Pequeña Quin Capítulo 209

Modo noche

No se vio sorprendido por las alocadas volteretas o el absurdo hechizo sacado de algún libro de cuentos. Lo que derrumbó por completo su temple fue algo más simple, más reducido y mucho menos llamativo: Una pequeña pelota de hielo que podría fácilmente esconder dentro de su palma.

Se había formado sin lugar a equivocación desde la punta de ese infantil dedo, y rodó suavemente hasta descansar en la mano.

Si verla dominar un elemento no era lo suficientemente impactante, había otro punto relevante en la apariencia misma de su obra. Como muchos, no tenía el talento suficiente para atravesar esa gran barrera que suponía un dominio, y de lograrlo el día estaría lejano, pero comprendía sobradamente los conceptos.

Controlar un pincel no te convierte en pintor, del mismo modo que manipular un elemento es solo obtener una herramienta. Plasmar alguna de sus infinitas posibilidades quedaría limitado al esfuerzo y habilidades del figurado pintor.

Crear la más simple de las formas compuestas requería no sólo un preciso control, sino también la fuerza mental adecuada, e incluso un 2do dominio podría congelar un grupo de personas, pero lidiar para crear un pequeño objeto. Que esa niña pueda tan fácilmente hacer gala de una perfecta esfera, era muestra más que suficiente de las enormes habilidades innatas que poseía.

Le tomó un tiempo recuperar la calma para volver a incorporarse. Respiró profundamente y su tez se tornó seria.

– ¿Alguien más sabe de esto?

– ¡No! Por supuesto que no. Me he asegurado de que nadie lo sepa. No permitiré que la usen, o nada le suceda…

– Ohh… parece que realmente te has encariñado con ella.

– ¡Es mi amiga! Y es una buena niña. Por supuesto que voy a protegerla…

Sin caer en la burla de su hermano, expresó con firmeza la sinceridad de sus intenciones.

– Quien lo diría.… mi hermano se está convirtiendo en un joven caballero. Esto es algo realmente importante… creo es un buen momento para que hablemos con nuestro padre al respecto.

– ¿Cómo? Podremos ir a verlo… eso es grandioso, no puedo esperar.

– Sí. Ya sabes, a pesar de todo sigue siendo miembro de los doce y se le ha permitido recluirse en nuestra antigua celda hasta el juicio.

– ¿Eh? ¿Eso significa qué padre está en casa? ¿A qué esperamos? ¡Llévame con él!

El ánimo de Momoa mejoró instantáneamente ante esa revelación.

– ¡Sirilo!

A su llamado, el fiel sirviente ingresó al salón.

– ¿Qué desea?

– Acompaña a la damita a su habitación.

– Enseguida. Por aquí pequeña.

Ella dejó de jugar con su creación y miró inmediatamente hacia Momoa.

– Quin, escucha… volveré pronto. Ve con Sirilo y espérame en tu habitación.

– Mhm… – asintió obediente.

– Bien. En camino.

Siendo su propio hogar, ambos avanzaron rápidamente a través de los pasillos hasta enfrentar una robusta puerta, detrás de la cual había una escalera descendente en forma de caracol. Acompañados de una iluminación tenue llegaron hasta las profundidades donde estaban construidas unas pocas celdas. Estas no tenían como objetivo a los mortales, sino que eran contundentes construcciones capaces de contener a un dominio.

Sus puertas eran gruesas y apenas tenían una ventanilla de observación.

Liberando un mecanismo de seguridad, Caspar abrió una de las celdas y permitió a Momoa avanzar hacia su tan ansiado reencuentro.

– ¡Padre! ¡He vuelto! ¿Como has est-…

Silencio.

– ¿Padre?

Pese a la baja iluminación, era perfectamente visible cada rincón del reducido cuarto. Sin lugar a dudas, no había una sola alma allí.

~Clank

El sonido del metal a sus espaldas le generó un cada vez peor presentimiento. Se volteó para comprobar que ya no tenía una salida disponible.

– ¿H-Hermano? ¿Q-Qué está sucediendo?

Silencio

Desde la ventanilla de la puerta, dos ojos color avellana miraban al desconcertado joven con una fría expresión.

– Debe sentirse bien… ¿No? Que todos estén a merced de tus caprichos, e incluso se sacrifiquen por ello…

– ¡No! ¿Por qué dices eso? ¡Yo no quise que nada pasara! La gente cuestionaba la posición de nuestro padre y la valía de sus sucesores, tenía que hacer algo. Incluso, ¡Mira! – mostrando la flor y su armadura – he pasado la prueba…

– Ja… jajaja… ¡Por supuesto! Por supuesto que lo has hecho. No esperaba nada menos de mi talentoso hermano. Mientras tío perece tú sobrevives, logras tu objetivo, vuelves sin un rasguño e incluso te encuentras una legendaria hada en el camino… – su voz se tornaba más y más asqueada cada vez – ¿Todo porque escuchas unos rumores? ¿Y eres realmente tan estúpido para creer qué es a ti a quién cuestionan?

– ¿Q-Qué quieres decir con eso?

– Tu ingenuidad es realmente agotadora. Aprovecha este tiempo para pensarlo. Ya que no puedo dejar que hagas alguna otra de tus tonterías, hasta que todo se resuelva te quedarás aquí. No te preocupes… cuidaré muy bien de tu pequeña amiga.

– ¡No! Hermano… ¿Por qué haces esto? ¡Hermano!…

Momoa exclamó desconsolado, con lastimeros gestos, pero una respuesta nunca le fue devuelta. Portando una expresión helada, Caspar se dirigió hacia las escaleras y nunca más volteó su mirada.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.