Pequeña Quin Capítulo 138

Modo noche

– “Dime… ¿Estás seguro de que ellos tomaron a tu hermana?” – preguntó al pequeño, que no entendía bien la conversación.

– “!Sí!… Hermana trabajó duro por años, día y noche… pero, según el señor… sólo alcanzaba para uno. Cómo no aceptó robaron sus cosas y la forzaron a entrar. Quise ayudar, pero son muy fuertes, y no pude hacer nada. El señor mayor dijo que si juntaba lo suficiente, podría verla. Pero, ayudar con las cargas apenas me deja comer y reunir poco dinero”

– “¿Y tus padres?”

– “Nuestros padres ya han muerto, antes de poder cruzar”

El rostro de Violet se hundió, reprochándose por preguntar algo que debería haber imaginado. Con más razón… debía dejar que se reúna con su hermana, y, tal vez, podría dejarles algo antes de partir.

Su mirada se tornó resuelta, casi como despertando un lado maternal, hasta ahora desconocido… ahogado entre otras responsabilidades.

Decidida a intervenir, se dirigió a Lehm, quién seguía mirando curiosamente al pequeño enano en su pecho.

– ¿Qué era lo que estábamos haciendo aquí?…

Aunque este era en teoría su primer “trabajo”, sólo tenía una escasa información sobre… bueno, digamos que absolutamente todo. Sus expectativas por descubrir más sobre Lehm, aun tenían un enorme margen de desarrollo.

– A decir verdad, mi trabajo está hecho… podemos partir en cuanto así lo prefieras… – desestimó.

– ¡De ninguna manera!… ¡No pienso irme hasta que este niño encuentre a su familia!…

– Ohhh… – sacudió la cabeza, con sonrisa curiosa – … si quieres ayudar, tanto más deberíamos partir. Sin comprender la situación… ¿Estás lista para intervenir hasta el final?… ¿Vas a protegerlos uno por uno?…

– ¡No lo sé!… No soy una niña… entiendo lo irresponsable de interferir por capricho… pero… – mirando al pequeño en sus brazos – … simplemente, no puedo darle la espalda a un niño que suplica por mi ayuda…

Tras una sonrisa amable, Lehm suspiró, con una mueca resignada.

– Tengo una secretaria de buen corazón… y, estoy bien con ello… – concedió – … pero, en el camino de tu capricho benevolente, intenta no olvidar tus responsabilidades. Tu trabajo es aliviar el mío, no aumentarlo.

– ¡Ja!… Un vago libertino me habla de ser responsable. ¡Es el colmo! “Vamos Anh’ea, encontraremos a tu hermana”.

– Mhm…

Asintió, aferrándose más a su pecho. Juntos regresaron a la entrada, donde los recibió un rostro malhumorado.

– ¿Qué deseas ahora?…

– He cambiado de opinión… quiero atravesar el paso… ¿Cuánto debemos pagar?…

– ¿Debemos?…

– Por supuesto, mi compañero y el niño.

El encargado negó con la cabeza.

– Parece que no está entendiendo. Aunque pueda pagar por el niño, sólo él puede entrar… y, además, debe ser enviado a la zona central, donde su majestad Leto ha dispuesto que se les asigne.

– Mejor así… – sin desanimarse – …. allí es donde hemos de ir.

– Sin embargo… – continuó, ignorándola – … nadie dijo que ustedes podrían hacer lo mismo. Que ingresen o no está bajo mi criterio, y, todo indica que sólo buscan causar problemas. No tengo motivos para admitir el pase… a menos que… – miró a Violet sin contenerse, casi intentando desvestirla con la mirada – … haya algún tipo de pago especial…

– Jejeje… – rieron detrás los guardias. Aunque solían abusar de jóvenes enanas, la belleza y atractivo de Violet era miles de veces más tentadora para sus estándares.

Ella bajó a Anh’ea y se acomodó el cabello, dejando que continuaran asechándola visualmente. Puso una sonrisa cómplice, mientras se acercaba elegantemente hasta el encargado.

– Conque un pago especial… eh…

– Jeje… parece que no hacen falta explicaciones… – se regodeó el encargado, ante su actitud sumisa.

Cuando Violet llegó a su lado, extendió su mano izquierda, apoyándola en el hombro del encargado, mientras se acercaba seductoramente a su oído.

¡Pam!

De repente, le clavó su mano derecha en la entrepierna y presionó con fuerza, a la vez que sus ojos se encendían y liberaba toda su base de cultivo sobre ellos.

Crack

– ¡Si no quieres que arranque tus malditas pelotas y se las de a los enanos, deja de ser un dolor en mi trasero e informa a quién corresponda, para que reciban a una dama como se debe!

– ¡Hugh-¡… – grito ahogado. Los guardias pasaban la peor parte, soportando el peso sofocante al que eran sometidos. El encargado por primera vez abandonó su actitud despectiva y cambió a una de completo terror. No esperaba que esa hermosa dama tuviera un poder tan superior al propio – … S-Supremo… m-may… or… cálme… se… – balbuceando, entre el dolor de sus partes y la presión de su cultivo.

Crack

Lejos de calmarse, aumentó la fuerza de su agarre, deseando realmente aplastar a ese bastardo contra el muro.

– ¡¿He sido suficientemente clara?! ¡O necesitas más del pago “especial”!

– ¡Suficiente!… ¡Es suficiente!… mayor, fue mi error… la anunciaré inmediatamente – asintió efusivamente con la cabeza, señalando a un guardia – … ¡Ve, idiota!… al instante informas a su majestad que un supremo extranjero está de visita.

– Eso está mejor.

Incluso si Violet viniera a causar problemas, todavía estaría fuera de su jurisdicción y debería darle paso. De todos modos, un supremo solo y un joven indefenso no suponían peligro dentro de su territorio.

Por su parte, Lehm sólo sacudió la cabeza ante el acto de su violenta secretaria, mientras miraba con interés en dirección al muro. Por mucho que alguien lo intentara, sería imposible determinar en que estaba pensando.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.