Pequeña Quin Capítulo 191

Modo noche

Sosteniendo una sonrisa satisfecha, Quin comenzó su tan ansiado interrogatorio.

– Dime. ¿Eres un tipo malo?

Momoa aun no podía seguirle el ritmo, pero entendía vagamente. Esta hermosa niña extranjera sólo quería saber si era una buena persona.

– ¡No!… no no. Para nada. Mi nombre es Momoa, hijo de Keitar. Vengo del gran pueblo Amatí. No tengo malas intenciones. El lago de Aqkila es una gran prueba para los guerreros, y sólo vine a demostrar mi valía. O… eso esperaba… – su rostro se entristeció, y bajó la mirada.

Silencio.

Sin recibir respuesta, volvió a elevar su vista. El hada seguía sosteniendo una pose altiva, pero la sonrisa en su rostro se veía cada vez más rígida. Parpadeaba confusamente, y su expresión parecía la de alguien en medio de una batalla mental.

– ¿……?

Decidió esperar, mientras intentaba liberarse al menos un poco de esa sofocante prisión blanca. Apoyó sus manos sobre el suelo y se empujó lentamente hacia atrás.

– ¡Ahgg!…

Su rostro se arrugó en una mueca dolorosa. No se había percatado de la gravedad del daño. Esa garra no era lo único que le mantenía recostado.

Aunque no percibía más ese terror en la espalda, de su vitalidad siendo cortada por un filoso cuchillo, un profundo dolor le fue devuelto al querer utilizar seriamente su fuerza.

Bastante peor de lo que recordaba, su espalda y extremidades parecían víctimas de serias contusiones, y necesitaría varios días de recuperación.

Sin embargo, suspiró aliviado. Era un milagro que estuviera vivo, y esas secuelas eran un indicio innegable del peligro acontecido.

La misteriosa niña aun estaba allí, con su rostro cada vez menos sonriente y más indignado. Una vez que confiara más en él, intentaría obtener información.

– Oye… esto… Quin… – llamó, en tono amigable.

Como devolviéndola a la realidad, su rostro se relajó un poco y respondió al llamado.

– Kuhum. He he… bueno… – rascó su cabeza, con un poco de rubor.

La autoritaria confianza de antes se había desvanecido. Entonces levantó un dedo, como obteniendo una nueva idea.

Retiró una mano de su espalda y, formando un puño, lo dirigió hacia él

– Sobre lo del tipo malo… emm… ¿Estás seguro seguro?…

Por algún extraño motivo, todos los pelos de su piel se erizaron frente a ese pequeño puño.

Tras la fugaz sensación, Momoa inclinó su cabeza en desconcierto.

¿No era que reconocería cualquier mentira?

Confundido y confundido, el valiente joven presintió que le esperaban tiempos difíciles.

 

 

|Horas antes|

 

– Waa… ¿Ya se murió?

|| Negativo. Sus signos vitales decaen. Estado agonizante ||

– ¡Eso no está bien! ¿Qué debo hacer?

~ || ¡Cúralo! ||

– ¿Sí?… – inclinó su cabeza hacia Draga, sorprendida.

Rara vez su compañera expresaba algún interés.

|| Un microorganismo nocivo ha penetrado en la zona clavicular inferior. Al no poder medios de defensa, resultará letal. Se requiere una píldora o individuo capaz de estimular su vitalidad ||

– Una píldora… vitalidad. Emm… – frotando su mentón. Entonces su expresión se animó, y levantó la mano, como quién atiende a una clase – !Yo, yo!… yo puedo hacer eso.

|| Afirmativo ||

– ¡Yey!… no te preocupes Calvin, estás en buenas manos.

|| ……… ||

Se frotó las palmas, emocionada por poder salvarlo y demostrar sus habilidades. Inclinándose hacia el joven, apretó de golpe la mano en su pecho.

– Ahg… Cof…

Momoa tosió inconsciente ante el impacto.

– Debe estar sufriendo mucho. Debo apurarme…

~ || ……… ||

Concentró su mente, y un intenso verduzco despertó en sus ojos. Había practicado bastante el último mes este tipo de ejercicios.

Un torrente de esencia vital ingresó en Momoa a través de esa palma.

Poco a poco, con el correr de los minutos, la pálida tez fue recuperando algo de color, y una mancha grisácea en su espalda cedió en apariencia por una progresivamente más saludable.

Un tiempo después, Quin frotó su frente, algo cansada.

– Uffffff… ¡Ta tan! Como nuevo. ¿Qué opinas de mis habilidades, princesa?

Draga, que no había dejado de prestar atención al proceso, acercó su hocico al paciente y revisó el estado.

Resopló.

~ || Mejor ||

– Lily, esa es la parte que me gusta de ti, cuando das información útil y no eres molesta.

|| Ofrezco información esencial frente a eventos inevitables o ajenos a tu juicio. Toda parte de mi responde a una consideración lógica ||

– Mmm… ¿Eres lógicamente molesta?…

|| Una burda unión de conceptos ||

Quin observó a Momoa, que no despertaba, y tras una breve meditación se agacho para levantarlo.

No llegó a tocarlo, que una blanca garra presionó el cuerpo firmemente contra el suelo.

~ || ¡Mio! ||

– Emm… mi amada princesa. ¿Para qué lo quieres? – tapó su boca – No me digas que realmente te lo quieres comer…

Draga resopló, en gesto de rechazo.

~ || Esclavo ||

– ¿Sí?… – inclinando la cabeza.

~ || Lacayo ||

Quin sostuvo su expresión interrogativa, parpadeando lentamente.

~ || ¿Juguete? ||

– ¡Lo tengo!… quieres que Calvin sea uno de tus súbditos. Pero, primero debo interrogarlo.

~ || ………. ||

Con una expresión algo reacia, finalmente quitó su garra.

~ || Lo devuelves ||

Ya había dejado escapar el último juguete, no iba a permitirse perder este.

– Por supuesto, por supuesto.

|| ¿Qué planeas? ||

– Ejem… – se paró con pose satisfecha – … voy a llevarlo a casa, y esperar que despierte. Entonces usaré mi super detector de mentiras para saber si es un tipo malo. He he… esta pequeña prudente merece algunos puntos. ¿Eh?

|| Negativo. Planeamiento imprudente. Un punto ha sido quitado como pena ||

Silencio.

– ¡¿Weeeeee…?!

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.