Pequeña Quin Capítulo 236

Modo noche

– Mmm… ¿Hasta mis pretendientes son tacaños?

Quin observaba en su mano algo similar a una pequeña nuez blanca y porosa, mientras las puertas terminaban de cerrarse y todo volvía a la normalidad

– ¿Tacaño? – Dea frunció el ceño – No sabes lo que es eso… ¿Verdad?

– Emm… ¿Una semilla?…

– Cerezo gris.

– Vaya… – poco emocionada.

– Gris porque se adaptará al elemental que lo cultive. Es una especie muy rara y preciada.

– Bueno… suena bonito… – vagamente interesada.

– ………

Silencio.

– Decenas de piedras de nivel medio…

– Woooooooooh… ¡Es una cosa increíble!

– ………

Incluso apática cómo era, Dea comenzó a sentir algo de pena por este o cualquiera de sus pretendientes futuros.

– Como sea. – caminando hacia una entrada y acercando su mano – Si el anciano que buscan es realmente tan fuerte, estará en zonas de segundo o incluso primer grado, y entonces no habrá nada que hacer al respecto. Y a esas personas tampoco les agradará ser molestadas. Aunque… – girándose hacia ella – … presiento que es inútil dec-…

Silencio.

– ¿Qué haces?

La joven acosadora estaba pegada a su espalda, y sacaba la cabeza por sobre sus hombros mirando con gran interés el resultado.

– Emm… ¿Te sigo?

– Es imposible compartir la entrada… ¿No lo sabes? Por cierto… ¿Cuál es tu nivel de acceso?

– Es… mmm… – frotando su mentón – ¿Irregular?

– ¿Disculpa?

– Bueno… kuhum… resulta que esta cosa defectuosa… ¡No puede detectar mi gran talento! Se supone que alguien va a arreglarla y entonces seguro que voy a tener mucho acceso.

Dea levantó una ceja, mirando hacia el oso ardiente. ¿Tenía al guardián de perro faldero, pero no podía de cruzar la primera entrada? ¿Era alguna clase de broma? Incluso ella tenía el permiso del símbolo, aunque al oso no le agradara.

– No importa qué… debes cruzar por tu propia puerta.

– ¡Rayos! Bueno… tal vez el señor moderador arregló esos parámetros defectuosos.

Se desplazó dos metros hacia la entrada más cercana y colocó su mano nuevamente. La luz amarillenta y punzante rodeo su mano, pero esta vez recibió una respuesta mucho más rápida.

~Fzz

 

IRREGULAR

ENDEBLE

DEFICIENTE

 

– ………

¿Esta pared se está metiendo conmigo?…

|| Fue un resultado preciso ||

¡¿Tú también?!

~¡Toc!

Pateó la entrada con expresión molesta.

~Fzzz

 

MUY DEBIL

INTENTA DE NUEVO

 

¡Se está metiendo conmigo! ¿Este moderador es amigo tuyo?

|| Negativo ||

Pues podría serlo…

|| ……… ||

– Hiaa…

Cada vez más molesta con esa pared, retraso su mano en un puño qué comenzó a encenderse en llamas.

– Prueba mi súper golpe abrasador al 12%.

~!!Toc!!

Estampó su puño en el centro del círculo, con más fuerza bruta que cualquier técnica real.

– ¡Hey!… ¿Qué demonios haces? – exclamó Dea sorprendida.

¿Esa joven había perdido aún más la cabeza? ¿Y por qué el vigilante la dejaba actuar así en su casa?

No le preocupaba la estructura ya que, por supuesto, no pudo hacerle ni una ínfima marca a la superficie y su ataque se dispersó rápidamente en la nada.

~Fzz

 

PENOSO

 

– ……… He… he he he… jijiji…

Quin comenzó a reír entrecortadamente con una sonrisa perdida y cada vez menos natural. Entonces metió la mano en su bolsillo y al sacarla extendió una roca común hacia el centro del símbolo.

|| Posible pérdida del razonamiento detectada ||

He he… só… sólo voy a hacer… un pequeño ajuste en la… señora pared…  molesta pared… hi hi…

~Fzzzzzzzzzzzzzzz

Poco imaginaba que al hacer contacto la roca una luz se encendería de pronto, recibiendo otra nueva reacción del misterioso material.

– ¿Mmm?…

Sin embargo, en vez de generar una línea de texto, la extraña arena gris comenzó a acumularse rápidamente aferrándose a la roca como una mano furtiva.

– ¿Weeeeeeeeeeeeee…? ¡Nooooo!… no no no… no te atrevas… mi super arma… ¡Suelta! ¡Vete! ¡Ladrón! ¡Reliquia defectuosaaaaaaa! – tironeando con todas sus fuerzas.

~Glup

En lo que tarda un suspiro, toda la zona alrededor de la roca se había convertido en material maleable, y Quin sólo pudo ver cómo era absorbida con una fuerza irresistible, perdiéndose dentro del muro como piedra en el rio.

Silencio.

~Fzzz

 

GRACIAS

 

~Crisp

Aunque Dea no pudo verlo, dos rayos fugaces cruzaron involuntariamente por esos ojos azules al mirar la vacía mano.

– Im… per… donable… de maestro… cosa… defectuosa… ladrona…

~Crisp

Mientras balbuceaba frases entrecortadas, sus ojos y cabellos se encendieron en un ardiente carmesí, haciendo que toda la energía circundante se arremolinara hacia ella como presa de una atracción irresistible.

|| Inestabilidad física detectada. Probabilidades de exceso moderadas. Se recomienda calma inmediata ||

Sin embargo, Quin no parecía del todo consciente de su reacción, y seguía murmurando hacia la superficie gris.

– Malo… maloso… malvado… Mal-…

– ¡¡¡Groarrrrrrr!!!

~Brumm

Repentinamente, un gruñido demoledor sacudió la psique del dúo, haciendo que taparan sus oídos con expresión desconcertada.

El origen había sido las fauces del oso guardián, quién había estado mirando con duda hacia la entrada, y de golpe explotó en completa ira avanzando hacia ella.

Mientras las dos piezas se abrían para él, algo más increíble sucedió. La oscura armadura que cubría su pequeño cuerpo comenzó a volverse incandescente a la par con sus ojos rojizos, y, recordando al vicioso rey sometido por Lehm, una enorme masa de energía ardiente comenzó a crecer desde su brazo hasta tornarse en una inmensa garra de colosales proporciones.

Esa gran extremidad llameante, capaz de acabar dominios de un movimiento, atravesó la entrada principal y se extendió rápidamente hasta desconocidas profundidades.

Algunos gritos de sorpresa e incluso miedo pudieron escucharse, pero momentos después el oso retrajo su ataque con una expresión muy poco satisfecha.

– ¡Groar!

Mirando la garra algo sorprendido por su fracaso, resopló frente a la entrada y la atravesó personalmente.

– ¡Eso tiene que ser…! – Declaró Dea, que luego de la sorpresa inicial avanzó rápidamente detrás.

La última en reaccionar fue Quin, quién al ver la puerta abierta no se molestó en analizar la situación y corrió emocionada tras ella.

– Waaaaa… espérenme, no dejen a la pequeña sola…

Finalmente dentro de la reliquia, se aseguraría de que le devuelva con creces su pérdida.

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.