Pequeña Quin Capítulo 241

Modo noche

– Ya era hora. Aunque no esperaba la desagradable compañía.

Por supuesto, ese individuo irritante estaba allí.

– El sentimiento es mutuo… – replicó ella.

Por otro lado, había dado un suspiro de alivio al ver que Nain estaba vivo también, aunque mantenía sus ojos cerrados en una actitud extrañamente meditativa.

La presencia personal de Mehel y este sitio que no reconocía indicaban que algo importante estaba por suceder.

– De hecho… eso no es algo por lo que deban preocuparse. – corrigió en tono misterioso – Hoy están aquí para enfrentar la última prueba que un elegido debe. Aunque sus cuerpos sean algo “especiales”, ya han vivido y experimentado más que la gran mayoría de los humanos. Por lo tanto, es tiempo de que tomen sus decisiones…

Silencio.

Incluso Malth mantuvo completa atención a sus palabras.

– Cada uno de ustedes es digno a su manera de recibir el máximo regalo, el mejor don que mis manos hayan entregado jamás. Desde que inicié este proyecto hace mucho tiempo atrás, lo intentado de todas las maneras, y todas las veces teóricamente posibles. Eso es… más precisamente… una vez cada 150 años.

– ¡………!

Nain frunció el ceño en silencio y los ojos de Malth se volvieron cada vez más agudos.

– Así es. Las cosas únicas tienen caminos únicos. Cada fracaso es sólo un paso más hacia el éxito, y cada uno de ustedes es el resultado de ese largo proceso. Lamentablemente, alterar el orden natural establecido implica enfrentarse a innumerables limitaciones, tanto en tiempo… como en forma.

– ¿En forma? ¿Eso significa…? – indagó ella.

La expresión de Mehel se tornaó particularmente fría mientras comenzó a acercarse hacia la entrada.

– Significa que sólo el mejor de ustedes tendrá la única chance disponible en esta era. Y hay una sola forma en la que podrán acceder a ella. La prueba más simple pero no menos importante… – abriendo la puerta – … ser el último con vida.

~Clank

Silencio.

La última persona con vida. Mientras ese hombre salía de la sala y los observaba detrás del cristal, sus palabras aún retumbaban en su mente.

Al saber que sería el último paso de interminables años de sufrimiento, definitivamente creyó desde lo más profundo que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de superarlo.

Y, sin embargo… ¿Porque todo tenía que ser así?

Malth miraba burlonamente hacia Nain, quién aún mantenía sus ojos cerrados en sepulcral silencio. Algo le dijo que ninguno de los dos estaba sorprendido por esto. Y muy en el fondo, no quería reconocer que también lo presentía.

Esto era mucho más que un simple capricho arbitrario, sino el último paso de un entrenamiento brutal tanto físico como mental, donde todo y todos eran escalones, un alimento que deberían devorar para crecer.

– Ha ha ha… ¡Lo sabía! Aunque sucedería tarde o temprano de cualquier modo. Podemos tener una lucha apropiada, o pueden venir juntos si lo desean.

Ella tragó saliva mirando a Nain, no sabiendo que hacer en esta situación. ¿Deberían unirse y acabar con esa escoria? ¿Y luego qué? Su vida era más importante que cualquier cosa. ¿Por qué siquiera estaba dudando?

~!Tap!

Entonces él abrió los ojos y miró a su habitual rival con una desconocida expresión glacial. Sin más preámbulo se lanzó hacia él, iniciando lo que se esperaba sea una intensa batalla por la supremacía. Ni siquiera miró en su dirección.

¡¿Qué está haciendo?!

– ¡Bien! Por fin entenderás la diferencia entre nosotros.

~!Boom!

Un choque de fuerzas, brutales intercambios sin compasión o duda. Todo lo que sus ojos vieron entonces quebraron las bases de lo que aceptaba como real.

No tuvo las agallas de intervenir para modificar el resultado, y tal vez no lo hubiera hecho de todos modos. Unos ojos bien abiertos de incredulidad yacían sin vida sobre el suelo teñido de un intenso rojizo.

Con una helada mirada, Nain volteó hacia ella luego de arrasar con Malth en una demostración contundente de superioridad y sangre fría.

– ¿Q-Qué?

¿De quién eran esos ojos? Su color era el mismo, pero… ¿Porque lucían tan diferentes?

Está ni siquiera parecía la misma persona que luchaba por mantenerse en el segundo lugar de las pruebas. Al ver la sonrisa satisfecha detrás del cristal, supo que había sido muy ingenua todo este tiempo.

Sin disimular sus intenciones, dio un paso hacia ella, uno que apenas hizo ruido, pero retumbó en su conciencia como un golpe directo.

– Ven… – llamó él con una voz sin emoción.

– ¡………!

Abrió la boca, pero ninguna palabra salió. Ya no sabía con quién estaba hablando. Ese niño que limpiaba a diario el cristal para saludarla y la acompañaba en silencio durante las pruebas había desaparecido por completo.

~!Boom!

– ¡Hugh-…¡

Un ataque brutal llegó sin compasión desde el frente y apenas pudo reaccionar para protegerse, estrellándose en la pared más cercana. Al volver a incorporarse, limpio una línea de sangre en su boca y sus ojos se volvieron terriblemente fríos.

– Realmente vamos a hacer esto… ¿Eh?

– Eres ingenua… y eso te hace débil. No llegarás muy lejos aún si puedes pasar de aquí. Es mejor que acabe limpiamente contigo. Considéralo un favor de despedida.

– ¡¡Realmente vamos a hacer esto!! ¿Eh? – repitió más fuerte con voz quebrada.

Entonces se dio cuenta que, sin importar cuanto lo haya sufrido jamás había enfrentado este tipo de dolor. La repentina sensación de sentirse traicionada sin piedad por la única persona en la que confiaba, hizo un daño inesperado en su mente.

¿Así es cómo eran todos en realidad?

¿Era realmente tan fácil como eso? ¿Traicionar y ser traicionado?

Please complete the required fields.
Ayuda a Tunovelaligera a reportar los capitulos mal.




Visitar tunovelaligera.com Si no te muestra siguiente pagina, tienes que volver activar javascript.