Pequeña Quin Capítulo 140 – Sobre un erudito trabajando horas extra.

Modo noche

 

Tras el breve momento de duda, un gesto compasivo dominó su semblante.

– una dama de buen corazón. Por supuesto, por supuesto… es lo menos que puedo hacer por los más necesitados… – tomo otro sorbo, mientras hacía señas a un subordinado – …  puede dejarle la labor a mi encargado. Sírvase de mi hospitalidad hasta que retome su viaje. Por lo pronto, me gustaría escuchar más sobre este lejano “Imperio del sur”.

– De ser posible, quisiera acompañar al niño también, y conocer a su familia…

Se apresuró a agregar, en tono casual, mientras su agarre del pequeño aumentaba. Su intuición le decía que las cosas no eran tan simples como se quería hacer ver.

Leto frunció el ceño por un momento, y volvió a sonreír.

– Parece que se lo ha tomado muy a pecho. Incluso conoce su lengua. No puedo menos que maravillarme por tal altruismo. Lamentablemente, debe seguir nuestras reglas. Espero sepa comprender y no nos ponga las cosas difíciles.

Su respuesta fue relativamente conciliadora, pero, Violet pudo ver la advertencia detrás. Estaba abusando de la tolerancia de este poderoso gobernante, incluso si tuviese motivos válidos.

– Yo…  entiendo la postura de su majestad. Tengo algunas dudas que tal vez podría despejarme.

– Veamos… – concedió, paciente.

– Por ejemplo… sobre el extraño estado de la energía en estas tierras.

Leto sonrió, sin mostrarse sorprendido.

– Absolutamente lógico, para un extranjero. Una de las mayores fortunas que el destino le ha brindado a nuestra raza. No comprendo bien los detalles, pero, puedo asegurarle que es un fenómeno con origen completamente natural. Una verdadera bendición del cielo.

– Ya veo. Realmente suena como una. Entonces… sobre los enanos, he oído que son admitidos en sus tierras luego del mérito suficiente… pero, hasta ahora… – tono prudente – … no he visto uno sólo durante el viaje.

Nuevamente, no se vio alteración en su ánimo.

– Por supuesto. Los enanos son enviados a un sitio especial, donde pueden hacer buen uso de sus habilidades. Se les asigna una tierra separada del resto, por lo que es comprensible su duda al respecto. – pausa – Si eso es todo… comprenderá que tengo otros menesteres de los que ocuparme.

Aunque no le gustara la idea, Violet sabía que ya había hecho lo que podía, y con cualquier paso más entraría en terreno peligroso.

Su única esperanza estaba en la persona menos confiable.

Se giró, mirando a Lehm con ojos incisivos, con la clara intención de recibir su opinión sobre el tema. No creería, de ninguna manera, que no tuviese alguna idea sobre que sucedía en estas tierras.

Como sintiendo el pinchazo molesto de su mirada, suspiró. Sacudió levemente la cabeza, mientras cerraba su libro… que desaparecería en el proceso.

– Todo lo dicho es parcialmente cierto.

Declaró, sin ningún tinte de duda o precaución.

– Ohh…  – Leto frunció el ceño, ante esa intervención completamente inesperada, y, sobre todo, su contenido poco sutil – … parece que el joven erudito tiene algo que aportar. ¿Podría iluminarme sobre qué parte está mal en mis palabras?

– Mmm… es cierto que es un fenómeno de origen natural… pero, su efecto sólo puede producirse bajo el actuar del individuo.

– Esto… – en principio, no tomó en ninguna consideración a ese joven malcriado… pero, no podía dejar de sentirse intrigado por la actitud confiada y serena del mismo. Más aun, al poner en duda su palabra sobre ese tema en particular – ¿Qué quiere decir con eso?…

– Quiero decir… no importa que tan masiva sea una mina de argono, si no tienes los medios para procesarlo.

¡Pam!

Leto golpeó sonoramente el apoyo del trono, perdiendo por un momento el porte… visiblemente sorprendido por las palabras de Lehm. La imagen de joven malcriado e ignorante acababa de cambiar radicalmente.

– Parece que un erudito hace gala de su conocimiento. Aunque, esas son realmente grandes palabras… no entiendo por qué asumiría tal idea descabellada.

– No necesito asumir nada… – subestimó – … sin embargo, si tuviera que hacerlo, sería bastante simple de deducir. Los elementos naturales capaces de tal alteración, son mucho más escasos de lo que parece entender. Además, sin la tecnología adecuada, hay sólo tres casos que demandan gran cantidad de mano de obra desechable. Y, por último… – señaló en su dirección – … aunque está burdamente procesado, el ojo entrenado podrá reducir las posibilidades con sólo mirar su cabeza.

Violet puso un rostro confuso, incapaz de comprender la conversación.

– ¿Qué quieres decir con desechable?

– Mi cabeza… – murmuró Leto.

Acercó inconscientemente su mano, hasta tocar una lujosa corona dorada. Tardó sólo un instante en volver a reaccionar, con sus pupilas contrayéndose hasta parecer meras agujas.

Violet sintió un escalofrío y cubrió a Anh’ea con su energía, mientras el ambiente se volvía helado y tenso.

Como un personaje que retira su máscara, toda la confianza y expresión controlada de Leto fueron reemplazadas por un semblante completamente frío.

– Jajaja jaja… jeje… ¡Increíble!… realmente increíble… – rio, con tintes de locura, mientras se levantaba y se dirigía a Lehm… con una mirada asesina y un tono áspero – ¿Alguien más sabe sobre esto?

Ajeno a semejante tensión, el sólo se encogió de hombros, en señal de ignorancia.

– Si lo hay… no sería por mi causa. Puede agradecer a mi secretaria… por retenerme aquí.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.