Pequeña Quin Capítulo 192

Modo noche

– ¿Cómo que quitado? ¡Espera!… yo no tengo más puntos… ¡Lily buena!

Quin sintió una oscura premonición, y llamó inmediatamente a la interfaz.

Pip

—————————————-

Reserva: 9B. 0M. 1A. 0P

Físico: Estable.

Desarrollo: Básico A

Reconstitución: 8%

Crédito: -1p

Funciones: Registro – Almacenamiento – Base de datos – Análisis – Enlace – Altas

—————————————-

– ¿Ehhh…? No, no no no. Existen… realmente existen. – con expresión penosa – Esto no está bien, esto no está nada bien… ¡Lily! ¡Demando una explicación!

|| El individuo posee un cultivo moderado. Percibirá su estado y las consecuencias. Restaurando el 90% de su vitalidad y heridas, has hecho algo impensable sin un núcleo elemental. Exponer tal capacidad extraordinaria acarrea riesgos y efectos imprevisibles ||

– Entonces… ¿Lo dejé demasiado sano?

|| Un análisis válido. Tu proceder ha sido descuidado ||

– ¡Tú me dijiste que hacer!

Quin frunció los labios, con un gesto molesto. Al final, Lily seguía siendo Lily. ¿Tendría que inventar alguna buena excusa? Lo meditó un momento hasta que levantó un dedo, tras una sonrisa confiada.

– ¡Lo tengo!

Volvió a acercarse al inconsciente Momoa, y esta vez se paró frente a sus piernas, tomando un pie con cada mano.

Ante la mirada interrogante de Draga, ejerció fuerza ascendente y levantó el cuerpo por encima de su cabeza, tomándolo con sus manos extendidas. Por un momento, quedó suspendido sobre ella.

¡Booom!

Con un sonoro estruendo, el cuerpo de Momoa fue devuelto violentamente a la tierra. Se hundió varios centímetros, y tosió con fuerza, poniendo una lamentable expresión.

~Plap Plap

Golpeando sus palmas, Quin puso las manos en la cintura, y asintió mostrando una expresión satisfecha.

– Mucho mejor.

~ || ¡¿Qué haces?! ||

– Esto… no te preocupes princesa. Sólo hago unos pequeños ajustes.

~ || ……… ||

La loba se acercó para inspeccionar el estado de su reluciente juguete.

|| Has elegido un método válido. Sin embargo, la probabilidad de efecto aun es moderada ||

– Oh… bueno, tiene solución…

Se agachó nuevamente, pero esta vez toda su visión se tornó blanca. Una loba de las nieves se había lanzado a cuerpo entero sobre Momoa.

~ || ¡No lo rompas! ||

– Wa… princesa. Vamos… déjalo… ¿Sólo un poquito? ¿Sí?… – con una sonrisa inocente.

La interacción prosiguió con el transcurrir de la tarde, mientras un joven de lamentable destino yacía a merced de este particular grupo.

 

 

¿Qué significa esto?

|| Puedes describirse como la realidad destruyendo una ilusión ||

Quin enfrentaba a Momoa, con una sonrisa estática.

No es justo. ¿Dónde está mi detector de mentiras?

|| Actualmente no posees nada cercano a esa utilidad ||

Pero tu dijiste que la función de análisis serviría ¡Me has estafado otra vez!

|| Ilógico. La función de análisis provee información pasiva, contrastada con la base de datos disponible. No has obtenido el paquete relacionado a tal estudio ||

¿Eh? ¿Y en que se supone que me ayude entonces?

|| Arquitectura ||

– ¡………!

Los ojos de Quin comenzaron a parpadear, y su rígida sonrisa se fue deformando.

¡Lo sabía! ¡Esta es otra cosa absolutamente inútil!

|| Tomando una decisión impulsiva, eres la única responsable del hecho. Debiste leer más detenidamente ||

Buu… bueno, yo leí… un poco.

– Oye… esto… Quin.

– Kuhum. He he… bueno… – rascó su cabeza, con un poco de rubor.

La autoritaria confianza de antes se había desvanecido.

Rayos. No quiero perder más puntos. Debo tomar una pequeña precaución.

Cubrió una simple roca en su puño. La había guardado entre sus ropas, para cualquier emergencia, y la dirigió hacia él.

– Sobre lo del tipo malo… emm… ¿Estás seguro seguro?…

Momoa puso un rostro confuso.

– Por supuesto. Mi padre me ha enseñado el camino del honor y los valores. – levantando pecho con orgullo – Si digo una sola mentira… serviré de alimento para esta poderosa bestia.

Su rostro se mantuvo digno, y a la vez inocente.

– Mmm… buen chico, buen chico.

Quin asintió sonriente, siendo afectada por la mención de su padre.

– Además, no se supone que alguien estuviese aquí. No podría tener malas intenciones en semejante lugar. Esto… por cierto… – cayendo en la cuenta – … ¿Qué es lo que haces tú aquí?

En la vorágine de los acontecimientos, apenas se había podido preguntar fríamente que sucedía. Momoa acababa de cumplir los 14 años, y estaba frente a una niña claramente menor que él. En un peligroso sitio, sin un tatuaje tribal, y un cultivo apenas perceptible.

Además, a sus ojos era sumamente hermosa. Como un hada.

– Emm. Yo… no lo sé… – sin demasiada preocupación.

– ¿No lo sabes? ¿Debes ir a algún lugar?

– Tampoco lo sé…

– ………

El diálogo realmente no era muy productivo. Debería seguir intentando.

– Entonces… ¿Cómo has llegado aquí?

– Pues… caminando.

– ¿C-Caminando? Pero, debes tener alguien a cargo. ¿No? Un padre, un tutor, un maestro…

– Oh… sí. ¡Tengo un maestro a cargo! Pero no podrás verlo pronto. Él dijo… Kuhum… – imitando su voz – “Mi increíble discípula genio, hacia allí está tu destino”, y hacia allí la pequeña fue… – encogiéndose de hombros.

– ¿Qué? ¿Él te dijo que viajes aquí sola? ¿No es eso muy irresponsable?

– ¡¿También lo crees?! ¿Cómo puede hacerle esto a su mejor discípula? Enviarla sin comida, alimento o bocadillos… – sacudiendo la cabeza, sumamente indignada.

– ………

¿No es todo lo mismo? Y… además… ¡¿Ese es su problema?!

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.