario, solo podía sentir en todos los siglos que llevaba allí, la acumulación de su odio, ira y decepción, pero cuando aquellas luces se manifestaron con más fuerza e intensidad sobre su oscura existencia, empezó a experimentar otra sensación, no era de un sentimiento cargado de negatividad, aquello que estaba sintiendo era…

 

—Que cálido… como aquella vez que cerré mis ojos en mi cama en mis últimos momentos de vida… esta sensación agradable de… paz.

 

Mientras era imbuido con aquel acogedor sentimiento, su cuerpo de oscuridad comenzaba a desaparecer del plano, los dos se miraron por última vez cara a cara y en total silencio, Vizario desapareció y tan solo quedaba Adil, quien tomo asiento y cerro sus ojos.

 

__________________________________________________________________

 

De vuelta al salón subterráneo oculto, la estatua gigante de Erha comienza a agrietarse, se derrumba en cuestión de segundos, pero todos sus pedazos al separarse se convierten en polvo al unisonó y desaparecen sin dejar el más mínimo rastro físico o mágico, todos los presentes reaccionan entre desconcertados y confusos.

 

—De acuerdo… esa estatua nada pequeña acaba de derrumbarse y desaparecer totalmente, ¿qué significa eso? -Pregunto Alistary con la duda.

 

Rozuel suspiro e hizo sonar su cuello de un estirón, para luego caminar unos metros hacia la salida y detenerse para dar media vuelta, hablándole al resto.

 

—Significa que esto se terminó, ¿piensan quedarse aquí o nos vamos?.

 

Ante las palabras del esper, nadie tenía objeción sobre aquel argumento, sus motivos para quedarse allí ya habían concluido, el resto no tardo en moverse para irse a la salida. Riza aceleraba el paso para estar al lado de Rozuel, a su izquierda le acompañaba Crok y Allum, pero a su derecha no estaba nadie, hasta que una Lupian se le adelanta y sus rostros se miran entre sí por unos momentos, la semihumana le dedica una expresión burlona y luego se aferra a la derecha del Trotamundos.

 

—Oye, ¿por qué tan cerca? -Le pregunta Roz.

 

—Somos compañeros de aventuras, por supuesto -Se excusa la loba con picardía.

 

La bruja sintió aquella escena con amargura y frustración, suspiro profundamente para calmar aquellas fastidiosas emociones, caminando entonces en compañía de Tayra y Jhamel.

 

—Pareces algo molesta, ¿estas bien? -La Sargaria Tayra le pregunta.

 

—Lo estaré, solo… nada, olvida lo que dije.

 

La bruja prefirió quedarse en completo silencio, no estaba de humor para charlar, la Sargaria y el Vigidente sabían que Riza estaba molesta, pero preferían no involucrarse en sus asuntos y solo preferir acompañarle con ese silencio nada más.

 

Una vez que todos se encuentran afuera, preparando sus carretas para marcharse, el principie y/o sultán Alistary Al-dub III Kalize se acercó a los Ghrayb con una proposición.

 

—Oigan, ¿qué les parece acompañarnos a Nueva Alshabhala?, la capital del reino, me gustaría conocer más a los héroes que salvaron al reino de Quíatar -Propone el propio Alistary —Además, estoy seguro que alguno de ustedes quiere tener una charla conmigo, quizás sobre algún asunto en relación… ¿a un barco quizás?.

 

Una invitación a la capital dada por el actual regente del reino, ¿la oportunidad que Rozuel buscaba?.

 

Continuara…

Guardar Capitulo
Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.
error: Alerta: Los Capítulos están protegidos!!