Pequeña Quin Capítulo 193

Modo noche

– Entonces. Has venido con tu maestro… del mundo más allá del mar.

– Emm… bueno, maestro ya estaba aquí. Yo vine de paseo con hermano y muchas personas.

– ¡¿Cómo?!… ¿Hay muchos más extranjeros? ¿Dónde están?

– No lo sé… todos se fueron hacia un lado, y esta pequeña hacia el otro. ¿Tal vez las cosas más ricas estén allí?

– ¡Han ido hacia tierra salvaje! Por supuesto… los extranjeros no son bienvenidos. Según cuentan, el ultimo extranjero era tan poderoso que forzó su paso por los cuatro territorios. Hasta que enfrentó la ira de Achala, y apenas escapó con su vida en brazos.

– ¿Achala?

– Oh… claro. Achala es el amo y señor de todas las tierras… extranjeros o no, nadie evita su sombra… – con cierto temor.

– Vaya… debe ser muy fuerte. ¿Crees que se metería con una niña tan adorable?… – señalándose.

– Bueno… – algo avergonzado – … no lo sé. Sin embargo, no deberías pasear por su tierra sola. Además… ¿Cómo has siquiera llegado a los terrenos del lago?

– Bueno… como dije. Estaba paseando con la princesa, y vi estás flores tan bonitas. Entonces… emm… yo use mi super intuición, descubriendo que había algo rico detrás.

– Y entraron caminando…

– Mhm…

– Je je…

– Wa… ¿Es gracioso?

– Ja ja… lo… lo siento. – sacudió la cabeza – No quise reírme. Es sólo que… ni siquiera un dominio se atrevería a semejante hazaña sin desafiar la muerte.

– ¿Ehhh…? ¿Cómo así?… las señoras flores fueron muy amables…

– Je je… está bien. Te creo… te creo…

Con una expresión complaciente, estaba claro que lo veía como el divagar de una niña. Probablemente fuese dejada aquí por ese maestro, tal vez para darle una lección de vida, al cuidado de esa bestia espiritual.

Debía ser un maestro bastante extravagante, pero, era al menos una explicación viable.

– Entonces, tu bestia es… esto… – dudando.

Mientras hablaban, casi había olvidado la presencia de esa loba. Aunque nunca había visto una, sabía que existían cerca de la tierra sagrada, en las planicies heladas de Gabar.

– He he… – sonrisa tonta – … ella es mi amiga, la princesa Draga.

– ¿Princesa?… – sonrió nuevamente, era común para las niñas tener ese tipo de ensueño – … ya veo. ¿Crees que ya podría… liberarme?

– Sí, sobre eso. ¡Grandes noticias!

– ¿Sí?…

– La princesa quiere que seas su primer súbdito.

– ¿Sí?…

– Lo sé, lo sé… es muy emocionante.

– Je je… – mueca incómoda – … no creo que sea eso. Tal vez sólo quería protegerte.

– Oh… no, no. Ella misma lo dijo.

– Esto… – expresión extrañe. No quería romper sus adorables ilusiones, pero tenía un mal presentimiento sobre esto – … tú, ya sabes… las bestias espirituales no hablan.

– Lo sé, pero la princesa y yo podemos entendernos… – replicó confiada.

– ¿Cómo es eso posible?

Quin abrió la boca para continuar con su alegre respuesta, pero se frenó en el camino.

– He he… – se acercó para abrazar a Draga, con una sonrisa radiante – … tal vez nuestros corazones comparten un vínculo demasiado super especial.

Los pelos de Draga se erizaron, incluso en sueños.

– Eso es… – sacudió la cabeza, intentando mantener la calma – … suponiendo que lo haya dicho… ¿Qué es lo que quiere esta princesa de mí?

– Bueno… eso sería… emmm… – frotó su mentón, con una expresión que indicaba la misma interrogante – No te preocupes, le preguntaré cuando despierte… – levantando su pulgar.

– Eso es… ¡Hugh-!… cof…

– Oh, no. Todavía estás muy herido. Descuida, la princesa te protegerá mientras sanas.

– Yo… – miró su condición, y suspiró – … está bien. Voy a dormir. De todos modos, no debería moverme mucho.

– Mhm… debes descansar bien, y tal vez tu pelo vuela a crecer… – levantando el pulgar, en señal de ánimo.

– ………

Con eso, salió de la cabaña alegremente.

Una media luna la saludó con su brillo.

|| ¿No vas a preguntarle? ||

– Oh… Kuhum. – adoptó una postura de sabio y miró hacia la distancia – El maestro me ofreció un gran regalo. Mi análisis indica que las probabilidades de encontrarlo tan pronto son del 5%. Además, sólo tengo uno. Si es algo importante y me lo roban, será malo, muy malo. Esta pequeña ha concluido que es mejor posponer esa opción.

Silencio.

Quin sostuvo su pose lo más que pudo, y fue bajando la vista hacia el medallón de tanto en tanto.

– ¿O tal vez debería hacerlo?… – murmuró, tanteando el terreno.

|| Análisis razonable. Además, el anillo ha sido ocultado apropiadamente. Has obtenido +1p por sabiduría ||

– ¡Yey! ¡Lo hice! Ji ji ji… – saltando eufórica de alegría.

Los ojos de Momoa se abrieron de golpe, sin saber que estaba pasando.

Entonces Quin se frenó en seco, como cayendo en la cuenta.

– Espera… ¡Todavía no tengo ningún punto!… ¡Aun soy una niña pobre! Rayos…

|| Situación lógica. Por cierto, las probabilidades son del 0,3% ||

– Weee… ¡Lo sabía! Maestro es el príncipe de los tacaños. Aunque le pedí algo fácil.

|| Incoherente. En este punto, 1 posibilidad de 330 es un indicativo contrapuesto a tu percepción del hecho ||

Ignorando totalmente su sermón, Quin extendió los brazos hacia la luna.

– Y la reina tacaña es…

|| Negativo ||

– Wa… pero no dije…

|| Rechazado ||

– Buuu… no eres nada divertida.

|| ……… ||

Dentro de la cabaña, Momoa estaba procesando lentamente todo lo sucedido ese día. Al escuchar a Quin hablar sola, se dio cuenta de lo difícil de debía ser para una dulce niña semejante situación.

Estaba claro que mantenía una fachada de valentía. Debía estar asustada y confundida. En ese momento, se prometió que la cuidaría. No dejaría que este triste y sola otra vez.

Y me haré muy fuerte, para darle una lección a ese maestro irresponsable.

Con un rostro decidido, el pequeño hombre cerró sus ojos, sin saber en los terrenos caóticos en los que acababa de meterse.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.