Pequeña Quin Capítulo 218

Modo noche

– ¿Era necesario llegar a esto?…

El anciano principal increpó a Keitar en tono frustrado.

– Alguien debía hacerlo. Achala no se ha mostrado por mucho tiempo y sólo podemos confiar en la palabra de los santos… la lealtad no significa esclavitud.

– Uffff… – suspiró, sacudiendo la cabeza – Has sufrido dos tragedias en tan poco tiempo, pero aun así persistes en este camino. Al menos Caspar podrá continuar tu legado.

– Mi hijo no está capacitado para esa responsabilidad.

– Nos encargaremos de que eso cambie… – prometió la mujer.

– El consejo Amatí ha votado unánime. Vagarás 50 años por terra procellas. Esperamos que ese tiempo te permita reflexionar.

Él se mantuvo en digno silencio.

Su hermano y su hijo habían servido como un “mensaje” que la mayoría sabría interpretar, pero aun así tuvo que mantener la cordura por su gente. Cualquier acusación o acto de violencia traería consecuencias graves que ya no recaerían solo en él. Esperaba que un día estos sucesos engendraran los vientos de un cambio, sin saber que ese viento ya estaba soplando desde el sitio menos pensado.

– Acompáñenlo a su destino. Nos reuniremos al atardecer para el informe oficial.

El anciano instruyó a dos cultivadores bajo su orden, que momentos después se habían retirado junto con Keitar, mientras el resto de concejales abandonaban la sala con expresiones encontradas.

Sólo quedaron los dos regidores vigentes, el anciano y una mujer de mediana edad. El mutismo se mantuvo, quedando hundidos en sus propias cavilaciones, que sólo pudo ser cortado tras el ingreso de una persona al salón.

– Regidor Claus, el sabio Barerov se ha anunciado y solicita audiencia.

– ¿Barerov?

Claus frunció el ceño. Era improbable que no supiera sobre la reunión del consejo, por lo que normalmente esperaría otra ocasión. Tal prisa no era propia de un hombre de su altura.

– Que pase…

Momentos después un hombre y una niña ingresaron al salón siendo observados atentamente por el grupo reunido.

– Ho ho… Katrina… Claus… que sorpresa encontrar viejos amigos reunidos. Parece que este anciano ha elegido un día ajetreado para visitarlos…

– Lo dices como si acostumbraras a hacerlo… – replicó la regente Katrina, en tono de reproche.

Barerov se rascó la cabeza mientras avanzaba hacia el centro de la sala acompañado del corretear de la pequeña Quin.

– Estaremos a cargo de Fraga unos días más, mientras se establece el nuevo regente. ¿Qué podría motivar tan súbita necesidad de una audiencia formal?…

Más que esperando el motivo de su presencia, se quedaron examinando a la extraña niña qué observaba todo con interés, sin verse sofocada por la imponente sala o las miradas sobre ella.

Entonces el sabio extendió una mano hacia Quin y retiró suavemente su gorro.

– Wa…

– Hoy estoy aquí para invocar la ley de amparo.

– ¡………!

La reacción de sorpresa no se hizo esperar.

– Barerov, pensé que sólo había lugar para bestias en tu corazón… ¿Ahora también tienes debilidad por extranjeros indefensos?

– Ho ho… Katrina, tan amable como siempre.

– Bueno, esto sí que es una extraña sorpresa, aún para ti. ¿Está sola?

– investigó Claus.

– Sospecho que ha sido abandonada por las recientes incursiones a tierra salvaje…

– Mmm… veremos. ¿Cómo te llamas pequeña?

– ¡Sí!… mi nombre es Quin. – se anunció animadamente.

– Quin… voy a necesitar que respondas algunas preguntas. Recuerda que sabremos si mientes.

– Wa…

Lily, estamos en problemas. Ellos tienen un detector que no está defectuoso…

|| Negativo. Confían en parámetros racionales ajenos a tu entendimiento ||

¿Eh?… eso es trampa… ¿Qué habilidad misteriosa usarán?

|| Experiencia y sentido común ||

………

¿Te metes conmigo?

– Primero… ¿Con quienes llegaste a nuestras tierras?

– Emm… – contando con sus dedos – … con la princesa dragón y mi amiga Lily.

– ¿Por princesa dragón te refieres a un apodo?

– ¿Eh?… no… la princesa dragón es la princesa dragón. Aunque ahora está en su hermosa forma de loba…

– ………

– Je je… – Katrina no pudo evitar reír amistosamente ante su tierna imaginación – … y tu otra amiga no será un hada… ¿No?

– Oh, no… ella es una inteligencia tacaña…

|| ……… ||

– ¿Y sabes dónde estaría esta tal Lily ahora?

– Ella está aquí, siempre metiéndose conmigo. Aunque… mmm… creo que sólo yo puedo escucharla.

– Kuhum… ya veo, ya veo… – asintió amablemente Claus – … una historia muy interesante, pequeña.

Aunque cada respuesta fuese más inverosímil que la anterior, era sólo una adorable e inocente niña con mucha imaginación.

– Emm… – frotando su mentón.

Lily…

|| Dime ||

Sospecho que no me están creyendo… ¿Sus parámetros también están defectuosos?

|| Si existe un defecto está en tu hemisferio neocortical ||

¿Weeee?

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.