Pequeña Quin Capítulo 177

Modo noche

Debajo del agua, Bran había cerrados ya sus ojos, y luchaba por mantener los restos de su conciencia. Podía sentir como un cúmulo de pensamientos extraños querían invadir su mente y ahogar sus recuerdos.

De su pasado, de su presente. Intentaba tomar todo de sí.

– Mi pequeño… no pongas ese rostro. He sido feliz, y lo seré hasta el último momento, mientras mis ojos puedan verlos…

Una voz amable. Una voz materna que nunca había tenido ni apreciado antes. ¿Cuál era su expresión en ese entonces? Seguramente parecería un auténtico niño, no sabiendo cómo reaccionar, molesto y confundido por esta temprana pérdida.

El destino, a su manera, le había presentado esa nueva vida. Pero antes de comprender realmente nada, ya le estaba quitando una parte importante ante sus ojos impotentes. ¿Era alguna clase de castigo?

– No importa lo que suceda, ustedes son mis hijos. Sólo hago lo que creo mejor para su futuro. ¿Puedes confiar en tu padre esta vez?

Allí estaba ese hombre, tan contrario a si mismo. Un hombre digno, nacido en la pobreza, avanzando con sus propias manos a través de ella.

¿Cuántas veces había conocido en el pasado personas así? Ignorándolas. Despreciándolas.

Sin embargo, esa persona veló por él, trabajó por él, fue un compañero y un amigo confiable. Sin segundas intenciones. Era el padre que nunca tuvo, y el ejemplo que nunca comprendió. El respeto y la honra jamás le serían negados.

– No debes preocuparte, pronto me haré muy fuerte también. Viajaremos por el mundo… seremos famosos. Oh, por cierto… lo de disfrutar los golpes… mmm… tu adorable hermana tiene un mal presentimiento sobre eso.

Cómo ignorar esa existencia tan particular. Diferente al respeto filial, él había visto nacer y crecer a esa vivaz pequeña, convirtiéndose por méritos propios en una parte irremplazable de su vida. Algo que no sería manchado, ni sería herido, en tanto él tuviera un ápice de fuerza restante.

– ¡Vuelve aquí!… Abraham Desmone, aun no he acabado contigo. Tú me has traído hasta aquí, así que debes hacerte responsable. No voy a quedarme de brazos cruzados frente a esos inoperantes…

Allí estaba ella. A veces se preguntaba cómo había llegado realmente. ¿Un mero capricho? ¿Un deseo inconsciente? Cual fuese el motivo, se había convertido en un pensamiento persistente de su pasado, presente y futuro.

– … mi nombre es Gal-…

Más recuerdos retenía, más tensión propiciaba.

Sin saberlo, había sido retirado del agua hasta sus hombros, rodeado por múltiples brazos. Estaba cara a cara con esa figura, y esos ojos viciosos, dispuesta a devorarlo en cualquier instante.

En tanto su mente se resistía, podían verse sus parpados temblar, y sus venas ampliamente remarcadas.

– Así que… ¿Eso es todo lo que tienes?…

Una última voz se hizo presente, y sacudió aún más su conciencia.

– Hablas mucho, pero haces poco…

– Tanto esfuerzo desperdiciado…

– Aun eres un niño, después de todo…

– Pensar que tu voluntad sería tan débil como esto…

– ………

– Pequeño Bran… como tu maestro, me siento muy decepcionado.

– ¡¡Ahhhhhhhhhhhhh!!… – con su rostro bañado en ira, abrió sus ojos de golpe, con un grito de furia – … ¡¡¡SUFICIENTE!!!

Tal explosión repentina de voluntad sorprendió al espectro, que estaba a tan sólo unos centímetros de él.

– Me han quitado mi vida, mis tierras, mi cuerpo, mi poder, mi gente… ¡¿Acaso creen que soy un maldito juguete?!… ¡Es suficiente!… no arrebatarán nada más de mí. Este es mi cuerpo, y estos son mis pensamientos… ¡No hay más lugar!… – con una mirada inyectada de locura, estiró su cabeza hacia el cuello de ese rostro deforme – Así que, sal de mi maldita cabeza… ¡Y vete al infierno!…

En un acto enloquecido abrió su boca y mordió brutalmente a la misma figura que intentaba consumirlo.

– ¡¡……!!

Al retirar sus dientes, no estaban sin premio, desgarrando pedazos aleatorios de ese rostro siniestro. Sin preocuparse por nada, los tragó mientras se lanzaba otra vez como un caníbal que había perdido la razón.

Los ojos del enemigo cayeron en un estado de desorden, con una expresión confusa. Claramente actuaba guiado por un instinto natural, más que el puro razonamiento, y no esperaba que esto sucediera.

Sintiendo la desconocida sensación de ser herido, sus extensiones comenzaron a desmoronarse, mientras volteaba para separarse de ese joven descontrolado. Para cuando pudo reaccionar, tuvo que arrancarse de un tercer mordisco, que se llevó otro pedazo de su cuerpo principal.

Sin freno, salió lanzado hacia el huevo, desapareciendo poco después en su interior. Todo había sucedido de forma tan caótica como repentina.

Silencio.

El propio huevo, sin rechazarlo o inmutarse, se movió lentamente hacia Bran, balanceándose en el aire. Parecía curioso del resultado final.

Con la partida del ente, su mente recuperó de golpe toda la lucidez. Como si una pesada y tediosa carga cayera finalmente de sus hombros.

Tanto el agua como el mundo mismo se fueron distorsionando hasta volverse un completo vacío. Al final, sólo podía verse a Bran moviendo su boca, masticando violentamente los restos de su presa.

~Glup

No sabía que efecto tendría esto, pero en ese momento ya no le importaba.

– Uffffff…

Tras devorar al devorador, y su cuerpo entero de vuelta, se inclinó jadeando por recuperarse. Tras varias y profundas respiraciones, inclinó su cabeza hacia arriba.

Allí estaba el origen de todo, por no mencionar a cierto maestro poco confiable como primero a quien culpar. Lo que ya era en principio un misterio, se tornaba más misterioso cada vez.

Con absoluta muestra de inocencia e indiferencia por sus dudas, el oscuro objeto se balanceaba lentamente a su lado.

– Hey… ¿Ya puedo hacer mi maldito avance?… – indagó, con visible cansancio.

Silencio.

Tras otros leves balanceos, como comprendiendo sus intenciones, se frenó de golpe.

~Swish

Moviéndose a gran velocidad, se estrelló contra su pecho sin previo aviso, ingresando de lleno. No hubo daño o rechazo alguno. Para cuando pudo notarlo, ya había desaparecido limpiamente en su interior, y líneas oscuras comenzaron a nacer desde allí.

En ese momento, dentro de la barrera, la luz de la vida había vuelto a sus ojos.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.